Instalar APP HOT
Inicio / Romance / EMBARAZADA DEL CRUEL CEO
EMBARAZADA DEL CRUEL CEO

EMBARAZADA DEL CRUEL CEO

5.0
102 Capítulo
108.5K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

ALICE ANDERSON ES UNA MUCHACHA DE VEINTE AÑOS HIJA DE UN CEO MULTIMILLONARIO, ELLA GASTA Y DISFRUTA DEL DINERO DE SUS PADRES HASTA QUE LA OBLIGAN A TRABAJAR PARA GANARSE LA VIDA LA EMPRESA ES DE EL PADRE DE ALICE Y KEVIN, OTRO CEO MAS JOVEN, MAS ARROGANTE, MAS DOMINANTE Y MAYOR QUE ALICE. KEVIN TIENE QUE VIAJAR A LAS VEGAS PARA CERRAR EL CONTRATO CON UNOS CLIENTES ACOMPAÑANDOLO ALICE POR RECOMENDACION DE SU PADRE. PERO LO QUE PASA EN LAS VEGAS NO SE QUEDA EN LAS VEGAS, YA QUE EN LA PRIMERA NOCHE Y POR CULPA DE UNA BORRACHERA, REGRESAN EL JEFE Y LA AYUDANTE CASADOS Y ALGO MÁS.............

Capítulo 1 LA ULTIMA FIESTA SIENDO LA NIÑA PIJA

Me llamo Alice Anderson y soy hija de un CEO multimillonario de Kansas, tengo veinte años y una vida muy fácil, estudio lo que me gusta informatica para empresas,pero no trabajo, me gustan ligar con los chicos más guapos de las fiestas, pero una cosa os puedo asegurar, ligar si, acostarme con ellos es otra cosa, porque me guardo y mucho para mi futuro marido, cuando lo encuentre claro. Tengo una amiga que más que amiga es como una hermana para mí.

se llama Cati y es un amor, su hermana Dory es la novia del socio de mi padre, otro CEO pero este aunque sea más gruñón, es un bombón, guapo, inteligente, unos ojos como el color de la miel, unos labios perfilados pero muy deseables, un abdomen muy bien trabajado y marcado, vamos el hombre ideal de cualquier chica, pero es el novio de Dory y es intocable según ella.

Mi padre ya me ha amenazado muchas veces con no darme más dinero, pero yo le hago mimitos y enseguida se le pasa el cabreo, aunque a veces se pone muy pesado, casi siempre consigo lo que quiero.

— Alice esta noche hace una fiesta en su casa mi cuñado y gracias a mi hermana estamos invitadas, me ha hecho prometerle que nos portaremos bien, pero he cruzado los dedos “”Fiesta”” — me dijo mi amiga gritando cuando entro en mi casa.

Para ir a la fiesta mi amiga y yo fuimos casi iguales vestidas, vestido corto malva, con la espalda al descubierto porque hacía calor, zapatos de brillantes y bolso de cachemire, como debe ir una damita. Cuando llegamos a casa del novio de Dory, saludamos a los conocidos mezclandonos entre los invitados, acercándose a mi el asistente de mi padre ofreciéndome una copa, Klaus que así se llama no está nada mal, pero a mi el que verdaderamente me gusta es Kevin, muero por él aunque tenga treinta años. y sea el cuñado de mi amiga, daría lo que fuera por estar una noche completa con él.

Ya casi era de madrugada y me encontraba mal, busque un cuarto de baño a oscuras, cuando entre me acerque al inodoro vomitando hasta el desayuno, me lave la cara y me enjuague la boca, intentando salir pero me tropecé con kevin que en ese momento iba a entrar, cayendo los dos al suelo estando yo encima de él. Nos quedamos mirando fijamente a los ojos y sin darnos cuenta nuestros labios quedaron pegados como si tuviéramos miel en ellos, Kevin me giro quedando de pronto encima mia, enrede mis dedos en su pelo, mientras él acariciaba mi entrepierna haciéndome sentir algo electrico que me subía por la espalda, y como si fuera un reflejo involuntario abri mis piernas dejando que me acariciara mientras me hacia gemir, deseando tenerlo dentro de mi. Aún no sé si fue la bebida o fue el deseo, que terminamos los dos desnudos, con su miembro duro dentro de mi, embistiendo cada vez más fuerte, mientras yo rodeaba sus caderas con mis piernas sintiendo muy dentro de mí aquello tan duro y tan largo. notando cómo temblaba dentro de mi ser cuando tuvimos los dos un clímax maravilloso..

Dos semanas después de la fiesta, mi padre me hizo ir a su empresa, cuando llegue su secretaria me hizo acompañarla hasta el despacho de mi padre, tocó a la puerta con los nudillos y cuando mi padre le dio paso, abrió la puerta para que yo entrara en el despacho, entre temerosa de lo que me iba a decir viendo a Kevin sentado en uno de los sillones que allí habían, quemándome la cara de lo roja que estaba.

— Bueno yo me voy, lo que tenéis que hablar es cosa de padre e hija — dijo Kevin levantándose del sillón

— Quedate Kevin, eres mi socio y por tanto dueño también de la empresa, — le dijo mi padre muy serio

— Sientate Alice, quiero hablar contigo de la empresa, ya va siendo hora que trabajes, que tengas responsabilidades y sepas lo que es ganarse la comida del dia a dia— me dijo

— Pero papá, aún no he acabado de estudiar y soy muy joven aún para ponerme a trabajar — contesté causando una pequeña risita a Kevin

— Serás la secretaria particular de Kevin, harás de su asistente cuando viajes con él, irás a las conferencias que de, a las reuniones que yo no pueda ir y me tenga que sustituir, ya es hora de que sepas lo que cuesta todo el dinero que te estas gastando y espero de ti mucho Alice, eres mi única hija y tendrás que hacerte cargo algun dia de la empresa junto a Kevin. — me dijo mi padre

— Está bien como quieras papá, ¿me puedo marchar ya? — pregunté deseando marcharme de allí avergonzada por haber hecho reír a Kevin con mi tontería de niña

— Te puedes marchar, pero en casa terminaremos de hablar ¿entendido? — me preguntó

Sin querer mirar a Kevin avergonzada, me levanté de la silla, abri la puerta del despacho marchandome de la empresa, sali a la calle, cogi un taxi dando al conductor la dirección de mi casa, nada más llegar vi a mi madre en la cocina con Adeli la cocinera.

— Papa me queria ver para decirme que me tengo que ganar el dinero que gasto, habla tú con él, por favor mamá — le dije ronroneando

— Alice ya tienes veinte años hija, tienes que trabajar, ¿en qué puesto de la empresa te ha dicho tu padre

que te pondrá? — preguntó

— Secretaria de su socio Kevin, tendré que viajar con él, estar en sus reuniones, yo tengo que terminar mis estudios — protesté

— Hija con Kevin aprenderás mucho, — contestó

Antes de irme a dormir, preparé la ropa que me iba a poner al día siguiente, falda de tubo, camisa blanca y chaqueta para sentirme como una verdadera ejecutiva ejecutiva. Esa noche casi no dormí pensando en que día a día estaria muy cerca de Kevin y eso me hacía sentirme mal, ya que me gustaba mucho y pensar que tendría que verlo abrazar o besar a Dory, no me hacía ninguna gracia.

Al día siguiente cuando sonó el despertador, me levanté muy cansada, entré en el cuarto de baño para ducharme mientras mi madre preparaba el desayuno, me metí en la ducha dejando que cayera más agua fría que caliente para ver si me despejaba un poco. Despues de ducharme, cogi la toalla rodeando mi cuerpo con ella, salí del cuarto de baño tropezandome con mi padre que iba al salón

— Te vas a venir conmigo a la empresa, date prisa Alice — me dijo

No quise decirle nada, me fui a mi dormitorio, me vestí, fui a la cocina a por mi desayuno, pero nada más me dio tiempo de tomarme una taza de café, pues mi padre ya me esperaba en la puerta de la casa protestando como siempre hacía cuando llegaba tarde a algún sitio. Salimos de casa y subimos a la limusina que ya estaba aparcado en la calle, le di los buenos días al chofer antes de subir al vehículo sentándose mi padre a mi lado.

— Creo que Kevin tiene preparado un viaje a Las Vegas, preguntale cuando lo veas, el pobre muchacho tiene mucho trabajo, ¿me estas escuchando Alice? — preguntó mi padre

— Si papa, recordarle a Kevin su viaje a Las Vegas — repetí lo que me dijo

Cuando llegamos al edificio donde mi padre tenía su empresa, bajamos de la limusina, acercándonos hacia donde estaban los ascensores, subimos apretando mi padre el botón de su planta ya que kevin tenía su despacho un piso más arriba.Mi padre bajó en el piso donde tenía su despacho, y seguidamente aprete el botón del ascensor donde estaba Kevin.

— Buenos dias Sara — salude a su asistente cuando salí del ascensor

— Buenos días Alice, tu mesa es la que está enfrente del despacho de Kevin, si necesitas algo no tienes más que decirmelo, porque parece que hoy no está de humor — me susurro

— Lo que me faltaba hoy, hace un momento mi padre gruñia y ahora Kevin — le dije

— “” Alice” — gritó Kevin llamándome desde su despacho

— Buena suerte — me dijo Sara

Me fui a mi mesa, dejando la chaqueta y el bolso encima de la mesa, toque con los nudillos la puerta del despacho y cuando me dio paso, la abri entrando en él, viendo a Kevin mas guapo, traje chaqueta como el color de sus ojos, labios bien perfilados pero deseables, pelo hacia atrás dejando ver su perfecta cara

— Cada vez que te llame tienes que venir preparada, libreta y lápiz señorita — me dijo

— Lo siento Kevin, es mi primer dia — conteste

— Para ti soy el señor Taylor, aquí en la empresa, tu eres una como las demás hasta que te ganes el puesto — me dijo muy serio

— Sí señor, voy a por la libreta — le dije

— Dejalo, esta tarde mismo salimos para Las Vegas, te recogeré en tu casa, ten el equipaje hecho no me gusta esperar y ahora dile a Sara que venga y tú tráeme un café bien cargado con leche y sin azúcar — me dijo

— Ahora mismo se lo traigo señor Taylor — le dije burlándome de él, notando una pequeña sonrisa en su rostro

Me gire para ir hacia la puerta moviendo mis caderas para provocar, abri la puerta marchandome al bar para llevarle el café que me había pedido, pero antes le dije a su asistente que quería verla a ella cuando pase por su mesa. Me fui al bar de la cafetería, espere en la barra a que fuera mi turno, pidiendo el café cuando ya me tocó el turno.

— Hola, tu eres nueva por aquí ¿verdad?--- me dijo un chico que servía en la barra

— Si, he empezado a trabajar hoy aquí, ponme un café para Kevin Taylor — contesté

— Me llamo Bryan, encantado de conocerte, aquí tienes el café, bien cargado con leche y sin azúcar — me dijo sirviendo el café en un vaso para llevar

— Gracias Bryan ya te lo sabes de memoria, yo me llamo Alice, lo siento pero me tengo que ir — le dije

— Haber si nos vemos pronto, te invitare a lo que quieras la próxima vez que nos veamos — me dijo sonriendo

Me fui a la parte de donde estaban los ascensores, para subir a la planta, cuando llegué me dirigí al despacho de Kevin, toque a la puerta, y cuando me dio paso, abri la puerta entrando en el.

— Señor Taylor su café — le dije dejandoselo encima de su mesa

— Sara te ayudará a preparar la documentación que nos tenemos que llevar, espero que no se te olvide nada, es muy importante la reunión que tengo — me dijo

— No se preocupe señor Taylor, sé aprender muy deprisa y si no quiere nada más me retiro — le dije

— No necesito, tengo una cita con tu padre, tómate tu el café no tengo tiempo ahora — me dijo sonriendo

Cuando Kevin se marchó, cogi el vaso de café y lo tire con fuerza a la basura, manchandome la falda, salí del despacho corriendo para ir al cuarto de baño, entré y me quite la falda para lavarla un poco quedándome con el tanga que llevaba, pero de pronto se abrió la puerta del baño viendo a Kevin mirándome, intente taparme con la camisa que llevaba pero era corta

— ¿Qué quiere señor Taylor? — pregunté

— Yo, bueno nada dejalo ya lo haré yo — me dijo mientras me miraba, marchándose segundos después

Por la tarde, cuando vino Kevin en su coche a por mi, ya estaba preparada, mi padre y él se saludaron mientras guardaba mi equipaje en el automóvil, mi padre se acercó a mi dándome un abrazo despidiéndose de Kevin

— Te llevas a la mejor — le dijo mi padre a Kevin

— Ya lo sé Michael, mañana te llamaré para comentarte — contestó

Llegamos al aeropuerto dejando Kevin su coche en el parking, subimos al avión de la empresa que ya estaba preparado, llegando a Las Vegas horas después, cogiendo un taxi en la misma entrada.diciéndole mi jefe al conductor a que hotel íbamos

Kevin nos registró a los dos en el hotel, dándome mi llave de mi habitación, el botones cogio nuestro equipaje y acompañando subimos al ascensor hasta la planta donde se encontraban nuestras habita

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY