Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Revive el amor caducado
Revive el amor caducado

Revive el amor caducado

5.0
1 Cap./Día
383 Capítulo
798K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Durante los tres años de matrimonio, lo único que Alicia recibió de su marido, Erick, fue indiferencia y disgusto. Justo cuando algo despertó su esperanza de que Erick finalmente hubiera cambiado, descubrió que él tenía motivos ocultos. Tanto el amor como la paciencia tenían fecha de caducidad. Incapaz de soportarlo más, Alicia solicitó el divorcio. Erick la acorraló contra la pared y exclamó: "¿Quieres divorciarte de mí? ¡De ninguna manera!". Aun así, Alicia estaba decidida a cambiar. Comenzó su camino hacia el éxito y pronto atrajo a muchos admiradores, lo que enojó mucho a Erick. Un día volvió a ver a Alicia, que estaba con unos niños. Al ver la escena, actuó fuera de lugar: "Déjame ser su padre". Alicia puso los ojos en blanco. "No necesito su ayuda, Sr. Ellis. Puedo cuidar de ellos por mi cuenta". Sin embargo, Erick no aceptaría un "no" por respuesta...

Capítulo 1 Te quiero

Un relámpago iluminó el cielo, seguido del profundo retumbar de un trueno al otro lado de la ventana.

La puerta de cristal esmerilado del cuarto de baño, tocada por una luz suave, mostraba los contornos de dos figuras.

Un hombre alto y una mujer estaban de pie detrás de ella.

El vapor empañaba el aire, dificultando la visión de Alicia Ellis. Sus manos se apoyaban en el cristal.

Alrededor de su cintura, los brazos del hombre la sujetaban con fuerza.

Un torbellino de emociones la invadió. Confusión y felicidad se entremezclaban y se sentía como una pluma lanzada al aire antes de caer.

Hoy se cumplían tres años de su matrimonio con Erick Ellis.

En el pasado, Alicia siempre se lo recordaba a Erick, pero él nunca se acordaba, e incluso rara vez volvía a casa.

Aunque estaban casados, parecían desconocidos.

Esta intimidad, típica de una pareja, era nueva para ellos.

Tres años de matrimonio, y Alicia seguía virgen, pero nunca se lo echó en cara a Erick.

Por fin, se abrió la puerta del baño. Erick, vestido con un albornoz, salió primero.

Su bata colgaba abierta, mostrando su pecho, marcado con los arañazos de las uñas de Alicia.

Ella estallaba de excitación, como un animalito hiperactivo y, en su afán, le arañó accidentalmente la piel unas cuantas veces, incapaz de contener su energía salvaje.

Erick, con una sonrisa fría, se sentó y se encendió un cigarrillo.

Al cabo de un rato, Alicia salió, agarrando con fuerza su albornoz. Tenía las mejillas sonrosadas, una mezcla de timidez y nervios, pero se esforzaba por parecer serena. "Hoy pareces muy contento", comentó con cierta vacilación.

En su matrimonio, la muchacha siempre había sido la más sumisa, en parte por culpa.

Tres años atrás, su hermanastra Michelle Singh había orquestado un accidente de tráfico que casi le cuesta la vida. Erick, que quería mucho a Michelle, intervino como mediador.

Los labios del varón se curvaron en una sonrisa encantadora. "¿Qué te haría perdonar a Michelle?".

En aquel momento, Alicia se recuperaba en una cama de hospital, sobreviviendo a duras penas, e incluso mover la mano le resultaba difícil. Se esforzó por levantar la cabeza, mirando fijamente los labios de Erick, y se encontró con su mirada.

"Te quiero", declaró, cada palabra cargada de determinación.

Su exigencia era clara: quería que Erick se casara con ella y enviara a Michelle a Faylea. De esta manera se olvidaría de todo rencor.

Se sorprendió cuando él aceptó.

Un matrimonio hecho a partir de un trato así parecía que sería aburrido…

Pero hoy era diferente. Él volvió temprano a casa, e hicieron el amor con pasión, encendiendo la débil esperanza de su corazón.

Ella se le acercó, esperanzada, atreviéndose incluso a desear un abrazo.

Tras el apasionado encuentro, aún le temblaban las piernas. Su albornoz, flojamente atado, dejaba ver una cicatriz que iba desde el tobillo hasta la rodilla, fina y delicada, pero que parecía a punto de romperse.

Era el recuerdo de su casi fatal accidente automovilístico, cerrado con más de diez puntos de sutura.

Una señal de su lucha por estar con él.

Erick se sentó frente a Alicia, perfilado a contraluz, con la mirada fría. "Michelle volvió ayer del extranjero. No se encuentra bien y quiere quedarse conmigo para recuperarse. ¿Qué opinas?".

Su cigarrillo brilló con intensidad y, con un movimiento, la ceniza cayó sobre la alfombra de felpa.

Lo que se enfrió a continuación fue el corazón de Alicia.

En ese momento, lo entendió todo.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY