Instalar APP HOT
Inicio / Romance / De la noche a la mañana
De la noche a la mañana

De la noche a la mañana

5.0
487 Capítulo
2.2M Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

¡Ni el infierno tiene la furia de una mujer despechada! Lo primero que hizo Brenda tras divorciarse de Miguel fue seducir a su gran rival y convertirse en su prometida. Brenda no dudó en presumir de su nueva relación delante de su exmarido. Se empeñó en enfadarle por cómo la había tratado durante su matrimonio. Miguel no pudo evitar reírse de ella al ver esto. Pero entonces los secretos de Brenda se fueron desvelando uno a uno. ¿Es la pianista más famosa del mundo? ¿La famosa diseñadora Elan? ¿Y también la misteriosa inversora? ¿Cómo puede una persona ser tan excelente? ¡Increíble! Miguel se sorprendió al descubrir que no sabía nada de esto sobre ella. Brenda no era la sanguijuela que él siempre había creído. Era la mujer de sus sueños. ¿Podría recuperarla? Sin que Miguel lo supiera, le esperaba otra sorpresa...

Capítulo 1 Divorcio

Cuando Brenda Sanchez salió del Registro Civil con dos actas de divorcio en sus manos, estaba inusualmente tranquila.

Y así terminó más de tres años de matrimonio. ¿Estaba triste por eso?

Por supuesto que sí, pero la sensación de alivio era mucho mayor.

Sabía que Miguel Hamilton, su exmarido, no la amaba. Aun cuando la noche anterior bebió demasiado y le hizo el amor por primera vez, pronunció el nombre de otra mujer.

En un esfuerzo por contener su tristeza, Brenda se paró junto a la carretera y le hizo señas a un taxi para que se detuviera. Después de un rato, un Rolls-Royce negro paró frente a ella, y a través de la ventana entreabierta, vio los ojos fríos de un apuesto hombre sentado en el asiento del conductor.

Rico y encantador: se trataba de Miguel.

"Me informaron del hospital de que Veronica está grave, así que tienes que venir conmigo", dijo con indiferencia después de una mirada rápida.

Veronica Ballard. ¡Otra vez ese nombre!

Incluso luego de divorciarse, todavía le molestaba escucharlo.

"¿Qué pasa si me niego, señor Hamilton?", preguntó Brenda. Si bien su voz era suave, ya no estaba dispuesta a seguir órdenes como antes.

Miguel frunció el ceño cuando se dio cuenta de que esa mujer, que solía obedecer sin chistar, ahora lo desafiaba descaradamente el primer día de su divorcio.

Lentamente, levantó los ojos despiadados hacia ella y dijo: "¿Te has olvidado de la situación actual de tu familia? ¿O necesitas que te recuerde quién causó el accidente automovilístico que dejó a Veronica en el hospital?".

Al oír eso, a Brenda se le hundió el corazón. En realidad, no le importaba que su familia estuviera en quiebra, pero no se olvidaría del accidente que había ocurrido tres años atrás.

En aquel entonces, su hermano menor, Victor Sanchez, estaba en el auto con Veronica, quien resultó gravemente herida en el accidente, y como él se negó a dar explicaciones, fue acusado de agresión agravada y ahora estaba en prisión.

Todavía faltaba un mes para que lo dejaran en libertad.

"Si quieres que Victor pase más tiempo en prisión...". La voz de Miguel se apagó y sus ojos se oscurecieron como si estuviera insinuando que algo grave sucedería, así que a Brenda no le quedó otra opción que reconocer su derrota.

"Bien, iré contigo", respondió mientras apretaba los puños y respiraba hondo. Luego, abrió la puerta del asiento trasero y entró con una mirada inexpresiva.

Miguel condujo su coche al hospital a gran velocidad porque estaba muy preocupado por Veronica.

La situación enfurecía tanto a Brenda que se apretó las palmas de las manos con fuerza hasta hacerlas sangrar.

Cuando el auto se detuvo en la puerta del hospital, se bajó y cerró de un portazo. Al levantar la cabeza, se encontró con la mirada de Miguel y dijo: "Pero esta será la última vez".

Los ojos oscuros de Miguel eran tan fríos como el hielo, y mientras la veía alejarse, se sorprendió de que esa dócil gatita de repente mostrara sus garras y dientes.

Después de la donación de sangre, Brenda se aferró a su brazo con fuerza. Su rostro estaba pálido porque tenía anemia y le tenía miedo a la sangre, pero nunca se lo había contado a nadie.

Años atrás, sus padres, Luis y Penelope Sanchez, se arrodillaron ante ella y le rogaron que salvara a su hermano, afirmando que, como su tipo de sangre era Rh negativo, podía donársela a Veronica y salvar así a Victor. No tuvo más remedio que estar dispuesta.

De hecho, ella no tenía una buena relación con sus padres porque siempre se preocupaban más por su hermano que por ella. Sin embargo, Victor la trataba bien. Una vez, cuando intentaban acosarla en la escuela, él se puso delante de ella y la protegió como un adulto. "Brenda, corre. No les tengo miedo".

Para cuando ella consiguió ayuda y volvió al callejón, Victor ya estaba tendido en el suelo, cubierto de sangre.

Debido a eso, Penelope la golpeó fuertemente con un cinturón.

Por el bien de su hermano, Brenda accedió a donarle sangre a Veronica, pero tenía una condición adicional, y era casarse con Miguel. La razón era sencilla: ella lo amaba profundamente y siempre había mantenido esos sentimientos en lo más profundo de su corazón.

Mientras estaba sumergida en sus pensamientos, llegó a la sala 402. El nombre de la paciente, Veronica Ballard, estaba escrito en la puerta. Después de una pausa que sólo duró un segundo, giró el pomo de la puerta.

La mujer estaba en la cama tomando una infusión, pero su rostro no estaba pálido y no parecía en absoluto estar gravemente enferma.

"¿Qué haces aquí? ¿Dónde está Miguel?", preguntó en un tono poco amistoso.

"Tu Miguel te quiere mucho. ¿Tienes miedo de que huya?". Acercándose a ella, Brenda sacó el certificado de divorcio de su bolso y se lo mostró para añadir: "Mira, ya nos divorciamos. Esta es la última vez que te dono mi sangre. De ahora en adelante, ya no es problema mío ni de Victor si sigues con vida".

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY