img AMOR A LOS TREINTAYSIEMPRE  /  Capítulo 1 LA VIDA DE LANA  | 
img
AMOR A LOS TREINTAYSIEMPRE
img img img
Capítulo 1 LA VIDA DE LANA
1942    |    27/07/2022

Me miró al espejo y no puedo creerlo, he subido diez kilos más de peso desde que cumplí 30 años, no hay ropa que me combine como yo quisiera, hace mucho tiempo no veo la mujer que era hace unos años, ahora solamente veo una forma de proporciones anchas y poco curvas, mi cara tiene un par de ojeras, un sin fin de manchas que supongo yo son gracias al paso del tiempo y mi descuido, pero qué más da.

He dedicado mi vida a mi matrimonio, mi carrera profesional, mis hijos, y a mis objetivos, aunque cuál matrimonio... siempre fui una mujer dedicada, terminé mi escuela bachiller muy joven, a los 16 años, inmediatamente fui becada para entrar a una buena universidad, empecé mi carrera como contadora, no fui de una familia adinerada, así que debía sostenerme de cualquier manera para poder cumplir con ese sueño, el de ser la mejor de todas las contadoras y poder así tener todo lo que quería.

Cuando cursaba sexto semestre conocí a Larry, un joven hermoso cuatro años mayor que yo, estaba por graduarse, su familia era adinerada y él podía darse todos los lujos que él quisiera, mientras yo hacía maromas trabajando aquí y allá para poder cubrir los gastos extras que la vida me daba para poder estudiar, por cuestiones del destino se fijó en mí, y es que recordando bien , en mi podría fijarse cualquiera, mi cabello largo hasta la cintura, mi pecho sobresaliente, y mis caderas anchas hacían que cualquier hombre se fijara en mí , mi rostro era blanco y limpio, no era muy alta, pero cualquier zapato alto de 8 centímetros ayudaba a disimular lo pegada que estaba al piso.

Larry era un hombre alto, de 1.80 de estatura, galante, acuerpado, tenía un cabello negro liso que se movía con el paso del viento, todas estaban locas por él, no sé porque yo no, pero se fijó en mí, y de pronto empezamos a salir, el me invitaba todo lo que yo quisiera, relativamente, éramos un par de estudiantes y nuestras demandas eran sencillas, un par de cafés, unas hamburguesas, unas salidas a cine, un viaje a cualquier villa cerca y así, yo creí que estaba en el cielo.

Al comienzo era un hombre atento como todos, amoroso, caballeroso, me subía al cielo, y me bajaba la luna (pero quién se lo pedía, a veces tantas atenciones eran empalagosas) , jamás tuve un novio antes de él, así que asumí que así funcionaban las cosas , poco después de que obtuve mi título como contadora, con un par de diplomados y una tesis meritoria , el decidió pedirme matrimonio después de 3 años de noviazgo algo que fue una sorpresa para mí, pero en mis adentros que más quería yo, joven, profesional, con un esposo adinerado, lo suficiente para poder vivir cómodamente sin preocupaciones, "me amaba".

Su familia era perfecta, solo sus padres y un hermano, todos me querían, porque yo era el ejemplo de una mujer que todos quieren tener, no disfrute mucho de mi estancia en la universidad solamente dedicaba mi vida a los estudios, a hacer mis mejores esfuerzos y obvio a mi Larry, a mi príncipe que en entre todas las doncellas me eligió a mí.

Paso un par de meses.

Se llegó el día de la boda, nunca habíamos tenido una pelea, solo discusiones que no pasaban de dos horas molestos y luego reconciliados, a pesar de todo ya habíamos tenido una vida marital, dónde tuve buenas experiencias junto a el pero ahora creo que fue lo básico. (no entendía el goce del cuerpo, pensaba que era diseñado para convertirse en una máquina de reproducir).

Mi humilde madre estaba feliz de ver triunfar a su hija, nunca tuve padre y fui hija única por lo tanto mi familia solo era mi madre y un par de primas a las que quería como si fueran mis hermanas.

La familia de Larry, los Nicholson no eran los más millonarios, pero si de renombre, eran dueños de una empresa de plásticos de la ciudad la cual era bastante reconocida, y les daba buen auge para tener buenos lujos y así vivir más que bien.

El día que dije SI ACEPTO no imaginé que sería el día en que mi alma moriría, aunque mi presencia física estuviera aún presente.

Pasaron un par de años conseguí mi primer empleo como contadora en el Estado, a través de un concurso y un poco de ayuda de mi suegro logré un puesto con una buena remuneración salarial que me hacía vivir cómodamente y ayudar a mi madre, conservaba el dinero solo para mí, ya que mi afortunado esposo ya lo tenía todo, mantenía nuestro hogar, solo me permitió trabajar para que yo pudiera desempeñar mi carrera, ya decía el que el deber de mantener el hogar era del hombre, las mujeres debíamos quedarnos en casa haciendo los que haceres y teniendo hijos, pero yo no entendía eso.

Yo quería mucho más, mis sueños no se limitaban a estar en una enorme casa limpiando paredes y cambiando pañales.

Después de lograr mi empleo comencé a ahorrar mi dinero, mi sueño siempre fue tener una firma contadora pero no quería hacerlo por medio de Larry, sentía que yo podía hacerlo mucho mejor sola.

Pero llegó lo que no esperaba, mi primera hija, Susan, tuve que dejar mi trabajo temporalmente y dedicarme a cuidarla, mi esposo estaba feliz, pero después de tenerla , mi cuerpo no era el mismo habían lonjas de grasa, estrías en mi vientre y en mis piernas, mi rostro no era el mismo, y con el tampoco mi esposo , sufrí una crisis posparto la cual me llevo a una depresión frustrante , tuve que tomar ayuda sicológica y así reponerme de la situación, mi hermos

a Susan cumplió dos años, mi suegra insistió en ponerla en un kínder, en el mejor de la ciudad y yo estuve de acuerdo , así que volví a retomar mi trabajo y con el todos mis planes, mi esposo muy poco me miraba, estábamos atados a un compromiso, a una imagen, a un qué dirán en la sociedad, después del trabajo llegábamos a casa, nos saludábamos con un sencillo beso en la mejilla, nos preguntábamos cómo estuvo nuestros días y ya.

Yo me sumí a mi trabajo y a criar nuestra hermosa Susan, nuestros encuentros amorosos solo se limitaban a cuando "mi amado esposo" deseaba, pero yo en el fondo pensaba que todo funcionaba así, que ese era mi destino, en uno de esos encuentros concebí mi segundo retoño, mi amado hijo Editan, se llamaba como su abuelo paterno, pero ni que pensar que el olvido de tomarme la píldora sería el inicio del fin de mi matrimonio.

Con mi segundo hijo las cosas no cambiaron, lo contrario empeoraron, mi esposo ya no llegaba a casa, le molestaba la algarabía de los niños, su mujer desaliñada, el desorden por nuestra inmensa casa y todo lo que un matrimonio fallido ofrecía. Pasaba tiempo en que no llegaba a dormir a casa la comunicación era casi nula y si antes no teníamos encuentros sexuales, ahora sí que menos, nos habíamos limitado simplemente a mantener y cuidar de nuestros hijos.

Por fortuna mis planes seguían en pie, con mi trabajo, mis ahorros y mi esfuerzo monte mi pequeña empresa y logré independizar mis gastos de los de mi esposo , aunque a él no parecía importarle lo que conmigo pasará , para el yo simplemente era invisible , solo era la mamá de sus hijos, así pasaron los años y lo nuestro se había convertido en la peor de la monotonías, yo ya no me hacía cargo de la casa , mi empresa demandaba tiempo y esfuerzo , así que contratamos una bella chica, una hermosa y lúcida veinteañera, que había pasado el filtro de contrato gracias a mi esposo, quien pensó que por su edad merecía una oportunidad de trabajo, y yo, simplemente no podía opinar nada, la verdad estaba interesada solamente en mis hijos y mis proyectos.

Mi empresa crecía , despacio pero lo hacía, no dependía económicamente de mi esposo podría disfrutar con mis hijos pequeños el fruto de mi esfuerzo, viajes a la playa, compartía con ellos , ayude en sus estudios, me dedique como una madre abnegada, asistía a sus reuniones escolares, participaba en cuanto proyecto escolar aparecía, tenía el tiempo y la comodidad, mi esposo estaba centrado en sus proyectos, Larry simplemente se había convertido en mi compañero de cuarto con el cual cruzamos un par de palabras de vez en cuando y así fueron pasando los días, los meses, los años.

Mis retoños ya estaban un poco grandes y empezaban a ser independientes de mí, nuestra querida empleada Gloria completaba 3 años con nosotros, y era parte de la familia, se comportaba como la mejor, hacia todos sus deberes, era la mejor con mis hijos, Susan y Eithan la adoraban, pues jugaba con ellos vídeo juegos, era amiga de mi hija , jugaban a las princesas y a medida que crecía le enseñaba a maquillarse, yo estaba inmersa en mis empresa en mis planes y mi poco tiempo sobrante lo dedicaba a ellos dos. Mi mundo se iluminaba cada vez que veía sus dulces rostros.

A pesar de que no intimaba con mi esposo pensaba que tenía la relación perfecta, no me hacía falta nada, tenía a Susan y a Eithan, Tenía a Larry y Gloria me ayudaba, ella se había vuelto parte de nuestras vidas , de nuestra familia, mi empresa era un éxito, mi secretaria se había convertido en mi mejor amiga, Carolain era la mejor en todo, era una auxiliar contable, que trabajaba conmigo mientras terminaba su carrera profesional, era mi amiga y mi confidente, además de ayudarme a llevar las finanzas de mi empresa , cosa que le agradecía pues entre la empresa y mis hijos me quedaba muy poco tiempo para hacer eso.

Pero bueno viéndolo de esta manera, ¿de qué me quejo? si lo tengo todo, eso me repetía todos los días lo tengo todo.

De vez en cuando, la familia de Larry venía a visitarnos y era el tiempo de hacer el plan familiar, los Nicholson eran unas personas agradables nunca tuve problemas con ellos, mi suegra era una mujer amable de mediana edad, no tan mayor pasaba los cincuenta y a pesar de sus exigencias seguía considerando que yo era la mujer idónea para su consentido Larry, el, él era perfecto para cualquier mujer, tal vez no para mí, pero para otra sí.

Mi esposo se había olvidado de que yo era un ser humano que necesitaba de él y que tenía mucho de mi para darle a él, en especial mi cuerpo, mi cuerpo, que, a pesar de esas lonjas de grasa, mi cara con arrugas y mi ya no tan tersa piel, necesitaba de su calor, de sus caricias, pero sobre todo necesitaba de su entrepierna, no todo es dinero.

Pasaba el tiempo en mi "vida perfecta" , pero había algo en mí que no estaba completo, así que decidí hablar con Larry, bueno trate de recuperar lo que hacía ya muchos años estaba perdido, decidí alquilar un camping en un sitio hermoso, lleno de naturaleza, con una vista preciosa, una cascada, una deliciosa cena y por su puesto una noche solo para dos, nuestros hijos tenían a Gloria y pues no nos iban a extrañar por un par de noches fuera de casa, pensé que reviviendo la llama del amor podría hacer que mi esposo volviera a mirarme, ese día decidí comprar una bella lencería talla XL.

            
img
img
  /  1
img
img
img
img