img La noche de Antifaz  /  Capítulo 4 El hijo de la señora Ainara  | 44.44%
Instalar App
Historia
Capítulo 4 El hijo de la señora Ainara
Palabras:1165    |    Actualizado en:30/08/2022

—Si por qué? ¿Qué sucedió? —Pregunto Mateo algo confuso

—Y como se llama tu madre? —Le dije mientras lo miraba

—Ella se llama Ainara porque la pregunta? ¿fue ella quien te invito no?

¡Enseguida me sorprendí, coloqué mis manos tapando mi boca y luego le dije!

—No lo sabía, tu madre fue la mejor amiga de mis padres desde hace muchos años atrás, desde que yo era una niña, ella si me comentaba que tenía un hijo en Italia, pero jamás supe quién fue su hijo hasta ahora

—Bueno sí, es que realmente solo vine acá cuando era chico y no había vuelto a venir hasta ahora, siempre mi mama era quien viajaba a verme

De pronto veo que se acerca la señora Ainara e interrumpe a Mateo

—Hola mi querida Susan que bueno que viniste, de verdad me alegra que hayas venido esta noche, y ya por lo que veo conociste a mi hermoso hijo Mateo, ¿verdad que es un hermoso galán?

No podía aguantar la pena que tenía por lo que decía la señora Ainara, pero tenía mucha razón, su hijo era muy atractivo, así que asentí con media sonrisa miré a Mateo y le dije a la señora Ainara

—Si pues, tiene toda la razón, su hijo Mateo es muy atractivo obvio no lo puedo negar —Mi rostro se comenzó a colorar —Y pues claro que asistiría a su fiesta, yo se lo prometí, y, por cierto, la felicitó pues le quedo muy hermosa, realmente es la mejor anfitriona que he conocido

—Tan bella como siempre mi niña, bueno los dejo voy a saludar algunos invitados que están llegando

—Ok mama está bien tranquila

¡Seguí sonriendo y Mateo me mira y dice!

—Tranquila disculpa a mi madre, es que ella es así casi siempre, así que no te pongas colorada —Comenzó a sonreír

—¡Yo no podía aguantar la pena, pero traté de calmarme un poco y le dije!

—Si lo sé, la señora Ainara hace muchas bromas —Sonreí —por cierto, cuéntame porque no habías vuelto a venir por acá

—Buena pregunta— Sonrió —Lo que sucede es, que me fui de muy chico a Italia, a vivir con mi padre, mi madre estuvo de acuerdo en que yo estudiara allá y así fue, al terminar mis estudios, mi parte me puso a cargo de todas sus empresas, el cual fue una responsabilidad muy grande la que tuve en mis manos, viajaba mucho porque parte las demás empresas están en otros países así que era imposible poder venir acá

—WOo entiendo, me imagino que se te hizo difícil poder tener una vida social normal cierto? Porque con tanto trabajo y viajes que tenías se te hacía imposible

—No, ósea, si compartía con mis amistades y salía, pues yo no estaba completamente dentro de las empresas yo solo iba a ver como estaban siendo manejadas por mis empleados

—Ah ok perfecto ya entiendo, bueno pero lo importante es que estas aquí visitando a tu madre —Sonreí

¡Mateo se me queda mirando y dice!

—Qué bueno verte sonriendo, después de que ese idiota te hizo llorar, espero puedas olvidar ese mal momento Susan, por cierto, quieres bailar?

—No se bailar muy bien, pero está bien, vamos lo intentare

Mateo se levanta me toma de la mano y enseguida me levante, fuimos hacia el medio de la fiesta, el me sujeta por la espalda baja, me acerca a él y comenzamos a bailar un lindo vals, de pronto note que su traje estaba seco y le dije al oído

—Te pudiste cambiar el saco por lo que veo cierto?

Enseguida Mateo me responde al oído

—Si, solo subí a mi cuarto y me cambié —Sonreímos los dos y seguimos bailando

Pasaron unos cuantos minutos y decidimos sentarnos nuevamente, hasta que de pronto Samantha la prima de Mateo se acerca a nosotros, me mira algo enojada y le dice a Mateo

—Mateo que fue lo que sucedió con el señor Rocco? ¿Ya me contaron el espectáculo que hubo entre ustedes tres, me puedes explicar Mateo?

—Tranquilízate Samantha, no creo que deba darte explicaciones ni a ti ni a nadie de lo que hago con mi vida así que por favor retírate sí? Que me estas interrumpiendo mi conversación con la señorita aquí presente

—Mateo porque tienes que hablarme así que te pasa? Yo solo intento de que todo salga bien en esta fiesta, se lo prometí a mi tía Ainara, ¿y tu Solo por esta chica que acabas de conocer me tratas de esa manera? Creo que tienes cosas más importantes que hacer como conversar con el señor Mariano, que andar hablando con esta chica

—Por favor Samantha retírate —Le dijo Mateo mientras se notaba que estaba algo molesto

Enseguida me comencé a sentir incomoda por como Samantha se estaba refiriendo a mi persona y solo tomé mi cartera y le dije a Mateo

—Tranquilo Mateo no te preocupes sí? Igual ya yo tengo que irme, mañana debo trabajar así que ya es algo tarde

—No pero no debes irte Susan

—Tranquilo no te preocupes di quieres otro día podemos continuar con nuestra conversación te parece? Y así aprovechas en conversar con esas personas que tanto tu prima te menciona

—Eso puede esperar tranquila, no es muy importante conversar con ellos

—Claro que es importante y lo sabes Mateo —Dijo Samantha mientras seguía allí parada con sus brazos cruzados

—Ya cállate Samanta por favor —Dijo Mateo algo molesto

¡Mateo me mira y dice!

—Bueno está bien Susan, si realmente te tienes que ir, pues está bien, ¿más bien gracias por haber asistido a la fiesta y por haber compartido conmigo un poco sí?

—Tranquilo, soy yo quien tiene que darte las gracias por haberme ayudado con ese señor Rocco

—Tranquila no te preocupes, pero oye mañana habrá otra fiesta, ¿mi mama no te lo dijo?

—En serio? No, la señora Ainara no me ha dicho nada

—Bueno ahora ya lo sabes —Sonrió —Podrás venir mañana venir nuevamente?

Samantha hizo gestos de desagrado y se marchó, yo enseguida me di cuenta de sus gestos de desagrado, pero no permití que eso interfiriera en nuestra conversación y le respondí a Mateo

—Claro, por supuesto que vendré, no te preocupes que aquí estaré nuevamente —Sonreí

—Bueno aquí te esperaré entonces —Asintió con media sonrisa

¡Enseguida me levanté de la silla y le dije!

—Bueno ya debo irme

¡Mateo se levanta de la silla también y me dice!

—¡Ven, yo te acompaño a la puerta de tu auto!

—No, no tengo auto aun, yo pediré un Uber no te preocupes si

—¿Bueno está bien, pero al menos déjame acompañarte a la salida te parece?

—Claro Mateo vamos

Comenzamos a caminar hasta la puerta, hasta que de pronto veo que el Uber estaba estacionado en frente de la casa, Mateo me da un abrazo y un beso en mi cachete y me dice, esperó tengas una hermosa noche, nos vemos mañana ok

—Claro Mateo mañana nos vemos —sonreí —Me despides de tu madre

Anterior              Siguiente
img
img
img