Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Amor nunca te traicione
Amor nunca te traicione

Amor nunca te traicione

5.0
116 Capítulo
62.4K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Llevaba dos botellas de whisky y 3 semanas de insomnio, no comía bien, tampoco había parado de llorar. Me sentía hundida en un infierno que nunca imaginé experimentar. ¿Quién con un buen juicio creería que la persona que más amas en este mundo podría hacerte vivir semejante pesadilla? Nunca nadie se esperó que él me enseñara cómo tocar el cielo, solo para luego arrastrarme hasta lo más profundo del inframundo. ¿Cómo puedes explicar que la persona que amas te traicione y te mienta durante tanto tiempo? Antes de conocer a Amílcar Ferrer, el señor que se convirtió en el dueño de mi cielo, yo era una mujer soñadora con un futuro por perseguir. Pero todo eso quedó en el pasado. Este hombre, un exitoso empresario y el soltero más codiciado de todo el país, por alguna casualidad o maldición de la vida, posó sus ojos en mí. Descubrir que mis cinco años de amor están multiplicados por dos fue un golpe duro. Algunos llaman a todo esto destino, pero yo solo puedo decir que fue lo que me tocó vivir. Ahora estoy atrapada en un torbellino de engaños, dolor y desconfianza. Mi corazón está roto y mi mente llena de preguntas sin respuesta. Mi nombre es Rose Dewit, una mujer que tuvo su cielo pero fue arrastrada al inframundo por la persona en quien confiaba más. Mi historia es un relato duro y sin escrúpulos sobre el amor, la traición y la lucha por encontrar la verdad en medio del caos. ¿Seré capaz de encontrar el camino de vuelta a la felicidad o me sumergiré aún más en este abismo de oscuridad? Solo el tiempo y mi fuerza interior podrán responder eso.

Capítulo 1 El encuentro

Estoy tratando de refrescar la mente, necesito tranquilizarme y dejar de recordar todo lo que había vivido, quisiera borrar de mi mente todas las cosas malas.

Pero es imposible, toda y cada una de las cosas que me han sucedido las llevo talladas en el alma, habían pasado dos largos años desde que él había desaparecido de mi vida, aun me encontraba sumida en un mar de estiércol, vivía una rutina diaria, salía por las mañanas a trabajar porque necesitaba pagar la renta, pero hace bastante tiempo que mi corazón y mi alma, habían abandonado esta saco de carne con piernas en lo que me había convertido, llevaba marcadas en mi piel cada una de sus malditas caricias, cada beso, pero sobre todo sus palabras retumbaban en mi mente noche tras noche, cada vez que llegaba del trabajo pasaba primero a comprar dos botellas, el vodka y yo éramos muy buenas amigas, había empezado a fumar y a cortarme no muy profundo, solo lo hacía para poder sentir, así fuese una pizca de dolor y recordar que seguía viva, pero hoy era diferente tenía un ataque de ansiedad; desde que escuche dar en las noticias en aviso oficial del matrimonio del magnate Amílcar Ferrer con su amada novia con quien mantenía putos diez años de noviazgo.

Preparo la bañera y me meto en ella es justo cuando mi mente viajó a mis primeros años aquí

Estoy en mi cuarto terminando de arreglarme, me miro en el espejo y no puedo creer que lograra llegar tan lejos, Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que recibí una cachetada por el simple hecho de querer estudiar en la universidad, según mi madre, una persona como yo, jamás llegaría lejos, porque era una incompetente, ineficiente y para de contar, pero ya esa etapa la había superado había decidido dejarlos atrás y empezar mi nueva vida, ellos murieron para mí el mismo día que pude salir de mi país, pero como todos los días no son de santa Lucia, tuve un mal día en el trabajo, me dieron la oportunidad de trabajar en una de las mejores cafeterías de New york, Bi, ya eran las diez de la noche mi turno había terminado, estaba agotada, quería ir y lanzarme en mi cama y dormir unas 500 horas, gracias a Dios mañana era domingo.

Salgo a la calle a buscar un taxi por suerte consigo uno disponible, le doy mi dirección y emprendemos camino, estoy cansada, este trabajo no es fácil, pero no tenía opción era mucho mejor mi vida ahora que la que tenía junto a mi familia, si es que podía llamarse así porque en realidad eso era un infierno , mi padre era un hombre despiadado y flojo, mi madre era una mujer estudiada pero había caído en depresión por la muerte de mi adorada abuela, ella era la única que me quería, la vida es muy injusta con las personas buenas.

Había pasado gran parte de mi vida luchando y tratando de sobrevivir y hoy no era la excepción. Desde que logre emigrar a los Estados Unidos, no la había tenido fácil, pero así era yo Rose Dewit una mujer de 23 años, guerrera, decidida, no me dejaba vencer aunque a veces sintiera que el mundo se me cayera encima.

El taxista me avisa que hemos llegado, le pago y me bajo, entrando al lobby del edificio saludo al portero

—Buenas noches señor Andrés, ¿todo bien por aquí?

—Buenas noches señorita Rose, Si todo bien.

Me despido y tomo las escaleras, mi apartamento estaba en el primer piso, en cuanto abro la puerta un olor a esencias florales me golpea, ese era el perfume de mi amiga, solo podía significar una cosa; Ana quiere fiesta.

—Ana cariño he llegado—grito para que ella me escuche., Ana es mi mejor amiga, ella fue la única que me tendió la mano para poder llegar hasta aquí, siempre le estaré agradecida

—Rose has llegado por fin, báñate y vístete nos iremos de copas, unos amigos de la oficina me han invitado a la inauguración de un nuevo club muy cerca de aquí, y antes de que empieces con tu cantaleta, no acepto un no como respuesta, hace muchísimo tiempo que no sales a distraerte, necesitas salir, conocer chicos, tener una buena dosis de sexo.

—Ana por favor estoy muy cansada, hoy no quiero salir, sabes perfectamente que no podemos andar gastando el dinero, además yo no necesito conocer chicos, te recuerdo que jamás volveré a creer en el amor.

—Amiga por favor compláceme solo esta vez, te prometo que estaremos juntas toda la noche.

—Dios Ana, ¿Por qué tienes que ser tan insistente? Está bien iré pero por favor no intentes buscarme chicos.

—Gracias amiga Te amo.

Voy corriendo a mi habitación, entro rápido en la ducha y dejo que el agua fría envuelva mis penas, me baño rápido agarro una toalla envuelvo mi cabello y otra mi cuerpo, corro como una flecha al closet y decido ponerme un vestido negro de lentejuelas bastante corto sin mangas, lo convino con unos tacones de tacón de aguja color negro, veo mi reflejo en el espejo, soy una mujer sencilla de cabello castaño y cuerpo delgado, mi mayor atracción es el color de mis ojos son de un tono gris muy claro, suelto mi cabello y empiezo a secarlo, hago unas ondas en las puntas, coloco un poco de rubor, brillo en mis labios y estoy lista.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY