Instalar APP HOT
Historia
img img Historia img La niña del morichal
La niña del morichal

La niña del morichal

img Historia
img 1 Capítulo
img 204 Vistas
5.0
Leer ahora
Acerca de | Contenido

Entretenida historia basada en la cotidiana vida rural, donde una pareja de jóvenes enamorados comparten puntos comunes en la formación de una familia con la llegada meses mas tarde de una hermosa niña de nombre Ana Cristina, la cual trae alegría al hogar a tal punto que los familiares y vecinos comienzan a llamarla como la niña del morichal. La niña del morichal El reloj sobre la mesa marca las dos de la madrugada cuando Cristina comienza a sentir los dolores de parto, a su lado José Miguel ronca plácidamente en señal de un profundo sueño. Los minutos transcurren lentamente mientras los dolores se incrementan lo cual ocasiona que la mujer le de unas suaves palmadas en la espalda, la insistencia da resultados y sobresaltado el hombre despierta al tiempo que pregunta: ¿ Qué te pasa Cristina, que sucede?. -Por favor José Miguel despierta que tengo los dolores de parto-. Saltando de la cama el hombre enciende la luz de la habitación y sin perder tiempo se viste, agarra la cartera que esta sobre la mesa y alcanzando la puerta le dice a su mujer: -Anda vistiéndote que voy a la casa del cuñado Humberto para que nos lleve en su carro al Hospital de Maturín-. Agarrándose la barriga ella se levanta de la cama, se calza las sandalias de goma, cambia la dormilona por una bata de seda, al pasar frente al espejo observa el dolor reflejado en su cara, agarra el bolso de cuero en donde tiene dinero y los papeles de identidad. Luego abandona la habitación para sentarse en la sala a esperar a su esposo. Media hora ha transcurrido aproximadamente desde que José Miguel agarrara camino rumbo a la casa de su cuñado, con la linterna en una de sus manos apura el paso saltando de vez en cuando los charcos de agua y esquivando los troncos y promontorios de piedra. Esos caminos de tierra abandonados a su suerte es fiel reflejo de una triste realidad, son muy pocas las carreteras asfaltadas en estos pueblos rurales y los habitantes tienen que ingeniárselas para poder trasladarse por diferentes medios a la capital del estado. Estos pensamientos y muchos otros más, pasan velozmente por la cabeza de José Miguel, un joven campesino de cuarenta y tres años de edad, casado desde hace tres años con la hermosa Cristina, dedicado a las labores del campo, cría de aves de corral, ordeños de algunas vacas así como la siembra y cultivo de hortalizas. Con el sudor de la frente a levantado la casa en donde habita con la hermosa morena, la ayuda de su cuñado Humberto ha sido de gran importancia para la compra y traslado de materiales, artículos comestibles y útiles de labranza necesarios para el desarrollo de las actividades del campo. La fertilidad de la tierra cercana a un morichal de aguas cristalinas y llenas de peces, la diversidad de flora y fauna de la zona, han hecho más llevadera la vida de la joven pareja y ahora Dios les ha premiado con la llegada de un bebe. La prevenida madre con grandes esfuerzos y ahorrando parte del dinero obtenido por la venta de hortalizas, queso y mantequilla productos del ordeño de las vacas, le ha permitido comprar ropa para bebe de ambos sexos, ante la incertidumbre de saber a ciencia cierta si la cigüeña les traerá hembra o varón, de todos maneras los padres le recibirán con todo el amor del Mundo. Por fin el agotado José Miguel logra llegar al portón de hierro de la casa de su cuñado, la cadena con el candado indica que los habitantes están durmiendo pero los insistentes ladridos del perro y los gritos del visitante logran que se enciendan las luces del corredor, a los pocos minutos la figura de un hombre corpulento y de mediana edad se dibuja en la puerta, es Humberto quien pasándose una de sus manos por los espesos bigotes pregunta: ¿Cuñado por qué gritas, que pasa le sucedió algo a mi hermana?. -Gracias a Dios que te despertaste Humberto, corre y saca el carro que ha tu hermana le dieron los dolores de parto-. Al escuchar las palabras de José Miguel, aquel hombre aun medio dormido salto como un resorte y sin perder tiempo se colocó una franela, tomo la cartera y las llaves de la camioneta Ford año 1979, le dio un beso en la mejilla a su mujer tratando de no despertarla a esa hora de la madrugada. Ya en el garaje encendió el vehículo y con un nervioso cuñado sentado a su lado, tomo rumbo a la casa de su hermana Cristina. Las agujas del reloj que cuelga de la pared de la sala, marcan quince minutos para las tres de la madrugada cuando la angustiada Cristina siente las cornetas del carro de su hermano Humberto, señal inequívoca de que han llegado a la casa. Conteniendo los dolores que siente en la barriga, la mujer se levanta del mueble y a paso lento se dirige hacia la puerta y en ese preciso momento José Miguel hace su entrada y con la angustia reflejada en el rostro pregunta: ¿Ya estas lista mujer, como te sientes?. -Ven te ayudo a subir a la camioneta para dirigirnos hacia el hospital-. Con todas las personas a bordo, el vehículo toma rumbo hacia la carretera nacional. Después de la llega

img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 1 Primera parte.   10-28 21:01
img