Instalar APP HOT
Inicio / Romance / El dulce amor de CEO FRÍO
El dulce amor de CEO FRÍO

El dulce amor de CEO FRÍO

5.0
207 Capítulo
1.3M Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Por culpa de un collar, las dos chicas cambiaron de vida. Debido al contrato de 5 millones, la chica se convirtió en una madre de alquiler. Unos años despés, la madre de alquiler trajo al bebé y apareció en la vista de Álex. -¡Mujer, nunca te escapes de mi palma! El frío Ceo sonrió

Capítulo 2 La madre de alquiler elegida

En un extremo de un pasillo del hospital, la secretaria que la acompañaba sostenía su teléfono en una mano y un informe con la otra, presentando el documento.

«Camelia, 18 años, estudiante, su padre fue negligente en su negocio y se arruinó. Según las investigaciones, toda la información es correcta. Su estado físico general se ha demostrado apto por las pruebas médicas, y no habrá ningún problema en cuanto a sus derechos de custodia.»

Lamentablemente, esta chica no podía cumplir las condiciones de la fecundación in vitro. Entonces, solo podían buscar un método alternativo.

Camelia se quedó sentada en el banco. Contemplaba el paisaje fuera de la ventana. Su expresión era extrañamente tranquila, pero en el fondo de sus ojos acuosos había una completa oscuridad.

Aunque los delicados rasgos de la joven la hacían parecer aún más joven, su tierno rostro, como si hubiera experimentado muchos acontecimientos de la vida, mostraba una mirada incompatible con su edad.

Era la elegida, la única entre un millón. Debido a su estética, la remuneración que le proporcionaba su empleador era generosa. La suma de cinco millones de dólares era ya astronómica para ella.

Hace tres días, firmó en secreto un contrato sin que su padre lo supiera y luego la trajeron a este lugar. La encerraron en esta habitación todos los días, le prohibieron cualquier contacto al exterior y aún más salir, como si fuera una paciente en cuarentena.

Sabían que, para prepararla para el embarazo, necesitaban asegurar su salud, así su cuerpo estaría mejor preparado para llevar al bebé.

Las tres comidas que le hacían al día eran extremadamente exquisitas. Jamón, tocino, pan, carne de vaca, todo era demasiado extravagante. Ella sabía que esos alimentos le ayudarían a prepararse mejor para el embarazo, así que, aunque no le gustaba comerlos, únicamente podía tragarlos a la fuerza.

Camelia no se atrevía a desobedecer ninguna orden, ya que la obediencia absoluta era una de las condiciones establecidas en el contrato.

Así, incluso hoy, seguía fielmente a la secretaria de su empleador y acudía ansiosa a este instituto privado, para someterse a los exámenes médicos.

Este empleador era un misterio, ella no lo había visto ni una sola vez. Solamente conocía el contrato, y que la firma de este le daría derecho a una remuneración de cinco millones de dólares. Esta cantidad debería ser suficiente para ayudar a su padre a superar la crisis financiera.

No se atrevió a mencionar este asunto a su padre. Cuando se fue, nada más dejó una nota y no se despidió. Debido al largo periodo de gestación subrogada, probablemente no podría volver a casa pronto. Así, no tuvo que preocuparse temporalmente por la aprehensión de su padre.

Según una de las condiciones del contrato, debía estar bajo estrecha observación todo ese tiempo hasta que concibiera. Cuando se cumpliera esta condición, se depositaría por adelantado un millón de dólares en la cuenta bancaria de su padre. Se le pagaría una suma extra si daba a luz a un niño, como mencionó la secretaria.

Gestación subrogada. Era de risa. Ella había pensado en todo para ganar dinero, pero vender su cuerpo nunca había sido una de ellas. Sin embargo, al tratarse de una gran suma, no pudo evitar emocionarse. En apuros económicos, eligió este camino tan despreciado.

Junto al mar. Una lujosa villa con vistas al mar.

Las villas de esta zona se presentaban con las mejores vistas y por lo tanto, los precios exorbitantes del terreno eran evidente.

Después de una simple puesta a punto, una extravagante limusina la llevó a la villa. El vehículo partió rápidamente después de que ella recibiera algunas instrucciones.

La secretaria le dijo que esta noche él llegaría. Camelia respiró profundamente. Ya no estaba de humor para apreciar la hermosa vista del mar. Tiró de su equipaje y entró en la villa con el corazón encogido.

Cayó la noche. En un lujoso dormitorio, las cortinas estaban bien cerradas y bloqueaba el paso de las luces.

Dentro de la silenciosa habitación, se dio un baño y se acostó tranquilamente en la cama grande. Se le pidió que llevara una venda en los ojos. Perdió el sentido de la vista, pero su sentido del oído aumentó considerablemente. Incluso podía oír la brisa del mar y las olas rompiendo en la orilla.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY