img La noche de Antifaz  /  Capítulo 9 La cena  | 100.00%
Instalar App
Historia
Capítulo 9 La cena
Palabras:1013    |    Actualizado en:30/08/2022

—Qué bueno que te haya gustado la comida, y pues esta sazón que tengo es de Venezuela, herencia de mi abuelita y mi querida madre

—Que genial Leila. Sabes algún día me gustaría conocer tu país, conocer su cultura sus platos típicos todo, realmente creo que sería genial

—En serio te gustaría visitar Venezuela? Pues yo encantada en llevarte a conocer todo, es mas esta semana te preparare un súper plato típico que te encantada, se llama pabellón criollo, consiste en arroz, caraotas negras, carne mechada, tajadas y un poco de queso rallado, ya verás que te encantada

—Bueno ya sabes tenemos que hacer ese viaje, y claro que quiero probar ese pabellón ya sabes que me lo tienes que preparar. Por cierto, cambiando un poco él tema, ¿quisieras ir conmigo a la próxima fiesta de antifaz?

—En serio quieres que vaya contigo? —Leila se sorprendió y asintió con expresión de sorpresa

—Claro por algo te estoy invitando no?

—Bueno claro que me encantaría ir, yo nunca he ido a una de esas fiestas como esa de antifaces y esas cosas, es decir seria mi primera vez —Dijo mientras sonreía

—Tranquila que veras que te gustara!

—Bueno debo decirle a Bruno para que al menos sepa que iré contigo ok?

—Está bien —Sonreí

Seguimos comiendo hasta terminar nuestros platos, Leila se levanta y comenzamos a recoger los platos, hasta llevarlos al lavaplatos

—Tranquila Leila déjalos allí yo los lavo más tarde —Le dije mientras bostezaba

—Segura Susan?

—Si tranquila

—Bueno Leila gracias por recibirme en tu casa hoy, la pase muy bien pero bueno ya debo irme porque le dije a Bruno para salir un rato a comer helado así que debo ir a mi casa para alistarme

—Tranquila Leila más bien gracias por venir a mi casa, y tranquila ve, sal y diviértete

—Está bien Susan gracias, tu igual pásala muy bien

Enseguida comenzamos a bajar las escaleras para que Leila se marchara a su casa, le abrí la puerta y se marchó, así que comencé a subir nuevamente las escaleras a mi casa, subí a mi cuarto y enseguida me senté en la cama, vi la hora en mi celular y ya eran las cinco de la tarde, así que comencé alistarme, pues tenía dos horas para estar muy bella cuando llegara Mateo por mi

Comencé a maquillarme y plancharme mi cabello, luego de todo ello, comencé a vestirme. Me coloque la blusa de color verde, el pantalón azul claro y las zapatillas color verde, enseguida escuche una corneta debajo de mi casa, baje las escaleras de mi cuarto hacia la sala y me asome por la ventana

Enseguida note que era él carro de Mateo, realmente me puse nerviosa, el enseguida bajo el vidrio de su auto y me hizo una seña con su mano de que bajara, yo enseguida sonreí me quite de la ventana y Sali corriendo a buscar mi cartera mis llaves y mi celular, enseguida baje las escaleras abrí la puerta, Sali tranquilamente como si no hubiese estado apurada, realmente no sé en qué momento la hora paso muy rápido

Mateo se baja y me abre la puerta de su auto, enseguida lo saludé con un beso en su cachete y subí al auto

¡Mateo se sube a su auto lo enciende y me dice!

—Estas muy linda hoy Susan —Dijo con aquella mirada tan profunda y hermosa que me hacían poner muy nerviosa

—Muchas gracias Mateo, tú también te vez muy bien hoy —Le dije mientras me tornaba algo nerviosa

—Gracias Susan. ¿Y cuéntame a donde te gustaría ir?

—¿Pues no lo sé Mateo, podemos ir a donde gustes así que sorpréndeme sí? —Asentí con una expresión algo tímida

—Pues bueno está bien, iremos a un lugar que me han recomendado visitar, y que buen momento para visitarlo que hoy junto a ti —Dijo mientas me miraba y daba media sonrisa

—Que linda muchas gracias por pensar en compartir un lindo momento conmigo en ese lugar

—Solo espero que te guste —Sonrió

Mateo y yo continuamos conversando un poco hasta que llegamos al lugar, un hermoso Restaurante de lujo. ¡Realmente era muy hermoso, Mateo noto mi mirada algo sorprendida y me dice!

—Te gusta el lugar?

—Si está muy lindo, y si así es por fuera, no me puedo imaginar cómo es por dentro —Los dos sonreímos

Mateo estaciona el auto y enseguida bajamos de él, comenzamos a caminar hacia la entrada del restaurante, uno de los anfitriones del lugar nos atiende de inmediato y los lleva a una de las mesas, ¡y mientras nos sentamos nos dice!

—Muy buenas noches señores, bienvenidos a el restaurante, ya los atenderá uno de los mesoneros, espero que su velada sea muy placentera, con permiso

—Muchas gracias hasta luego —Dijo mateo mientras sonreía y me miraba

Yo continuaba observando cada detalle del lugar. Pues solo podía pensar en remodelar mi local, ya veía que había muchos lugares muy hermosos y mi local se veía igual desde hace muchos años, y ya es hora de que tenga que ser uno de los mejores

¡Enseguida Mateo levante su mano y truena sus dedos y dice!

—Susan estas aquí? —Sonrió

¡Yo enseguida reaccione Sonreí y le dije!

—Disculpa Mateo. Me quede viendo él lugar pues es muy hermoso gracias por traerme a un lugar tan lindo

¡Se acerca uno de los mesoneros y dice!

—Muy buenas noches señores, bienvenidos, aquí les entregó la carta para que así puedan seguir la degustación de cada plato que se sirve esta noche, estaré por este lado mientras ustedes deciden que van a pedir, y enseguida me avisan les parece?

—Buenas noches amigo, y ok perfecto vamos a ver que hay acá y luego te aviso —Dijo Mateo mientras observaba la carta

Él mesonero enseguida se retira. ¡Mateo y yo comenzamos a ver la carta y me dice!

—¿Bueno Susan, puedes pedir lo que desees ok? Yo quiero este plato que se ve muy delicioso — Me señala el nombre del platillo y lo que contenía en el

¡Yo enseguida lo miré y le dije!

Anterior             
Siguiente
img
img
img