img Respira Conmigo  /  Capítulo 1 Terminando un matrimonio  | 0.07%
Instalar App
Historia
img
Respira Conmigo
img img img
Capítulo 1 Terminando un matrimonio
Palabras:1672    |    Actualizado en:03/06/2019

"Aquí está el acuerdo de divorcio, Philip. Ya lo he firmado. Por favor, dáselo a Carlos".

A Debbie le fue difícil armarse de valor para entregarle a Philip, el mayordomo de la familia Hilton, el acuerdo que pondría fin a su matrimonio.

Suspirando en resignación, Philip leyó el documento y notó algunas cláusulas que le hicieron fruncir el ceño. Miró a la chica bruscamente y gritó: "¡Debbie!". Incrédulo, preguntó: "¿Te das cuenta de lo estúpido que es esto? Puedo entender que quieras divorciarte del Sr. Hilton. Después de todo, no lo has visto en los últimos tres años. ¿Pero por qué no pides dinero?".

A sus 20 años, Debbie era una estudiante universitaria. Su padre murió y ella no sabía quién era su madre. En la opinión de Philip, no debería pedir el divorcio, y mucho menos salir del matrimonio sin dinero.

Debbie se rascó la parte posterior de la cabeza con vergüenza. Era muy consciente de que Philip siempre la había tratado como a una hija, por lo que no tenía planes de ocultarle nada. "Yo... Quiero dejar los estudios", balbuceó.

"¿Qué? ¿Por qué quieres dejar los estudios de repente? ¿Qué pasó? ¿Te están molestando?". Los ojos del mayordomo se abrieron con asombro.

"¡No, no, no! Estás exagerando, Philip. Ya sabes que no me gusta estudiar. Así que, no quiero perder mi tiempo en la universidad", explicó.

La excusa de abandonar la universidad no fue muy convincente, pero fue la única que se le ocurrió en ese momento. Sin embargo, ella no le diría a nadie la verdadera razón de su divorcio.

Se mantuvo en silencio por un rato, mientras varios pensamientos pasaban por su mente. 'Mañana voy a cumplir los 21 años, y es mi tercer aniversario de boda.

Aún soy joven. No quiero que este matrimonio hueco se interponga en mi búsqueda del amor verdadero.

Nunca he visto a Carlos Hilton en persona. Mi padre fue quien arregló este matrimonio. ¿Cómo puede alguien vivir de esta manera?', pensó desesperadamente.

Al darse cuenta de que la chica no estaba dispuesta a decir nada más, Philip no tuvo más remedio que ceder: "Parece que te has decidido, así que...", esperó a que ella dijera algo. "Entregaré los papeles del divorcio al Sr. Hilton mañana", dijo el mayordomo con un profundo suspiro cuando ella no respondió.

"¡Muchas gracias, Philip!", ella dejó escapar un gran suspiro de alivio antes de mostrarle al hombre una dulce sonrisa.

Pero Philip Brown no pudo quedarse callado mientras miraba a la joven. "Debbie, el Señor Hilton es un buen hombre. Creo que son la pareja perfecta, así que espero que lo pienses bien y lo reconsideres. Si cambias de opinión, puedes llamarme en cualquier momento", dijo con sinceridad.

De todo lo que dijo, sobresalieron dos palabras que hicieron temblar a Debbie. '¿Pareja perfecta? ¡Ni siquiera se presentó a la boda! Estaba en una cena de recepción para un presidente extranjero en ese momento. Y la fotografía en nuestro certificado de matrimonio fue hecha con Photoshop.

En los últimos tres años, ni siquiera lo he visto una sola vez. ¿Cómo puede Philip decir que somos una pareja perfecta?'. Debbie no podía controlar los pensamientos irónicos en su cabeza.

Finalmente, volviendo a sus sentidos, la joven respiró hondo antes de volver a hablar. Tenía la intención de decir: "Ya lo he decidido", pero como señal de respeto por Philip, que estaba realmente preocupado, dijo: "De acuerdo".

Pensando que podría cambiar de opinión, Philip esperó hasta la tarde siguiente para decirle a Carlos sobre los papeles del divorcio. Pero para su decepción, ella no lo llamó. Lentamente, sacó su teléfono celular y marcó un número. "Señor Hilton, tengo un documento que necesita su firma", dijo con respeto.

"¿Qué documento?". Se escuchó una fría respuesta. Él notó un indicio de impaciencia en la voz de Carlos.

Después de dudar por un momento, el mayordomo respondió: "El acuerdo de divorcio".

Entonces la pluma en su mano se quedó parada cuando Carlos dejó que las palabras penetraran en su oído. Cerró los ojos y se frotó las cejas pensativo.

Pudo entenderlo rápidamente y pensó: 'Oh, tengo una esposa. Si Philip no me hubiera llamado ahora, ni siquiera recordaría que estoy casado y tengo esposa'.

"Deja los papeles en mi estudio. Estaré de vuelta en la ciudad Alorith en un par de días", dijo Carlos con frialdad.

"Sí, señor Hilton", Philip asintió, y luego colgó.

Mientras tanto, en el Bar Noche Azul en la ciudad Alorith. El lugar estaba poco iluminado pero lleno de gente.

Hombres y mujeres jóvenes acudían en grandes cantidades al establecimiento, que era uno de los más populares de la ciudad.

Dentro de la sala 501 había una mesa llena de botellas de cerveza, vino, champaña y una variedad de aperitivos.

La sala era el lugar para una fiesta de cumpleaños. La cumpleañera era Debbie, quien cumplía 21 años ese día, sus compañeros de clase la llamaba "Jefa" de apodo, este día llevaba un vestido de encaje rosa. Esta fue una de las pocas ocasiones en las que se puso algo femenino en lugar de su atuendo habitual de jeans y camisas. Varias de las invitadas sacaron sus teléfonos para tomarse una selfie con ella.

Después de que todos terminaron de tomarse fotos, la cumpleañera comenzó a divertirse bebiendo con sus compañeros de clase. En un rincón del cuarto estaban apilados los muchos regalos que Debbie recibió de amigos y compañeros de clase.

Jeremías Hampton apareció cantando una canción, abrazado de los hombros de otro chico. "Sabía que eras un problema cuando entraste...", tarareó.

Su voz era tan áspera que muchas de las chicas se taparon los oídos y se quejaron.

"¡Oye, Jeremías! Deja de cantar. Solo juguemos cosas que no rompan los tímpanos de otras personas", Karen Garcia, una de las compañeras de habitación de Debbie, hizo callar a Jeremías.

Era una chica alegre, llena de confianza, que siempre llamaba la atención de la gente.

Lo que dijo hizo que todos en el cuarto se callaran. Los chicos y chicas en la sala se giraron para mirar a Karen, esperando sus instrucciones.

Ella era una fiestera muy conocida, y era popular entre los compañeros de clase.

Mirando a todos con malicia en sus ojos, Karen dijo: "¡Juguemos a Verdad o Reto!". Una sonrisa astuta cruzó sus labios cuando los invitados se opusieron a lo que mencionó.

Varios de ellos le lanzaron una mirada de desprecio. "Karen, ¡ese juego da asco!". Esta vez, Jeremías, el chico rico de segunda generación, se volvió hacia Karen Garcia, y le puso los ojos en blanco con disgusto porque pensó que era un juego aburrido.

Karen miró desafiante a Jeremías y continuó: "Hoy es el cumpleaños de Debbie, ¡así que haremos que el juego sea más emocionante!". Mostró una sonrisa malvada que hizo que algunos de los invitados se sintieran incómodos.

Dado que todas las personas en la fiesta eran estudiantes, muchos todavía eran bastante inocentes. Conocían el juego; las consecuencias para los retos solían ser cantar las notas altas en 'Loving You' de Mariah Carey, cargar al tipo más pesado por toda la habitación o cantar un dúo con alguien del sexo opuesto.

Pero Karen tenía otra cosa en mente para Debbie. Las mejillas de Debbie ya estaban de color carmesí por el exceso de champán y vino. Cuando comenzó la primera ronda, Karen guiñó un ojo a los demás, quienes rápidamente se dieron cuenta de lo que estaba planeando.

"El perdedor en esta ronda debe salir por la puerta, girar a la derecha y luego besar en los labios a la primera persona del sexo opuesto con la que se encuentre. Si él o ella opta por omitir este reto, hay una alternativa; tendrá que beber diez copas de vino", dijo Karen.

Todos se emocionaron con el juego. Estaban ansiosos por saber quién sería el primer perdedor. Esta vez Jeremías resopló de disgusto, pero no dijo nada. Sabía que ya había un complot.

Después de jugar a Piedra, Papel o Tijera, todos se volvieron para mirar a la cumpleañera, que estaba estupefacta.

Debbie se quedó mirando su mano, que era la única que formaba el símbolo de las tijeras, y luego miró a los otros que eligieron piedra. Sus ojos se agrandaron, y su mandíbula se aflojó.

"¡Te odio, Karen Garcia!", gritó. Al recordar el reto, la cumpleañera sintió ganas de llorar. Ya estaba borracha, y no podía permitirse beber diez copas más de vino.

Así que reunió su coraje y respiró hondo varias veces antes de abrir la puerta.

Siguiendo las instrucciones, giró a la derecha.

En el pasillo estaba un hombre vestido de camisa blanca, pantalones negros y zapatos de cuero negro.

Parecía tener unos 20 años y medía unos 180 cm de altura. Su rostro dibujaba varios ángulos y planos, desde la frente, las mejillas hasta la línea de su mandíbula. Sus apariencia era del tipo que sobresaldría en una multitud.

Sin embargo, sus ojos eran tan fríos que Debbie no pudo evitar estremecerse cuando él la miró.

"¡Wow, es un tipo guapo! ¡Jefa, date prisa! Te estamos observando", dijo Karen con un susurro. Debbie se quedó paralizada por un momento, había algo que ocupaba su mente: 'Me parece algo familiar. ¿Dónde lo he visto antes?'.

Pero la voz de Karen interrumpió sus pensamientos, así que respiró hondo y reunió más coraje.

Pero todavía había un pensamiento inquietante: 'Creo que lo he visto antes. ¡No importa! Será mejor que haga esto rápido'.

Con valentía, se acercó al hombre, le mostró una dulce sonrisa y se puso de puntillas. El aroma de su colonia flotaba por su nariz.

Carlos estaba buscando un lugar tranquilo para hacer una llamada telefónica cuando la chica lo detuvo en el pasillo.

Frunció el ceño, molesto, cuando Debbie se le acercó.

Algo también le vino a la mente. '¿Por qué se me hace tan familiar? Sus ojos...', pensó Carlos, intentando recordar su cara.

Mientras reflexionaba sobre quién era la chica, Debbie lo tomó desprevenido y le dio un suave beso en los labios.

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Terminando un matrimonio Capítulo 2 El escurridizo Carlos Capítulo 3 El profesor testarudo Capítulo 4 Olga Mi Capítulo 5 El Gran Plan Capítulo 6 ¿Quién crees que eres Capítulo 7 No quiero ser la señora Huo Capítulo 8 Voy a regresar Capítulo 9 Tres opciones Capítulo 10 La Ceremonia de Premiación Capítulo 11 ¡Carlos Hilton, te amo! Capítulo 12 Todo el mundo lo sabe. Capítulo 13 Un director amigable Capítulo 14 ¡Te ves como una Chica! Capítulo 15 Fingiendo ser pura Capítulo 16 El vino Capítulo 17 Echa a esta mujer para alimentar a los tiburones Capítulo 18 Rodillazo
Capítulo 19 A Nueva York
Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte
Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie
Capítulo 22 Carlos supo la verdad.
Capítulo 23 La mudanza
Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad
Capítulo 25 Parece, pero no es un chico
Capítulo 26 Capitulo Hermano
Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton
Capítulo 28 La comida de la disculpa
Capítulo 29 Quemado
Capítulo 30 El Presente
Capítulo 31 Quién acosó a mi novia
Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios
Capítulo 33 Quiero disculparme contigo
Capítulo 34 Una pelea
Capítulo 35 Se lo merecía
Capítulo 36 Rebelde
Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.
Capítulo 38 Cariño
Capítulo 39 El castigo
Capítulo 40 Capitulo En el cementerio
Capítulo 41 Soy un hombre casado
Capítulo 42 Él es tan guapo
Capítulo 43 Yo soy tu marido
Capítulo 44 La clase de baile
Capítulo 45 Clase de inglés
Capítulo 46 La lección de inglés.
Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!
Capítulo 48 De regreso de Singapur
Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza
Capítulo 50 Se reveló la verdad
Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!
Capítulo 52 Un buen besador
Capítulo 53 Ellos me engañaron
Capítulo 54 Un conflicto
Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse
Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate
Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero
Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!
Capítulo 59 ¿Vives con un hombre
Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!
Capítulo 61 Tratos y membresías
Capítulo 62 Tú vales diez mil millones
Capítulo 63 Quítate los zapatos
Capítulo 64 Estoy casada
Capítulo 65 Fracasado
Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido
Capítulo 67 En el Cine
Capítulo 68 Un corazón roto
Capítulo 69 Viene por ella
Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!
Capítulo 71 Un hombre autoritario
Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton
Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy
Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo
Capítulo 75 Ella es mi esposa
Capítulo 76 Cuidado con Megan
Capítulo 77 La pelea
Capítulo 78 El regalo
Capítulo 79 Los celos alteraron su mente
Capítulo 80 Tres condiciones
Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín
Capítulo 82 ¡Cachetéalo!
Capítulo 83 La Bofetada
Capítulo 84 Lo siento
Capítulo 85 Un hombre inocente
Capítulo 86 Sé buena contigo misma
Capítulo 87 Herido
Capítulo 88 Enamorándose
Capítulo 89 Seducción
Capítulo 90 En el hospital
Capítulo 91 Ten cuidado
Capítulo 92 Carlos, me gustas
Capítulo 93 He oído lo que dijiste
Capítulo 94 Vamos a casa
Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar
Capítulo 96 ¿Cómo pudiste
Capítulo 97 No necesitas una esposa
Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte
Capítulo 99 Déjame darte calor
Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa
img
  /  15
img
img
img
img