img Laberinto de Mi Ex-Marido  /  Capítulo 1 El mismo vestido  | 0.25%
Instalar App
Historia
img
Laberinto de Mi Ex-Marido
Autor: Maritzá
img img img
Capítulo 1 El mismo vestido
Palabras:1764    |    Actualizado en:19/02/2020

Una cantidad de autos lujosos atravesaban las puertas del hotel como una baraja bien mezclada. Las celebridades y los peces gordos de la Ciudad A se habían reunido aquí ese día para celebrar y honrar el prestigioso trigésimo aniversario de Soaring Group.

Poco después, un Volkswagen Phaeton, con un elegante acabado de pintura metálica, se detuvo en la entrada y el botones se adelantó para abrir la puerta.

Melinda Mo brincó del auto, claramente con mucha prisa. De hecho, casi se perdió el banquete, no por culpa suya sino porque no había recibido la invitación hasta mucho más tarde.

"¿Dónde está Jonas?", preguntó ella con ansiedad.

"El señor Gu ya está aquí. Se encuentra en el salón de banquetes en este preciso momento".

Levantando suavemente el dobladillo de su vestido rojo, Melinda se dirigió al salón sin más demora. El salón de banquetes era un gran espacio, por no decir más. Las paredes estaban cubiertas con un papel dorado brillante y en el medio del techo sobre la mesa de roble tallado había un candelabro. La cubertería de plata pulida era pesada para la mano y brillaba con la luz de metal. En las mesas había copas de vino vacías y servilletas dobladas a juego con la alfombra. El lugar estaba invadido por mujeres hermosas, mostrando sus espectaculares joyas y los jóvenes apuestos, riendo y charlando sobre negocios y política.

La mujer vio a primera vista al hombre que estaba buscando. Él parecía tan frío, pero a la vez había algo muy atractivo en la indiferencia de su bello rostro. Aunque estaba rodeado por la multitud, no se le veía perturbado en absoluto.

Melinda sonrió ligeramente. Como no quería llamar mucha atención, todo lo que quería era atravesar el concurrido lugar sin que nadie se diera cuenta y ponerse al lado de Jonas, pero pronto la sonrisa de su rostro se desvaneció.

Bien agarrada del brazo del hombre, una mujer voluptuosa de cabellera oscura le susurraba al oído de vez en cuando. Nadie podía saber lo que le decía, pero parecía suavizar su dura expresión.

Como si estuviera atrapada bajo el agua, todo alrededor de Melinda se detuvo, su corazón se quedó en silencio casi inmediatamente. Entonces, en un rápido y nervioso movimiento, se escondió en un rincón. Por si fuera poco, la serpiente escurridiza que abrazaba a Jonas llevaba el mismo vestido rojo que ella.

Ella pisoteó el suelo con ira, al darse cuenta de que los miembros de la familia Gu no pasarían una oportunidad como esa para humillarla en público. De todas las personas del mundo, ¿por qué él tuvo que elegir a Holley Huang, una mujer cuyo mayor logro en la vida fue convertirse en una de las hetairas de la alta sociedad más famosas de la Ciudad A? Y sobre todo, ¿por qué tuvieron que usar la misma vestimenta? No le sorprendería si mañana se convirtiera en el hazmerreír de todos por tener el mismo gusto por la moda que una modelo vulgar.

Corrió al baño de damas a la primera oportunidad que tuvo y cerró la puerta con llave. Tras mirarse en el espejo, viendo la desesperación en su rostro, se sintió frustrada y al mismo tiempo dolida. Se arrancó la correa de su vestido y un largo trozo de su falda en la parte inferior que arrastraba por todas partes. Por suerte, el forro de la prenda era tan delicado y minúsculo que los cambios pasarían desapercibidos a simple vista.

Después de un rato, salió con un vestido largo sin tirantes y un par de guantes de seda negros. Adicionalmente, la negrura de su radiante cabellera larga y la combinación de colores rojo y negro irradiaban en ella una fina elegancia.

"¿Melinda? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Por qué no estás con Jonas?". Melinda reconoció inmediatamente la voz sin siquiera voltear a mirar, ya que su tono de clase alta le decía que era la única Yulia Gu, la joven hermana de Jonas.

Entonces, forzando una sonrisa en sus labios, Melinda asintió gentilmente. También había notado que ese hombre los miraba de cerca antes de que aparentara que no la conocía.

Yulia se acercó a ella, levantando el mentón de manera arrogante.

"Hermano, ¿no vas a saludarla?".

Al escuchar estas palabras, todos miraban a Melinda llenos de simpatía, dándose cuenta de que era esposa de Jonas y que realmente no tenía posición en la familia Gu, ya que su supuesto esposo tenía como compañera una modelo de baja categoría.

Por otro lado, ella no permitió que nada de esto la entristeciera, ni siquiera ver a su marido con su amante logró hacerla caer. Es más, nadie podía saber lo que tramaba detrás de esa sonrisa inquebrantable.

"Descuida. Además, sería más conveniente para él estar acompañado por una persona como la señorita Huang en estas ocasiones". Con solo unas simples palabras, Melinda insinuó que Holley era solo una mujer fácil que servía para ayudar a su esposo a complacer los negociantes presentes.

Yulia se rio disimuladamente, pero cuando se dio cuenta de su vestido, se carcajeó, señalando el hilo suelto de su cintura.

"Oh, querida, ¿dónde compraste este vestido? ¿Acaso mi familia no te dio suficiente dinero para vestirte con algo más decente? ¡Qué miserable eres!", dijo ella sarcásticamente.

La mayoría de las personas sabían que Melinda provenía de origen humilde y que su familia no estaba muy bien económicamente, lo que los llevó a pensar que se había casado con los Gu por interés. Como era de esperar, un grupo de ricos encontraban muy divertidas las palabras de Yulia, incluso se taparon la boca para disimular su risa burlona.

Entonces Melinda apartó la mirada sin decir una palabra y permaneció indiferente. Comparado con las humillaciones que había sufrido por parte de aquella familia a lo largo de los años, era algo insignificante.

"¡Ya es suficiente!", gritó Jonas. Quizá temía que su hermana dijera algo vergonzoso, así que la detuvo de inmediato. "No te pases de la raya".

Con una mirada de disgusto, Yulia miró con desdén a Melinda y la hizo a un lado.

Si no fuera por su inquebrantable fuerza mental y fortaleza, Melinda estaría totalmente devastada por lo sucedido. Cuando ella notó el hilo suelto que colgaba de su vestido, se sintió tan avergonzada que ni siquiera podía hablar.

Al principio, Melinda pensó que quizá su esposo no estaba consciente del comportamiento de su hermana, pero la arrogancia de su voz sugería que no tendría las agallas para hacer nada sin el consentimiento de Jonas.

Después, levantó lentamente la cabeza y le sonrió.

"Voy a descansar un poco", le dijo, dándose la vuelta para salir sin esperar que respondiera. Además, no quería derramar otra lágrima más por ese hombre, al menos, no delante de él.

Trataba de sacar la tristeza dentro de su pecho, que era como una espina de pescado atascada en su garganta. Recordando aquellos días que había pasado con la familia Gu, Melinda sonrió amargamente.

De hecho, sin la aprobación de Jonas, ¿quién tendría el coraje de humillar a su esposa?

Apartándose de la vista de todos, se sentó en una esquina del salón, pero aun así su intento por esconderse falló al ver que Holley estaba sentada a su lado.

"Señorita Mo, me alegro de verla aquí", le sonrió levantando su copa.

Melinda no parecía preocupada por la forma en la que se dirigió a ella, en vez de eso, mostrando una sonrisa, dijo: "Su reputación la precede, señorita Huang".

Holley levantó una ceja ante su comentario, pues no esperaba encontrar tanta elocuencia de una mujer a la que acababan de insultar.

"No importa lo famosa que me vea, nunca podré estar a la altura de la fabulosa señorita Mo. Si la gente se da cuenta de lo indiferente que es al ver a su esposo con otras mujeres, pueden pensar que solo le interesa su riqueza".

"¿Y qué me dice usted, señorita Huang? Andar con un hombre casado, coqueteándole. ¿Acaso está dispuesta a ser su amante porque lo quiere o por el dinero de la familia Gu?". Melinda se burló y pensó: '¿Acaso cree que puede hablarme con desprecio solo porque se lo permití a Yulia?'.

De pronto, la expresión de Holley se oscureció casi instantáneamente.

"Señorita Mo, eso fue bastante bajo, incluso para alguien como usted. Por otra parte, tal comportamiento grosero es de esperar de alguien que no entiende lo que significa la dignidad".

"Le aconsejo que elija muy bien sus palabras para la próxima. No olvide que todavía estoy legalmente casada con Jonas. Además, aunque nos separemos, ¿qué le hace pensar que tiene la oportunidad de ser su esposa?", sonrió Melinda irónicamente. Ella había compartido la misma cama con este hombre durante muchos años, por lo que sabía que había alguien más en su corazón, y esa persona no era ni ella, ni Holley.

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 El mismo vestido Capítulo 2 La humillación Capítulo 3 Aborto natural Capítulo 4 Divorcio Capítulo 5 Renacimiento Capítulo 6 Una visita inesperada Capítulo 7 La fiesta de cumpleaños de Nelson Capítulo 8 El manipulador Capítulo 9 La indulgencia Capítulo 10 Conmoción cerebral Capítulo 11 Como un actor Capítulo 12 No su hombre ideal Capítulo 13 Finge estar enamorado Capítulo 14 La escritura Capítulo 15 Tomando fotografías Capítulo 16 Dos años
Capítulo 17 Se acabó
Capítulo 18 Reembolso
Capítulo 19 Publicación
Capítulo 20 Calumnia
Capítulo 21 Luke
Capítulo 22 Viviendo juntos
Capítulo 23 Janet
Capítulo 24 Dramas online
Capítulo 25 La reliquia
Capítulo 26 Salir lastimado
Capítulo 27 Cooperación
Capítulo 28 Un encuentro
Capítulo 29 Destrucción
Capítulo 30 Segundas nupcias
Capítulo 31 Amor y odio
Capítulo 32 Demostración de amor
Capítulo 33 La señora Gu
Capítulo 34 Posers de pago
Capítulo 35 Chantajeada
Capítulo 36 Depresión
Capítulo 37 Recuperación
Capítulo 38 Amenaza
Capítulo 39 Viaje
Capítulo 40 Se emborrachó...
Capítulo 41 Un accidente de automóvil
Capítulo 42 Amigos de la infancia
Capítulo 43 Jugando a ser sarcásticos
Capítulo 44 Expulsión
Capítulo 45 Compañía
Capítulo 46 Embarazo
Capítulo 47 Un nuevo titular
Capítulo 48 Una conversación incómoda
Capítulo 49 Citas a ciegas
Capítulo 50 Una tertulia literaria
Capítulo 51 Un vestido formal
Capítulo 52 El regalo
Capítulo 53 El novio de Yulia
Capítulo 54 Una empresa de alquiler de autos
Capítulo 55 Una empresa fantasma
Capítulo 56 Los engaños del hombre
Capítulo 57 La esposa
Capítulo 58 Confianza
Capítulo 59 La asistente temporal
Capítulo 60 No puedes asistir
Capítulo 61 La despedida
Capítulo 62 Una pelea
Capítulo 63 Una discusión
Capítulo 64 Monitoreo
Capítulo 65 Escéptico
Capítulo 66 Alejamiento
Capítulo 67 El anciano desobediente
Capítulo 68 Campo
Capítulo 69 Ser más independiente
Capítulo 70 Información incorrecta
Capítulo 71 Plan expuesto
Capítulo 72 Embarazo
Capítulo 73 Accidente
Capítulo 74 Celoso de Holley
Capítulo 75 Un favor
Capítulo 76 Escribe una novela
Capítulo 77 Amor y cuidado
Capítulo 78 Peor
Capítulo 79 Bromas
Capítulo 80 No es una broma
Capítulo 81 Una nueva luna de miel
Capítulo 82 Masonería
Capítulo 83 Un viaje a Francia
Capítulo 84 Bajo el monte Fuji
Capítulo 85 Estoy volviendo
Capítulo 86 : Hazte daño
Capítulo 87 Una deuda de gratitud
Capítulo 88 Realmente me gustas
Capítulo 89 Amor de la infancia
Capítulo 90 Cyber Manhunt
Capítulo 91 Aclaración
Capítulo 92 Retoque
Capítulo 93 El Certificado de matrimonio
Capítulo 94 Obtenga el certificado de matrimonio
Capítulo 95 De vuelta a la empresa
Capítulo 96 Nuevo lanzamiento del libro
Capítulo 97 No hay mucho tiempo
Capítulo 98 El invitado misterioso
Capítulo 99 Traffic Jam
Capítulo 100 No confío en ti
img
  /  4
img
img
img
img