Instalar APP HOT
Inicio / Moderno / Examen médico
Examen médico

Examen médico

5.0
42 Capítulo
115.3K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Historia de un amor complicado entre una mujer madura y su médico. Se enamoró a primera vista, pero él tiene una joven amante. Sin embargo, Lilya le interesó por su figura de arena y su modestia. ¿Podrá ella "robarle" al doctor a su joven amante? Pero el médico no es tan sencillo como parece. Tiene una inclinación por los juegos BDSM. Su tarea es introducir a Lilya en estos juegos sin asustarla. ¡ATENCIÓN! ¡Escenas de sexo explícito! #historias_medicas #revelación #pasión #amor_verdadero

Capítulo 1 Sexy médico

Lilya entró en la sala de tratamiento y, después de recibir su tarjeta, se dirigió a la sala de tratamiento. Un joven médico con bata azul de manga corta estaba ocupado en la camilla. Se llamaba Víctor Vladimirovich y a Lilya le encantaba. Se dio cuenta de lo que sentía cuando lo vio por primera vez. Desde entonces, no había salido de su cabeza ni un minuto. Lilya había visitado esta sala tres veces y cada vez se sumergía más en sus fantasías con él.

Ahora, sin querer, se detuvo en sus fuertes manos cubiertas de espeso vello. Soñaba con estar en sus brazos. Pensaba en eso cada vez que se acostaba en la camilla. Víctor Vladimirovich escuchó el sonido de sus pasos y se dio la vuelta.

– Buenas tardes - dijo con una sonrisa amable. - ¿Es tu turno ahora?

Lilya asintió en silencio, mirándolo con ojos muy abiertos y grises.

– Bien. Por cierto, ¿cómo está su espalda? ¿Mejor?

– Todavía me duele.

Frunció el ceño y se acercó a ella. Puso una mano en su costado y la otra en su espalda baja.

– Gire. Así. Levanta los brazos hacia los lados. Inclínate un poco. ¿Le duele aquí? Hm. Incorpórese hacia la derecha. ¿Y así?

Lilyana respondía casi inconscientemente, estaba completamente absorta en la sensación del tacto de sus manos en su cuerpo.

Ella anhelaba que este hombre le arrancara la ropa y la tirara en la camilla.

Lilya quería que él la tomara de forma vulgar en esta sala. Pero no tenía prisa por hacerlo.

– Creo que es necesario aumentar un poco la actividad del aparato de fisioterapia. – dijo pensativo.

- Quítese la ropa y acuéstese, Sofía vendrá ahora, ella se encargará de todo.

Dicho esto, salió.

Lilya comenzó a desabrocharse lentamente los botones. Estaba un poco molesta de que el médico no le correspondiera.

Él se fue y ella todavía podía sentir su presencia, su olor, el contacto de sus fuertes manos.

Ella dobló cuidadosamente una blusa en una silla y quedándose en sujetador se acostó con el estómago hacia abajo en la camilla. Después de un par de minutos, una chica con una bata blanca entró en la sala de tratamiento.

Ella la saludó secamente y se ocupó de los preparativos para el tratamiento. Lilya miró a la extraña con interés. Nunca la había visto en esta sala antes.

La chica aparentaba tener unos veinte años. Lilya no podía negar que la enfermera estaba bien formada y era hermosa. Su cabello rubio claro y espeso estaba trenzado y caía sobre su hombro. Sus grandes y firmes pechos estaban cubiertos por una bata blanca. Su trasero tenía una forma agradablemente redondeada.

“Seguramente él se la follaba" - pensó Lilya con enojo.

Sofía colocó las placas sobre la espalda de la paciente y encendió el dispositivo. Luego salió a la enfermería. Lilya la miró con envidia. Su figura estaba mucho peor, y los años ya no eran los mismos. De repente, imaginó al hombre llevando a esa joven flacucha a la sala de tratamiento después de su turno.

Cómo la acariciaría y la besaría. Luego le quitaría la bata y expondría la elasticidad de sus pechos con pezones claros.

