Instalar APP HOT
Inicio / Romance / La Esposa del CEO "Mi mejor papel"
La Esposa del CEO "Mi mejor papel"

La Esposa del CEO "Mi mejor papel"

5.0
26 Capítulo
10.3K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Katlen Evans, es una actriz que ha estado envuelta en algunos escándalos propios de su carrera. Algunos verdad, como su relación con el actor con quien filmó su última película; y otras falsos, donde los medios y midias aseguran que su dinero proviene de su relación con los productores de las películas. Hace seis meses atrás, sufrió un trágico accidente donde murieron sus padres y por poco ella pierde la vida, de no ser por Adams Thompson, un prestigioso CEO en Whitehall, quien la rescató segundos antes del auto explotar. Esa vez, él le perdió la pista y nunca supo de ella hasta ahora Producto de aquel accidente, Katlen perdió la memoria. Todo su pasado se convirtió en una sombra oscura que ella desea recordar. ¿Quién era antes aquel accidente? ¿A quién amaba? Meses después se reencuentra con Adams, ahora es él quien necesita su apoyo, necesita casarse paea recibir la herencia de su abuelo. Ella acepta casarse con él. A fin de cuentas le debía la vida. Todo parece estar bien, hasta que ella recupera la memoria. Katlen decide suspender la boda, una semana antes para recuperar el amor de su ex Richard Morgan. Por una jugada del destino, Richard Morgan resulta ser el socio de Adam. Ahora no solo debía compartir su empresa con su rival, sino a la mujer que amaba. Katlen deberá tomar una decisión difícil entre lo que realmente siente y lo que debe hacer. ¿Qué hará? ¿Apostará por el pasado o por el presente?

Capítulo 1 Mi mejor papel

"¿Qué es en el fondo actuar, sino mentir? ¿Y qué es actuar bien, sino mentir convenciendo?"

Sir Laurence Oliver

El auto comienza a dar vueltas, mientras cae al vacío, pronto las llamas comienzan a expandirse dentro, la chica logra salir, tose una y otra vez, le cuesta respirar, grita desesperada pidiendo ayuda para que rescaten al resto de sus acompañantes:

—Ayúdenos, por favor, ayúdenos. —queda por segundos inconsciente, lentamente abre los ojos, al sentir las manos en su rostro dándole pequeños golpes; frente a ella un rostro difuso y una voz que le pregunta:

—Señorita ¿está usted bien?

Todo se vuelve oscuridad, gritos por doquier, el crepitar del fuego consumiéndolo todo a su paso. Su respiración es agitada, su cuerpo y su rostro, ella se incorpora repentinamente sobresaltada y grita:

—¡Nooooo!

Katlen abre los ojos, mira a su alrededor, aquella extraña pesadilla se repite constantemente. La empleada entra a la habitación, se acerca a ella:

—Tranquilícese, señorita Katlen. Era una pesadilla.

—Lo sé Dayana, pero no puedo evitar sentir como que todo aquello hubiese ocurrido en realidad. Me angustia, siento que soy yo quien está en ese lugar a punto de morir quemada y los gritos, esos gritos que se repiten en mi cabeza una y otra vez. Me aturden, me enloquecen —Se lleva las manos a la cabeza, tapando sus oídos y moviéndola de lado a lado.

—Tiene que tranquilizarse, no ha pasado nada.

Katlen se levanta angustiada, se mira al espejo, necesita saber que nada de aquello es real. Lava su rostro, pero aquella pequeña cicatriz en su mentón le dice que algo ha pasado y nadie se atreve a decirle que ocurrió. Se mete a la ducha, siente él agua tibia sobre su piel, es un momento relajante para ella sentir su piel húmeda luego de imaginar su cuerpo consumirse en llamas. Allí pasa casi media hora. Luego toma la bata de baño, con la toalla se seca el cabello y regresa a su habitación. Mira la caja sobre la cómoda, la abre lentamente, observa el lujoso vestido rojo y la invitación en el delicado sobre.

A pesar de que no desea estar en esa fiesta, algo dentro de ella le dice que debe ir. En tanto, Dayana le prepara su desayuno, conversa con la otra empleada:

—Despertó nuevamente, sigue soñando con aquel terrible accidente, ¡pobre! Si supiera que todo es verdad.

—Sí es lamentable que haya perdido la memoria luego de ese accidente. Pero quizás es lo mejor para ella, olvidar aquel momento tan dificil de su vida.—termina de servir el jugo y lo coloca en la mesa.— Además el Dr Rodrigo dijo que no se le debe decir nada porque eso podría causar mayor confusión en ella, él dice que ella recobrará la memoria lentamente.

La conversación de ambas mujeres se interrumpe al escuchar los pasos de su patrona descendiendo por las escaleras.

—¡Shhh! Allí viene —le susurra Dayana a Connie.

