img El Destino Nos Ha Unido  /  Capítulo 1 Debes salvarme  | 0.13%
Instalar App
Historia
img
El Destino Nos Ha Unido
img img img
Capítulo 1 Debes salvarme
Palabras:1355    |    Actualizado en:15/07/2022

Hotel Península Internacional

Ya mismo, la fiesta de cumpleaños de 22 años estaba a punto de concluir. Lola estaba un poco borracha y andaba bamboleándose. Su cara estaba más roja que antes, como si se hubiera maquillado con el colorete.

El ascensor llegó al octavo piso y Rosa mantenía empuñadas las manos de Lola con fuerza. Después de pensar un rato, decidió que nunca iba a dejar que Lola y Miguel durmieran juntos.

Ella tomó una decisión y llevó a Lola a la parte más profunda del pasillo. Las dos no se detuvieron hasta la última habitación, donde el camarero del hotel acababa de terminar de repartir la comida y todavía no cerraba la puerta de la habitación.

"Hola, la persona que está dentro es mi amigo, voy a saludarle, no hace falta que cierres la puerta". Sin sospechar de ella, el camarero se marchó empujando el carrito de comida.

A través de la rendija de la puerta, Rosa vio una sombra gigante, llevando puesto el camisón del hotel, debe acabar de ducharse.

"Mientras sea un hombre no me importa", dijo Rosa.

Sin pensar más, Rosa metió a Lola en la habitación con toda su fuerza, y cerró la puerta rápidamente.

Mientras lo hacía, levantó la mirada para ver la cámara de seguridad. Afortunadamente, esta habitación se situaba en un punto ciego, fuera del alcance de la cámara.

Después de ordenar su cabello, se marchó hacia otra habitación como si no hubiera pasado nada.

Lola fue arrojada a una habitación. Bajo la penumbra del farol, vio a un hombre que la estaba mirando seriamente.

Ella dio un respingo...

Las miradas frías...

Estar borracha no le hizo pensar más de la cuenta, se levantó difícilmente y se acercó al hombre. Lola estaba consciente de que necesitaba algo, que era muy importante para ella, pero ahora mismo no sabía qué era lo que necesitaba.

"¡Lárgate!" dijo Jorge después de ver la cara de la mujer.

Su cabello largo oscuro fue diseñado por una estilista profesional, y tanto el vestido blanco como su cuerpo sexy mostraban todas sus virtudes.

La parte inferior del vestido estaba decorada con diamantes brillantes. Su pierna delgada se mostraba por la parte derecha de la falda.

Debido a los tacones de punta roja con 8cm de alto que llevaba, se podía deducir que Lola era una persona alegre, franca y sincera.

En este momento, ella pisaba de forma grosera los tacones de edición limitada. A unos pocos centímetros de distancia, Jorge vio su cara rojiza...

"Me siento mal, ¿me puedes dar un vaso de agua fría?" Lola preguntó mientras intentaba quitarse los tacones, pero por mucho que lo intentaba no era capaz de hacerlo.

Puso el brazo derecho sobre el cuello del hombre, moviendo suavemente su mano izquierda, y finalmente logró sacar el tacón y lo lanzó a unos 3 metros de distancia.

El perfume que llevaba la mujer era de una marca muy reconocida internacionalmente, que no paraba de expulsar un olor floral agradable.

Todo lo que portaba esta mujer mostraba que era una señorita elegante y noble. "¿Es una dama que se equivocó de habitación?". ¿Es posible?

Jorge tiró el esbelto brazo de Lola, y la arrastró hacia la puerta.

Sin embargo, las piernas de la mujer comenzaron a temblar. Cayó a la alfombra blanca del suelo, una mano todavía estaba agarrada por el hombre.

"¡No me lo creo!". Casi se agotó la paciencia de Jorge. Soltó la mano bruscamente y pretendió llamar a la recepción del hotel.

Mientras cogía el teléfono fijo para llamar a la recepción, la mujer se levantó y abrazó suavemente la cintura de Jorge.

"Ayúdame, por favor, me encuentro mal". Su voz temblorosa tenía un encanto especial en esta noche oscura.

Jorge soltó el teléfono, y se fijó en ella seriamente, "¡Dime! ¿Quién te ha dicho que hoy llegaría a esta ciudad? ¿Quién te contrató...? "

Sin terminar las preguntas, Lola se lanzó hacia Jorge con tanta fuerza que los dos se cayeron en el sofá detrás del hombre.

"¡Hey, tú! "Yo... "Me encuentro mal, yo..." "¡Te lo ordeno, sálvame!"

¡¿Ordenarme?!

Jorge intentaba controlar su humor. Se rio y arrojó a la mujer sin vacilar.

Bien, tenía que reconocer que, esta mujer era muy atractiva para él, pero habían subestimado su capacidad de autocontrol.

"¡Te lo digo por última vez, lárgate de aquí!"

Lola dio unos pasos hacia atrás para mantenerse en pie. Apenas entendía lo que estaba diciendo el hombre. En ese momento, Lola solo se fijaba en los labios de Jorge que no paraban de moverse y eso la hizo sentir cada vez más caliente.

Se bajó la cremallera transparente del vestido, el cual cayó al suelo sin hacer ningún ruido.

Al ver esto, Jorge se quedó mirando fijamente. Parecía que esta vez el rival era muy fuerte, y la mujer que habían enviado era bastante interesante.

Lola estaba un poco inconsciente, pero en el momento en que el hombre intentó arrojarla fuera, ella se lanzaba cada dos por tres hacia él.

......

Entonces, él ya no tenía por qué seguirse controlando.

"Qué dolor, quién se atreve a hacerme daño..." ¡Maldición!

Jorge se sorprendió durante unos segundos al notar las reacciones de Lola, lo que también le hizo bajar el ritmo.

A lo mejor ella era demasiado atractiva, e hizo que Jorge hiciera el amor con ella en muchos sitios, en el cuarto, en el piso y en el balcón.

Hasta que casi salió el sol, la pareja cayó en un sueño profundo.

El sol iluminaba fuertemente.

Lola se despertó por el aire acondicionado que estaba a una temperatura muy baja. Abrió los ojos y pretendió coger la manta y seguir durmiendo.

Lola buscó por todas partes la manta, resultaba que estaba en el suelo.

Espera... Algo está mal ¿Por qué le duele tanto todo el cuerpo? ¿Por qué estaba en un hotel?

Se levantó bruscamente. En esta habitación de lujo solo se quedaba ella, su ropa estaba tirada por el suelo y también había un... ¿camisón?

Sorprendida, observó las huellas de su cuerpo. Siendo una adulta, Lola sabía muy bien lo que le había pasado anoche.

Pero ¿cómo era posible eso?

Anoche... Rosa la ayudó a subir para descansar un poco, y... ¿después? ¿Quién era aquel hombre?

¡Mierda! Ella no recordaba nada. ¿Cómo podía ser?

Lola se quedó atontada en la cama durante un rato, sin ganas de hacer nada.

Bajó de la cama, las piernas se temblaban mucho. Lola se acercó forzosamente hacia la ventana y abrió la cortina.

El esplendor del sol era cegador. Parecía que ya era bastante tarde.

Pensando una y otra vez, Lola todavía no conseguía entender lo ocurrido, ni por qué le pasó esto.

Al ver los paisajes de afuera, supo que todavía estaba en el hotel. El paisaje que se veía por la ventana era muy bonito. Tanto la brisa suave como el olor agradable de flores, y la cortina rosa, todos estos elementos formaban una imagen única, pero por el momento, ella no tenía ganas de disfrutarlo.

Estaba muy perdida, lo que ocurrió ya ocurrió, no se podía hacer nada ahora.

Al lado de la cama había 2 paquetes de regalos. Lola abrió el paquete, era un vestido blanco.

Lola se preparaba para ducharse y decidió marcharse de este sitio inmediatamente. Entró al baño forzosamente. Dentro del baño había unos artículos de baño para hombre, que debían de ser de aquel hombre.

Ella sacudió la cabeza. Llenó la bañera entera con agua y se metió en ella lentamente.

"¿Quién podría ser el hombre de ayer?" se preguntaba Lola al mismo tiempo que se lavaba.

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Debes salvarme Capítulo 2 La cosa más importante Capítulo 3 Hombre de 3 segundos Capítulo 4 Tu hombre Capítulo 5 Puedo ayudarte a vengar Capítulo 6 Con tenerme ya es suficiente Capítulo 7 No llores más en el futuro Capítulo 8 Centro Comercial Miramar Capítulo 9 Diamante rojo Capítulo 10 : Deberías cederte a mi Capítulo 11 Casarse con un viejo verde Capítulo 12 Déjame ser una amante Capítulo 13 El esposo de Lola Capítulo 14 Primer día de trabajo Capítulo 15 La prima mayor de Rosa Flores Capítulo 16 Hombre del asiento trasero.
Capítulo 17 Bebiste
Capítulo 18 Divorciados con éxito
Capítulo 19 La noche sola
Capítulo 20 : Me da igual tu regla
Capítulo 21 Es inocente
Capítulo 22 Llevo aguantándote 2 días
Capítulo 23 El CEO es un Idolater, también.
Capítulo 24 La señorita Hernández se escapó con el auto
Capítulo 25 Cuatro coches de la policía se han desechado
Capítulo 26 Se lo diré sea como sea
Capítulo 27 Abusando de chicas encantadoras
Capítulo 28 Qué hombre más guapo!
Capítulo 29 Los hombres TOP del mundo
Capítulo 30 Señor Jiménez, eres impresionante
Capítulo 31 Sonrisa inocente
Capítulo 32 Ni idea
Capítulo 33 Perra
Capítulo 34 Depende de su marido
Capítulo 35 No le dejaré ir así de fácil
Capítulo 36 Asignar un trabajo
Capítulo 37 Ver a la madre de Jorge por primera vez
Capítulo 38 Zorra
Capítulo 39 No soy tu madre
Capítulo 40 espera y verás
Capítulo 41 La suegra liándola en la companía
Capítulo 42 Cariño, por favor, perdóname.
Capítulo 43 Wendy lo rechazó
Capítulo 44 La sorpresa se convirtió en un shock
Capítulo 45 Yolanda Moza
Capítulo 46 Yo soy Yolanda Moza, la prometida de Jorge
Capítulo 47 No regresó
Capítulo 48 Tienes mi permiso
Capítulo 49 Te llevaré a casa primero
Capítulo 50 Por favor, no nos malinterprete
Capítulo 51 Un sonido agudo de bofetada
Capítulo 52 Mi esposa legítima
Capítulo 53 Acompáñame
Capítulo 54 ¿Cómo te atreves a pegarme
Capítulo 55 Traviesa
Capítulo 56 Billetera marrón
Capítulo 57 Tu gato ha muerto
Capítulo 58 Caos en el laboratorio
Capítulo 59 Vete de mi casa
Capítulo 60 Destrozar una habitación
Capítulo 61 Señor presidente
Capítulo 62 Otro peligro más
Capítulo 63 Virus N7d9
Capítulo 64 La mataste
Capítulo 65 Cirugía de aborto
Capítulo 66 Que Dios le traiga felicidad.
Capítulo 67 Manolo Camela
Capítulo 68 ¿Estás Loca
Capítulo 69 Eres demasiado sucio
Capítulo 70 Batalla de subasta entre dos hombres
Capítulo 71 Comenzó a luchar
Capítulo 72 Os haré un favor
Capítulo 73 Hazla famosa a cualquier costo
Capítulo 74 Lanzar el dinero en la cara de Jorge
Capítulo 75 Se convirtió en un éxito
Capítulo 76 El hombre que ella extrañaba secretamente
Capítulo 77 No lo hice
Capítulo 78 Estaré en el infierno
Capítulo 79 Todo lo que ella necesita es terminar todo
Capítulo 80 No quería nada del divorcio
Capítulo 81 La belleza incomparable
Capítulo 82 Mostrando el amor en público
Capítulo 83 Se consideraban como desconocidos entre sí
Capítulo 84 ¿Puedo ayudarte
Capítulo 85 Sal de aquí
Capítulo 86 Capitulo Expia por tu pecado
Capítulo 87 Fuera de mi habitación
Capítulo 88 La fiesta para celebrar la terminación de película
Capítulo 89 Prohibía la presencia de Lola Hernández en el mundo de la farándula
Capítulo 90 Cancelar el contrato
Capítulo 91 Debe tiene sus motivos
Capítulo 92 Se explotó de rabia
Capítulo 93 Alguien que estaba decidido a irse
Capítulo 94 Dejemos que lo pasado sea pasado
Capítulo 95 Esto es un secreto
Capítulo 96 Una flor de un día
Capítulo 97 Lo siento, no puedo tomar
Capítulo 98 Bienvenido, Jefe Jiménez
Capítulo 99 Jefe Jiménez, por favor, muestre el respeto.
Capítulo 100 Srta. Camela, por favor, compórtese.
img
  /  8
img
img
img
img