img Viviendo en la pandilla  /  Capítulo 1 Capitulo 1  | 
img
Viviendo en la pandilla
img img img
Capítulo 1 Capitulo 1
2442    |    02/07/2022

Ver las arrugas de mi cara en el espejo me recuerda a mucho de todo y eso que ya no vivo la vida que llevaba antes, tengo 57 años los cuales se notan mucho por la vida que eh llevado, los excesos y por días dormir apenas un par de horas, la marihuana y el alcohol. sumado a todas las cicatrices de mi cuerpo, algunas de bala o de puñaladas por las incontables veces que han tratado de matarme durante estos casi 40 años de ser jefa de una pandilla bueno, hace 2 años pase mi poder a otro pero sigo siendo parte fundamental en los negocios de ella.

Suspire levantándome de la cama mientras me quejaba por una herida de la espalda que no la tenia hace poco pero al estar grande sana muy despacio. sentí los gritos de mis nietos en el piso de abajo que seguro al llegar alborotaron a mis empleados, puse mi bata sobra mi cuerpo y sali de la habitación, apenas me asome por la escalera mis niños me vieron, valen de 11 años y Sofia de 9 años, corrieron escaleras arriba y casi me tumbaron al suelo del abrazo que me dieron mientras que Julián miraba la escena de abajo, el solía ser el niño mas mimado de su abuela pero ya tiene 16 años y es muy maduro para abrazar a su abuela.

-¿Cómo estan niños? - sonrei besando la cabeza de uno a la vez-

-Valen me golpeo durante todo el viaje abue -se quejo mi niña, la de mis ojos como los de su padre y mi difunto padre.

-Es mentira -se defendió valen y su nariz se frunció.

-Bueno bueno dejen a mi madre en paz con sus problemas -esa voz, la voz de mi bello hijo.

-Hola mama -sonrió mahkei y me tendió su mano para ayudarme a bajar las escaleras aunque pueda sola.

-¿Sabes que no necesito ayuda no? -lo mire sonriendo.

-Lose pero nada me quita ser atento con mi bella y libre madre -hablo el y me queje.

-Hoy tengo reunión con los bloods asique estarán un rato solos por la tarde -hable y el me soltó cuando llegamos al final de la escalera.

-¿Cuándo vas a estar un dia libre? hace años que vives y te desvives por algo que no te recordara cuando te mueras y en vez de pasar tiempo con tu única familia vas a hacer mas dinero -levanto un poco la voz como cada vez que me reprocha por los bloods.

y es cierto, se que lo es pero crecí en ella y moriré en ella porque es mi destino, soy fiel a mi pandilla y siempre lo seré.

Almorzamos muy rico y los niños disfrutaron de la piscina de casa, se quedarían unos dias ya que mi hijo se esta divorciando y le tocan con el por ende siempre están en casa. cuando me avisaron por celular que ya era la hora de la reunión fui hacia el guetto pero me pareció raro que no haya nadie en la puerta ni en la azotea ya que la reunión no era de todos, era solo de los altos rangos.

No dude en agarra mi pistola de la guantera y ponerla en mi cintura, me baje de la camioneta y me dirigí hacia dentro.

Cuando ingrese a mi antiguo departamento vi a Obrian muerto en el suelo y al jefe nuevo sentado a su lado con varios hombres detrás.

-¿Qué ha pasado? -grite y me arrodille para ver su pulso, el cual no tenia.

-Estoy arto de que los viejos me digan que hacer -se paro con un arma en la mano Catriel.

-Pagaras esto y lo sabes -hable sin titubear en mi postura.

-No lo hare, están todos muertos y deje para el ultimo a la gran keira -sonrió sínicamente antes de dispararme.

Ya en el suelo sentí mucho dolor en mi abdomen, trataba de presionar la herida pero mis fuerzas cada vez eran menos hasta que empecé a ahogarme con sangre y me puse de costado, agarre mi teléfono y escribí te amo en el buzón de mi hijo para luego presionar el enviar.

A mi mente llegaron recuerdos que tal vez ya ni venían a la mente pero en mi ultimo aliento estaban, mis amores, mis amigos, mi amado padre.

pero esta historia llega a su fin, llega mi fin pero todo fin tiene un comienzo y ustedes son dichosos de poder escuchar mi historia.

39 Años antes.

Me desperté por la alarma que sonaba para ir a la universidad y era mi primer día, déjenme decirles que estoy súper nerviosa. abrí mis ojos en mi pequeña habitación que estaba echa un desastre, espero no entre papá, me levanté rápidamente y me di una ducha me maquille un poco, me puse una pollera con una remera manga corta y una chaqueta fina arriba, salí de mi habitación para ir al comedor, papá me hacía el desayuno.

Keira: Hola Ontrel - me senté en la silla y agarré un whafle

Ontrel: No te pases de lista - se dió vuelta para mirarme enojado y volteo para seguir con el café -

Keira: Hola OG - hoy me levanté con ganas de molestarlo -

Ontrel: Tu debes decirme papi jajajaja ¿Cómo estás amor? - se acercó y me abrazo, me dió un beso en la coronilla y se sentó a mi lado -

Keira: Bien papá estoy un poco nerviosa, ya sabes primer día y todo eso - levanté mi taza de te y le di un sorbo -

Ontrel: te ira bien, eres mi hija es imposible que te vaya mal - el puso su mano en mi pelo y me despeinó haciendo que me riera, saque su mano y me acomode el cabello -

Keira: El éxito Jenkins papá, me voy así no llego tarde - me levanté y puse la taza en el lavabo -

Ontrel: Espera, bajaré contigo los chicos me esperan - de puso su chaqueta mientras yo agarraba mi bolso y abrió la puerta para salir -

Mi papá era mi mejor amigo, el me tuvo a los 14 años cuando se enredo con una prostituta drogadicta que cuando me tuvo me dejó con mi papá porque "ella no quería hijos", muchos bromean a mi papá ya que yo soy blanca pero cobrizo y ojos verdes y el el afroamericano de ojos verdes, lo único que saque de el, sus bellos ojos.

Papá no es una persona muy buena pero conmigo es el mejor, es el mejor padre que podría tener, el es jefe de una pandilla de aquí de los angeles unas de las más peligrosas de todo estados unidos, los bloods.

Ellos hacían todo tipo de acto delictivo, se vendían drogas, robos, asesinatos, extorsión, secuestro y lo que menos me gusta pero no puedo decir mucho es el tema de tráfico de órganos o prostitución.

Se que mi papá tubo una vida difícil y que debía mantener una bebé ya que sus padres, mis abuelos, lo echaron de casa desde que supieron que exista.

El hizo muchas cosas malas y las seguirá haciendo pero siempre me dió una buena vida, nada me faltó nunca y se lo voy a agradecer toda la vida.

El abrió la puerta de la calle y al final en la acera estaban todos los de la pandilla, más o menos 100 personas, ellos son los más cercanos y de este guetto porque si contamos a todos los de nuestra pandilla son más

de 30.000 personas y ya hemos cruzado fronteras y cada vez más gente está en nuestro lado. También tenemos alianzas con varias pandillas como así tenemos enemigos y hay zonas en las cuales no podemos ir va yo si, pero mi gente no.

Mire a mi padre y tenía una sonrisa sospechosa al igual que todos los chicos, algo estaban tramando.

Ontrel: Hija tengo una sorpresa, los chicos han trabajado junto conmigo para hacerte un regalo por tu comienzo de clases - el me abrazo y lebrom el mejor amigo de papá y mano derecha se acercó Ami -

Lebrom: Ahijada, esto es para ti - si y también es mi padrino, me pasó una cajita roja con un moño del mismo color, lo abrí y había una llave de Mercedes Benz, los mire a todos sorprendida -

Todos se hicieron a un costado dejando un hueco al medio y pude ver un hermoso Mercedes Benz clase G65 AMG, había creo que alrededor de 400 autos del mismo, eran muy caros y seguro que habían trabajado bastante para comprarmelo. No sabía que hacer si correr al auto o a abrazar a mi papa y opte por lo segundo, me tire a los brazos de mi papá que me sostuvo como siempre lo hizo.

Keira: Grácias papá, gracias chicos esto es genial pero nose si quiero llamar tanto la atención el primer día de universidad - me acerque al auto y toque su capó -

Obrian: Chica tu eres la niña entiendes y no puedes no llamar la atención el primer día de clases asique te montas j te vas - la voz de Obrian me hizo sonreír, era mi mejor amigo y tenía 23 años, el siempre me cuido cuando íbamos al colegio -

Lebrom me puso sus manos en mis hombros y los apretó.

Lebrom: Tienes que ser lo que eres ahijada, adónde vas llamas la atención con tu belleza, que también sea porque manejas un máquina - lebrom me sonrió y yo le di un abrazo -

Keira: ya me convencieron, iré con mi super camioneta, nos vemos en unas horas cuidense

Todos me saludaron y felicitaron, me desearon buena suerte para mi primer día. Subí a mi camioneta que llamaba mucho la atención y más por el color, estás camionetas son negras pero está esta ploteada de naranja Fluo. Digamos que a papá le gusta mucho llamar la atención, por eso se lo conoce por buenos autos con tuning y le gusta que yo llamé la atención.

Yo siempre fue más perfil bajo, siempre preferí pasar desapercibida aunque por mi forma de ser siempre atraía a gente y me hacía amigos pero cuando llegaba el punto dónde éramos tan amigos que íbamos a las casas y demás se acababa la amistad porque no quiera traer a gente a mi casa.

No es porque me diera vergüenza ni nada por el estilo pero no todos compartían la forma de vivir que teníamos además nadie quiere entrar al guetto pero espero conseguir a amigos confiables y que no juzguen por el lugar en donde vivo porque a nadie le digo a qué se dedica mi papá ya que enemigos hay en todos lados y no se puede confiar en muchos, además soy la hija del jefe saben que mi cabeza vale mucho.

Cuando llegue ala universidad busque un lugar libre y encontré uno bastante cerca del colegio, pare el auto y me quedé unos segundos respirando, estaba nerviosa.

Yo era de las que los primero días se ponían tan nerviosa que capas me descomponía del estómago.

Tome mi bolso que estaba en el asiento de atrás y baje del auto, lo cerré y puse la alarma. Vi que al frente habían varios chicos apollados en dos autos, eran algunos blancos y otros negros pero había uno que llamo mi atención, su piel era morena pero sus rasgos no eran como los afroamericanos, digamos que es el como se los llama en la calle "chocolate con leche", era lindo muy lindo con su pelo con waves perfectamente echo, tenía ojos verdes al igual que yo, sus labios carnosos y una nariz de botón perfecta.

El clavo sus ojos en mi observandome de arriba abajo y yo también lo mire sin titubear, pude mi bolso en el hombro y empecé a caminar hacia adentro.

Fui a la recepción a buscar mis papeles y cuál sería mi aula casillero y todo eso pero había muchos delante mío ya que era el primer día para muchos.

Sentí que la campanilla de la puerta sonó y me di vuelta, el chocolate con leche estaba entrando y cuando me vio sonrió de lado, se paró en la fila justo detrás mío. Cuando estaba por volver a mirar hacia adelante el hablo " soy mahlik y tú preciosa"

Keira: esos apodos es para las fáciles querido

Mahlik: bueno, chica del mejor auto del estacionamiento ¿Cuál es tu nombre? - sonrió pícaramente y yo también lo hice -

Keira: Keira mi nombre es Keira

Mahlik: lindo nombre para una linda chica

Keira: vaamos jajajaja se acabaron los buenos piropos en tu mente que dices esos piropos que usa mi padre

Mahlik: bueno quiero causar una buena impresión - me rasco la cabeza un poco nervioso pero juguetón, sonreí -

Keira: ajam

Mahlik: adivino ehh ¿empresarial? Administración o contador algo de eso

Keira: no, abogacía y tú seguro haces algún deporte tienes beca y estudiadas algo fácil, tal vez un profesorado o algo así

Mahlik: ingeniería en realidad pero se ve que los dos nos juzgamos por la portada

Iba a hablar pero la mujer de la administración, María según el nombre en su pecho me habló, era mi turno.

María: hola belleza ¿Tu nombre?

Keira: Keira Jenkins señora

María: bien - rebuscó entre los papeles hasta que llegó a la J - aquí estás preciosa, número de casillero, salones y tus horarios, firma en las cruces - agarre la lapicera que me tendió y firme en las cruces de varias copias

Keira: gracias que este bien

Antes de salir agarre un mapa de la universidad ya que era grande, entrar a la UCLA no había Sido difícil pero si un poco caro aunque no pagaba la habitación porque no la necesitaba, nunca me iría del lado de mi padre como el nunca se fue de mi lado.

Agarre el mapa, me tocaba el salón 197, no tendría tiempo para ir al casillero porque ya estaba llegando tarde.

Camine rápidamente hasta que por fin llegué, la puerta estaba cerrada asique golpee dos veces despacio, se sentía como el profesor hablaba mientras caminaba, se abrió la puerta y un hombre de unos 40 años apareció atrás de la puerta

Profesor: señorita llega tarde

Keira: si perdón, había mucha gente en administración y después me perdí

Profesor: pase señorita

Keira: Jenkins

Profesor: yo soy el profesor Brown

Asentí y pase al salón, me senté al Medio de dos chicos ya que era el único lugar que quedaba libre, eran lindos pero no eran de mi tipo aunque eso las chicas que me miraban mal no lo sabían.

            
img
img
  /  1
img
img
img
img