img La noche de Antifaz  /  Capítulo 2 La noche de la fiesta y el champan derramado  | 22.22%
Instalar App
Historia
Capítulo 2 La noche de la fiesta y el champan derramado
Palabras:1107    |    Actualizado en:30/08/2022

Al llegar, me coloque el antifaz baje del auto y note que la casa estaba muy ambientada a una fiesta de antifaz, los colores negros, dorados y rojos resaltaban en el lugar, al entrar a la casa un señor me toma de la mano y me lleva a una de las mesas que estaban por todo el lugar, comencé a ver la cantidad de personas que había, y todos con sus respectivos antifaces como así lo pidió la señora Ainara así que enseguida me senté en una de las sillas de la mesa

De pronto se acerca un mesonero y me ofrece una copa de champán enseguida la tomé y le agradecí a el chico, así que comencé a tomar el delicioso champán, seguía mirando hacia los lados y no podía encontrar a la señora Ainara, así que, al terminar mi champán, coloque la copa en la mesa y a lo lejos me percate de que la señora Ainara estaba allí justo de frente a mi

Enseguida me levante muy rápido para ir a saludarla cuando de pronto tropecé sin querer a un chico realmente muy atractivo, alto, blanco, con unos ojos que me dejaron inerte sin poder dejar de mirarlo, y sin querer hice que su copa de champan se derramara en él ensuciándole así, su hermoso traje

¡Enseguida reaccione y tome una servilleta de inmediato e intente limpiarlo y le dije!

—Dios mío lo siento tanto, por favor no fue mi intención —Seguí limpiando su saco de color negro

¡El solo me miro, sonrió y me dijo!

—Tranquila señorita solo fue un accidente no te preocupes yo lo limpio —Me miro y sonrió

¡Él toma la servilleta y comienza a limpiarse un poco su traje, de pronto se me queda mirando y me dice!

—Tu antifaz es muy hermoso

¡Enseguida reaccioné y comencé a mirar mis manos, luego subí la mirada y comencé a verlo nuevamente y le dije!

—Muchas gracias —Los nervios no me dejaban hablar

¡De pronto se acerca una chica delgada con un vestido largo de color negro con su cabello de color amarillo, mira a el chico y le dice!

—Que haces aquí querido —Dijo la chica mientras me mira y hace gestos de desagrado y vuelve a mirar a el chico mientras se percata de la mancha que tiene en su saco y le dice!

—Y que tienes allí? ¿Como te hiciste eso? —Dijo la chica mientras observaba la mancha en el traje de el

—Tranquila Samantha solo fue un accidente eso es todo

—¿Ok, pero como te vas a presentar así delante de los invitados?

—Tranquila solo me cambio y ya, ¿sí?

¡Enseguida el chico me mira y dice!

—Por cierto, ella es Samantha, mi querida prima —Sonrió

Enseguida la mire le sonreí y le estreche mi mano

—Es un placer Samantha

—El placer es mío querida —Asintió con expresión sarcástica

¿Miro al chico y le dice?

—¿Bueno yo me retiro, te espero con los invitados ok?

¡Enseguida ella mira el saco mientras lo señala y le dice!

—¿Pero te cambias eso, así no te iras a presentar ok?

—Ok tranquila Samantha luego voy

Samanta se retira, pero antes me mira de una forma algo molesta, ¡el chico al ver que Samantha se retira me mira y dice!

—¡Por cierto, creo que no nos hemos presentado —Levanta su mano y me dice!

—Un placer señorita mi nombre es Mateo Vítale

¡Sonreí y enseguida le estreché la mano y le dije!

—El placer es mío Mateo, mi nombre es Susan García, por cierto, de verdad lamento mucho haber arruinado tu traje

—Tranquila no te preocupes, además recuerda solo fue un accidente, a cualquiera le podría suceder

—Tienes razón, aunque tu prima no pensó lo mismo —Sonreí

—Si bueno, tu solo ignórala, ella es así toda amargada yo simplemente le sigo la corriente

¡Los dos comenzamos a reír cuando de pronto el me mira el antifaz muy detalladamente y me dice!

—Por cierto, tienes un antifaz muy lindo, se parece mucho a uno que mi madre usaba

—Muchas gracias, y si está muy lindo, me lo regalo una amiga que por cierto es quien... —De pronto se acerca nuevamente Samantha y me interrumpe

—Mateo tengo rato esperándote, entre los invitados hay un señor que está interesado en tu propuesta así que debemos ir allí

¡Enseguida Samantha vuelve a mirarme y hace gestos de desagrado, Mateo la mira y le dice!

—Ok Samantha está bien vamos

Samantha comenzó a caminar, Mateo voltea a mirarme y me dice!

—Fue un placer haberte conocido Susan, debo retirarme porque si no lo hago ella volverá aquí —Sonrió

—Tranquilo Mateo, también fue un placer para mi conocerte, y si tranquilo mejor ve antes que regrese y más fúrica

Los dos comenzamos a sonreír, luego Mateo se retira, yo enseguida volví a sentarme en la silla y le hice una seña con mi mano a uno de los mesoneros para que me trajera una copa de champan, el mesonero se acerca con la copa me la da y enseguida comencé a tomarla, pues estaba muy deliciosa

Comencé a mirar a los lados a ver si podría encontrar a la señora Ainara, pero no podía verla así que seguí sentada tomando mi champan, al pasar unos minutos se acerca un señor algo mayor, tendría quizá unos cincuenta y cinco años, alto de color blanco, algo atractivo, ¡usaba un traje y un antifaz de color negro y con una sonrisa me dice!

—Muy buenas noches señorita, podría sentarme aquí con usted?

¡Yo enseguida lo miré y le dije!

—Si claro, siéntese no se preocupe —Le dije mientras sonreía

Enseguida el señor se sienta, le hace una seña con su mano a uno de los mesoneros, ¡y me dice!

—Un placer señorita —Enseguida alza su mano y me dice! — Mi nombre es Rocco Garibaldi

¡Yo enseguida le estreché mi mano y le dije!

—Un placer señor Rocco, mi nombre es Susan García

—Tiene un lindo nombre señorita —Me dice mientras sonríe

De pronto se acerca el mesonero con una bandeja y el señor Rocco toma dos de las copas de champan, y mientras el mesonero se retira, ¡el señor me da una de las copas y me dice!

—Aquí tienes otra copa de champan ya que se estaba por terminar la tuya —Me dice mientras sonríe

¡Yo enseguida tomé la copa y mientras sonreía le dije!

—Tiene razón, y muchas gracias por la copa

¡Comencé a tomar mi champán cuando de pronto noté que el señor Rocco no me quitaba la mirada de encima sin decir ni una sola palabra, enseguida me comencé a sentir incomoda y le dije!

Anterior              Siguiente
img
img
img