Katlen da los buenos días, se sienta, toma el jugo y come sus rebanadas tostadas con miel. Después se levanta y sale por la puerta de la cocina rumbo al jardín. Observa las hermosas flores, camina lentamente por el enorme patio, siguiendo las indicaciones de su psiquiatra “relajarse y meditar”.

—Es tan fácil decirlo, saber que no recuerdas tu pasado, quién realmente eres, es la peor de mis angustias. Pero eso nadie lo entiende, nadie.

Un auto se estaciona frente a la mansión. La mujer vestida de forma ejecutiva se acerca:

—Buen día Katlen, ¿cómo está?

—Hola Julieta, aquí en medio de mis vacíos mentales, tratando de recordar quien soy.

—Vine porque tenemos una entrevista hoy con el productor de Story Film. Quiere proponerle que sea la nueva protagonista de su película, está basada en la novela “Amor entre llamas”

—Vaya título. Déjame vestirme y salimos.

—Sí, por supuesto. Aquí la espero.

—Ve a la cocina, desayuna algo. Tenemos muchas cosas que hacer, incluso ir a mi estilista, está noche será la fiesta en la que Adam Thompson me pedirá matrimonio, ese será realmente mi mejor papel.

—Entonces, piensa ir.

—Sí, creo que allí puedo descubrir algunas cosas sobre lo que pasó aquella tarde del accidente.

—Sé que no debo meterme en sus decisiones, pero es un paso muy importante el que va a dar.

—Lo sé, y a pesar de que tengo dudas de lo que siento por él, solo puedo decirte que gracias a él, estoy viva. —se queda pensativa unos segundos, exhala un suspiro; luego agrega en un tono ansioso— Debo darme prisa, no quiero llegar tarde a la cita con el cineasta.

Katlen sube hasta su habitación, saca de su guardarropas el vestido verde esmeralda de la suerte, con el que ha conseguido que le aprueben varios contratos para la TV.

Media hora después llega al set de grabación donde está el famoso director de cine August Miller. El hombre se levanta de su silla, con un gesto pide a su equipo que detengan la grabación. La hermosa mujer se acerca.

—Bienvenida, Katlen Evans, mi próxima protagonista.

—Gracias, pero aún no te he dicho que sí.

—No puedes perder esta oportunidad, sé que “Amor, entre llamas” será un éxito. —la rodea con su brazo por la cintura.— Vamos a mi oficina, allí hablaremos mejor. —Ella se aparta un poco de él. Nota la mirada inquisitiva de los reporteros que están dentro del set de grabación, esperando cazar una noticia jugosa que los saque del anonimato.

Katlen está exhausta de ver, leer y escuchar su nombre en los medios diciendo que todos los papeles protagónicos que ha obtenido, ha sido porque termina involucrándose sexualmente con los productores o directores de sus películas.

La conversación con el famoso productor es bastante corta, el papel protagónico logra convencerla, Katlen acepta la propuesta. Tendrá que convertirse en Beatriz, la amante de un escritor y cuya relación está llena de placer y lujuria. Era algo diferente a sus anteriores papeles, pero era un reto para ella.

—¡Acepto! Será un reto para mí, hacer este papel de perversa.

—Sabía que aceptarías. Bienvenida a Story Film, mi querida Katlen.

Luego de firmar el contrato, Katlen salió del estudio de grabación acompañada de su asistente.

—¿Cómo le fue, aceptó el papel?

—Sí, por supuesto, digamos que me pagará bien y es una nueva propuesta. ¿Pensé que entrarías conmigo a la oficina de Miller?

—Disculpe no pensé que debía estar allí. Me entretuve viendo la grabación de la escena. ¡El protagonista es espectacular!

—Casi todos son muy hermosos, pero lo suficientemente infieles para tener una relación estable.

—Bueno, tampoco lo quiero para casarme —ríe con picardía.

Katlen la mira y sonríe, suben al auto, Julieta la lleva hasta el atelier de belleza de Ventura, el más importante estilista de Whitehall.

—¡Qué milagro, nada más y nada menos que mi querida Katlen!

—Hola, Ventura. —le saluda con sus doble beso como es costumbre en toda Europa.

—¿A ver, que te trae por aquí? ¿Luces, para este rubio espectacular? —toma mechones de su larga cabellera.

—No, quiero un cambio radical, quiero mi cabello de color original y a la altura de mi cintura.

—Pero dejarás de ser mi Rapunzel preferida.

—Quiero un nuevo look, quiero verme como la Katlen de hace un año atrás.

—Como tú órdenes querida.

—Ah, también voy a necesitar que me maquilles, esta noche quiero lucir radiante. Iré a la fiesta de compromiso del famoso Adam Thompson.

—Arrolladora, así lucirás esta noche, te lo prometo.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY