img Los bebés del millonario  /  Capítulo 1 comienzo  | 1.72%
Instalar App
Historia
img
Los bebés del millonario
img img img
Capítulo 1 comienzo
Palabras:1623    |    Actualizado en:26/09/2022

cap. 1

El dinero no compra el amor

amanda

Llegamos a Italia, y a la mansión Ricarelli hace siete años, yo aún tenía poco más de diez años, mi padre Paolo, es un nieto italiano y desde muy pequeño quiso volver a sus orígenes, aunque nació en Brasil siempre decía que volvería a la patria de sus abuelos, papá no tuvo una adolescencia fácil, pues sus padres y abuelos fallecieron en un accidente, y solo sobrevivió él, teniendo que vivir en casa de un amigo de la familia.

Tuvo que trabajar mucho para el señor Medeiros, y nunca fue suficiente, hasta que se involucró con mi madre, una sobrina del señor, y todo sucedió de manera trágica, pues ella era muy joven y también murió al dar a luz por una trombosis cerebral fulminante.

Su familia me dio la espalda a mí y a mi padre y todo fue difícil, él solo contó con la ayuda de amigos cercanos y trabajó un poco para cuidarme, pero siempre con pensamientos de regresar a Italia, y aunque luchó mucho, salvó. dinero y con la ayuda de un viejo amigo se puso en contacto con la familia Ricarelli donde habían trabajado sus abuelos.

Papá me enseñó italiano con mucho cariño, ya que hablaba con sus novenos y siempre entendí su sueño de volver a Italia, y terminé teniendo el mismo sueño que él, y por eso desde un principio me sentí como en casa en cuanto nos conocimos. Llegué, y en la ciudad de Florencia hicimos nuestro dulce hogar, y no me he visto en ningún otro lugar desde entonces.

Tan pronto como crecí un poco, comencé a trabajar como asistente con Nalva, una de las sirvientas que limpiaba la mansión, pero siempre en mi tiempo libre, y papá comenzó a hacer todo, y hoy ayuda al Sr. Fausto y Doña Georgia con las finanzas, y él está estudiando administración de empresas, porque va a la empresa y sigue siendo una especie de mano derecha de la pareja de ancianos, ya que su único hijo vive en España, y nunca volvió a casa , según Carlos, el mayordomo y chofer, se debió a una grave riña familiar, es según él el Sr. Leonidas Ricarelli se fue primero a los Estados Unidos, pero noticias recientes informan que vive en varios lugares, incluso en Roma, en la misma Italia. Sin embargo, nunca viene a ver a sus padres.

Escuchar historias familiares era un pasatiempo diario entre ir y venir de la escuela, y también las tareas diarias de la casa, Carlos me dijo una vez que Leônidas Ricarelli salía de casa simplemente con la ropa puesta, a pesar de que sus padres eran muy ricos, y eso me llamó la atención, a pesar de que se fue de casa a los veinticinco años, y por lo tanto no era un chico. De hecho, el camino del joven ha sido muy prometedor desde que dejó la casa de sus padres, y Carlos sigue todo en la vida del joven, y se mantiene en contacto al menos por llamadas telefónicas con él, ya que él y su esposa Flora prácticamente crearon el Señor. Leonidas, como los Ricarelli siempre fueron un poco duros con el joven, y por lo tanto era feliz hasta con los sirvientes, yo mismo hasta entiendo porque mi conversación con la señorita Georgia es casi nula, ya que ella no habla con los sirvientes ni con las sirvientas, Realmente nunca me importó ya que para mi padre son buenos, y el trato con él es diferente, porque según el mismo Sr. Carlos, mi padre es considerado un amigo especial de la familia por ser nieto de Giovani y Clara, amigos de la pareja de la infancia.

Pero lamentablemente hoy Nalva me dijo que la señorita Georgia quiere hablar conmigo en cuanto papá vaya con Fausto a la empresa de cosméticos.

Sin tener la menor idea de que me queria hablar la señora Georgia, tome mi cafe corriendo y me acerque a ella, hare lo que me pida ya que segun me explicaba siempre Nalva, la señora no era facil y podia hacer cualquier cosa para molestar a mi padre, en caso de que no le gustara nada, pero ¿qué podría querer ella, tal vez una mejor limpieza del armario del dormitorio, o el arreglo de la biblioteca que hice yo? O tal vez fueron algunos cambios, y es por eso que tocar algunos libros viejos pudo haber irritado a la anciana, porque a pesar de que aparenta tener poco más de cincuenta años debido a una cirugía plástica, la señora ya tiene setenta y cinco años y por lo que yo Comprender odia ser clasificado como anciano.

Riendo de mis recuerdos de las bromas de Nalva acerca de que la dama es un vampiro que chupa sangre para mantenerse joven, entro a la oficina, pero pronto me sorprendo, ya que realmente no esperaba que me reciba tan cordialmente.

— Buenos días Amanda querida, ¿cómo estás?

"¡Adiós, señorita Georgia, estoy bien!" - Pero, no entiendo, ¿necesitas algo?

"¡Sí, necesito tu servicio!"

— Entiendo, ¿fue la limpieza lo que no se acordó? O algo relacionado con las flores en el dormitorio, perdóneme señora, tenía muchas ganas de traer algo nuevo, y como me mostraron la flor del desierto como tendencia me pareció muy interesante traérsela.

"No jovencita, no es así querida, tu padre me habló de ti y de cómo sé que eres una buena hija, así que creo que no tendremos ningún problema para que hagas lo que yo quiero, ya que Paolo es un padre dedicado". y no creerque te negarás a ayudarlo.

"¿Qué pasa, señora, mi padre está en problemas?"

"¡Nada querida, solo haz lo que quiero y no pasará nada!"

— No entiendo, pero dígame, señora, ¿qué es? Pero, de ahora en adelante, digo que haré lo que sea, porque no quiero problemas para mi padre.

- Genial querida, eres muy buena, así que Amanda, ¿tienes alguna enfermedad?

— ¿Cómo señora?

"¿Qué clase de pregunta loca es esa? Por el cielo, ¿realmente es un vampiro y quiere beber mi sangre? ¡Amanda, debes estar teniendo una pesadilla, y todavía no te has despertado y la única explicación!"

— ¿Responder a lo que te pregunté? Chica, tengo prisa y no tenemos tiempo, ¡necesito respuestas y tu cooperación de inmediato!

— Lo siento señora, no, no tengo ninguna enfermedad y que yo sepa nunca he tenido que ir mucho al médico.

— Perfecto, sirves perfectamente lo que necesito. - ¿Tienes novio?

- Nunca, por favor señora, soy demasiado joven y papá nunca aceptaría.

“Como me imaginaba Amanda, eres mi elección, Flora realmente me dio una gran idea al hablarme de ti querida.

— No entiendo señora, por favor explíqueme que necesita?

“Bene es muy simple Amanda querida, quiero un nieto necesito una madre de alquiler, y como estás aquí, y encajas perfectamente, te elegí para ser la madre del próximo heredero Ricarelli.

— Lo siento, señora, no entendí, ¡o al menos no quiero!

— Deja de mentir jovencita, entendiste perfectamente, pero para que sea más fácil te vuelvo a explicar, quiero un bebé para mi hijo Leonidas, y tú Amanda serás la mamá de mi nieto, vamos a la clínica ahora mismo a ¡hazte una inseminación artificial!

- ¡Vaya! Dios mío, señora, no puedo hacer esto, papá me mataría y no quiero decepcionarlo.

— Cállate Amanda, tu padre no hará nada, y tú me obedecerás sino mandaré a Paolo a la cárcel por robo y malversación de dinero de la empresa, lo tengo todo listo.

— Esa señora no, por favor, por el cielo, mi padre es un hombre honesto y nunca le robó a nadie… — ¡No hagas eso!

— ¡Muy bien, señorita, entonces Amanda está en sus manos! — Haz lo que yo quiero y no le pasará nada a tu padre, y no te preocupes, luego hablaremos con tu padre sobre el niño, pero quiero que sepas que mi hijo Leonidas no puede saber sobre el bebé, hasta que yo piense es prudente

"Lo siento, señorita Georgia, pero esto es una locura, ¿cómo puede sugerirlo?"

"¡Ya te dije que te callaras, y no estoy sugiriendo que envíe a Amanda, y no puedes negarte!"

- No sé que decirle señora, pero eso no está bien, ¿y por qué su hijo no puede casarse y tener sus hijos normalmente, ya que algo normal y no tiene por qué ser así?

— Mire jovencita, no le debo una explicación sobre esto, ahora vámonos y dejemos de hacer tonterías, estamos perdiendo el tiempo.

Inmediatamente la mujer me tomó del brazo y me sacó de la oficina, y Carlos nos llevó a Roma en una clínica muy grande y moderna, y apenas tuve tiempo de razonar lo que me había pasado. Lo único que sé es que pasé todo el día en este lugar y me hicieron pruebas y me sedaron y se hizo el procedimiento.

Dejé el lugar casi de noche y nuevamente la señorita Georgia me llevó a la mansión. Carlos escuchó todo y me miró con una mirada de lástima, papá cuando me vio me preguntó qué me pasaba, pero la señora Georgia dijo que me sentía mal y estaba conmigo en el hospital y que no era nada grave, que era solo un virus y necesitaba descansar, papá me llevó a nuestra cabaña detrás de la mansión y finalmente me durmió, no quería pensar en la situación loca, y al mismo tiempo quería escapar, pero ¿dónde? iría? ser ni siquiera conoce bien Italia, y mi pobre padre con tantos sueños, y finalmente ver posibilidades reales, y de repente todo podría convertirse en una pesadilla.

Por eso no pensé ni acepté esta loca situación.

Autor: Graciliane Guimaraes

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 comienzo Capítulo 2 el primer impacto Capítulo 3 sobre su regazo Capítulo 4 la intención Capítulo 5 el Consejo Capítulo 6 el malentendido Capítulo 7 No puedo escapar de tus ojos Capítulo 8 Usted es mía Capítulo 9 Sin limite Capítulo 10 salir sin problemas Capítulo 11 no quiero pensar
Capítulo 12 el quiere comprarme
Capítulo 13 no se si puedo hacer esto
Capítulo 14 que estupido fui
Capítulo 15 pérdida y nacimiento
Capítulo 16 no me rendiré
Capítulo 17 Te gusta y te lo recordaré.
Capítulo 18 lleno de esperanza
Capítulo 19 no volveré a preguntar
Capítulo 20 solo ella me llama la atencion
Capítulo 21 no quiero pensar en el
Capítulo 22 la subasta
Capítulo 23 te quiero León
Capítulo 24 no cambiaré nada
Capítulo 25 no voy a permitir
Capítulo 26 No acepto No
Capítulo 27 solo quiero tu cuerpo
Capítulo 28 Te necesito
Capítulo 29 Bruja
Capítulo 30 ya me lo dio
Capítulo 31 No quiero ver
Capítulo 32 La fiesta
Capítulo 33 no pude comprarlo
Capítulo 34 El susto
Capítulo 35 el accidente y el plan
Capítulo 36 la noticia
Capítulo 37 no me engañare
Capítulo 38 mantuve mi plan
Capítulo 39 lo siento papi
Capítulo 40 Yo no puedo
Capítulo 41 no estoy mintiendo
Capítulo 42 yo lo amo
Capítulo 43 esto no es justo
Capítulo 44 no la merezco
Capítulo 45 A viagem e as notícias
Capítulo 46 llegar georgia
Capítulo 47 Necesitaré años para redimirme
Capítulo 48 Nacimiento
Capítulo 49 la visita
Capítulo 50 aceptas casarte conmigo
Capítulo 51 De vuelta a casa
Capítulo 52 un momento relajante
Capítulo 53 si acepto casarme
Capítulo 54 En este momento
Capítulo 55 Revelé todos mis traumas
Capítulo 56 ella me sorprendió
Capítulo 57 ser feliz por siempre
Capítulo 58 epílogo final
img
  /  1
img
img
img
img