Instalar APP HOT
Inicio / Romance / La Obsesión de mi cuñado
La Obsesión de mi cuñado

La Obsesión de mi cuñado

5.0
127 Capítulo
50K Vistas
Leer ahora
Acerca de Contenido

¿Qué pasaría si despiertas en la cama de una clínica sin recordar quien eres, ni absolutamente nada de tu vida pasada? Ana Cienfuegos sufrió un “accidente” y perdió todos sus recuerdos, ella no recuerda ni siquiera su propio nombre por ello se hace llamar Lucia. Solo tiene una certeza, alguien Intento asesinarla y no comprende el motivo. Cristian Cifuentes, es su médico y quién la ha cuidado durante el año que ella permaneció en coma. Ella se siente resguardada ante la dulzura del hombre e ignora que él oculta un oscuro secreto. Por otra parte, Maximiliano Beltrán, un empresario exitoso y severo, se encuentra atormentado porqué inexplicablemente ha desaparecido la única mujer que ha amado, la cual siempre estuvo prohibida para él. Cuando creyó que alcanzarían la felicidad ella simplemente huyó. ¿Qué pasará cuando ella recupere sus recuerdos y cuando descubra quién la intentó matar y por qué? Pronto descubrirá que el asesino se encuentra más cerca de lo que ella creé y que nada es lo que parece.

Capítulo 1 Perdida en el mar

Ana

No logró respirar, me he cansado de luchar por mantenerme en la superficie. Lo único que veo a mi alrededor es agua, mucha agua. Siempre he amado el mar, es mi lugar seguro y nunca me imaginé que se convertiría en una pesadilla.

Me he cansado de gritar hasta quedarme sin voz, solo un pensamiento ronda mi cabeza “Moriré”.

Estaba a punto de dejar de luchar y permitirme consumir por las profundidades del mar cuando percibí una luz a centímetros de mí. Dicha luz se acerca con lentitud. A estas alturas no distingo de si es real o parte de mi imaginación.

Quizás ya este muerta y no la he notado, no sería la primera vez que no veo la realidad.

Cuándo la luz se acerca hacía mí me percate de que no estoy muerta, ni ese destello se trata del túnel que debes cruzar antes de morir. La luz proviene de un barco que se encuentra a centímetros de mí.

Los minutos transcurren rápidamente, sin percatarme de que está ocurriendo, fui rescatada en una lancha por unos desconocidos y ellos me subieron al barco.

Al subir sentí que había consumido yodas las fuerzas que habitan mi ser y me permití caer al suelo. Los tripulantes me observan con asombro y distingo que una mujer cruza entre la multitud que me observa.

—¡A un lado soy doctora! —Espeta la una mujer rubia.

Centre mi vista en el cielo estrellado y la luna llena, quizás sea la última vez que aprecie tal belleza.

Me consuela el hecho de no sentir dolor físico porque no siento absolutamente nada. Tampoco puedo pensar ni formular ninguna palabra y mucho menos enfocar mi mirada en algo que no sea el cielo.

—¿Qué te Ocurrió ? ¿Puedes escucharme? — Inquiere la mujer con preocupación

Intenté con todas mis fuerzas emitir alguna palabra, pero mis intentos fueron inútiles, no puedo hablar.

Es increíble que la noche más perfecta de mi vida se haya convertido en una pesadilla. Aún recuerdo la forma en la cual él me lastimó y lo que más me duele es que estos serán los últimos soplidos de mi corazón y nunca podré revelar su nombre, él ha ganado y yo he muerto.

Cristián PoV

Cristián

El dolor no me ha abandonado durante ningún instante desde aquella horrible noche. Las pesadillas acompañan cada una de mis noches y mis días, la única forma de acallarlas y acallar la voz de mi conciencia es bebiendo, me pierdo en el alcohol hasta olvidar mi propio nombre.

Desearía dejar de existir, pero soy demasiado cobarde para acabar con mi miserable existencia.

Aún no puedo creer la forma en la cual cambio mi vida, pase de ser el hombre más feliz de la tierra a convertirme en un asesino. El asesino de la única mujer que he amado y amare en mi vida.

Mi cuerpo me exige alcohol y me he quedado en la más profunda de las miserias, por ello no tengo opción y debí recurrir a mi madre. Ella estaba a punto de realizar un viaje en crucero, pero al parecer algo ocurrió en el camino y debió regresar a la clínica.

Paula es una de las mejores cirujanas de la región. De alguna forma ella fomento mi pasión por la medicina y por ayudar a los más necesitados. Pero ese Cristián quedó en el pasado, en este momento no puedo siquiera ayudarme a mi mismo.

Entré en la habitación número 205 sin siquiera tocar la puerta y observe a mi madre centrando su vista en una joven.

Creo que se trata de una mujer, pero no logro distinguir su rostro a causa de los golpes en su rostro.

— ¿Nena cuando vas a despertar?. Seguramente , tu familia te extraña.

No pude evitar acercarme sigilosamente, siento que una extraña fuerza me atrae; sin embargo, mamá no tardo en girarse y dirigirme una mirada cargada de severidad.

— ¡Cristián que haces acá! —Espeta molesta

—Mamá estoy en serios problemas y necesito tu ayuda. Si no líquido mis deudas podrían herirme.

— ¡Ahora no Cristián! Ten un poco de respeto por este lugar y vete por favor.

— ¿Qué le ocurrió? —Inquerí con curiosidad sin quitar mi vista de la mujer

—La rescatamos del mar, golpeada y con la ropa desgarrada...

—¿Algún imbécil abuso de ella?

No soporto que maltraten a las mujeres y mucho menos a esta joven quien se ve tan indefensa y es prácticamente una niña.

