img Amor Ardiente: Nunca Nos Separaremos  /  Capítulo 1 Acuerdo de divorcio  | 
img
Amor Ardiente: Nunca Nos Separaremos
img img img
Capítulo 1 Acuerdo de divorcio
1014    |    03/06/2019

"Aquí está el acuerdo de divorcio, Philip. Ya lo he firmado. Por favor, dáselo a Carlos".

Después de armarse de valor, Debbie Nelson le entregó el acuerdo firmado a Philip Brown, el mayordomo de la familia Hilton.

Este se sorprendió cuando escuchó esas palabras. Al principio, pensó que esta quería divorciarse para dividir las propiedades de Carlos Hilton, su esposo.

Pero cuando leyó el documento, descubrió que ella quería renunciar a todo, incluso a lo que le tocaba como propiedad mutua.

Philip lanzó un profundo suspiro. "¿Por qué está tomando esta decisión, señora Hilton? ¿Por qué querría divorciarse del señor Hilton e incluso renunciar a lo que le pertenece?".

Ella era solo una estudiante universitaria y no tenía padres. No era prudente que pidiera el divorcio ahora, y mucho menos que renunciara a una propiedad que valía una fortuna.

Avergonzada, ella miró hacia otro lado mientras se rascaba la nuca. "Carlos y yo llevamos tres años de casados, pero nuestro matrimonio solo existe en papel. No quiero perder más tiempo con él", admitió, ya que no pensaba ocultarle el motivo a Philip.

Tenía una vida propia, y no quería que ese matrimonio simbólico le quitara la juventud.

Él era simplemente un extraño a quien nunca había visto, por lo que no tenía nada que perder si lo dejaba. Además, ese matrimonio había sido arreglado por sus difuntos padres. No sentía absolutamente nada por ese hombre.

"Bueno, parece que ya se ha decidido. Hoy día... No. Mañana le daré esto al señor Hilton".

Debbie suspiró de alivio. "Gracias, Philip", respondió con una hermosa sonrisa.

El mayordomo se levantó para marcharse, pero antes de dar un paso, se volvió hacia ella. "Señora Debbie, el señor Hilton es un buen hombre. Creo que ustedes dos son la pareja perfecta. Espero que piense en ello".

'¿La pareja perfecta?', pensó ella. Pero ni siquiera había visto a su esposo durante los últimos tres años. ¿Y qué si lo eran?

Debbie esbozó una amarga sonrisa y respiró hondo. "Ya me he decidido, Philip", contestó firmemente.

A la tarde siguiente, el mayordomo aún no había recibido una llamada de Debbie. Esperaba que ella se arrepintiera de su precipitada decisión, o al menos que agregara algunas condiciones al acuerdo. Sin embargo, no lo hizo.

Resignado, Philip sacó su celular y marcó un número. "Señor Hilton, hay un documento que necesita su firma", anunció apenas la llamada se conectó.

"¿Qué tipo de documento?", preguntó Carlos con indiferencia.

Philip vaciló por un momento antes de responder. "Un acuerdo de divorcio".

Carlos, que estaba revisando unos papeles en su oficina, se puso rígido.

Fue entonces cuando recordó que tenía una esposa.

Como Phillip no recibió respuesta del otro lado de la línea, sugirió: "¿Por qué no habla con la señora Hilton al respecto?".

"¿Cuánto quiere ella?", preguntó Carlos fríamente.

"Nada. Incluso planea renunciar a su parte de la propiedad mutua".

"¿Quiere renunciar a todo?".

"Así es. Pero, señor Hilton, me gustaría recordarle que su padre no goza de buena salud en este

momento. Si se entera de esto, volverá a perder los estribos. Es más, si se difunde la noticia de que su mujer lo ha abandonado, me temo que dejará un mal impacto en usted y en la empresa", concluyó el mayordomo con tranquilidad.

"Muy bien. Lleva el acuerdo a mi oficina. Regresaré a Alorith en dos días".

"Sí, señor Hilton", Philip no se atrevió a decir nada más.

Después de todo, una vez que Carlos tomaba una decisión, nadie podía hacerlo cambiar de parecer.

Esa noche, Debbie acudió al bar Noche Azul en Alorith.

Cada vez más jóvenes entraban a medida que anochecía.

Por lo general, Debbie siempre llevaba ropa casual, pero como ese día era su cumpleaños, decidió ponerse un vestido rosa adornado con encaje. Era inhabitual que se vistiera como una dama de alcurnia. Varios de sus compañeros sacaron sus celulares para tomarse fotos con ella.

Mientras disfrutaban de la fiesta, un hombre gordo y borracho apareció de la nada y abrazó la cintura de Debbie.

"Hola, hermosa. Tomémonos una foto".

Sin embargo, ella lo abofeteó con todas sus fuerzas.

El borracho recuperó la sobriedad en un instante. Luego, apretó los dientes con ira y se acercó más a Debbie para darle una lección.

Afortunadamente, sus compañeros de clase se pararon frente a ella para protegerla.

Debbie tenía una belleza pura, así que esa no era la primera vez que experimentaba acoso.

Uno de sus compañeros miró al borracho de arriba a abajo. "¿Puedes comportarte?", preguntó con un tono desdeñoso. "Es vergonzoso que un anciano como tú moleste a una joven".

"La próxima vez, mírate en el espejo antes de salir de casa. ¿Cómo tienes el descaro de tomarte una foto con una dama decente? Enfermo de mierda", se burló otro.

El hombre no pudo evitar enfurecerse ante los insultos de esos jóvenes. Estaba tan enojado que dejó a un lado su bebida para empezar a gritar. "¡¿Cómo se atreven?! ¡No los dejaré escapar!".

De inmediato, agitó su mano y un grupo de vándalos rodeó a Debbie y a sus compañeros de clase.

Todos ellos eran estudiantes universitarios, y como tenían miedo de meterse en problemas, no se atrevían a pelear fuera del campus.

Los ojos de Debbie se abrieron con horror al darse cuenta de que esos hombres los superaban en número. "¡Corran!", gritó sin pensarlo dos veces.

Sus compañeros también eran conscientes de que ese no era el momento adecuado para hacerse los héroes. Sin perder un segundo, agarraron sus bolsos y salieron corriendo.

Los vándalos empezaron a perseguirlos.

Desafortunadamente, Debbie no podía correr tan rápido porque llevaba un vestido y tacones altos. Ya estaba separada de sus compañeros antes de que pudiera llegar a la salida.

Por lo tanto, se quitó los zapatos para correr descalza.

De repente, cuando dobló una esquina, vislumbró una figura familiar.

Los vándalos se estaban acercando cada vez más. Debbie estaba un poco borracha, así que no tuvo tiempo de pensar en un plan y simplemente se arrojó a los brazos del hombre, abrazándolo con desesperación. "¡Cariño!", exclamó con su voz más coqueta.

            
img
img
  /  15
img
img
img
img