img La noche de Antifaz  /  Capítulo 8 La visita de Leila  | 88.89%
Instalar App
Historia
Capítulo 8 La visita de Leila
Palabras:1057    |    Actualizado en:30/08/2022

—Gracias mama, por cierto, no te acuestes tan tarde ok

—Tranquilo hijo que ya estoy despidiendo a los invitados

—Ok mama yo subiré a mi cuarto feliz noche te amo mama

—También te amo hijo — Le dio un beso y un abrazo a Mateo

Mateo comenzó a subir las escaleras hasta el cuarto de su madre, tomo su celular y sacó el número telefónico, para así poder comunicarse conmigo, luego fue a su cuarto guardo el numero en su teléfono y enseguida me envió un mensaje que decía

—Espero tengas un hermoso sueño señorita Susan

Luego de enviar el mensaje de texto, se quitó su ropa y entro a la ducha, luego de darse un buen baño se acostó a dormir

Al día siguiente mi celular comenzó a sonar así que me desperté de inmediato, lo tomé y atendí la llamada

—Alo!!

—Susan sigues dormida?

—Quien habla?

—Susan por amor a Dios, soy Leila estoy afuera de tu casa

—Y que haces aquí tan temprano Leila —Dije mientras bostezaba

—Susan has visto la hora que es?

Mire el reloj y vi que eran las ocho de la mañana enseguida me levante y le dije a Leila

—Lo siento Leila me quede dormida ya bajo para abrirte la puerta

—Ok tranquila está bien

¿Colgué la llamada me coloque una bata de baño y baje las escaleras para abrirle la puerta a Leila, enseguida ella me saluda y dice?

—WOo la fiesta de anoche estuvo de lo mejor por lo que veo no? ¿Por cierto, no abrirás hoy el negocio?

—No Leila no tengo ganas de trabajar hoy discúlpame que no te haya avisado es que sabes que no estoy acostumbrada a tomar mucho licor y pues siento que mi cabeza explotara

—¿Tranquila Susan, si quieres siéntate y te preparó un jugo te parece?

—Que linda Leila de verdad gracias

Me senté en el sofá y comencé a revisar mi celular de pronto me percate de que tenía un mensaje de texto, pero note que no tenía ese número registrado, abrí el mensaje y decía

—Espero tengas un hermoso sueño señorita Susan

¡Enseguida respondí a ese número y le dije!

—Buen día disculpe quién es?

¡Luego de enviar el mensaje coloque el celular en el mueble y Leila me dice!

—A ver Susan cuéntame cómo te fue anoche?

—¿Me fue bien sabes, realmente compartí un poco más con Mateo y no te imaginas quien es su mama?

—Susan Sabes que soy malísima para las adivinanzas así que dime de una vez por favor —Dijo mientras esperaba ansiosa

—Bueno su madre es la señora Ainara que te parece?

¡Leila enseguida se sorprende y dice!

—Que? ¿En serio? ¿Ósea él es el hijo guapísimo y millonario de la señora Ainara que visitaba en Italia? Ok con razón ahora todo tiene sentido

—Sabía que te sorprenderías tanto como yo, y si, él es el guapísimo hijo millonario de la señora del que tanto ella nos hablaba cada vez que viajaba para visitarlo, pero jamás pensé que exactamente me toparía con él en esa fiesta

—Bueno Susan las cosas pasan por algo, de igual manera lo ibas a conocer, recuerdas que la señora Ainara te dijo que cuando el viniera ella te lo presentaría, ¿para qué lo conocieras? Bueno, aunque no lo hubieses conocido en la fiesta, de igual manera lo ibas a conocer mediante a la señora Ainara

—Tienes razón Susan, pero bueno realmente creo que podremos ser unos buenos amigos

—Solo unos buenos amigos Susan? —Dijo con expresión picara

—Bueno no lo se — ¿Asentí con media sonrisa —¿Por cierto, me invito a cenar hoy

—En serio Susan? Vez te das cuenta esa galansote millonario quiere algo más que una amistad yo que te lo digo Susan —Dijo mientras comenzaba a reír

—Bueno no lo sé, apenas nos estamos conociendo. Y claro no te puedo negar que me llamo mucho la atención, es un chico muy guapo, y demás quede completamente sorprendida al ver su auto, ¿tiene un hermoso Ferrari de este año actual que te parece?

—WOo, bueno es que no es para menos Susan, pues él tiene con que comprárselo, por cierto, ven a sentarte aquí en la mesa del comedor, te prepare un jugo de durazno y una tortilla con rebanadas de pan integral

—Que delicia Leila, extrañaba tu comida —Comencé a sonreír

Enseguida me levanté del sofá y me senté en la silla

—Leila por favor siéntate a comer conmigo sí? que no quiero comer sola

—Si tranquila lo sé, ya me estoy sirviendo

¡Comenzamos a desayunar y hablar de muchas otras cosas cuando de pronto se hicieron las doce del mediodía y Leila me dice!

—Susan te voy a preparar algo muy delicioso para almorzar y luego me ire para así aprovechar en hacer unas diligencias ok?

—Tranquila Leila está bien, yo me iré a duchar ok

Enseguida subí a mi cuarto y comencé a revisar mi closet para saber que me podría colocar esta noche, tome un jean color azul claro, con una blusa color verde oscuro y unas zapatillas color verde, coloque la ropa en el sofá de mi cuarto y entre directamente a ducharme, al salir de la ducha me coloque un pijama pues estaría en casa así que baje nuevamente y me senté en el sofá de la sala, tome mi celular y cuando lo revisé me percate de que tenía un mensaje de Mateo que decía

—Hola linda, esperó y estes muy bien, soy Mateo este es mi número, ¡te mando un fuerte abrazo nos vemos más tarde cuídate!

Enseguida no podía disimular mi emoción pues realmente no esperaba que él me escribiera, así que enseguida le respondí

—Hola Mateo esperó y estes bien, disculpa acabo de ver tu mensaje y está bien perfecto nos vemos más tarde, te mando un abrazo también, cuídate mucho

Enseguida envíe el mensaje, coloque el celular en el sofá y le dije a Leila

—¡Leila Mateo me escribió y pues, realmente quiero que pasen las horas muy rápidas para poder compartir con el —Leila me mira da media sonrisa y me dice!

—Tranquila que ya podrán verse, Ven ya está listo el almuerzo vamos a comer

Enseguida me levanté del sofá, me senté en la silla del comedor y Leila y yo comenzamos almorzar

—Leila me encanta tu comida realmente tienes una buena sazón

Anterior              Siguiente
img
img
img