img Cautiva del Alfa  /  Capítulo 1 Nuestro peor enemigo  | 0.92%
Instalar App
Historia
img
Cautiva del Alfa
img img img
Capítulo 1 Nuestro peor enemigo
Palabras:766    |    Actualizado en:12/08/2021

Hades, alfa de la Manada de Plata no daba crédito a lo que sus ojos veían. Dos de los hijos de su mayor enemigo estaban arrodillados ante él, implorando que derrocara nada más ni nada menos que a su padre. Esa si era una broma de muy mal gusto. No era una persona cerrada de carácter pero le gustaría darles unos buenos correctivos a aquellos dos cachorros que osaban burlarse de su persona. O tal vez aquello era simplemente una estrategia de su padre para acabar con su poder.

Era conocido por su carácter amable con los cachorros más no con aquellos que intentaban manipularlo. Pero por el momento, les seguiría el juego. Nadie sabe a dónde podría llegar.

-¿Y cuál es el objetivo de venir a pedirme algo así?- sentado en el trono de la gran sala imponía respeto como todo el magnate que era. Los otros presentes estaban incómodos por la situación presente pero sin su orden no harían nada.

Los dos jóvenes bajaban su mirada evitando la de él, un símbolo de total sumisión, aunque las manos del que parecía el mayor se cerraban sobre sus rodillas mostrando que no estaba de acuerdo con aquella posición. Siendo hijos de alfa, esa actitud era memorable y Hades admiró que no se hubiera rebelado ya. Tal vez su pedido no era tan descabellado.

-Hace poco- comenzó a decir este tensando los hombros- Descubrimos los actos de nuestro padre y no toleraremos más eso, no cuando nuestra madre es la que está en peligro-

Se hizo un silencio incómodo y Hades recostó los codos sobre sus muslos, interesado.

-Sigue-

El chico levantó la cabeza pero la bajó tan pronto se dio cuenta que el alfa lo interrogaba con cada poro de su cuerpo.

-Hemos descubierto que nuestra madre está viva y esta encarcelada en una de las mazmorras subterráneas. Nuestro padre la ha tenido cautiva desde hace mucho tiempo y ha tomado su lugar como alfa total de la manada, usando su cuerpo solamente para procrear-

-¿Y crees que te voy a creer algo tan descabellado?- los dos chicos ahora si lo miraron con sus ojos desorbitados, como si la esperanza se escapara de ellos. Hades lo ignoró, si mentían, tarde o temprano la verdad saldría a la luz.

-Es bien sabido que su madre enfermó después del primer heredero, y que después de eso se confinó hasta que murió. Esa historia de que todos son hermanos de la misma madre es una tontería. No después de los múltiples amoríos del alfa-

-Pero no mentimos- el menor gritó desesperado recibiendo una ceja arqueada por parte del alfa.

-¿En serio? Denme pruebas y tal vez piense en su oferta- si no se equivocaba, su madre era la única omega de sangre pura de la manada y a leguas a la redonda, esto era serio.

Los chicos se miraron incómodos, pedirles pruebas cuando no la tenían, era cruel. El mayor mordió su labio inferior hasta que sangró. Sabía que había sido una idea descabellada irle a pedir ayuda al mayor enemigo de su padre, pero nadie más podía enfrentarlo.

Hades poseía una manada igual de grande y poderosa que la de ellos. Además, sus tierras colindaban, ir a buscar a otro alfa hubiera tomado demasiado tiempo, y tiempo era algo que no tenían. Alan hizo lo que nunca hubiera hecho en otra situación. Bajó su cabeza hasta casi tocar el suelo y suplicó.

-Usted es nuestra única esperanza. Por favor recapacítelo-

Su hermano a su lado copió su posición, repitiendo las mismas palabras.

Los ojos plateados del alfa miraron la escena con incertidumbre. Olía el miedo salir de los cachorros, pero no un miedo por mentir, sino de aquel que sabes que puedes perder todo.

-Guardias- llamó- Llévenselos-

Los dos jóvenes levantaron la cabeza con una expresión de terror y desilusión mezclada.

-Alfa- Alan intentó otra vez.

-No me repliques muchacho, espera como un buen cachorro, esta decisión no la puedo tomar tan a la ligera-

Pudo ver como los ojos del chico brillaron, una pizca de esperanza, aunque él, no prometía nada.

***

Siran cerró la puerta tras su espalda y se sentó después de que su alfa lo hiciera detrás de su buró de preciosa caoba tallada.

-Mi fiel consejero, que piensas respecto a lo sucedido-

El lobo de apenas 300 años, pero que no aparentaba más que un humano de 25 se tocó el ceño como siempre lo hacía cada vez que sacaba una conclusión.

-Creo que es una buena oportunidad para que te hagas con la Manada Gris, alfa-

-Siempre tan sabio, amigo mío-

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Nuestro peor enemigo Capítulo 2 Maldito alfa Capítulo 3 Secreto bien guardado Capítulo 4 No miento, no miente, no mientas Capítulo 5 La quiero a ella Capítulo 6 Un pasado sin futuro
Capítulo 7 Más que perfecto
Capítulo 8 Apostando todo
Capítulo 9 Solo confiar
Capítulo 10 Lágrimas de hijo
Capítulo 11 Al borde de la muerte
Capítulo 12 Imposible
Capítulo 13 Necesitaba...
Capítulo 14 Un simple cuento de cachorros
Capítulo 15 Fuera de sí
Capítulo 16 Absoluta Sumisión
Capítulo 17 Directo al vacío
Capítulo 18 Ya no estoy sola
Capítulo 19 Nebraska
Capítulo 20 No soy hermosa y lo sé
Capítulo 21 Parte de mi manada
Capítulo 22 Una historia del pasado
Capítulo 23 Lo que pasa en el baño se queda en...
Capítulo 24 Me gusta tu contacto
Capítulo 25 Blanca y cruel nieve
Capítulo 26 Gracias por existir
Capítulo 27 Ser amable no va con todo
Capítulo 28 Culto a la leyenda
Capítulo 29 El papel de los omegas
Capítulo 30 Está prohibido
Capítulo 31 Juicio
Capítulo 32 Al fin mía
Capítulo 33 Reunión en el comedor
Capítulo 34 Prometida interesante
Capítulo 35 El ojo de la tormenta
Capítulo 36 Directo en la trampa
Capítulo 37 Celo de alfa
Capítulo 38 Un pequeño gran favor
Capítulo 39 Secretos
Capítulo 40 Reencuentro
Capítulo 41 Alguien me espera
Capítulo 42 Nuestra manada
Capítulo 43 Nuestro pequeño secreto
Capítulo 44 Respeto mutuo
Capítulo 45 Pues vamos a perdernos
Capítulo 46 Déjame tocarte
Capítulo 47 Peligrosa sensación
Capítulo 48 Aliviando tensiones
Capítulo 49 Tensiones aliviadas
Capítulo 50 Seré gentil
Capítulo 51 Verdades
Capítulo 52 ¿Qué hubiera hecho en mi lugar
Capítulo 53 Una placentera borrachera
Capítulo 54 No eres hermoso
Capítulo 55 ¿Me amas
Capítulo 56 Un lobo para mis nervios
Capítulo 57 Un voto de confianza
Capítulo 58 Ceremonia lobuna
Capítulo 59 Inseguridades vs Curiosidad
Capítulo 60 Consumación
Capítulo 61 Ser feliz a su lado
Capítulo 62 Después de la tormenta
Capítulo 63 Sobre la espalda
Capítulo 64 Otra vez sola
Capítulo 65 No soy de hierro
Capítulo 66 Todos son importantes
Capítulo 67 Malas perspectivas
Capítulo 68 Sigues siendo deliciosa
Capítulo 69 Todo fue por ti
Capítulo 70 Su único arrepentimiento
Capítulo 71 Salvados por un pelo
Capítulo 72 La reina es la reina
Capítulo 73 Soy tuya
Capítulo 74 Llora todo lo que quieras
Capítulo 75 Ni te lo imagines
Capítulo 76 No siento nada
Capítulo 77 Celo peligroso
Capítulo 78 Yo te protegeré
Capítulo 79 Decisiones
Capítulo 80 Te encontré
Capítulo 81 Hija de Ma
Capítulo 82 No me perderás
Capítulo 83 Heridos sí, pero vivos
Capítulo 84 Tengo algo que decirte
Capítulo 85 Mi poderosa omega
Capítulo 86 Epílogo
Capítulo 87 Extra 1: Antojos de madrugada
Capítulo 88 Extra 2: Regalo de Cumpleaños 1 5
Capítulo 89 Extra 3: Regalo de Cumpleaños 2 5
Capítulo 90 Extra 4: Regalo de Cumpleaños 3 5
Capítulo 91 Extra 5: Regalo de Cumpleaños 4 5
Capítulo 92 Extra 6: Regalo de Cumpleaños 5 5
Capítulo 93 Extra 7:Padre, tío y cachorros 1 4
Capítulo 94 Extra 8: Padre, tío y cachorros 2 4
Capítulo 95 Extra 9: Padre, tío y cachorros 3 4
Capítulo 96 Extra 10: Padre, tío y cachorros 4 4
Capítulo 97 Extra 11: Celo de alfa 1 2
Capítulo 98 Extra 12: Celo de alfa 2 3
Capítulo 99 Extra 13: Celo de alfa 3 3
Capítulo 100 Extra 14: Leoxi consuela a Rodrigo
img
  /  2
img
img
img
img