Besaría esos pechos apasionadamente, incapaz de apartarse de ellos. Pero ella, esta zorra de Sofía, querría lo suyo. Ella lo empujaría hacia la camilla, se arrodillaría y le bajaría los pantalones.

Ella tomaría su polla en su boca, lo haría con avidez e insaciabilidad. Y él, enrollando su trenza alrededor de su mano, presionaría su cabeza más cerca de él y susurraría: "sí, buena mamada, más profunda, más, chica inteligente".

Luego la tumbaría en la camilla donde usualmente se acuestan los pacientes. Giraría su culo hacia sí mismo y lo follaría con todas sus fuerzas.

Lilya imaginó cómo las tetas de esta zorra gimiendo se frotaban contra esta camilla y sintió asco. Pero al pensar en todo esto, se sintió emocionada.

Sofía entró de nuevo. Tenía una taza de té en la mano.

¿Está todo bien? ¿No tiene calor? ¿Se siente bien? ¿Algo le molesta? - preguntó cortésmente.

Todo está bien. Gracias - respondió Lilya lo más amablemente posible.

Sofía sonrió y salió.

"Qué perra. Incluso finge ser tan inocente", pensó Lilya.

Y de nuevo los pensamientos se agolparon en su cabeza: Pero ahora él está acostado en el camilla, y la perra joven está sentada encima de él. Su polla está en su apretado ano, y ella sube y baja, disfrutando del movimiento dentro de ella. Él acaricia sus pechos, luego los aprieta.

Y luego se apoya en sus piernas y, levantando la pelvis con movimientos bruscos, introduce su polla en ella hasta la base. Ella grita y se retuerce. Él termina. Ella lo mira con una sonrisa cansada y voluptuosa. ¡Aquí hay una zorra!

Lilya no podía explicar por qué sentía antipatía hacia esta chica. Después de todo, no había razones para pensar siquiera que ella estaba acodtandose con Víctor Vladimirovich. Y si lo estuviera haciendo, ¿qué importa?

Pero ella parecía estar cultivando deliberadamente estos pensamientos y sentimientos dentro de sí misma. Había algo más secreto en ellos. No se daba cuenta completamente de esto, pero cada vez que venía aquí, pensaba en ello.

Cada vez que imaginaba estas escenas de sexo, ella misma las observaba cuidadosamente desde lejos, sintiendo una inexplicable superioridad sobre esta chica. Ella misma quería ser como ella. Quería estar en su piel, o más bien, en su cuerpo. Atraer a los hombres de la misma manera que ella. Conquistar a los hombres y ser deseada. Y lo más importante: conquistar al médico.

Luego de la aplicación de la terapia, Sofía retiró las placas y apagó el dispositivo. Lilyana se vistió y al instante siguiente entró Víctor Vladimiróvich. Los pensamientos que rondaban en la cabeza de Lilyana hace diez minutos se desvanecieron en ese instante. Se sintió avergonzada.

– ¿Cómo se siente? - preguntó él con la misma sonrisa amable.

– Un poco mejor - respondió Lilyana, bajando la mirada.

– ¿Entonces le esperamos mañana?

– Sí. Adiós.

– Cuídese mucho. No cargues demasiado peso y camine más - le dijo antes de desaparecer de nuevo.

Ella abandonó la sala de terapia física sintiéndose confundida y avergonzada por sus propios pensamientos. No pensaría en él hasta mañana, pero todo se repetiría de nuevo.

* * *

Poco antes de eso...

– ¡Siguiente paciente!

Lilya entró al consultorio del médico con incertidumbre, sosteniendo en su mano un pequeño bolso y encorvándose ligeramente. Su cabello rubio estaba mal arreglado y su aspecto general indicaba una mala noche. Se acercó al escritorio detrás del cual estaba sentado el doctor, un hombre de unos cuarenta años, robusto, con cabello negro y gruesas cejas. Tenía una apariencia estricta y masculina. Él seguía escribiendo algo sin interrupción.

– Hola. - dijo Lilya apenas audible.

El médico levantó una mirada indiferente hacia la mujer y luego la dirigió rápidamente a los papeles que estaba rellenando.

– Buen día. Siéntese - dijo fríamente-. ¿Qué la preocupa?

Lilya se sentó y habló con un tono inseguro y muy bajo:

– Mi espalda. Me duele constantemente.

– ¿Desde hace cuánto tiempo le duele?

– Dos meses exactamente.

– ¿Se hizo una radiografía?

– Sí. Aquí está - Lilya entregó al médico la radiografía en blanco y negro, que él examinó cuidadosamente.

– ¿En qué posiciones siente más dolor?

– Bueno... supongo que... supongo que cuando me inclino... y cuando me levanto bruscamente de la cama.

– Hm - el médico siguió escribiendo sin levantar la vista hacia Lilya. - ¿Ha levantado cosas pesadas?

– No... no creo.

– ¿Ha sufrido alguna lesión?

– No. Bueno, tal vez en la infancia, pero no lo recuerdo.

– ¿Cuántos años tiene actualmente?

– Cuarenta y cinco.

– Hm. ¿Le hicieron una resonancia magnética?

– No.

– Debe hacerse una. Le daré una cita.

El médico comenzó a llenar algunos formularios y Lilya observaba su mano un poco confundida, incapaz de descifrar su letra médica incomprensible.

Cuando se acercó, Lilya se sintió como si estuviera ardiendo. Ella misma no entendía qué le estaba pasando, pero su cercanía era difícil de soportar. Parecía que todas las hormonas se volvían locas y comenzaban a hacer cosas terribles con el cuerpo de Lilya.

– Vaya detrás de la pantalla. Desvístase hasta la cintura.

– ¿Hasta la cintura? - dijo Lilya, abriendo mucho sus ojos azules.

– Sí, hasta la cintura. Y le pido que no pierda tiempo, hay gente esperando.

Lilya pasó detrás de la cortina y se quitó la blusa y el sujetador.

Ella estaba de pie esperando al doctor, moviéndose de un lado a otro. Él entró y murmuró sorprendido, mirando su pecho desnudo:

– Bueno, eso no era necesario.

– ¿Qué? - no lo escuchó Lilya.

– Nada. Gire. Así. Ahora inclínese. ¿Le duele? Ajá. Enderece. Inclínese a la izquierda. Ahora a la derecha. Así. Levante las manos hacia arriba. Baje.

Mientras daba estas breves órdenes, el médico palpaba constantemente la espalda de Lilya en diferentes lugares con sus dedos gruesos. Luego pasó dos dedos por su columna vertebral.

– Acuéstese en la camilla boca abajo, – dijo el médico. Lilya se acostó obedientemente.

– ¿Aquí duele? ¿Y aquí? Deje caer los pantalones hacia abajo. Abajo. No se preocupe, no tiene que avergonzarse.

Lilya bajó sus pantalones, de modo que parte de sus nalgas quedaron expuestas. El doctor palpó la espalda baja.

– Póngase en cuclillas en cuatro patas.

Lilya se puso a cuatro patas, sus pechos, aún conservados en elasticidad, colgaban hacia abajo.

– Ahora dóblese hacia abajo.

Se arqueó como un gato. Sus mejillas se pusieron rojas de vergüenza, pero por alguna razón sus pezones se pusieron duros y aumentaron de tamaño.

– Ahora, arquea hacia arriba. - Ella se arqueó.

El doctor palpó toda su espalda y regresó a su escritorio con una expresión de satisfacción en su rostro.

No le dijo a la mujer desconcertada que no era necesario quitarse el sujetador para este examen, y miró con placer sus hermosos senos. Ahora su polla se endureció, por lo que se apresuró a su escritorio para ocultar su erección.

– Bien. - comenzó él con un tono más suave cuando Lilya se vistió y se acercó de nuevo a él. - Debe hacer una resonancia magnética y volver a verme. Le prescribiré una cita solo hasta fin de mes, no hay posibilidad antes. Mientras tanto, necesita inyecciones y masajes. Si lo desea, podemos asignar a uno de nuestros empleados para que vaya a su casa. También debe estar más tiempo tumbada. Después de la resonancia magnética, prescribiremos un tratamiento adicional.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY