img La Novia Más Afortunada  /  Capítulo 8 ¡Vete de mi casa!  | 1.11%
Instalar App
Historia
Capítulo 8 ¡Vete de mi casa!
Palabras:840    |    Actualizado en:05/05/2022

Cuando el taxi que tomó se detuvo frente a la villa de la familia Lind, Janet salió corriendo y tocó el timbre.

Ahora que se había casado con Ethan como prometió, ella decidió pedirles dinero a sus padres adoptivos. Al final de cuentas, había hecho todo esto solo para pagar los gastos médicos de Hannah.

Sentada cómodamente en el sofá, Fiona le dio un sorbo a su café, miró a Janet y fingió preocupación: "¿Te llevas mal con Ethan o qué? ¡Apenas te casaste ayer! ¿Qué estás haciendo aquí? ¿No deberías estar en tu casa? ¿Pasó algo que deba saber? Puedes decírmelo, con confianza".

Como si lo hubiera olvidado, ella no pronunció ni una sola palabra respecto al trato que habían hecho.

Mirándola con severidad, Janet respondió: "Vine aquí por el dinero. Prometiste que me lo darías en cuanto me casara con Ethan".

Fiona colocó la taza de café sobre la mesa y sonrió amablemente, pues no planeaba darle un solo centavo a su hija adoptiva. Solo le había dicho que sí con tal de convencerla de que contrajera matrimonio con Ethan. Ahora, ellos estaban casados y la mujer sabía que Janet no sería capaz de hacer algo en su contra aunque no cumpliera su palabra.

"Vamos, no comas ansias, ¡por supuesto que te daré el dinero! Además, estoy segura de que estás al tanto de nuestra situación familiar. Tu papá invirtió en un nuevo negocio hace un tiempo pero resultó ser una empresa fantasma. El dueño de la compañía se escapó con el dinero y su amante, dejando todos los problemas y la carga sobre los hombros de tu papá. Hacer negocios no es cosa fácil. ¡Solamente mira a tu padre, incluso ha encanecido debido a la presión! Nuestra familia está pasando por un momento muy complicado. Estamos teniendo problemas económicos y no podemos permitirnos gastar una suma de dinero tan grande por ahora. Por favor, trata de entender la situación", Fiona explicó mientras tomaba la mano de Janet, poniendo una expresión miserable.

La joven no dijo nada, pero por dentro, su sangre hervía de rabia.

Fiona era una verdadera maldita. ¡Cualquiera de sus joyas valía más que los gastos médicos de Hannah! Ella solamente estaba mintiendo para no darle el dinero que le había prometido.

Bernie frunció el ceño y negó levemente con la cabeza; su esposa había ido demasiado lejos esta vez y sintió pena por Janet. "En realidad no es gran cosa, todavía podemos pagarte y...".

"¿Perdón? ¡Así no vamos a llegar a fin de mes! Aparte, Jocelyn se va a ir a estudiar al extranjero en muy poco tiempo. ¿Con qué pagaremos su viaje? Después de todo, el dinero que tenemos ahora son los ahorros que he hecho durante años. ¿Ya olvidaste lo que he sacrificado por nuestra familia? ¡Parece que no te importamos!", limpiándose las falsas lágrimas, Fiona miró a su marido.

Quedándose sin palabras, Bernie se limitó a mirarla en silencio.

"Pero me prometiste que me darías el dinero lo antes posible", Janet se quejó con impotencia, apretando los dientes. Aunque quisiera, ella no podía hacer nada ya que solo habían hecho un acuerdo verbal.

Limpiándose los ojos, Fiona forzó una sonrisa y replicó: "Okey, está bien. Te daremos el dinero tan pronto como lo tengamos, ¿de acuerdo? Todavía tengo algunos miles de dólares guardados. Te daré eso primero".

La mujer trató de retrasar la paga, pensando que, una vez que Hannah muriera, ella ya no tendría motivos para pedirles dinero.

'¿Cómo puede pensar que son suficientes unos pocos miles de dólares?'.

Mordiéndose el labio inferior, Janet estaba a punto de refutar cuando Jocelyn la interrumpió, al bajar las escaleras y dirigirle una mirada de disgusto.

"¿Qué estás haciendo aquí? ¿Y por qué tu marido no está acompañándote? ¿Apenas llevan un día y ya te detesta?", ella preguntó en un tono evidentemente burlón.

"Me casé con Ethan en tu nombre, lo que significa que si detesta a su esposa, entonces te detesta a ti", Janet replicó sombríamente.

Puesto que siempre había tenido aires de superioridad, Jocelyn se puso furiosa al escuchar esto. Entonces levantó el vaso con agua que estaba sobre la mesa y trató de verterlo sobre Janet.

Por suerte, esta última pudo esquivarla rápidamente ya que esperaba que su hermana menor hiciera algo así. Cuando eran niñas, a Jocelyn le gustaba desquitar su coraje golpeando a la gente y era un hábito que seguía teniendo hasta la fecha.

"¡Lárgate! ¡Esta es mi casa!", gruñó Jocelyn, señalando la puerta y temblando de rabia.

"No habría venido aquí si me debieran dinero", Janet dijo tranquilamente.

Al ver que estaba molestando a su querida hija biológica, Fiona perdió la calma y exclamó: "¿Cómo puedes hablarle así a tu familia? Me siento tan decepcionada de tener una hija como tú... ¡Vete!".

Decepcionada, Janet respiró hondo y se puso de pie al pensar que no tenía sentido discutir con ellos.

Pero justo en el momento en que abrió la puerta, vio a Ethan parado afuera, acompañado de un hombre que traía varias bolsas en la mano.

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Engaño Capítulo 2 La boda Capítulo 3 Un reloj que vale millones Capítulo 4 ¿Quieres darte una ducha primero Capítulo 5 Tú no eres Jocelyn Capítulo 6 Solo una cama Capítulo 7 Desayuno Capítulo 8 ¡Vete de mi casa! Capítulo 9 Regalos invaluables
Capítulo 10 Una mujer increíble
Capítulo 11 Capitulo 11 La entrevista
Capítulo 12 El resultado de la entrevista
Capítulo 13 Un buen compañero
Capítulo 14 Hogar
Capítulo 15 Conmoción
Capítulo 16 Estás despedida
Capítulo 17 No te presiones demasiado
Capítulo 18 Christopher Garrison
Capítulo 19 Alguien se va a enojar
Capítulo 20 Tomemos el autobús
Capítulo 21 Quiero romper contigo
Capítulo 22 Buscar casa
Capítulo 23 Una casa embrujada
Capítulo 24 Tan linda
Capítulo 25 Ensayos clínicos
Capítulo 26 Milagros inesperados
Capítulo 27 Un cliente magnánimo
Capítulo 28 Una gran comida
Capítulo 29 Un conflicto en el restaurante
Capítulo 30 Llamar al jefe
Capítulo 31 Un beso de borrachera
Capítulo 32 Autocontrol
Capítulo 33 Quién tomó la iniciativa
Capítulo 34 Rumores
Capítulo 35 Vamos a aclararlo todo
Capítulo 36 Una cena inesperada
Capítulo 37 Peligro
Capítulo 38 Soy su esposo
Capítulo 39 ¿Qué hacías aquí
Capítulo 40 No deberías vestirte así
Capítulo 41 Evidencia en video
Capítulo 42 Un beso
Capítulo 43 Demasiado peligroso
Capítulo 44 Un milagro
Capítulo 45 Humillación
Capítulo 46 Él es mi esposo
Capítulo 47 Una cena incómoda
Capítulo 48 Dejarla sin nada
Capítulo 49 ¿Qué acaba de pasar
Capítulo 50 El anillo
Capítulo 51 El anillo
Capítulo 52 Una falsificación
Capítulo 53 Sin evidencia
Capítulo 54 Una humilde disculpa
Capítulo 55 Enojada
Capítulo 56 Ella rechazó mi dinero
Capítulo 57 La casa llena de flores
Capítulo 58 Los manuales de amor
Capítulo 59 Rasguños
Capítulo 60 El gato me arañó en casa
Capítulo 61 Disculpa
Capítulo 62 El anillo de diamante azul
Capítulo 63 No cumples con nuestros requisitos
Capítulo 64 Pesadilla de los hombres
Capítulo 65 Humillación pública
Capítulo 66 El presidente se enteró
Capítulo 67 Echada
Capítulo 68 ¿Está enamorado de mí
Capítulo 69 Malentendido
Capítulo 70 La repentina solicitud de Brandon
Capítulo 71 Darle un aumento
Capítulo 72 Celoso de sí mismo
Capítulo 73 Toca mis abdominales
Capítulo 74 Se encuentra de nuevo con Elaine
Capítulo 75 Ladrona
Capítulo 76 Llamar a la policía
Capítulo 77 Probar su inocencia
Capítulo 78 Arrestada
Capítulo 79 Una cena
Capítulo 80 Llevar a alguien
Capítulo 81 Encontrarse con Jocelyn de nuevo
Capítulo 82 La invitación
Capítulo 83 Finalmente entró
Capítulo 84 El vino tinto
Capítulo 85 Venganza
Capítulo 86 Un vestido de noche
Capítulo 87 La mujer más hermosa de la fiesta
Capítulo 88 Sáquenla de aquí
Capítulo 89 Llévate todo
Capítulo 90 Sus regalos
Capítulo 91 Decepcionada
Capítulo 92 Le importas
Capítulo 93 Señal de amor
Capítulo 94 Un trabajo a tiempo parcial
Capítulo 95 Un esposo cariñoso
Capítulo 96 Encontrar fallas
Capítulo 97 También es asunto mío
Capítulo 98 Secreto revelado
Capítulo 99 Una sincera declaración
Capítulo 100 El hechizo del diablo
img
  /  8
img
img
img
img