Instalar APP HOT
Inicio / Hombre Lobo / El Alfa y su pareja rechazada
El Alfa y su pareja rechazada

El Alfa y su pareja rechazada

5.0
3 Cap./Día
482 Capítulo
4.9M Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

La vida era un lecho de rosas para Debra, la hija del Alfa, hasta que tuvo una aventura de una noche con Caleb. Estaba segura de que él era su pareja designada por la Diosa de la Luna. Pero este hombre odioso se negó a aceptarla. Pasaron semanas antes de que Debra descubriera que estaba embarazada. Su embarazo fue una vergüenza para ella y para todos los que amaba. No sólo ella fue expulsada, sino que su padre también fue perseguido por los usurpadores. Afortunadamente, sobrevivió con la ayuda de la misteriosa Manada Espina. Pasaron cinco años y Debra no supo nada de Caleb. Un día sus caminos se volvieron a cruzar. Ambos estaban en la misma misión: llevar a cabo investigaciones secretas en el peligroso pueblo de Roz por la seguridad y la posteridad de sus respectivas manadas. Caleb todavía se mostraba frío con ella. Pero con el paso del tiempo, se enamoró perdidamente de ella. Intentó compensar el abandono de Debra, pero la chica ya no lo quería. Estaba empeñada en ocultarle que tenían una hija y también en hacer una ruptura limpia. ¿Qué les deparaba el futuro a los dos mientras viajaban por el pueblo de Roz? ¿Qué tipo de secretos encontrarían? ¿Caleb se ganaría el corazón de Debra y conocería a su adorable hija? ¡Descúbralo!

Capítulo 1 La boda de su padre

Punto de vista de Debra:

Me quedé en un rincón, mirando la gran boda frente a mí. La gente iba y venía. Todos estaban radiantes de felicidad, sin embargo, mi corazón estaba lleno de tristeza y frustración.

Ese día era la segunda boda de mi padre, y la Manada Plata estaba celebrando una gran ceremonia para él, ya que era el Alfa. Aunque no era su primer matrimonio, mi padre le seguía dando mucha importancia a esa ceremonia. Se aseguró de que el salón del banquete estuviera decorado a todo lujo y, por casualidad, oí que el lugar era mucho más bonito que en el que se casó con mi madre.

Mi padre también invitó a muchos otros jefes, lo que demostraba cuánto quería y respetaba a su nueva esposa. Pero no se había dado cuenta de que ese día también era el aniversario de la muerte de mi madre.

La boda transcurrió sin contratiempos y todos se veían muy felices. La tumba de mi madre, en cambio, estaba desolada y triste, sin nadie que la visitara. A decir verdad, yo no quería estar en esa estúpida ceremonia, solo quería acompañar a mi madre en ese momento.

"Debra, ¿a dónde vas?".

La aguda voz de una mujer sonó desde no muy lejos, interrumpiendo mi conversación con Vicky Todd, mi criada. Yo me di la vuelta para ver quién me hablaba y vi a mi madrastra, Marley Clarkson, y a su criada caminando hacia nosotras.

Marley era mucho más joven que mi padre. De hecho, solo era cuatro años mayor que yo. Era la hija del Alfa de la Manada Hielo, y era extremadamente hermosa. Su vestido de novia blanco ondeaba con la brisa, y su pelo rubio ondulado enmarcaba perfectamente su rostro. Era tan bonita como una muñeca de porcelana.

Como no quería hablar con ella, volví la cabeza hacia otro lado.

"¿Planeas perderte una ocasión tan importante como esa y avergonzar a la Luna de tu padre?", preguntó Marley.

"¡Claro que no!", se apresuró a intervenir Vicky para mediar. "Debra está cansada, eso es todo".

"¿Ah, sí?". Marley entrecerró los ojos y de repente sonrió. "Está bien, pues quiero hablar contigo de algo".

"¿De qué?", pregunté, mirándola fijamente.

Nunca me llevé bien con esa mujer, sin embargo, por la felicidad de mi padre, intentaba mantenerme alejada de ella en la medida de lo posible para mantener la paz. Por suerte, ella nunca acudía a mí por su propia voluntad.

Pero ahora quería hablar conmigo. Mi intuición me decía que algo malo estaba a punto de suceder.

"Relájate". La sonrisa de Marley se ensanchó. "Solo quiero que me prestes el collar que tienes puesto. Combinará perfectamente con mi vestido de novia".

"Lo siento, pero no". Me negué sin vacilar. "Era de mi madre".

Ese collar era lo único que me había dejado mi madre y yo lo apreciaba mucho. Ese objeto era lo único que todavía me unía a ella. Siempre que lo llevaba puesto, sentía que mi madre estaba cerca y que nunca me había abandonado. Así que, por supuesto, nunca se lo prestaría a nadie, y mucho menos a mi madrastra.

Marley pareció leerme el pensamiento. Entonces suavizó su tono y dijo: "¿Por qué eres tan fría conmigo? Es nuestro primer día juntos como familia".

Si esa mujer de verdad me tratara como parte de la familia, no habría intentado quitarme la última pertenencia de mi madre.

"Lo siento, pero no puedo prestártelo", respondí entrecerrando los ojos.

"Entonces no me culpes por lo que voy a hacer. Necesito ese collar".

La amable sonrisa de Marley fue sustituida al instante por una mueca de desprecio. Enseguida les hizo una señal a sus sirvientes, quienes entraron inmediatamente en acción. Uno de ellos me agarró del brazo izquierdo y el otro del derecho. Me obligaron a arrodillarme; mis rodillas golpearon con fuerza contra el suelo. Con un gesto de dolor, levanté la cabeza y vi a Marley de pie ante mí. Su hermoso rostro estaba teñido de burla. Sin vacilar, me arrancó el collar del cuello.

"¿Qué demonios estás haciendo?".

Nunca pensé que esa mujer fuera tan desvergonzada. "¡Marley, devuélveme mi collar!".

Incluso Vicky estaba atónita. "¡No puede hacer esto! Fue lo único que la madre de Debra le dio".

Mientras hablaba, Vicky se apresuró a impedir que esa mujer se marchara, pero uno de los criados que me sujetaban la apartó de un puntapié. Ella tropezó y cayó, golpeándose la frente contra un pilar de piedra. La sangre comenzó a salir de la herida, manchando su pálido rostro.

Vicky era la mejor amiga de mi madre. Cuando ella falleció, se quedó en la manada por mí y permaneció soltera toda su vida. Prácticamente me crio. ¡Cómo se atrevía Marley a lastimarla así!

Mi loba, Ivy, se puso inquieta. Yo también me volví loca de ira.

Ivy comenzó a gruñir, como si me estuviera diciendo: "¡Hazlos pedazos, Debra!".

Pero, antes de que yo pudiera hacer algo imprudente, Vicky luchó por ponerse en pie. Apoyándose en el pilar, consiguió gritarme: "¡No hagas nada imprudente!".

Ella tenía razón. Como Marley estaba casada con mi padre, era oficialmente la Luna de la manada. De manera que, si le ponía un dedo encima, mi padre y todo el mundo lo notaría de inmediato.

Mientras Vicky hablaba, la sangre le corría desde la ceja hasta la barbilla. Verla así hizo que me doliera mucho el corazón, por lo que me apresuré a ayudarla.

"Este collar es tan barato", declaró Marley con una sonrisa malvada mientras miraba de cerca la joya de mi madre. "¿Tu madre cómo pudo dejarte algo tan barato? ¡Es patético!".

Mientras hablaba, jugueteaba despreocupadamente con mi collar.

"No te preocupes, te lo devolveré. Solo es una chatarrería. Tendré muchos collares mejores que este ahora que soy la Luna".

De repente, Marley tiró con fuerza mi collar al suelo, y la cadena se rompió al instante y las gemas fueron derramándose una por una. Lo único que me había dejado mi madre estaba ahora destrozado. Durante una fracción de segundo, sentí como si una fuerza invisible y agobiante me oprimiera el corazón.

Con los oídos zumbando, me arrodillé para recoger las gemas. De repente sentí un dolor agudo en el dorso de mi mano. Marley me había pisado. Me había clavado con fuerza el tacón de su zapato.

"Eres la hija de un noble Alfa. ¿Cómo te atreves a ensuciarte con esa basura? Suéltala, mi querida hijastra".

Lentamente, levanté la cabeza para mirarla, con los ojos llenos de odio e ira.

"¡Maldita zorra!".

Ivy estaba tan furiosa que quería hacer trizas a Marley. "¡Puta, aparta tu apestoso pie!".

Por supuesto, mi madrastra no se movió. Después de todo, no tenía nada que temer. Solo me sonrió despectivamente y me advirtió: "Debra, será mejor que aprendas a respetar a tu amable madrastra, la nueva Luna de Manada Plata".

Justo entonces, empezó a sonar la música de la boda. Marley retiró lentamente el pie, se alisó el vestido y se alejó con altivez, seguida por sus sirvientes.

Ignorando el dolor de mi mano, seguí recogiendo las gemas del suelo. Ahora entendía por qué esa mujer quería el collar. Su propósito era simplemente advertirme de que ahora era ella quien tomaba las decisiones.

Hasta ese momento, Marley solo me había evitado porque aún no se había casado con mi padre y no era oficialmente la Luna. Pero ese día era su boda. Ahora que tenía el poder, quería darle una lección a su hijastra rebelde. Era su manera de mostrarme quién era la verdadera matriarca de la manada.

"Ay, pobrecita...", dijo Vicky soltando un suspiro.

Luego me ayudó a levantarme. "No te preocupes. Arreglaré el collar. Te prometo que quedará igual que antes".

"Gracias, Vicky".

Forcé una sonrisa, haciendo todo lo posible por tragarme mi tristeza. La boda de mi padre y Marley comenzó oficialmente. Bajo las deslumbrantes luces, mi padre y esa mujer celebraban su amor, mientras que los otros festejaban y daban la bienvenida a su nueva Luna.

Nadie se fijó en mí, la loba lamentable y desaliñada del rincón, y nadie se acordó de mi madre muerta. Deprimida y enfadada, agarré una botella entera de vino y me bebí su contenido en un esfuerzo por adormecer el dolor.

Pero como yo casi no tomaba, no tardé mucho en ver borroso y mi mente empezó a dar vueltas. Aun así, por mucho que bebiera, no podía olvidar aquella maldita sonrisa en la cara de Marley, tanto que me daban ganas de vomitar. No podía soportarlo. Necesitaba salir de ahí.

Justo cuando me di la vuelta para marcharme, choqué sin querer con la persona que estaba detrás de mí.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY