img Un Nuevo Comienzo Contigo  /  Capítulo 1 Reglas ocultas  | 
img
Un Nuevo Comienzo Contigo
img img img
Capítulo 1 Reglas ocultas
845    |    21/04/2021

Al escuchar el sonido de su teléfono, Sophia Ye se detuvo en el pasillo del Hotel Platinum.

Su silueta era realmente hermosa y sus labios de un rojo deslumbrante. Pasó una de sus manos por su hermoso cabello rizado, mientras que con la otra hurgaba rápidamente en el bolso para buscar el teléfono sonando. Después de unos instantes de búsqueda, finalmente lo encontró. Era su agente, Alberta Yue. Sus ojos centellearon con una frialdad como el hielo. Luego, atendió la llamada.

"Sophia, por última vez te lo digo. No te vayas a perder hoy. Si no lo haces bien, no podrás asegurar ese papel en la telenovela. ¡Y ese papel secundario es clave! Además, esta vez el inversionista es alguien muy importante y realmente guapo. Así que te pido que lo hagas lo mejor que puedas, ¿de acuerdo?".

Ella sonrió con malicia y le respondió: "¡Entendido!".

La verdad, Sophia aún no era famosa. Tenía dos largos años dentro de la industria televisiva, pero solo había obtenido papeles de villana. Su carrera fue extremadamente inestable, con muchos altibajos. En poco tiempo ya había sido parte de muchos escándalos. Incluso, se corría el rumor de que había salido con tantos hombres que fácilmente podrían dar una vuelta al mundo. La gente también tenía la idea de que cualquier papel que le dieran en televisión, se debía a que hacía tratos indecentes con los productores.

"¡Te lo estoy pidiendo nuevamente! No lo arruines esta vez, por favor. Puede que no te importe un carajo este trabajo, pero a mí sí me importa mucho...". Allí esta Alberta, sermoneándola nuevamente.

A este punto, ella ya no le tenía paciencia a su agente, así que la interrumpió y le preguntó: "Alberta, dime, ¿cuál es la habitación, por favor?".

"Es la número 909... Y escúchame con atención...".

Alberta iba a seguir de nuevo con el sermón, pero antes de que pudiera terminar, la llamada se cortó después de un pitido. Sophia ya había colgado.

Después de eso, Sophia rápidamente abrió la cámara frontal de su teléfono y se retocó una vez más con su lápiz labial. Luego, con mucha seguridad, caminó hacia la habitación con un movimiento sensual de caderas.

Cuando ella llegó a la puerta 909, tocó pero nadie respondió. Así que sacó un paquete de cigarrillos y entró sin más.

Justo en el preciso momento en que la joven irrumpió en el cuarto, vio frente a ella a un hombre con el rostro más antipático que había visto en su vida.

Pero Sophia decidió ignorarlo por completo y ni siquiera le dio la oportunidad de hablar. Ella se sentó en el sofá frente a él y se llevó un cigarrillo a sus provocativos labios. Mientras buscaba el encendedor, miró al hombre frente a ella.

En realidad, él era extremadamente apuesto. Tenía rasgos perfilados y hermosos, que incluso resul

taban raros en esos jóvenes actores. Pero su rostro se mostraba distante y frío como el hielo. Ese semblante en su cara lo hacía absolutamente inaccesible; de seguro que la mayoría de la gente tendría miedo de estar cerca de él. Sin embargo, por su belleza, también se sentirían atraídos.

Sophia estaba realmente confundida, no lograba entender cómo un hombre tan apuesto como él tenía que hacer tratos sucios con actrices solo para echar un polvo. Fácilmente, si quisiera, podría conseguir a cualquier chica. Incluso se amontonarían a su alrededor sin siquiera preguntar nada.

Cuando el hombre vio que Sophia comenzó a fumar, sus ojos se incendiaron de ira y su rostro se tensó debido al disgusto. Rápidamente golpeó la mesa con violencia para hacerle saber que odiaba eso.

Pero la chica solo sonrió cortésmente, se puso de pie sucesivamente y se dijo a sí misma: 'A mí no me importa si es el hombre más guapo del mundo. Hoy le daré una buena lección'.

Sophia ignoró por completo el disgusto del hombre y, con el cigarrillo todavía en la boca, se acercó a él.

Ella continuó como si nada, a pesar de que él no estaba para nada feliz con la situación. Luego posó su delgada y delicada mano sobre el hombro de él y suavemente acercó sus carnosos labios rojos hasta su oreja y dejó escapar una ligera bocanada de humo. Después, se sentó en su regazo rodeándolo con los brazos.

La escena que se mostraba era como si una mujer hermosa y seductora cayera en los brazos de un sacerdote reticente. La imagen era realmente poética. Sophia comenzó a tirar del hombre por la corbata y luego apretó disimuladamente la grabadora en forma de bolígrafo atada en su pierna. De repente, dejó de sonreír y le dijo:

"He escuchado... que has hecho algunas inversiones en la telenovela 'Dance of the Phoenix'. ¿Es verdad?". En eso, se acercó más al hombre y mientras, apretaba un poco más su agarre.

Él miró hacia abajo y, con una voz seca y firme, le dijo: "Sí, es verdad. Estoy interesado en ese proyecto".

"Bien. Ya veo". El tono de Sophia cambió inmediatamente. Se puso tan seria como el hombre y luego dijo: "Entonces debes escucharme con mucha atención. No me interesa ningún tipo de juego. Te equivocas de persona si lo que quieres es jugar con tus reglas ocultas. ¿Te quedó claro?".

El rostro del hombre se mantuvo firme como antes. Por un breve momento, sus ojos brillaron y luego permaneció en silencio.

En ese preciso instante, la puerta de la habitación se abrió repentinamente. Tanto Sophia como el hombre fueron sorprendidos. No esperaban en absoluto que alguien llegara en ese momento.

Ella giró rápidamente la cabeza para ver quién había entrado y sus manos se tensaron casi de inmediato al ver a un hombre y un niño en la puerta.

            
img
img
  /  7
img
img
img
img