img Siento mi corazón bombeando  /  Capítulo 6 Sola en el mundo | 1.22%
Instalar App
Historia

Capítulo 6 Sola en el mundo

Palabras:1010    |    Actualizado en: 04/05/2023

Al principio, Ariana ni siquiera podía dar crédito a lo que estaba viendo, así que se incorporó y se frotó los ojos para comprobarlo. Por desgracia, al leer la noticia completa unas cuantas veces más, se dio cuenta de que era cierto... Era de su difunta madre.

Estaba bastante segura de que era su madrastra, Glenda, quien estaba detrás de todo eso.

El collar a la venta era parte de un conjunto de joyería invaluable. Esa pieza en particular tenía incrustado un raro rubí.

A Ariana le dolió el pecho con tan solo ver la foto.

Antes de que su madre falleciera, ella le entregó ese conjunto y le pidió que lo guardara para su boda.

Pero Glenda no solo le quitó las joyas, sino que ahora estaba vendiendo el collar.

Las lágrimas descendieron por el rostro de la chica como dos ríos torrenciales. Ella anhelaba con todo su corazón recuperar las cosas de su madre, pero ahora...

Glenda parecía estar desesperada por vender todos y no le daría la oportunidad de volver a tenerlos.

Indignada, Ariana decidió ir a la residencia de la familia Edwards al día siguiente para reclamar lo que era suyo por derecho.

Pero Glenda era una mujer malvada y no sería tan fácil lidiar con ella.

Aunque las cosas podrían ser distintas si se presentaba en la casa con Theodore...

Su madrastra era una aduladora de primera y no dudaba en enterrar su arrogancia cuando estaba cerca de gente más poderosa que ella. Seguramente no rechazaría al heredero de la familia Anderson.

Ahora el problema de Ariana era cómo convencer a Theodore de acompañarla. Él la había amenazado diciéndole que no quería volver a verla, no había forma de que pudiera acudir en su ayuda. Entonces, ¿cuáles eran sus opciones?

Preocupada, Ariana se dejó caer sobre el colchón y se devanó los sesos hasta que finalmente se armó de valor para hablar con su esposo. Al menos podría intentar llegar a un acuerdo con él.

Ningún empresario rechazaría un trato si resultaba lo suficientemente beneficioso.

Como hija de su padre, Ariana tenía derecho a parte de la propiedad de la familia Edwards, quizás podría convencer a Theodore con eso...

A finales de noviembre las noches eran más largas y los días fríos y lluviosos. Esa noche, un diluvio descendió sobre la ciudad y al día siguiente todo estaba mojado y neblinoso.

Ariana se despertó temprano gracias a la alarma, pero lucía terrible porque no había dormido nada bien anoche. Aunque tenía ojeras y le dolía la cabeza, reunió el coraje necesario para caminar hasta la puerta de Theodore.

Un agradable olor a incienso llegó a su nariz cuando entró en el cuarto. La suave alfombra de lana le dio la bienvenida apenas puso un pie dentro.

El hombre estaba sentado en una silla de ruedas y miraba por la ventana con una taza de café caliente en la mano. Aunque sintió los pasos, no se dio la vuelta para ver quién era.

"¡Ejem! Bue... Buenos días, Theodore...". Vacilante, Ariana se adentró en la habitación.

Pero Theodore no respondió.

Cada vez más nerviosa, la chica se lamió los labios secos y continuó con cautela: "Sé que no quieres verme, pero vine porque quiero llegar a un acuerdo contigo... ¿Podrías acompañarme a la casa de mi familia hoy? Necesito...".

"¡Vete a la mierda!", espetó el hombre con frialdad.

Asustada, Ariana se estremeció en el acto y bajó la cabeza. "Por favor, solo quiero que...".

"Jefe", interrumpió Horace, quien acababa de entrar.

Entonces se acercó a Theodore y le entregó un archivo.

Justo cuando el hombre estaba a punto de abrir el sobre, le lanzó una mirada fría a la mujer y gritó: "¿Por qué sigues aquí? ¿Quieres que te eche?".

Al borde de las lágrimas, Ariana se dio media vuelta y salió corriendo.

Mientras miraba su figura que desaparecía, Horace se acomodó las gafas y preguntó: "¿He llegado en un mal momento?".

Pero Theodore no respondió, sino que simplemente hojeó el documento.

"Revisé los antecedentes de la señora Edwards como me ordenó, parece que le ha tocado vivir una vida dura... Su madre falleció cuando ella tenía apenas trece años y poco después su padre se casó con una mujer que ya tenía una hija, y su supuesta hermana era solo un año menor que ella... Al parecer, su padre había estado engañando a su difunta esposa prácticamente desde que se casaron... Por supuesto, la noticia le cayó terriblemente mal a la señora Edwards, quien se fue a estudiar al extranjero apenas cumplió la mayoría de edad... Hace poco se supo la noticia de la muerte de su padre y, para cuando ella regresó, su madrastra ya se había hecho cargo de todo, incluso de las posesiones de su madre... Ahora las está vendiendo de a poco... Es realmente lamentable".

"¡Sé leer, Horace!", espetó Theodore de mal humor.

"¡Oh, lo siento, señor!", se disculpó el asistente. Sin embargo, pasados un par de minutos, no pudo evitar comentar: "Señor, creo que la infancia de la señora Edwars se parece mucho a la de usted... Ambos tienen madrastras y medios hermanos que son...".

"¡Por el amor de Dios, Horace, silencio! ¿Voy a tener que cortarte la lengua para que te calles?", espetó con amargura.

Temeroso, Horace retrocedió y cerró la boca.

"¿Has dicho que se están vendiendo las cosas de su madre?".

El asistente asintió repetidamente.

Theodore resopló y controló la silla de ruedas para acercarse a la ventana. Afuera, el paisaje era de ensueño.

Sin embargo, su mente estaba en otra parte. Hace un momento, Ariana salió llorando de la habitación, pero él no tenía idea de lo que quería.

Era tan tonta, ni siquiera podía pedir ayuda apropiadamente...

*

Mientras tanto, Ariana había salido de la mansión.

Aunque no había conseguido el favor de Theodore, se dirigió a la casa de la familia Edwards para enfrentarlos. Un cúmulo de emociones se atiborró en su interior mientras esperaba en la puerta, y el hombre que la abrió la enfureció aún más.

"¿Ariana? ¿Qué estás haciendo aquí?", preguntó Jasper.

img
Contenido
Capítulo 1 La traición Capítulo 2 La inseminación artificial Capítulo 3 El primer encuentro Capítulo 4 Él lo sabía todo Capítulo 5 Un esposo terrible Capítulo 6 Sola en el mundo Capítulo 7 Tres contra uno Capítulo 8 Una defensa inesperada
Capítulo 9 Un interés egoísta
Capítulo 10 ¿De verdad está enamorado
Capítulo 11 Una advertencia
Capítulo 12 Una vieja foto
Capítulo 13 Buscando empleo
Capítulo 14 Una entrevista de trabajo
Capítulo 15 ¿A qué se dedica su esposo
Capítulo 16 El presidente desempleado
Capítulo 17 Una investigación intensa
Capítulo 18 Cambio de autoridad
Capítulo 19 Altercado esperado
Capítulo 20 La competencia
Capítulo 21 Desafío aceptado
Capítulo 22 Una sorpresa
Capítulo 23 Un primer día agitado
Capítulo 24 La defensora de su esposo
Capítulo 25 La seducción
Capítulo 26 Esposo excitado
Capítulo 27 El idioma como barrera
Capítulo 28 Un gran malentendido
Capítulo 29 Ayuda
Capítulo 30 El truco de Donna
Capítulo 31 La estrella venida a menos
Capítulo 32 La verdadera historia
Capítulo 33 Un beso incómodo
Capítulo 34 Un accidente automovilístico
Capítulo 35 El lado amable de Theodore
Capítulo 36 No vuelvas a hacer preguntas
Capítulo 37 La niña desapareció
Capítulo 38 Dormir juntos
Capítulo 39 Pasando la noche
Capítulo 40 Admisión
Capítulo 41 Modelo estelar
Capítulo 42 Un buen espectáculo
Capítulo 43 Acoso
Capítulo 44 Pánico en el baño de damas
Capítulo 45 Encuentro
Capítulo 46 Video de vigilancia
Capítulo 47 Rasguños en su mano izquierda
Capítulo 48 Mordiendo el anzuelo
Capítulo 49 Seducción
Capítulo 50 Drogando a su presa
Capítulo 51 Pervertido
Capítulo 52 Excitación apagada
Capítulo 53 Opinión pública dividida
Capítulo 54 Comportamiento extraño
Capítulo 55 Pidiendo paz
Capítulo 56 Movimiento inteligente
Capítulo 57 Regalo sangriento
Capítulo 58 Venganza
Capítulo 59 Día de San Valentín
Capítulo 60 Invitados indeseados
Capítulo 61 Despedido del Grupo Anderson
Capítulo 62 Arrepentimiento
Capítulo 63 Beso forzado
Capítulo 64 Robado mientras está borracho
Capítulo 65 Muévete sola
Capítulo 66 Un nuevo obstáculo
Capítulo 67 Ladrón de contratos
Capítulo 68 Abandonado
Capítulo 69 Un don nadie popular
Capítulo 70 Firma el contrato
Capítulo 71 Ayuda disfrazada
Capítulo 72 Inseminación fallida
Capítulo 73 Creando problemas
Capítulo 74 Fotos indecentes
Capítulo 75 Ácido sulfúrico
Capítulo 76 Trabajo extra
Capítulo 77 Falsa alarma
Capítulo 78 Razón de peso
Capítulo 79 Embarazo
Capítulo 80 Dinero necesario
Capítulo 81 Evidencia sólida
Capítulo 82 El misterioso señor H
Capítulo 83 La cita
Capítulo 84 La elegancia de Ariana
Capítulo 85 Cautivado por una mujer casada
Capítulo 86 Una solicitud grosera
Capítulo 87 La pistola Taser
Capítulo 88 Miedo a la oscuridad
Capítulo 89 Un beso forzado
Capítulo 90 Qué cobarde
Capítulo 91 Rumor infundado
Capítulo 92 No contaba con su favor
Capítulo 93 Debut
Capítulo 94 A capela
Capítulo 95 La ganadora
Capítulo 96 Bloqueándolo
Capítulo 97 Pareja nominal
Capítulo 98 La batalla en línea
Capítulo 99 Tendencia
Capítulo 100 ¡Han ido demasiado lejos!
img
  /  5
img
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY