img Dominame 1: Hazme tuya  /  Capítulo 1 Nota del autor  | 
img
Dominame 1: Hazme tuya
img img img
Capítulo 1 Nota del autor
1016    |    22/12/2021

Si ya estás en el mundo del BDSM quizás encuentres las escenas un poco suaves, si sientes curiosidad por esto y quieres aventurarte a probarlo te recomiendo que leas y te informes mucho, recuerda que estas relaciones son para el placer de ambos, si no te sientes cómodo/a con algo, hazlo saber, siempre tienes derecho a decir no.

Bueno, sin nada más que decir espero disfruten la historia tanto como yo disfruté escribirla.

Esta obra tiene esta nota de autor, una introducción y 3 partes más, diviridas en varios capitulos. Ya está terminada.

Introducción

Mi nombre es Támara Acosta, tengo 27 años y, sin falsa modestia, soy la millonaria más joven del mundo, a diferencia de muchos otros, mi capital no lo hice a base de herencias o negocios clandestinos. Mis padres eran de clase media baja pero pagaron lo que no tenían para mandarme a los mejores colegios al darse cuenta de que, según lo que dicen ellos, era un "prodigio" tengo memoria fotográfica y un CI de 135. Con todos esos dones mis padres pusieron el grito en el cielo cuando a los 15 (adelante tres cursos) no quise ir a la universidad. Pero para mi estaba muy claro, un año antes de salir del colegio, haciendo un proyecto de ciencias inventé un labial que duraba 24 horas y luego se absorbía solo, es decir no se corría durante el día y no necesitabas quitártelo en la noche, a todos les fascinó la idea, menos a mi madre que encontraba que era demasiado superficial y un desperdicio de mi talento. En fin, con ese proyecto en manos me decidí a comercializarlo, en 2 meses se vendieron todos los labiales que había fabricado que eran más de mil, cada uno costaba 3500 pesos y el costo unitario por cada uno era de 500 pesos, entonces supe que esto que amaba podría ser mi sustento para el resto de mi vida, en 6 meses la demanda subió tanto que tuve que contratar gente que me ayudara ya que no podía sola, cuando cumplí 18 ya tenía 15 sucursales con tienda física, vendedores, y demás además de la fábrica distribuidora con más de 100 obreros, 10 científicos y otros tantos empleados, añadimos más productos a la línea, todos con la misma tecnología, cada sucursal de ventas me dejaba alrededor de 100 millones de pesos chilenos de utilidad, apenas tuve edad para hacerlo compré mi primera casa y mi primer auto. Así hasta llegar al día de hoy, con 30 fábricas y más de 200 puntos de ventas en todo el mundo, que dejan poco mas de 1 millón de dólares cada uno, de vender solo unos cuantos productos, pasamos a tener una línea completa de maquillaje, esmaltes de uñas, cremas y perfumes. Ahora mis padres ni siquiera recuerdan cuando me criticaron por no ir a la universidad y por mi proyecto "demasiado superficial" pero una de las cosas malas de tener memoria fotográfica es, precisamente, que no olvidas nada.

Aún así amo a mis padres, una de las primeras cosas qu

e hice con mi fortuna fue regalarles la casa y auto que quisieran, literalmente les mostré todos los proyectos inmobiliarios, los modelos de auto disponible y les dije que eligieran el que quisieran. Optaron por un departamento de dos dormitorios, con 90 metros cuadrados y como auto un ford fiesta. Les pregunté mil veces si no preferían algo más grande pero me dijeron que no necesitaban más así que se quedaron con eso.

Lamentablemente cuando tenía 25 mis padres murieron en un accidente de auto impactados por un camión cuyo conductor se había dormido al volante, al principio no podía creerlo, me había quedado completamente sola, no tenía más parientes y como pasaba encerrada en mi oficina trabajando, no tenía tiempo para amigos, meses después empecé a ir a terapia ya que no dejaba de pensar en el accidente lo cual no me permitía trabajar tranquila, en el velorio no quise que abrieran el ataúd, quería recordarlos como eran en vida y sabía que si veía sus rostros pálidos, literalmente, jamás podría sacar esa imagen de mi cabeza.

Aún así todos los que me conocen piensan que me he vuelto una mujer muy poderosa, fría y calculadora (aunque en realidad soy muy sensible), que todos hacen lo que yo diga pero la verdad tengo un pequeño gran secreto.

desde hace ya varios años todo lo que deseo es que alguien me someta y hacer lo que él desee, hace dos o tres años conocí este estilo de vida, el bdsm, dónde existen las relaciones de Dominación sumisión y las de sadismo, masoquismo, a veces se juntan ambas, en mi caso soy una sumisa masoquista.

A menudo (casi todos los días) tengo sueños eróticos en los que me veo amarrada, un hombre alto y fornido me azota con un flogger haciéndome gritar de placer, me somete a toda clase de deliciosas torturas, me dice que soy suya constantemente a lo que siempre respondo "si, Amo, soy suya" luego de dejar mi cuerpo deliciosamente adolorido me folla como solo él sabe hacerlo, provocando que me corra una y otra vez sin descanso.

Lamentablemente no he encontrado a nadie que coincida con lo que busco, la mayoría busca solo sexo rudo, otros tantos quieren controlar toda tu vida desde el momento en que les dijiste hola y otros se han acercado a mi buscando que sea su sumisa financiera (en pocas palabras dejar que controlen mi dinero y que permita que se queden con una parte) ... No, eso no era lo que quería, quería a alguien que me sometiera, sí, pero también alguien que me entendiera, que se metiera en mi mente, que se preocupe y cuide de mi, en definitiva que sea un verdadero Amo, un compañero de vida.

De pasar encerrada en mi oficina decidí trabajar en un lindo café cercano a mi casa, estar rodeada de gente me hacía sentir menos sola, a veces me gusta ver a los grupos y parejas e intentar adivinar sus historias. Es precisamente en ese café dónde comienza la mía.

            
img
img
  /  2
img
img
img
img