img MI TORNADO.  /  Capítulo 1 capitulo 1  | 
img
MI TORNADO.
img img img
Capítulo 1 capitulo 1
4575    |    07/07/2021

- ya es hora eli - dice la madre superiora y suspiró. Toda mi vida la eh pasado en este internado. Lo único que quería era salir de aqui , pero ahora no lo quiero. Salir a un mundo del cuál lamentablemente me va tocar vivir

- no quiero irme - susurro y me siento en la cama que he tenido durante estos últimos 8 años.

- sabes que ya es hora. - dice segura- ya te convertiste en una mujer. En una muy bella , te enseñamos todo los que podíamos hacer. Estoy orgullosa de ti. - dice con ternura y asiento

- no quiero irme con el. - susurro con molestia y tristeza

- sabes que es hora que te vayas con tu prometido.- dice sería. -elimiris, tu sabes que ese hombre va a ser tu esposo. así que por favor.- dice y suspiro -vas a ser feliz - dice con seguridad. Lo único que me queda es asentir

- madre. yo no creo que eso sea así. Que clase de hombre compra a una niña de 10 años , la pide para casarse y la mete en un convento aislada del mundo y la hace tomar clases de todo y hasta de cosas estúpidas. Que clase de hombre enfermo espera a que cumpla 18 años para casarse conmigo. Qué planes puede tener?- pregúnto irritada y suspiro- solo es un enfermo- digo segura.

- elimiris las cosas no son así. Todo tiene su inicio. - me dice segura y sé que es así, pero quiero una vida, yo fabricarla, no una fábricada para mi.

- ¿qué me dirá? ¿que se enamoró de mi cuando yo tenía 10 años?,¿ sabe lo que yo recuerdo?- pregunto- cuando yo lo veía llegar me escondía su mirada me daba miedo. Eso recuerdo. Recuerdo que era malo. Que todos le tenían miedo. Eso recuerdo- digo viendo mis maletas-¿ sabe como lo apodaban? el mostruo - digo con algo de miedo. Tratando de persuadirla.

- eso no es así.- dice molesta- No podemos juzgar sin antes conocer , lo sabes. Sea como sea va a ser tu esposo. Todos estos años te prepare y todos te preparamos para eso. Para que seas una esposa ejemplar- dice con firmeza.

- sabe no se porque gasto hablando con usted. Usted solo es una mujer egoísta que lo apoya y apoya todo esto porque el es un gran contribuyente de su gran internado- digo molesta. Me levantó y la dejo con la palabra.

acomodo el vestido que la hermana me obligó a ponerme, según ella es así como debe vestir una señorita decente.

tomó mis maletas y camino a la entrada.

Me quedo ahí con mis maletas me pongo mis lentes negros de sol. Nadie creería que acabo de cumplir 18 años. Mi cabello negro largo con algo de ondas, pero en esta ocasión lo llevo completamente liso, petición de la hermana

Mis ojos verdes grandes, mis pestañas largas. Mi nariz perfecta. Labios provocativos rellenos. Piel blanca pero con un bronceado quedaría estupenda. Senos grandes cosa que no me gusta mucho.

Cuerpo de reloj de arena. Trasero grande redondo. Mi vientre plano, hago mucho ejercicio

Mido 1,76 nada pequeña. Podría decirse que todo está donde debe ser. Según todos soy muy bella, para mí un recordatorio, soy la misma estampa de mi madre

Odio el vestido rosa pálido que llevo puesto. me gustaba más unos jeans y unos botones pero este vestido condenado ,resalta mis curvas sin abusar y eso no me gusta. Odio los vestidos.

Mis tacones negros de mi grado, solo me los he puesto una sola vez en mi vida y fue en esa ocasión del restó nunca más lo usé, no soy fans de los tacones, soy más bien una desaliñada

En cambio ahora Estoy bien vestida, ni parezco yo.

Llega una camioneta negra y sale un hombre y me mira. Por lo menos no sería nada desagradable. Porque no es feo. no me gustan rubios, pero este no está mal.

- señorita somerlanders? - pregunta amablemente y asiento con una media sonrisa. Después de todo no está tan mala. Saben a lo que me refiero, No es feo. - soy su chófer - dice y solo asiento. Dejo de sonreír. ¡Maldición!! No es el. No sé si me da alivio o no. sube mis maletas y veo a la madre superiora hablando por teléfono.

- él te llevará a tu nuevo hogar. Ahí estará tu prometido- dice sonriendo y asiento. -elimiris ,hija- dice y niego

- no es necesario que diga nada. No lo necesito. - digo fría - espero que le vaya bien. Hasta nunca madre superiora- digo con resentimiento y dejándola con la palabra en la boca.

abren la puerta del auto y entró. Respiro hondo y me digo mentalmente. Estaré bien.

- ¿falta mucho? - preguntó amablemente. Después de todo él no tiene la culpa de todo lo que me está pasando.

- señorita son 2 horas. - dice y asiento distraída.

- ¿cómo te llamas? - cuestionó para divertirme un rato

- yo?

- si. Tu - aseguró y se sonroja

- Daniel- susurra mirándome de reojo

- danielito, me gusta tu nombre. - sonrió y hace una mueca.

Al parecer no le he gustado mucho

- Daniel- murmura

- danielito para mí está bien, estamos en confianza tranquilo, te diré algo, eres guapo para ser rubio y a mí no me van los rubios, pero tú estás buenísimo- le aseguro con una sonrisa y se sonroja.

Yo suelto la carcajada, realmente me estoy divirtiendo

- ya que se divirtió. Es mejor que descanse el resto del viaje - habla con seriedad y yo sigo riéndome

El resto del viaje solo me ignora a mí y a los comentarios que suelto.

Me aburro y así que solo Acomodo mi cabello y miró por la ventana. Ochos largos años metidos en esa cárcel y salir es tan extraño. Lo qué me parece extraño es ¿Porque nunca me visitó?

Después de las dos horas de viaje llegamos a la cuidad de branford. Después de ver tantas cosas. Salimos de la cuidad y a las afueras solo veo muchas mansiones. Veo unas murallas altas y unas rejas muy grandes se abren al chófer insertar un código de acceso.

Entramos y veo un camino grande y se alcanza a ver una mansión muy grande y muy moderna, es muy hermosa parece sacado de una revista.

Un jardín hermoso.

El auto se detiene en la entrada y veo varios autos. Respiro hondo y el chófer abre mi puerta y salgo y observó todo. Hay una fuente hermosa. Saca mis maletas y abre la puerta de la entrada entro y luego él.

Todo es muy elegante hasta para mi gusto. Me dirige a la sala de estar hay unos sofás muy lindos blancos.

-Señorita espere aquí, Mientras le digo al señor que ya está aquí- dice y asiento.

acomodo mi vestido. Analizo todo.

veo los cuadros. Son muy interesantes me hacen recordar...

- ¿entretenida viendo los cuadros? - pregunta una voz ronca y muy varonil, logra asustarme y llevo una mano a mi pecho y lentamente me giro.

Veo un hombre muy alto. Mucho más alto que yo. Debe medir por lo mínimo 1,98

Cuerpo grande y muy ancho.

Muy atlético se notan sus músculos.

Lleva una camisa manga larga de botones blanca y unos pantalones negros. Zapatos negros. Subo la vista y observó su rostro. Ojos azules profundos muy penetrantes , esos ojos que me observaban de niña de una manera tan intensa que me hacía salir huyendo. Nariz perfecta, rasgos muy varoniles y una barba de tres días. Unos labios tan provocativos. Este tipo si que esta guapo.

Es guapo. No lo recordaba así de hermoso y sexy, pero era una niña que tanto podía fijarme en esas cosas.. al parecer el también me está reparando sin una pizca de decencia. Lo hace de manera descarada.

Me quitó los lentes y lo miro fijamente para que vea mis ojos. Sonríe de lado al parecer muy satisfecho con lo que ve. Sus ojos viajan por todo mi cuerpo y al llegar a mis ojos después de un largo tiempo. Lo veo fijamente con orgullo.

- termino de observarme ¿"señor"? - preguntó seriamente y camina hacia mí con una sonrisa que no se descifrar.

- disculpe - dice con algo de burla y asiento- que modales los míos - dice seriamente y este tipo es muy sexy ¿porque yo? En cada movimiento que hace lo miró fijamente a la defensiva, pero sin aparentarlo. - mi nombre es javeed frustevdl - dice y me tiende la mano. Le concedo mi mano y sin dejar de verlo a los ojos. Siento una corriente que pasa por mi mano.

Quiero que me suelte, pero no lo hace. Al parecer él también lo siente y observa mi mano y Le da un beso y no lo dejo de ver.

- como sabrá señor soy elimiris somerlanders- digo segura de cada palabra y aún no sonrió. Suelta mi mano y respiro algo aliviada.

Este hombre es muy intimidante

- claro que lo sé. - dice seguro - no sabes lo ansioso que estaba por tenerte aquí - dice con una mirada muy ansiosa e intensa

- ¡amor! - grita una vos chillona y Corro la mirada hacia una mujer, una rubia muy bella con un vestido rojo super corto que no deja nada a la imaginación. Con todo el maquillaje corrido y ropa desordenada. Camina hacia nosotros- mi vida, ¿porque saliste corriendo de la habitación? aún nos faltaba bastante- dice con algo de reproche. Me mira con asco y sonríe- ¿tú quién eres? - me pregunta de mala manera

- la pregunta es ¿quién eres tú? - pregunto mirándola con indiferencia y superioridad

- nadie- dice el gran javeed frustevdl. Lo miró fijamente y se ve nervioso

- como que nadie cariño? - pregunta - si acabamos de follar, soy su novia - dice sin una pizca de remordimiento o vergüenza. Miro a javeed enmarcando una ceja.

Me debe una gran explicación

- ¿así? - pregunto y lo miró fijamente. - creo que tenemos que conversar los tres

- de...- la interrumpe

- ya te vas. - dice javeed entre dientes agarrándola del brazo con brusquedad.

No despejó mi mirada de él.

- bueno. ¡ya volveré! - dice la rubia, lo besa en los labios y javeed me mira fijamente analizando mi reacción. Me giro y miro los cuadros, respiro hondo.

- ¡largo! - grita furioso- Tú y yo no somos nada- dice javeed entre dientes y logro escuchar- solo eres una más. Un hueco donde meter mi verga - dice y me sonrojo ante esa obscenidad

- pero. - dice la rubia confundida

- te dije claramente, que te vistieras rápido y te fueras por la parte de atrás- dice furioso. ¡¡La vena de su cuello se hace presente- tu y yo no somos ni seremos nada!! ¡Esa mujer de haya dentro es MI mujer, perra estúpida! - gruñe muy molesto.

Decido salir de mi escondite para salvar a la pobre rubia de mierda

-si ,es por mi , no hay problema. No tienes que esconderte- digo viéndola con pena y frialdad

- ves- dice la rubia. Sonriendo pero la mirada asesina que le lanza javeed es mortal

- largo- dice javeed y logra intimidarla y la toma del brazo- esto te va a costar caro, mis órdenes se acatan - dice el y me logra trasmitir miedo. Este tipo está loco. Veo a la rubia temblar y sale corriendo. - yo.. - dice él y en su mirada no veo arrepentimiento o vergüenza...

- ahórrate tus palabras- hablo sería y fría. veo a otra mujer que pasa y le quiña el ojo. - no me diga que es otra ¿cuantas mujeres tienes? - pregunto confundida.

- es una del servicio- dice "aclarando" como si fuera un ángel.

- donde me vine a meter- digo aterrada - ¿quién eres? - pregunto analizando lo.

Escucho unos tacones y me giro y veo a una señora mayor. que me observa de manera muy dulce. El mira hacia donde estoy mirando y llama a la mujer con la mano.

- elimiris, te presento a Martha ella se encarga de la casa y la comida. Es muy especial es como mi madre - dice con tranquilidad y seguridad. es mucho viniendo de el.

- oh dios!! Es una niña!- murmura mirando a javeed, Luego me mira a mi, frunzo el ceño- un gusto niña- dice la señora de manera dulce y mira a javeed de manera amorosa y a mi también - bienvenida a casa - dice y sonrió amablemente. Esta no es mi casa y no lo será.

- nada de señorita, o niña. dígame mi nombre por favor , dígame eli. Asi me dicen mis amistades-digo segura y sonriendo y ella también me sonríe. javeed me observa

- como crees señorita si usted , es la prometida de mi niño y será la señora de la casa - dice y niego. tomo su mano con delicadeza. Esta mujer es muy agradable

- eres especial y como una madre para el señor. entonces puedo decirte esto. No soy su prometida y tampoco seré la señora de la casa. - digo segura y javeed me mira fijamente.

Su mirada se oscurece

- claro que sí. - dice con mucha seguridad y firmeza

- claro que no. - digo segura. Me mira amenazante. Pero yo no me dejo de nadie en esta vida y mucho menos de el. Un recién aparecido en mi vida

- ya lo hablarán, que no se te olvide que todavía es una niña - dice la señora al ver las miradas que nos lan

zamos. Carraspea y la miro suavizó mi mirada - señorita- dice y niego

-No me digas señorita por favor estamos en confianza..- digo dulcemente y le sonrió y besó su mejilla.

- que niña tan dulce. Definitivamente eres mucho más bella de lo que mi niño me ha dicho. - dice y niego divertida. - eres la niña más bella que he visto. - dice con orgullo y felicidad. Realmente me agrada está señora.

-seguro que has visto bastantes mujeres , porque no llevo ni media hora aquí y ya he visto dos. - digo viendo a javeed y veo como Martha lo mira con reproche y niega.

- si pero ninguna como tu- dice ella segura- Eres un lindo Ángel. Definitivamente lo que mi niño necesita- dice y miró de reojo a javeed y aparece una mueca en su cara. ¿Cómo una pequeña sonrisa? No lo sé, no es un hombre que se pueda leer fácilmente

- muchas gracias- digo sonriéndole algo incomoda ante sus comentarios

- me retiro. tengo que terminar la comida - informa- le voy a preparar algo muy rico - asiento. la señora se va y quedó con javeed. Siento su mirada en mi trasero y eso me molesta y mucho, ruedo los ojos y me giro a verlo. Me mira fijamente y es incómodo, pero no retiro mi mirada.

- es una mujer muy dulce se nota que te quiere mucho. - digo tratando de cortar ese silencio.

no deja de mirarme intensamente

- lo es. - se limita a decir. Solo me observa y yo también. no voy a dejar que me intimide. - te parece si te doy un recorrido por la casa - murmura en un susurro, asiento. Esa mirada me tiene tan nerviosa pero no se le corro.

Toma mi mano sin autorización y miró su agarre y lo miro a él y trato de soltarme y aprieta un poco y dejo mi mano. Hay está! otra vez esa sensación

Sonríe notando también eso que me hace sentir

Este hombre es muy misterioso.

Siento esa corriente por todo mi cuerpo, quiero soltarme y lo intentó una vez más y no puedo.

Aprieta mi mano y caminamos. Me lleva por un pasillo

- esta es la biblioteca- dice con entusiasmo y abre la puerta y puedo ver una gran mesa con una computadora encima y muchos papeles. Hay muchos estantes de Miles de libros y sonrió- aquí paso el mayor tiempo. - informa y asiento. Hay un sofá y dos butacas. Todo es tan lindo y tan acogedor.

Que me hace sentir en casa, cosa que hace años no tengo.

- es muy hermosa. - susurro hingnotizada. camino y voy a una estantería y miró los títulos de los libros- wow , seguro aquí también pasaré también mi tiempo. Amo leer - susurro viendo los títulos de los libros. Paso lentamente mis dedos sobre uno en especial. Lo tomo y miro su portada. Abro lentamente y le hecho una ojeada a las primeras páginas. Es original.

Me saca de mis pensamientos una respiración en mi cuello. Me quedo paralizada y mi corazón aumenta. mete su nariz en mi cabello y respira profundo. Lentamente Me giro y lo veo tan cerca de mí, se agacha un poco para quedar a mi altura. Me siento tan pequeña y vulnerable a su lado.

- lo se. Este era mi despacho y como sabía que te gusta leer lo mandé a modificar y poner todos estos libros. - dice y le sonrió por primera vez.

- no era necesario. No tenías que hacerlo- digo y se acerca más y empiezo a ponerme nerviosa pero no lo demuestro.

Acerca su mano y toma un mechón de mi cabello. Lo observa con interés y admiración

- lo recordaba más oscuro- susurra y lo miro confundida.

- ¿de qué hablas? - cuestionó confundida

- nada

- bueno, te decía que muchas gracias por los libros y todo esto, no era necesario

-claro que era necesario hacerlo. Quiero que te sientas a gusto en casa. - dice roncamente sin dejar de verme y lleva el mechón de cabello a su nariz respira hondo. - hueles de maravilla. A frutas - dice pone el mechón de cabello detrás de mí oreja. - además me gusta la idea de tenerte conmigo leyendo mientras trabajo. - dice y asiento sin saber que más hacer.

Se acerca más a mí y su pecho está rozando al mío.

- ¿seguimos con el tour por favor? - le preguntó al ver sus labios tan cerca de los míos, aparece una pequeña sonrisa en sus labios. Antes de alejarse de mi suspira y Se aleja

toma mi mano y me lleva a la cocina

- sobra decir que es la cocina- dice y asiento y es muy grande y muy limpia. - espero un día verte cocinar para mi- murmura con ilusión y yo no digo nada, no se como sabe que yo cocino y me gusta hacerlo, aunque solo sepa unos tres platós.

Toma mi mano y Pasamos a un lindo jardín, caminamos muy a gusto.

- es el jardín. Tengo entendido que te gusta mucho la botánica - dice y niego

- antes - susurro sería recordando por qué ya no.

- ¿ya no? - pregunta intrigado y asiento con amargura

- algo...- suspiro y me tensó. Observó unas margaritas - Me gustan las flores. En general todas las plantas. - digo tranquila observando unos arbustos con frutas restándole importancia

- ¿porque te gusta? - pregunta intrigado

- larga historia- digo suspirando. Me tiende su mano y nos sentamos en una banca.

- tenemos tiempo- dice firme y con severidad.

- después te contaré ahora quiero seguir viendo. - digo y me encanta todo esto. Después de todo ¿qué tan malo podía ser?. Me mira intrigado, pero lo deja pasar. Se nota que es una persona muy insistente, pero conmigo va a aprender que no siempre conseguirá lo que quiere. Conocerá la frustración

- te tengo una sorpresa- dice tranquilo. me lleva a un círculo donde hay rosas rojas y blancas. Me mira fijamente esperando mi reacción me pongo pálida. Retrocedo y el me mira intrigado y preocupado - ¿estas bien? - me pregunta mientras me toma del brazo.. debo estar pálida y fría y temblando. - ¿estas bien? - me pregunta y retrocedo

- lo estoy...Sólo que es una impresión muy grande ver estas... Rosas - digo confundida y con miedo

- buena o mala? - pregunta y niego. No quiero hablar. Solo quiero alejarme y encerrarme y llorar.

- sigamos con el tour. - pido sería alejándome de ahí lo más rápido posible.

- te mostraré la piscina de techo. - dice serio y molesto. asiento. Entró y hay una linda piscina grande de techo. Su techo tiene unos dibujos increíbles - cuando suele estar la piscina de afuera congelada por el frío tenemos esta. - dice y asiento sin prestar atención.

- es muy linda. - digo cortante. Hay una tensión grande desde lo del jardín.

- vamos arriba. - dice y asiento, me lleva y me muestra el comedor, la lavandería. El sótano, un salón de lectura. Me muestra las habitaciones del servicio y subimos las escaleras a las habitaciones principales. Me muestra todo y por último la principal. - está es nuestro habitación-dice y abre la puerta y lo primero que veo es una cama muy grande, es del tamaño de dos camas grandes. Podrían dormir ocho personas en ella y sobraría espacio. Es muy moderna. Tiene sábanas blancas y muchas almohada. Un sofá negro con una mesa pequeña que combina con todo. Dos meses de noche. Una repisa. Dos puertas una hacia el closet que es muy grande y el baño que tiene un lindo jacuzzi y una bañera.

- es muy linda TU habitación- digo para cortar un poco la tensión

- NUESTRA- aclara- si no te gusta algo. puedes cambiarlo- dice entre dientes de mala manera y asiento.

Corro mi mirada de esa tan tormentosa y Veo mis maletas.

- todo está perfecto. - digo segura y lo miro y me sonríe de lado. Me está analizando, quizás por lo del jardín pareció que fuera una mala persona y muy mal educada.

Esa mirada es tan profunda que no sé qué esperar.

- bajemos a comer. - dice después de unos largos segundo y asiento.

Bajamos y nos sentamos en el comedor el en la cabecera de la mesa y yo a su lado. Una mesa demasiado grande para mi gusto. Sirven la cena y hay un silencio incómodo.

- no me has respondido - dice y lo miró fijamente- ¿porque te gustan las plantas? - dice serio. Creo que piensa que no me gustan.

- es complicado- le digo incómoda.

- es mejor que empieces hablar de una vez. Puedo ser muy persuasivo- me asegura. Pero eso sonó más como una amenaza.

Parpadeo un par veces procesando todo. Este tipo es de cuidado. Recuerdo cuando llega a mi casa siendo una niña y todo lo que la servidumbre decía de él. Es malo y muy peligroso, Decido hablar.

-mi madre le gustaba...- me quedo pensativa- Le gustaban.. mucho las plantas, desde muy pequeña la observaba por mi ventana mientras leía un libro, el mayor parte de su tiempo la pasaba en el jardín, tenía ayuda, pero le gustaba mucho encargarse de todo ella misma. No compartíamos mucho tiempo juntas por el sin fin de actividades que tenía ella y yo y mi nana le comento a mi madre que yo era muy callada y no socializaba con nadie. Que me gustaba estar sola leyendo. Mi madre decidió que después de cada comida estaría con ella unas horas. Pasábamos muchas horas en el jardín era uno muy grande me decía qué las plantas eran muy delicadas mucho más que yo y que todos. Que necesitan cuidados para poder sobrevivir... Que con cuidados pueden llegar a ser muy bellas. Me enseñó muchas cosas como cuidarlas para que servían algunas. Digamos que me decía que las plantas te ayudan a descargar emociones. Trasmiten paz, tranquilidad. Aparte de que hacen que respires mejor. - digo sonriendo. Hace mucho no hablaba de eso con nadie. Respiró hondo. No puedo hablar de eso sin alterarme

- entonces ¿porque no te gustaron las rosas? - pregunta molesto, me tenso.

¿Porque simplemente no puede superarlo?

- las odio. Las odie al verlas en ese jardín - digo cortante con odio. Me mira entre cerrando los ojos.

-son flores muy costosas y de cuidados. - me recuerda- Aparte que son muy bonitas. - dice viéndome mal. - era un regalo para ti.

- no me importan si son costosas. Eso no cambia nada, las odio y eso no va a cambiar. - le aseguro en su mismo tono. Que lo supere.

- gaste mucho dinero para que te gustarán y cuidaras de ella. - dice molesto y empiezo a molestarme

- mientras esté aquí no me le acercaré a esas malditas flores - digo viéndolo sería y con prepotencia

- creo que eres una niñita caprichosa y una desagradecida. - dice con veneno - no agradeces que mande hacer ese jardín para ti. - dice molesto y lo miro fijamente

- prefiero ser una niñita caprichosa y desagradecida que una mentirosa. Soy sincera y odio esas rosas. Es mucho más que odio. ¡Odio todas las plantas.¡ - digo entre dientes molesta. Me mira fijamente y yo también.

-¿ porque odias las rosas?- pregunta un poco mas calmado. Pero se nota que es de dientes para afuera. Porque tiene una mirada asesina y sus puños empuñados.

- simplemente las odio- digo seca y bebiendo de mi copa de agua. - No tengo que darle explicaciones a nadie de nada- Lo miro con frialdad. - mucho menos a ti, que eres un imbécil mujeriego recién aparecido.

- ¡esa no es una respuesta! - dice alzando el tono de voz. - ¡no es aceptable! - grita y me estremezco. Esta loco. A mi no me va a gritar.

- es cierto no lo es. - concuerdo- Pero es lo único que puedo decirte. - digo tranquila y no mostrando lo que me afecta.

- una persona no reacciona así nada más. ¡sólo por un simple no me gusta !!- dice alzando la voz de una manera que me asusta

- lo sé. Pero no tengo porque decirte mi vida. - digo seria y sigo comiendo con tranquilidad

-¡Tienes que decirme tu vida! - grita con posesión y me asusta.

- te conozco de hace una hora - digo tranquilamente - supéralo- le digo sonriendo

- soy TU prometido y tu MI prometida y en unos días MI esposa. ERES MIA- dice y niego seguro. - así que más bien empieza a superarlo tú, te harás cargo del jardín te guste o no - me asegura

- no lo haré - digo y sigo comiendo. Ignorando su comportamiento.

- no me conoces enojado. Es mejor que digas porque no te gustaran mis métodos. - dice amenazante - habla - dice entre dientes y ahora si me da miedo.

- no lo haré. Respecto a lo de ser TU mujer y todo eso lo dudo. Si no me he marchado es solo porque quiero aclarar y agradecer, pero no porque este considerando la idea - digo segura. Camina hacia mí y me toma fuerte del brazo y sus ojos se oscurecen y ya recordé porque le tenía tanto miedo de niña

- Seras MI mujer quieras o no. He esperado mucho tiempo - dice en un tono tan frío que me da miedo. Me arrastra hacia un pasillo oscuro.

            
img
img
  /  1
img
img
img
img