—No lo sabemos y no te daré un peso más para que lo desperdicies con tu vicio.

— ya perdí el auto y el departamento, no tengo nada.

—Te he ayudado durante este último año ¿y qué he conseguido? Que te pierdas en el alcohol.

— No tengo nada, por favor ayúdame.

Soy un hombre orgulloso y con mucha dignidad, mi enfermedad me ha convertido en una persona completamente diferente

— ¡Todo por culpa de tu maldito vicio!.

—No voy a discutir eso contigo, ¿sabes lo que se siente la carga de matar a alguien? Por supuesto que no.

—No es culpa tuya

—No quiero hablar de eso si no me darás dinero me largo

— Lo único que puedo hacer es conseguirte trabajo en el hospital pero con una condición

— ¿Cuál? —Inquiero fastidiado

— Que asistas a alcohólicos anónimos, no voy a arriesgar a los pacientes

—Olvídalo mamá .

***

Han transcurrido más de dos años desde aquel fatídico día y la joven sin nombre como la han bautizado en la clínica continua en el mismo estado.

No mentiré diciendo que me he recuperado porque el alcoholismo no tiene cura, pero he aprendido acallar la voz de mi conciencia y el dolor de una forma positiva; en lugar, de destruirme a mí mismo.

Esa muchacha me ha ayudado mucho más de lo que ella creé porque me he dedicado día y noche a cuidarla y encargarme de se mantenga estable. Estoy a cargo de varios pacientes, pero ella se ha convertido en mi prioridad.

No ha sido nada sencillo, todos los días sufro una batalla interna y por supuesto, existen personas que no confían en mí. Sin el apoyo de mi familia no lo hubiera logrado jamás.

—¿Hermosa cuando vas a despertar? —Le pregunté por milésima vez

— No pierdas el tiempo, nunca despertará— Replica mamá

Hace más de un año los papeles eran invertidos, era Paula quien creía que la muchacha despertaría, pero ha perdido las esperanzas y ahora soy yo quién no pierde las esperanzas y confío en que ella regresará

—Lo último que muere es la esperanza, mamá, tiene una vida por delante.

—Cambiaste mucho, estoy orgullosa, mi vida

—Gracias a ti y a ella— Admite Cristián

— ¿A ella? —Pregunta Paula incrédula

—si ella, es mi primer paciente, es increíble que después de todo lo que le ocurrió siga allí luchando, respirando. Se ha convertido en mi mayor motivación ayudarla a volver a la vida.

— Ya hicimos todo lo humanamente posible por ella, sobre todo tú. Cristián no quiero que te encariñes, ya lleva mucho tiempo en ese estado

— ¡No sigas! No la desconectarán mientras respire, no la matarán. — Exclame molesto

Siento que la rabia me invade porque sé que la joven tiene esperanzas de vida, ella lleva dos años en coma, pero aún puede despertar. Salí de mis pensamientos cuando observe que una lágrima resbala sobre la mejilla de ella.

— ¿Ves? Ella siente, está viva, mamá.

— Hace mucho tiempo no veía la ilusión en los ojos de mi hijo y no deseo apagar esa luz, pero no hay otro camino y muy pronto desconectaran a la muchacha. Ya lo decidió la junta directiva de la clínica debido a que ella ocupa un lugar que puede ocupar otro paciente con más esperanzas de vida. Solo espero que no te apagues junto con ella.

— No voy a permitir que te asesinen— Centre mi mirada en la joven—No puedo permitirlo mi deber es luchar mientras tú tengas vida pero no puedo solo. Lucha, por favor, lucha.

Me enfada el hecho de que ella tiene esperanzas de vida y si la quieren desconectar es porque nadie se responsabiliza de ella y sus gastos. Lo que domina al mundo el dinero si no cuentas con él, no eres nadie.

Elegí la carrera de la medicina porque creía que sería diferente, que lo único importante para un doctor es preservar la vida de sus pacientes, pero no todos piensan como yo.

Contarle sobre mi día, mis frustraciones y sentimientos se ha convertido en mí rutina. Sé que es muy tonto, pero lo ha hecho desde el primer momento en el cual la vi.

En la clínica soy es el único que cree que la joven despertará, por ello los demás creen que he enloquecido.

Además de hablarle le leo, reproduzco música relajante, le realizo masajes suaves intentando estimularla..

Lance un bostezo involuntario y observe el reloj en la pared percatándome de que ya es media noche. Cuando estoy con ella los minutos se pasan volando.

— Bueno, hermosa, mañana paso a verte como todos los días—Deposite un beso en su mejilla — Eres tan hermosa, como una princesa, ¿Funcionará el famoso beso?

Reí ante mis pensamientos y me aleje rumbo hacia la puerta, pero al llegar me permití guiar por un impulso y regrese a su lado. Ya no está pensando claramente y me dejé llevar por el momento.

Uní mis labios a los de ella dudoso; sin embargo, cuando sentí el roce de sus labios no me contuve y la bese con lentitud y suavidad. Fue un beso muy corto, casi fugaz, como un sueño.

Cuando caí en cuenta de lo que estaba haciendo me aleje avergonzado.

No puedo creer que haya cometido un acto tan cobarde, el aprovecharse de una niña indefensa y robarle un beso. No me reconozco a mi mismo.

Esto es algo que nunca cruzaría por mi mente, pero ya no me siente el mismo.

Me acerque a ella para colocarle la mascarilla y quedé perplejo ante lo que observe, sus ojos están abiertos. Parpadee varias veces para asegurarme que el cansancio y mi imaginación no me están engañando.

Es la primera vez en dos años que descubre el color de sus ojos.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY