Instalar APP HOT

Lea gratis la novela Un regreso inesperado

Reseñas de libros Manobook.com 2024-04-11 17:15:38 48

Lea gratis la novela Un regreso inesperado

Sumérgete en la envolvente trama de "Un regreso inesperado", una obra literaria donde los destinos se entrelazan en un torbellino de emociones encontradas. El autor, Hugh Frederick, urde una historia de amor y redescubrimiento protagonizada por Sebastián y Alexandra.

En un instante cargado de expectativas y anhelos, Alexandra, a ocho meses de embarazo, se encuentra al borde de un nuevo capítulo al escuchar de manera fortuita la discusión entre las criadas sobre el posible regreso de Sebastián. Con manos temblorosas y un corazón rebosante de alegría, la joven se sumerge en la posibilidad de una reunión que podría cambiarlo todo, incluso después de recordar la única vez que vio a Sebastián, en su noche nupcial, antes de su abrupta partida.

Sin embargo, cuando Sebastián reaparece tras meses de ausencia, Alexandra no solo se enfrenta a su retorno imprevisto, sino también a la presencia de otra mujer a su lado. Las emociones chocan y las tensiones se intensifican mientras secretos salen a la luz, revelando las complejidades de un pasado compartido y un futuro incierto. A medida que Alexandra lidia con nuevas revelaciones y quiebres en sus ilusiones, las verdaderas intenciones de Sebastián salen a la luz, proyectando una sombra sobre su ya frágil vínculo.

Entre ecos de deseo y traición, "Un regreso inesperado" explora las complejidades del amor, la pérdida y la redención, invitando a los lectores a un viaje emocional que profundiza en las relaciones humanas y en el poder perdurable del perdón. La maestría narrativa de Hugh Frederick teje un tapiz de pasión y dolor, pintando un vibrante retrato de dos almas atrapadas en los giros inesperados de reencuentros agridulces.Puedes leer libros similares en línea en la Manobook APP.

Es posible que también te gusten libros del mismo tipo que Un regreso inesperado

Mi esposo multimillonario

La despampanante exesposa

El hombre perfecto llama a la puerta

Lee ahora

Lee ahora

Lee ahora

La segunda oportunidad en el amor

El camino a reparar tu corázon

Yo soy tuya y tú eres mío

Lee ahora

Lee ahora

Lee ahora

parte 1: la historia de Un regreso inesperado

parte 2: el capítulo más popular de Un regreso inesperado

parte 3: Recomiende 10 novelas similares a "Un regreso inesperado"

parte 1: la historia de Un regreso inesperado

Un regreso inesperado es una novela romántica, los protagonistas son Sebastián y Alexandra,

—¿Sebastián va a volver?

Alexandra, embarazada de ocho meses, estaba doblando las pijamitas recién compradas en la habitación de los bebés cuando escuchó la conversación de las criadas.

«¿Va a volver? ¿Es porque se acerca mi fecha de parto?». Su corazón estaba tan lleno de alegría que hasta sus manos temblaron. Aunque Sebastián era el padre del bebé, ella solo lo había visto una vez, en su noche de bodas. No apareció nunca más después de eso. Con los ojos llorosos, acarició su vientre.

—Oh, mis bebés, sé que a su papá no le gusto, pero está bien. Seré feliz mientras él esté aquí para presenciar su nacimiento.

Una sonrisa de alegría y satisfacción iluminó su rostro. Dos días después, Sebastián regresó después de haber desaparecido durante meses. Cuando Alexandra escuchó la noticia, sostuvo su vientre abultado mientras trotaba con cuidado fuera de su habitación para encontrarse con él.

Mientras miraba hacia abajo desde la parte superior de las escaleras, su rostro se volvió pálido. Aparte del hombre al que extrañaba mucho, vio a una mujer parada a su lado en la sala de estar.

—Sebastián, te pedí que regresaras para cuidar a Alexandra. ¿Por qué traes a esta mujer a tu regreso?

—¿No sabes por qué? Te dije que no tengo nada que ver con este matrimonio. La mujer con la que quiero casarme es Sandra y está parada a mi lado en este momento.

parte 2: el capítulo más popular de Un regreso inesperado

Un regreso inesperado Capítulo 15 Otra pequeña figura

Entonces, llevó a Sandra de vuelta a casa y le declaró su amor delante de Federico. Y ahora, la arrastraba de nuevo allí. «¿No tenía miedo de que Alexandra volviera a estropear su relación con esa mujer?». En cuanto su voz se apagó, la escoria se levantó de la silla.

—¿Cómo te atreves? No pienses tanto en ti misma, Alexandra. Me da igual que estés viva o muerta. Incluso si no hubieras aparecido hoy, me habría llevado tu cadáver conmigo. —Había un brillo de hostilidad en sus ojos inyectados en sangre mientras decía lo que pensaba.

Alexandra apretó los puños con fuerza hasta que los nudillos se pusieron blancos. Apretó los ojos y guardó silencio. «¿Qué se puede esperar después de cinco años? ¿Espero que me diga algo bonito?». Enseguida, Alexandra fue llevada a un camarote en la cubierta inferior del barco. Poco después, el barco abandonó el muelle y zarpó. Resultó que este barco era el medio de transporte para ellos.

No le dio importancia al asunto porque sabía que no tenía sentido seguir luchando. Cuando la encerraron en el camarote, Alexandra se tumbó en la pequeña cama y se quedó dormida.

—Juan, no deberías. Es peligroso...

—¡Silencio! ¡Apártate de mi camino!

Se despertó con el sonido de su estómago gruñendo y la discusión fuera de la cabaña. También escuchó con ligereza la voz de un niño. «¿La voz de un niño? ¿Será Juan?».

Los ojos de Alexandra se abrieron de inmediato y en ese segundo, se despertó como nunca antes. Al fin y al cabo, Sebastián estaba en ese barco y estaban partiendo hacia el lugar de donde venían. No sería una sorpresa que Juan también estuviera en el barco. Su corazón saltó de éxtasis al pensar en ello. Saltó de la cama y corrió hacia la ventana. Miró a través de la ventana y, en efecto, vio dos figuras de pie fuera de su camarote. Una de ellas era una figura corpulenta con un traje negro que parecía ser un guardaespaldas. La otra figura que estaba a su lado era bajita y guapa. Llevaba un abrigo azul caqui con un gorro de lana negro en la cabeza. No era otro que Juan. A Alexandra se le llenaron los ojos de lágrimas al mirar al niño.

👉👉Haga clic aquí para leer más capítulos populares

Un regreso inesperado Capítulo 16 Abuso

Alexandra no tenía muchas ganas de contarle a su hijo eso, así que cambió de tema para que volviera de inmediato. Estaba jugando con su dron con el viento. Aunque no era peligroso, le preocupaba que se resfriara. Sin embargo, Juan se negó a escucharla. Tras ver que Alexandra no respondía a su pregunta, se dio la vuelta y se alejó.

—¡No es asunto tuyo! Tú, ve a buscar más pilas para mí.

—Juan... —El guardaespaldas se quedó perplejo por un momento.

Alexandra se puso nerviosa. Justo cuando estaba a punto de aconsejarle de nuevo, una figura apareció en la cubierta y se dirigió con furia hacia el chico.

—Juan, llevas mucho tiempo jugando. Deberías volver a entrar. Si no, tu padre te va a regañar.

Alexandra miró de inmediato y vio a una hermosa joven con un vestido caro. «¿Sandra? ¿Así que ella también está en este barco?». Alexandra se quedó atónita por un momento, pero rápido recuperó la cordura al pensar en la relación de la mujer con esa escoria. Sandra se acercó al ver a Juan todavía jugando con su juguete. Sus manos comenzaron a acariciar todo su cuerpo con impaciencia.

—Juan, mírate. Tienes la ropa mojada y las manos heladas. ¿No te dije antes que no salieras a jugar? ¿Y si te pones enfermo otra vez? ¿No sabes lo débil que es tu cuerpo? Rápido, recoge tus cosas y entra. —Aun así, sus palabras cayeron en saco roto. Juan la ignoró y en su lugar siguió jugando con su dron—. ¡Juan! ¿Por qué eres tan desobediente? ¿Quieres que te peguen otra vez? Bájalo ahora mismo.

Nadie lo vio venir. Cuando su regañina cayó en saco roto, Sandra dio un fuerte tirón al brazo del chico y le arrebató el mando de las manos. ¡Los ojos de Alexandra se llenaron de sangre furiosa! Juan era un niño muy testarudo. A diferencia de Mateo, era físicamente débil de nacimiento. La falta de amor materno dio lugar a su personalidad antisocial y obstinada. La mayoría de las veces, hablar y sopesar las consecuencias con él funcionaba mejor que forzarlo contra su voluntad.

👉👉Haga clic aquí para leer más capítulos populares

Un regreso inesperado Capítulo 17 Alexandra se suicida

Alexandra ignoró a Sandra y dirigió la mirada a su hijo.

—Pequeño Juan, ven a mí. Rápido, déjame mirar tus manos.

—Ah, ¿todavía estás tratando de encontrar pruebas del niño? Déjame decirte que este niño suele ser muy travieso. Es normal que choque y golpee las cosas. Si estás pensando en usar eso para acusarme, estás perdiendo el tiempo —dijo Sandra con sarcasmo. Alexandra gritó enfadada:

—¡Cállate, Sandra! Sabes muy bien lo que hiciste. No dejaré que vuelvas a hacerle daño ahora que he vuelto. Así que es mejor que te tomes en serio mis palabras.

Había algo por completo aterrador y asesino en sus ojos que hizo que Sandra se estremeciera de miedo. Sintiéndose intimidada y furiosa, esta ordenó a los guardaespaldas:

—Sellen la cabina y la ventana; no dejen ni una sola rendija. ¡Manténganla dentro! Si desaparece, ¡habrá un infierno cuando el Señor Heredia se entere! —Sin tener en cuenta la conmoción, Alexandra trató de alcanzar a su hijo.

—Juan, ven rápido y déjame echar un vistazo. Pequeño Juan...

Se quedó en el sitio. En ese momento, Juan estaba bastante desconcertado y no estaba seguro de por qué Alexandra estaba tan agitada. «¿Le pasaba algo a la Señora Sandra? Ella siempre fue así. Entonces, ¿cuál es el problema?». Este chico que a menudo se aislaba en la casa porque no le gustaba hablar o socializar con los demás. En realidad pensaba que el comportamiento de Sandra era normal.

—Pequeño Juan, por favor, ven. Déjame ver... —Alexandra estaba de rodillas, suplicando entre lágrimas.

Apartó desesperada a los guardaespaldas que le bloqueaban la vista en la ventana, con la esperanza de ver cómo estaba su hijo. Después de todo, lo llevó en su vientre durante nueve meses. Él nunca conoció el amor de una madre porque ella lo abandonó al nacer. «¿Cómo podía dejarle para que fuera maltratado por una mujer tan despiadada?». Mientras lloraba a mares, Alexandra pronunció con voz ronca:

—Pequeño Juan, ven... Yo... Te lo ruego. Ven rápido y déjame ver tu mano.

👉👉Haga clic aquí para leer más capítulos populares

parte 3: Recomiende 10 novelas similares a "Un regreso inesperado"

Si te gustan las novelas románticas sobre Romántico, te recomiendo 10 libros similares a "Un regreso inesperado".

1. CEO INTENSO

autor: amanda lagos perez

CEO INTENSO

CEO INTENSO

continúa escupiendo la letra de la manera más intensa posible. La chica es genial en todos los sentidos. Fue la mejor elección traerla a la banda hace siete años. Nicolas fue el único reticente al respecto, pero sé que incluso él está de acuerdo en que ella trajo ese algo extra que todos decían que faltaba. Los Gigantes del Alba son rudos. Con un movimiento de cabeza, lanzo mi cabello hacia un lado para que termine cayendo en mis ojos y voy más despacio, como exige el ritmo. Todos hacen lo mismo y el sonido baja, dejando solo la voz de Melissa en evidencia para cerrar con una floritura. Estiro la espalda y veo a Nic y Ramon hacer lo mismo. Siete espectáculos en cuatro días. Avanzamos a un ritmo frenético y definitivamente no me quejo. Este es el futuro que siempre quise. Dejo mis baquetas para agarrar la botella de agua y bebo todo el contenido de una sola vez. Tiro el paquete al suelo, sin importarme mucho, y una pequeña rubia, con unos auriculares enormes, sale de detrás de la cortina lateral y camina agachada hacia donde estoy con dos botellas llenas en la mano. Ahora es el momento de que Mel interactúe con la audiencia, para que nadie le preste atención. Excepto yo. Los jeans abrazan la cintura delgada. La posición inclinada me hace ver sus redondos y apetitosos pechos asomando por el escote en pico de su ajustada camisa blanca. Miro hacia arriba y veo el cabello largo y rubio atado y oculto por el equipo de producción en su cabeza. Me olvido de dónde estoy y mi atención se centra sólo en ella. Cuando está de cerca, noto que no usa maquillaje y, sin embargo, es hermosa. - Hola Gatita. — Puse mi mejor sonrisa, feliz de haber elegido mi compañía para pasar la noche. Intento no involucrarme con nadie en la producción, al fin y al cabo las mujeres somos como el chicle y viajar conmigo puede ser un problema, pero, con esta rubia, haré una excepción. Sin embargo, su reacción no es la que esperaba. Ella me mira, pone los ojos en blanco y vuelve su atención al suelo, ignorándome por completo. La chica cambia el envoltorio vacío por el lleno, se da vuelta y continúa caminando agachado, desapareciendo rápidamente de mi campo de visión. ¿Cómo es que nunca la había visto antes? Lo cual no es ninguna sorpresa, tenemos una banda poderosa aquí y por eso la producción detrás de ella es enorme. Siempre estamos renovando a aquellos que no pueden soportar la molestia. Este debe ser nuevo en el equipo y con novio. Certeza. Al fin y al cabo, en los últimos años me he dado cuenta de que es muy difícil que una mujer soltera no se rinda ante mis sonrisas. Por eso no me devolvió el saludo. No me meto con los comprometidos. Estos panecillos se los dejo a Ramón. - ¿Quieres mas? — Grita Mel, y el público enloquece, lo que hace que mi atención vuelva al lugar correcto: el espectáculo. — Hace calor aquí, ¿no? — Arranca la puta blusa, dejándote con un sostén casi transparente. ¡Mierda! Lo está haciendo de nuevo. Mis ojos vuelan hacia Nic. Sé que no aprueba los arrebatos de nuestro vocalista, pero su rostro permanece en blanco, como si eso no le afectara. Hay momentos en los que Nicolas parece más un jodido jugador de póquer...

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Muchas gracias

trasero.  He intentado todo a lo largo de los años para entendernos, pero Mel vive en un frasco de vidrio.  Puedo ver en tus ojos que te gusta Nic, pero no entiendo por qué lo niegas con tanta vehemencia.  Mi amigo lo intentó y lo intentó, pero el corazón del pequeño pelirrojo está completamente cerrado al swing, así que, después de tantos consejos, decidió seguir adelante.  Viviane es una buena chica e idolatra a nuestro bajista.  Después de que él le dio una oportunidad a las citas, Mel perdió la cabeza de una vez por todas.  Cada programa hace una locura peor que la anterior.  Y sé que estás a un paso de perderte para siempre, y eso me vuelve loca.  Somos una maldita familia.  — Quiero que todos griten el nombre de Yago.  — Parpadeo en cuanto la escucho decir mi nombre.  — Para que pueda aplastar esas baquetas en los platillos de su tambor, dándole potencia a la siguiente canción.  ¿Vamos allá?  - ¡YAGÓ!  ¡YAGÓ!  ¡YAGÓ!  — Vaya, y el público hace lo mismo.  Dejo a la rubia de producción, a Mel y toda su mierda para pensar más tarde.  Levanto las baquetas, cuento hasta tres golpeándolas y empiezo la siguiente canción de nuestro repertorio, que es jodidamente increíble.  Empezamos nuestra banda cuando aún éramos niños.  Nic, Ramon y yo sabíamos que queríamos vivir de la música, pero era un sueño lejano.  Hasta que el padre de Nic, Adam Moretto, apareció en nuestra ciudad, trajo a Mel a la banda e hizo nuestro sueño realidad. 

Leer ahora

2. Nunca digas nunca

autor: Gilbert Soysal

Nunca digas nunca

Nunca digas nunca

Sólo hace falta un segundo para que el mundo de una persona se derrumbe. Este fue el caso de Hannah. Durante cuatro años le entregó todo su amor a su marido, pero un día él le dijo fríamente: "Divorciémonos". Hasta ahora se dio cuenta de que todos sus esfuerzos de los últimos años fueron en vano. Su marido no la amó. Mientras ella procesaba la noticia, la voz indiferente continuó: "Deja de fingir que estás sorprendida. Nunca dije que te amaba. Mi corazón siempre ha pertenecido a Eliana. Sólo me casé contigo para apaciguar a mis padres". El corazón de Hannah se rompió en un millón de pedazos cuando firmó los papeles del divorcio, marcando el final de su reinado como esposa devota. La mujer fuerte que tenía dentro rápidamente se manifestó. En ese momento, juró no volver a depender de un hombre nunca más. Su aura era extraordinaria cuando se embarcó en el viaje por encontrarse a sí misma y dominar su propio destino. Cuando regresó, había madurado mucho y era completamente diferente de la esposa dócil que todos conocieron. "¿Qué estás haciendo aquí, Hannah? ¿Es tu truco para llamar mi atención?", preguntó su arrogante exmarido. Antes de que pudiera responder, un CEO autoritario apareció de la nada y la tomó en sus brazos. Él le sonrió y, en tono de amenaza, dijo: "Sólo para advertirle, señor, ella es mi amada esposa. ¡Aléjese de ella!". El exmarido no podía creer lo que oía. Él pensó que ningún hombre se casaría jamás con Hannah, pero ella le demostró que estaba equivocado. Pensó que ella nunca lograría nada. No sabía que habría aún más sorpresas por venir...

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Divorcio

"Divorciémonos".

Un escueto par de delicadas hojas de papel marcaban la conclusión de un matrimonio de cuatro años.

Los delgados dedos de Hannah Moore rozaron el nombre entintado de su marido que figuraba en el documento.  Al levantar los ojos para encontrarse con los de Declan Edwards, su mirada llorosa era inequívoca.

"¿No hay ninguna posibilidad para nosotros?", preguntó.

La voz le temblaba ligeramente, afectada por la emoción y el esfuerzo de las tareas domésticas.  Las gotas de sudor se le pegaban a la frente y a las gruesas monturas de sus gafas negras, dándole un aspecto torpe y anodino.

Habiéndose anticipado a su regreso aquella noche, con la ilusión de hablar sobre su futuro, ella se había levantado temprano, había escogido cuidadosamente algunos alimentos frescos, había cocinado y había ordenado la casa.  Pero sus esfuerzos le parecieron inútiles al enterarse de la desgarradora noticia.

"Nuestro matrimonio era esencialmente un acuerdo comercial", espetó Declan, sacudiendo la ceniza de su cigarrillo, "Además, Eliana volverá pronto".

Así que eso era todo.

Eliana Patel, la mujer que ocupaba el corazón de Declan, era la persona a la que nunca podría dejar marchar.

Con la lengua pegada al paladar, Hannah experimentó un escozor familiar.  Inclinó la cabeza, con la mente algo ofuscada.  Cada vez que Eliana aparecía, Declan abandonaba todo, incluso sus propios principios.

Leer ahora

3. El encuentro con el amor de la vida

autor: Fifine Schwan

El encuentro con el amor de la vida

El encuentro con el amor de la vida

Para cumplir el último deseo de su abuelo, Stella se casó con un hombre al que nunca había visto. Sin embargo, los dos continuaron llevando sus vidas sin ser molestados. Un año después, Stella regresó a Seamarsh con la esperanza de conocer a su misterioso marido. Pero para su sorpresa, él le envió un mensaje pidiéndole el divorcio. Apretando los dientes, ella respondió: "¡Entonces divorciémonos!". Poco después, Stella se convirtió en empleada de Grupo Prosperity y trabajó directamente para el director ejecutivo del grupo, Matthew. Se decía que el apuesto CEO estaba casado y amaba mucho a su esposa. ¡Pero Stella no sabía que él era en realidad su misterioso marido! Decidida a centrarse en su carrera, Stella deliberadamente se mantuvo alejada del jefe, aunque no pudo evitar notar sus intentos de acercarse a ella. Un día, su marido cambió repentinamente de opinión y se negó a seguir adelante con el divorcio... ¿Cuándo descubriría Stella que Matthew era su marido? En medio de una mezcla de dulzura y mentiras, ¿adónde los llevaría el destino?

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Marido desconocido

En el aeropuerto de Seamarsh, Stella Anderson aguardaba en la sala de espera, con una maleta grande a sus pies.

Miró de nuevo su reloj, solo para descubrir que ya habían pasado treinta minutos desde que se bajó del avión.  Y, sin embargo, su marido, con quien se había casado un año atrás, no estaba a la vista.

Frunciendo el ceño, la chica se abanicó con los dedos.  Sorprendentemente, ya tenía una mala impresión de alguien a quien nunca había conocido.

Se suponía que ese sería su primer encuentro.  ¿Cómo era posible que el hombre llegara tan tarde?

Mientras la chica observaba a la gente ir y venir, no pudo evitar recordar su apresurado matrimonio, el cual sucedió un año atrás, después de que su abuelo enfermara de gravedad.

Stella, quien se encontraba en el extranjero en aquel entonces, volvió a casa rápidamente para ver al anciano.  Fue entonces cuando su abuelo le dijo que esperaba verla casada pronto.

La chica quería negarse, pero cuando recordó cómo su abuelo la adoptó de un orfanato y la crio hasta convertirla en la adulta que era, no tuvo el corazón para decepcionarlo.

Y así, se casó con el hombre que su abuelo eligió para ella, alguien a quien nunca había visto.

Leer ahora

4. Embarazada de Hades

autor: Maya Briceño

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Prólogo.

Reviso la hoja de la prueba de embarazo que sale positiva, suspiro mirando a la nada y luego otra vez la prueba pensando en qué momento me acosté con alguien en los últimos dos meses y lo más cercano que he llegado a acostarme con alguien es en un sueño húmedo que tuve al día después de ir a beber a un bar.

Me levanto para regresar a mi apartamento, pido un taxi y le doy la dirección mientras pienso en el supuesto padre de mi criatura, el taxi se estaciona en el edificio, pago y bajo.  Miro el gran edificio de 10 pisos con 4 apartamentos cada piso estilo estudio, entro y tomo las escaleras ya que no hay elevador, por suerte vivo en el tercer piso, al llegar y abrir la puerta de mi hogar esta se abre mostrando a mi amigo quien me toma del brazo y mira a los lados del pasillo.

Entro al apartamento sin entender su reacción.

— ¿Qué sucede?  — pregunto viendo que actúa de una manera poco común, se acerca a la ventana y mira algo, curiosa me acerco a mirar y veo tres camionetas negras con una H y una K como logo.  — Elián… — llamo, me mira y me hace seña de que me acerque a él.

— Esos carros son de la mafia… — frunzo mi ceño, mirando lo que sea que está intentando mirar el rubio — Hali… no me digas que no sabes de esto — afirma o preguntó no lo sé muy bien porque llega Ana abriendo la puerta con desespero.

— Explíquenme porque esos carros están frente al edificio, nuestro edificio — habla alarmada, los miro sin entender nada, suspiro.

Leer ahora

5. Adiós, mi amor miserable

autor: Glad Rarus

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Culpas ajenas

Un dolor punzante atravesó de repente el brazo de Claire Williams.

Consternada, la chica se lamió los labios y procuró abrir los ojos, pero no pudo.  El dolor arreciaba con cada segundo.

Sus parpados se sentían pesados y apenas si podía moverlos.  En la distancia, un cúmulo de voces empezaban a escucharse, aturdiéndola todavía más.

"¡Dios, es tan lamentable!  A la pobre no la anestesiaron porque su familia no quiso...  Deben odiarla para hacerle algo así".

"Sí, tiene treinta puntos en el brazo...  Me da dolor solo mirarla".

Después de un largo rato, Claire abrió lentamente los ojos y se encontró acostada en una cama de hospital.  Sus ojos se espabilaron en el instante en que se dio cuenta de que estaba conectada a un gotero intravenoso.

Poco a poco, los recuerdos fueron cobrando vida en su mente.  Ximena Brooks la había invitado a ir de compras ese día, pero solo para cargar las bolsas por ella.

Era normal que Ximena le ordenara hacer cosas como esa y ella no podía negarse por nada del mundo.

En el camino de regreso a casa, Claire se sentó en el asiento trasero del auto mientras Ximena conducía.  Minutos después, el auto se estrelló.

Las imágenes del accidente brillaron de repente en su cabeza, aturdiéndola.  El miedo aceleró sus latidos y la puso a sudar frío.

Leer ahora

6. El abogado y la doctora

autor: Bohn

El abogado y la doctora

El abogado y la doctora

Misha no es una mujer romántica. Descreída del amor después de haber vivido un infierno en manos de su prometido que casi termina con su vida. Sus días los pasa dentro de un laboratorio junto a su mejor amiga Mica intentando ayudar a mejorar la calidad de vida de niños con problemas. Un accidente de auto cambiara las cosas para siempre. Aunque intenta ser feliz el pasado ha dejado grandes secuelas mentales y físicas. Khalam es un cínico abogado. El convivir dentro de una familia poco afectuosa lo llevó a huir de los compromisos. Su vida transcurre entre lograr contratos para su mejor amigo Ann y mujeres al azar. Un accidente mueve sus cimientos y lo obliga a replantear todo aquello que alguna vez pensó. Entre las sombras una persona busca venganza y no descansará hasta tomar lo que considera suyo. ¿Podrán alcanzar alcanzar la felicidad? ¿O estarán destinados a un futuro de soledad?

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 Primera (mala) impresión

Inglaterra, febrero 2021

El ruido del impacto en la parte trasera del coche me sorprendió y perdí el control del vehículo, chocando contra el auto de enfrente.  Todo se convirtió en caos en un instante.  Aunque el golpe fue fuerte, los airbags no se activaron.  Sentí el golpe en el lado derecho de mi cabeza al chocar contra el cristal.

Despejando mi mente, miré a mi amiga en el asiento del copiloto.  Mica estaba en la misma situación, tocándose la sien.  Nos evaluamos con una mirada, sabiendo qué buscar posibles lesiones.  Después de tantos años trabajando juntas, no necesitábamos palabras.  Al darnos cuenta de que solo estábamos levemente heridas, nos pusimos en piloto automático para verificar el estado de los ocupantes de los otros vehículos.

Fuimos invitadas al 50º Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Cirugía que se llevaría a cabo en Londres.  Decidimos viajar diez días antes desde Houston para visitar otras ciudades durante las mini vacaciones.  Nuestro primer destino fue Gales, luego Cardiff y finalmente Bath.  Como admiradoras de Jane Austen, quedamos fascinadas con la ciudad, su misticismo y romanticismo que representaban una parte importante de nuestra infancia.  Después volamos hacia el norte y terminamos nuestro viaje en Manchester.

Leer ahora

7. La Suerte Me Hizo Conocerte

autor: PACA SANTOYO

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 ¿Trabajas como prostituta

Esa noche, el estruendoso tono de llamada de un celular rompió el silencio del dormitorio de las chicas.

"¡Cherry!  ¡Contesta de una vez!  ¡Tu teléfono es el que más ruido hace aquí!", dijo la joven que estaba al lado de Cherry Shaw, empujándola suavemente.

"¡Ya voy, ya voy!".

Una vez que atendió la llamada, la mujer se puso de pie antes de decirle a su amiga: "Necesito salir a recoger un paquete".

"¡Está bien!".

Al rato, Cherry regresó con dos bonitas cajas de regalo, aunque parecía un poco avergonzada.

"¡Vaya, qué bonitos envoltorios!  ¿Qué hay adentro?  ¿Son regalos de tu novio?".  En ese momento, las otras chicas inmediatamente la rodearon curiosas.

Entonces, con una sonrisa pudorosa, sostuvo las cajas con fuerza, diciendo: "No es nada.  ¡Son solo algunas prendas que compré en Internet!".

Leer ahora

8. DOCTOR CEO

autor: amanda lagos perez

DOCTOR CEO

DOCTOR CEO

siendo atacada en la parte trasera del hospital y termina cuidándola. Pero a pedido de su amigo Alejandro, termina acercándose a Amanda, cuyo recuerdo de la noche en que fue atacada se ha visto afectado. Pero el destino lo sorprende, cuando en medio de los cuidados, termina descubriendo sentimientos por ella, una residente. Eran más de las 3 de la mañana cuando abrí mi billetera y saqué un cigarrillo, antes de salir del hospital para relajarme. Yo había atendido hoy a dos niños, que estaban en estado crítico, y al final del día la factura siempre me la dejaban a mí, porque me siento emocionalmente dañado, sacudido, por situaciones como esta. En ese momento, aunque el hospital todavía estaba lleno de pacientes, el estacionamiento era el único lugar aquí donde podía fumar sin que me molestaran, pero eso era lo que pensaba, hasta que vi el auto de Jenny entrar al estacionamiento tan pronto como encendí. arriba el cigarrillo. Nuestros ojos se encontraron por una fracción de segundo antes de que ella apartara la mirada. Incluso desde lejos se podía ver que estaba acompañada, el brazo tatuado a su costado era fácil de notar, la fila para ella ya se había movido. Apagué el cigarrillo y caminé hacia el otro lado, sólo para no tener que verla entrar al hospital de la mano de su nueva pareja. Bueno, sé feliz, ¿verdad? Es una mujer increíble, se merecía el mundo, no yo. Entré al fondo del hospital y encendí mi cigarrillo. Hace exactamente dos días fumar era lo único que hacía, lo que antes hacía sólo por diversión ahora se está convirtiendo en mi compañero de soledad. Di dos caladas a mi cigarrillo y miré las pocas estrellas en el cielo. En poco menos de dos horas saldría el sol y cumpliría mis 32 horas de servicio. Al menos una vez al mes hacía esto. Era una manera de sentirme menos solo, trabajando. Un débil grito sonó desde el otro lado del callejón, en la parte oscura, y corrí adentro buscando quién era. - ¿Hay alguien ahí? — Grité, buscando. Dos sombras me llaman la atención, una alta y fuerte que arrinconaba a la sombra más pequeña, parecía una mujer. Otro grito volvió a sonar, esta vez más amortiguado por la mano de la sombra más grande. Tiré mi cigarrillo al suelo y corrí hacia allí para ayudar. - ¿Hey qué estás haciendo? — Grité mientras me acercaba a ellos. El hombre actuó rápidamente al verme, arrojó a la mujer hacia los escombros y echó a correr. — ¡Vuelve aquí, bastardo! Una luz se reflejó en su hombro, permitiéndome notar el color de su cabello, pero el gemido de la mujer me impidió seguirlo. Me detuve junto a ella y la abracé, sangraba mucho por la cabeza. - ¿Estás bien? — Aunque la vimos muy poco, se notaba lo herida que estaba. Ella gimió en respuesta, haciéndome preocupar. - ¡Bastardo! — Busqué ayuda a mi alrededor, pero no encontré nada — Ven, te ayudaré. Tomé a la mujer en mis brazos y corrí al hospital lo más rápido que pude, Jenny todavía estaba en la recepción cuando entré gritando pidiendo ayuda. — ¡¡¡Una camilla, por favor!!! El personal del hospital fue rápido y lograron llevarla a urgencias rápidamente, pero la sangre que goteaba de su cabeza me preocupaba. Mientras el médico de urgencias la evaluaba, yo hice lo mismo. El corte en su cabeza era superficial, pero gemía cada vez que lo limpiaba. Por suerte no fue nada grave, a pesar de la cantidad de sangre que perdió. — Doctor, ¿puede venir aquí un momento? — Me llamó una de las enfermeras. Caminé hacia ella. — Por supuesto, ¿pasó algo? — Empecé a quitarme los guantes mientras lo escuchaba. —

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 golpeado fuerte en la cabeza

dolor.  Ella es residente.  Esta información me sorprendió, ya que nunca la había visto por aquí. Si la enfermera no hubiera hablado, nunca lo habría sabido.  Esto se convertiría ahora en otro dolor de cabeza para Alejandro.  — No tienes que preocuparte, te lo advertiré yo mismo, ya que fui yo quien la encontró.  Ella dudó.  — La policía también, señor.  La niña fue atacada por Dios sabe quién, pudo ser cualquiera en ese hospital.  ¡Hay cámaras!  Ese era un hecho que había olvidado por completo.  —Está bien, hazlo.  — Coincidí con ella, todavía concentrado en la chica.  Ella es residente y nunca la he visto aquí, probablemente sea nueva.  Pero… ¿quién lastimaría a un novato aquí en el hospital?  Inmediatamente recordé que esa zona es la única del hospital que no tenía cámaras.  Y todo el mundo en el hospital lo sabe.  — Disculpe, doctor.  La enfermera se fue, junto con el médico.  Pero el golpe en la cabeza me preocupó, ya que todavía gemía suavemente.  Me acerqué a su cama para evaluar mejor su situación, pero me asusté cuando ella tomó mi mano con fuerza.  Sus ojos se abrieron en cuanto me tocó, por un momento me asusté, pero cuando la vi empezar a llorar me desarmé.  — Estarás bien, no te preocupes.  Sollozó.  — No es eso, tengo miedo.  Miedo.  -¿Quién te hirió?  Yo pregunté.  — Él… Él… — se preparó para la puerta.  Miré a mi alrededor y no encontré a nadie. 

Leer ahora

9. CEO ALPHA

autor: amanda lagos perez

CEO ALPHA

CEO ALPHA

COEXISTENCIA FORZADA – REPRESENTATIVIDAD DEL PCD – ESCENAS CALIENTES “ Ella no representaba nada de lo que él deseaba, pero era todo lo que él deseaba obsesivamente”. Michael Swartz es el banquero más rico del país. Un hombre guapo, seductor, inteligente y bien conectado. A sus 33 años, posee una fortuna inconmensurable, un gran prestigio y numerosas esposas. Hasta que un giro lo golpea como el viento golpea un castillo de naipes. Contando con la ayuda de la única mujer que parece inmune a sus encantos, Michael necesitará adaptarse a la nueva realidad o, en caso contrario, sucumbir a ella. "My Arrogant Banker" es un intenso romance para adultos, con escenas calientes explícitas. Calificación orientativa: 18 años. PRÓLOGO - "Una pequeña afrenta final" MICHAEL SWARTZ El olor acre de las velas mezclado con el empalagoso perfume de las flores se hacía más desagradable a cada minuto. Era casi insoportable y no podía esperar para irme. Pero tenía un lado bueno. De fondo, una voz suave llenó la habitación, cantando "Insensatez" para mi completo deleite. Había elegido cuidadosamente la banda sonora para el velorio. Odiaba la Bossa Nova porque consideraba que el estilo era "demasiado popular". Eso fue lo divertido... Esa sala jugando sólo con Tom Jobim, João Gilberto y Toquinho fue una pequeña afrenta final. Oh, ¿por qué estabas tan débil? ¿Tan desalmado? Ah, corazón mío, quien nunca ha amado No merece ser amado — Mi más sentido pésame. — Gracias — respondí por enésima vez. ¿O milésima? Perdí la cuenta de cuántas veces se repitió el sencillo diálogo aquella tarde gris, con una variación u otra. - Mis sentimientos. - Gracias. — Tu padre era un buen hombre. Valioso. Ejemplar. - Gracias. Mi madre se había ido muchos años antes, lo que provocó que todos vinieran directamente a mí para darme el pésame. El hijo mayor del fallecido banquero Abraão Swartz. El lujoso ataúd flotaba como una atracción turística en el salón contiguo, por el que pasaban cientos de personas cabizbajas, entre oraciones, lamentos y lágrimas. ¿Y yo? No sentí nada. Absolutamente nada. Un enorme vacío asoló mi pecho mientras intentaba buscar en mi memoria algún recuerdo que estuviera a la altura de los elogios "buenos", "dignos" y "ejemplares". —Treinta y tres años, la edad de Cristo. ¿Cómo es ser el banquero más rico y más joven del país? — Gabriel se detuvo a mi lado, una sonrisa casi imperceptible en los labios de mi gemelo. Al igual que a mí, a Gab no le importaba el judaísmo de la familia. “No me he detenido a pensar en ello todavía”, respondí, alisando mi traje negro, expulsando cualquier polvo imaginario de la costosa tela. - ¿Como no? Maldita sea, Michael... Ahora que el viejo finalmente está muerto, el Banco Swartz está en tus manos”, susurró, empujándome con el codo. Al igual que a mí, a Gab le importaba un carajo el hombre muerto de la habitación de al lado. A diferencia de nosotros, nuestros primos estaban llorosos en uno de los sofás de cuero, con la cabeza gacha y parecían genuinamente entristecidos por la muerte de mi padre. Yo no los juzgaría. El otro Swartz no recibió la misma atención "cálida" que Abraham brindó a sus hijos. De hecho, pocas personas sabían del trato cruel que recibió Gab y, en particular, conmigo, durante mi infancia y adolescencia. El primogénito. Cómo odiaba la palabra... "El viejo finalmente está muerto". La frase de Gabriel resonó como un eco, sacándome de ese pozo de indiferencia y letargo, extendiendo oleadas de calor por mis entrañas. Lentos y astutos como serpientes venenosas. — Anímate... — insistió Gab. — Además del puesto y el dinero, hay un motivo más para celebrar, hermano. -¿Que razón? — ¡Nos deshicimos de él! — exclamó en voz baja. - ¿Qué me dices? — Qué… — Exhalé por la boca, sintiéndome un montón más ligero. — Que no quiero nada más. CAPÍ - “El comienzo del maldito cataclismo

Leer ahora

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 silencio en el mismo

claros.  Sí, el director financiero del Swartz Bank parecía un maldito galán de película.  Los tres crecimos juntos.  Theo, Gabriel y yo.  Nuestros padres, Jacob y Abraham, pertenecientes a dos familias judías tradicionales, eran mejores amigos, lo que hacía que nuestra cercanía fuera casi inevitable.  Asistimos a las mismas escuelas, a las mismas universidades y, como adultos, a los mismos entornos profesionales, sin mencionar los eventos sociales.  Como el aniversario de esa noche.  Velas blancas, candelabros de plata, flores frescas y jarrones de cristal decoraban el centro de la gran mesa redonda, con la superficie de cristal cubierta con un fino mantel de lino.  Carolina siempre ha tenido buen gusto en decoración.  Todo estaba extremadamente limpio y la tenue iluminación hacía que el ambiente fuera aún más refinado.  Las rosas rojas de los arreglos fueron la guinda del pastel, a juego con el tono fuego de su cabello, recogido en una elegante trenza.  — ¡Al nuevo banquero!  — repitió Carolina, levantando el delicado vaso en el aire.  La bebida burbujeante también reflejaba las llamas de las velas, con un parpadeo casi fascinante.  — Y la cumpleañera.  Felicitaciones, Carol — dije con una media sonrisa en mis labios, levantando mi copa hacia ella.  Todos alrededor de nuestra mesa repitieron sus felicitaciones, celebrando el cumpleaños.  Éramos seis: Carolina, Theo, su compañera, Lia, Gabriel, yo y Cleo, mi compañera.  De fondo, un dúo de voz y guitarra tocaba canciones suaves.  Entre ellas, las canciones de Adele, que tanto amaban a la cumpleañera. 

Leer ahora

10. LA ESPOSA DEL CEO

autor: YorickoP

👉👉Haga clic aquí para leer los capítulos más populares

Capítulo 1 La boda

–Señor Emiliano, señor por favor, ya es hora de arreglarse para ir a la ceremonia.

–Estoy ocupado Max –respondió agitado porque estaba alternando sus estocadas entre una morena voluptuosa y una rubia platinada que gritaba de placer, tenía a las dos mujeres desnudas frente a él con sus caderas levantadas al aire.

–Pero usted me dijo que le avisara.

–Joder Max, en mi habitación está el traje, póntelo y vas por mí.

Al otro lado de la puerta su fiel servidor contuvo la respiración, él no podía hacer eso, ya estaba casado.

–Yo estoy casado señor.

–No te vas a casar tú, solo vas a representarme, inventa cualquier cosa para excusarme.

–Eso no va a salir bien…

–¿Vas a seguir interrumpiéndome? , ¡haz lo que te digo!

El hombre llamado Max, fue a la habitación de su jefe y tomó el traje de tres piezas, el chaleco haría juego perfectamente con el traje que se le había enviado a Elizabeth.

Emiliano había accedido a casarse porque su padre seguía empecinado en la estúpida tradición de su abuelo de que para tomar el mando del consorcio tenía que estar unido en matrimonio a una mujer de una buena familia, bien educada y con excelente reputación.

Ninguna de las mujeres que él frecuentaba cumplían esas tres condiciones, así que permitió que su padre le buscara una esposa.

Leer ahora