Instalar APP HOT
Inicio / Historia / Los rizos del Sultan
Los rizos del Sultan

Los rizos del Sultan

5.0
2 Capítulo
642 Vistas
Leer ahora
Acerca de Contenido

El Imperio Otomano es dirigido por Cihangir I, un joven audaz y un excelente Sultán, pero en su primer año como Sultán, no a traído descendencia a este mundo ni tampoco a hecho a alguien su favorita, que ha de pasar mientras tanto en los años que viene para el Imperio y para su vida.

Capítulo 1 Epilogo

Ese día estaba nublado, los pies de las jóvenes raptadas dolían demasiado habían caminado horas enteras sin detenerse, algunas lloraban al empezar a recordar a sus familias asesinadas por los tártaros ya no tenían esperanzas de vivir libres como en sus aldeas lo pasaron hasta ese momento.

“Llegaremos a Estambul en 2 días”

“Algunas de ellas se venderán bastante bien”

Los tártaros, que habían saqueado, matado y robado a las jóvenes de algunas aldeas del Norte del Continente, tenían un plan en mente que era vender a las más hermosas al palacio del nuevo Sultán coronado hace un año.

“Las más jóvenes las venderemos a el palacio para que sean sirvientas”.

“Las más hermosas como concubinas”.

“Y las que sobren a los burdeles cercanos”.

Estambul es un lugar hermoso, y que en ella se encuentra el Palacio Trein, donde cada nuevo Sultán empieza su mandato y terminar allí su mandato. Se había hablado que el Anterior Sultán Ahmet Mo, había fallecido por ingerir algo venenoso, así que su único hijo de 22 años había ascendido al Trono, Cihangir I. Todo era alegría porque el príncipe más querido se había convertido en el Sultán, aunque hace años Estambul se vio sumergida en la tristeza cuando el Sultán Ahmet, mando a matar a sus otros 5 hijos varones, dejando como único heredero a su cuarto hijo Cihangir.

Aunque en ese momento Cihangir solo contaba con 15 años, se quedó como el heredero único del Trono. Cihangir un joven con cabellos negros y ojos azules, alto y con una complexión física buena, muy inteligente, sabio, un buen peleador, un gran coqueto, muy observador y con un enorme corazón, hacía que toda la gente de Estambul lo amara y lo respetara.

Aunque era un coqueto, se decía que no tenía favoritas y aun no tenía hijos, solo disfrutaba pasar de la compañía de las más hermosas mujeres que estaban a su merced, y nada más.

Su madre Hassan la cuarta concubina favorita del Sultán Ahmet, es una mujer originaria de Grecia, hermosos cabellos dorados y hermosos ojos azules, ella había dado a luz anteriormente a dos gemelas, y al final tuvo a Cihangir, después no volvió a quedar embarazada por que su hijo había tenido muchas complicaciones al traerlo a este mundo, haciendo que su madre y el estuvieran al borde de la muerte.

El Sultán Ahmet al escuchar la noticia solo pudo soltar una carcajada y dijo:

“Casi matas a tu madre y a ti también, serás un increíble guerrero y serás un buen Sultán, si es que llegas a vivir muchos años más, Querido Hijo”

Los años pasaron y Cihangir se convirtió en el favorito de su padre, haciendo así que los ojos de los demás príncipes se volvieran llenos de odio hacia el pequeño y gracias a un atento de asesinato para el pobre Cihangir, llevo a los demás príncipes a su muerte al igual que a sus madres, por intentar matar a un hijo de la dinastía Otomana. Al pasar el tiempo Cihangir empezó a comprender el papel que conllevaba ser el único hijo del Sultán vivo, empezó a interesarse en la política, las bellas artes, y a crear estrategias para la guerra, durante poco tiempo sabia muchas cosas para cuando llegara el día de su Mandato.

Su padre muere y Cihangir recibe la noticia que es el Sexto Sultán de la Dinastía Otomana, y que el trono lo esperaba.

Y así el Sultanato de Cihangir I, empezaba y empezó muy bien, los extranjeros que venían a Estambul daban mucho dinero, empezó a expandir el comercio y el viaje por Estambul, los enfermos e heridos tuvieron un sueldo y un trabajo estable, los niños que no tenían educación empezaron a ir a las Mezquitas para aprender, empezaron ir a los baños turcos, en un año el imperio empezó a prosperar bastante rápido, pero a los habitantes les preocupaba que su Sultán no tuviera hijos ya o aún mas que no tuviera una concubina favorita, así que las raptas de jóvenes de otros países aumentaron, para que alguna diera a luz a el hijo del Sultán y fuera el Imperio más próspero.

—Adem, que ya te he dicho que aún no es el momento para tener hijos—Exclamo el Sultán Cihangir.

—Su Alteza, el pueblo está preocupado por usted—Dijo su Fiel Sirviente. —Se dice que viene una flota de hermosas mujeres a Estambul, comprare algunas para que cuando las vea cambie de opinión—

—Adem, te respeto muchísimo, pero estoy en contra de que sigan raptando a jóvenes de sus familias, sal quiero estar un momento a solas—Dijo Cihangir.

—Como ordene su Majestad—Adem dio una reverencia y salió de la habitación del Sultán.

Cihangir salió hacia la terraza para observar la belleza de su Imperio, y estaba dispuesto a hacerla aún más hermosa sin importar que su vida se fuera en ello.

—Sultán, quiero que estés orgulloso del Imperio y del mundo que me has dejado—

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 2 Capitulo I   12-12 03:26
img
1 Capítulo 1 Epilogo
12/12/2021
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY