Instalar APP HOT
Inicio / Hombre Lobo / La compañera del Alfa
La compañera del Alfa

La compañera del Alfa

5.0
100 Capítulo
362.7K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Lacey Taregan, una mujer lobo de la Manada de Plata, está cansada de que su familia la trate mal, a pesar de ser una princesa de pertenecer a la familia real. Es una guerrera por derecho propio y anhela ser aceptada y respetada. Julien Grey es el Alfa de la Manada de la Cosecha Lunar. No es cualquier Alfa, sino que… el más poderoso del mundo. Tras haber sido decepcionado, opta por un matrimonio arreglado, uno que reforzará su alianza con la Manada de Plata. Dio su corazón una vez y no tiene intención de volver a darlo... nunca. Pero un encuentro fortuito con unos lobos salvajes podría cambiarlo todo. ¿Aprenderán a llevarse bien por la manada, o lo perderán todo a manos de los salvajes, amenazando su existencia? En un choque de orgullo y poder, ¿podrán dos criaturas fuertes bajar la guardia y abrir sus corazones? «La compañera del Alfa» es una historia creada por Theresa Oliver, autora de eGlobal Creative Publishing.

Capítulo 1 : Ataque

—¡Frentes en alto! ¡Son guerreros de la Manada de Plata! —dijo la India Americana Lacey Taregan dentro de la Mente de la Manada mientras empujaba hacia arriba el hocico de un joven lobo marrón—. ¡Actúen como tal! —caminó frente a ellos, dándole a cada lobo una mirada penetrante.

La Manada de Plata tenía la reputación de ser una de las mejores en el Bosque Nacional Clearwater de la Reserva de Nez Perece en Idaho, y ella se aseguraría de que se ganaran el honor.

Los lobos miraban hacia otro lado, hacia arriba o mentalmente ponían los ojos en blanco. Pero Lacey lo ignoró. Después de todo, ella era la Entrenadora de la Manada, les gustara o no.

—¡Son de una larga línea de orgullosos guerreros, y yo estoy aquí para asegurarme de que no decepcionen al Alfa!

—¡Pero Lacey, estoy cansada! —gimió Tima, una joven guerrera que acababa de convertirse, recostada sobre el suave liquen que cubría el suelo del bosque.

—¡Gggrrrooooooaall! —Lacey gruñó, saltando hacia el joven lobo, mirándolo mientras se daba la vuelta sobre su vientre.

Wyatt, un experimentado lobo cambiador que estaba cerca, mentalmente puso los ojos en blanco.

—¡Levántate! —Lacey le mordió los costados y Tima inmediatamente se puso de pie de un salto—. ¿Vas a voltearte así en medio de la batalla? ¡Serás el hazmerreír de la manada y no lo toleraré! El Alfa me ha confiado su entrenamiento, y tengo la intención de convertirlos a todos en guerreros! —observó a la manada, marchando delante de ellos, sus patas blancas golpeando pesadamente la tierra—. Ahora. ¡Háganlo de nuevo!

Los lobos cambiadores obedecieron a medias, tomando lentamente sus posiciones una vez más. Wyatt se aclaró la garganta, llamando la atención de todos: —Háganlo.

Repentinamente estaban listos. Lacey puso los ojos en blanco, triste de ver que después de todo este tiempo, nadie la aceptaba. Pero aceptaron a Wyatt, a pesar de que no era miembro de la Familia Real. Pero hizo a un lado el pensamiento, concentrándose en la práctica.

La manada se abalanzó, esquivó y zigzagueó, tacleandose unos a otros en sumisión. Pero esto era solo práctica. Una pelea real se vería bastante diferente.

—Lacey —dijo Wyatt en la Mente de la Manada. El lobo castaño trotó hacia ella—. Se está haciendo tarde y estuvimos en ello todo el día.

—¿Crees que Las Garras Salvajes están descansando? —Lacey gruñó, dejando a un lado los sentimientos que alguna vez tuvo por el lobo poderoso y musculoso que estaba de pie frente a ella. Por supuesto, no había secretos dentro de la Mente de la Manada, pero Wyatt lo ignoró, respetando su privacidad y sus sentimientos.

Wyatt suspiró.

—No, pero todos necesitan descansar. —Luego trotó de regreso a la manada, tomando su posición en la formación.

Lacey los vio hacer simulacros, sabiendo que Wyatt tenía razón. No le haría ningún bien a la manada de su padrastro si sus guerreros estuvieran exhaustos cuando las rebeldes Garras Salvajes ataquen nuevamente. Y atacarán, lo harán. Ella estaba segura de eso.

Y aunque su propia manada no la respete como hijastra del Alfa, iba a poner en forma a sus guerreros aunque fuera lo último que hiciera. Pero supuso que Wyatt tenía razón. Los había hecho trabajar duro hoy.

—¡Está bien, todos! Empaquen. ¡Buen trabajo hoy! Vayamos a casa y comamos.

Algunos de los hombres permanecieron en sus formas de lobo y corrieron hacia el bosque, mientras que otros rápidamente cambiaron de forma, se vistieron y se apresuraron a regresar a casa. Otros no se molestaron en vestirse y se dirigieron a la mansión. La desnudez en la manada era prevista y se pasaba por alto.

Wyatt levantó una ceja mentalmente. «¿Quieres cazar?»

Lacey sacudió su enorme cabeza.

—No. Adelantate. Calla está esperando. —Lacey corrió hacia el bosque.

—¡Lacey, espera! —Wyatt la llamó—. No hay ninguna razón por la que no podamos ser amigos. Calla es mi pareja ahora, pero podemos ser...

—¿Qué, Wyatt? —Lacey lo interrumpió—. ¿Qué podemos ser? Tú la has elegido. ¿Recuerdas?

Él suspiró.

—Lacey...

Ella se burló: —¿Qué quieres de mí, Wyatt? Somos guerreros en la misma manada y eso es todo. Has tomado tu decisión. Ahora, tienes que vivir con eso... y yo también. Intentemos aprovechar al máximo eso.

Con eso, corrió hacia el bosque profundo. No había pasado tanto tiempo desde que Wyatt, su primer amor, había encontrado a su pareja, y secretamente se alegraba por él. Pero lo que ella quería era simple: una manada que la aceptara y un compañero que fuera bueno con ella, humano o cambiaformas, no importaba.

Lacey corrió a toda velocidad, ansiosa por escapar. Su ser lobo necesitaba estirarse y correr libremente, incluso después de un día completo de entrenamiento. Entonces captó el olor de una manada de alces y redujo la velocidad, pero los pelos de su nuca comenzaron a erizarse. Tenía la sensación de que estaba siendo observada... y sus instintos siempre tenían razón.

Y ella estaba sola. A pesar de sus habilidades guerreras, no tendría ninguna posibilidad contra las rebeldes Garras Salvajes. Diez contra uno no era una pelea justa. Echó a correr hacia su casa, sabiendo que podría comer más tarde.

Mientras corría hacia la mansión, un lobo rojo salió del bosque y la detuvo. El camino de Lacey estaba bloqueado. Entonces, se puso en posición de pelea, preparándose para un ataque.

—Vaya, vaya, vaya... —Un hombre caminó hacia el claro, frente al lobo rojo. Era hermoso, con cabello rubio oscuro y músculos para días... y estaba completamente desnudo. Estaba claro que era un cambiaformas—. Mira lo que tenemos aquí.

Lacey dejó escapar un gruñido profundo y gutural, advirtiéndole que se mantuviera alejado. Aunque no tendría ninguna posibilidad contra una manada entera, dos contra uno era una pelea justa. Ella tomaría esas posibilidades.

—Ahora, ahora... —el hombre le dedicó una sonrisa arrogante, chasqueando la lengua—. Tsk, tsk. Yo no haría eso. Sabes, podríamos ser parte de la misma manada algún día.

En ese momento, siete lobos más salieron lentamente del bosque, acompañándolo. Lacey no podía oír lo que decían porque no estaba en la misma manada, gracias a Dios. Pero por la forma en que se veía, el lobo negro estaba dando las órdenes. Gruñeron y luego un lobo rojo se acercó más. Lacey lo mordió y saltó hacia atrás, pero Lacey sabía que era solo cuestión de tiempo. Ella no tendría ninguna posibilidad contra nueve lobos. Estaba acorralada.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY