Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Que sufra por el amor
Que sufra por el amor

Que sufra por el amor

5.0
3 Cap./Día
269 Capítulo
1.3M Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

¿Cómo se tortura a otra persona? Para Vincent, se trataba de atraparla en un matrimonio sin amor y llenar sus días de humillación y miseria sin fin. Estaba convencido de que la traicionera Kaitlin se lo merecía todo, y nunca se arrepintió de sus actos... hasta que estuvo ante su tumba. Kaitlin tenía veinte años cuando se enamoró de Vincent. Pasó los tres años siguientes como su humilde y dócil esposa, ayudándole a alcanzar la gloria mientras aguantaba su despiadado rencor. "¿Amor?", él se burló de ella en sus últimos momentos. "Nunca hubo amor entre nosotros". ¿Cómo se destruye a otra persona? Para Kaitlin, era hacerle comprender que se había forjado una tragedia a sí mismo. Cuando Vincent supo la verdad sobre lo que siempre había anhelado, ya lo había arruinado con sus propias manos.

Capítulo 1 El peso de la desesperación

Vincent Roberts llegó a casa apenas yo terminé la llamada.

Unos segundos después, alguien tocó suavemente a la puerta.

Era Janice Simpson, la mayordoma.

"Señora Roberts, el señor ya está en casa", me dijo.

Recuperando mis sentidos, me levanté y me sequé las lágrimas del rostro: "Gracias".

Estaba a punto de salir cuando ella agregó abruptamente: "Señora, pues... el señor tiene...".

Se detuvo a mitad de la frase y me dio una mirada comprensiva.

Le ofrecí una sonrisa, pero desvié la mirada.

Como ya lo esperaba, escuché la encantadora y descarada risa de una mujer cuando abrí la puerta de la habitación de Vincent.

A juzgar por los sonidos, me di cuenta de que estaban teniendo sexo.

Desde la puerta, observé la ropa esparcida por el suelo.

Una parte le pertenecía a Vincent, ya que prefería usar trajes lujosos para jactarse de su riqueza y autoridad.

Lo demás era un vestido y ropa interior de encaje negro, que exudaba seducción.

Vincent tenía una predilección por las mujeres atractivas y seductoras que cautivaban fácilmente a los hombres.

Desafortunadamente yo le parecía poco interesante y mediocre, ya que no tenía nada que ofrecerle más que tener un padre rico, lo que en este momento no era el caso.

En silencio, cerré la puerta y esperé afuera de la habitación. Dos horas después, los sonidos cesaron, señalando el fin de su encuentro romántico.

Rápidamente arreglé mi ropa, me acerqué a la puerta y toqué suavemente.

"Adelante", respondió la voz perezosa de Vincent. Sonaba de muy buen humor.

Mientras no me viera, seguiría bastante satisfecho. Pero tenía que interrumpir su momento de alegría entrando en la habitación.

El dormitorio era todo un desorden y se sentía el olor a cigarrillo.

Vincent estaba acostado en la cama, con las sábanas cubriendo su cintura.

Una hermosa mujer con cabello suelto se encontraba entre sus brazos. Tenía la piel delicada y los brazos delgados. En su espalda, se veía un tatuaje de pavo real verde, vívido y realista.

Cuando entré, ella sonrió colocando un cigarrillo encendido entre los labios de Vincent.

Este volvió la cabeza, entrecerró los ojos a través del humo y me dio una fría mirada.

"Cariño...", murmuré. Era la primera vez en mi vida que pedía ayuda y tuve que rogarle a Vicente. "Necesito que me ayudes. La empresa de mi padre tiene algunos problemas".

Vincent cerró los ojos y no me dio una respuesta.

La mujer me lanzó una mirada desdeñosa. Sus encantadores ojos revelaban su desprecio.

Sin inmutarme, seguí explicando: "Mi padre necesita un flujo de caja de quinientos millones de dólares, y yo sé que tú tienes los medios para proporcionárselo. Por supuesto, como utilizaremos tu dinero, te compensaremos con intereses... Eres consciente de que nosotros no nos retractamos de nuestras palabras. A lo largo de los años, mi familia siempre te ha tratado con mucho respeto".

A pesar de las adversidades en la empresa de Vincent y nuestro posterior matrimonio, mi padre siempre se esforzaba para ayudarlo.

"¡Vete!", exclamó él finalmente.

Pero no podía irme.

"Cariño, por favor", supliqué. "Mi padre se encuentra ahora en el hospital. Si incluso tú no quieres ayudarlo, yo...".

De repente, Vincent agarró el cenicero de cristal del velador y me lo arrojó.

Me quedé completamente perpleja. El cenicero rozó mi oreja, chocó con la puerta detrás de mí y se rompió con un estruendo.

Mi cuerpo empezó a temblar, mirándolo con incredulidad. El hombre abrió los ojos y me miró con una expresión neutra.

"¡Vete!", repitió.

Mi respiración se detuvo. Después de unos segundos, apreté los dientes y caí de rodillas.

"Querido...", me encontré pronunciando palabras que jamás había dicho. "Tú sabes que, durante estos tres años, yo nunca te he sido infiel. No te he hecho demandas o peticiones. Estamos pidiendo amablemente tu ayuda y puedes estar seguro de que te reembolsaremos los fondos de inmediato. En caso de que la empresa vuelva a funcionar sin problemas, le reembolsaremos enseguida tanto el préstamo como los intereses que se le adeudan".

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY