Instalar APP HOT
Inicio / Romance / "Juntos" Trilogía (Algo Llamado Amor)
"Juntos" Trilogía (Algo Llamado Amor)

"Juntos" Trilogía (Algo Llamado Amor)

5.0
49 Capítulo
26.9K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Luego de una trágica separación al descubrir su pareja siéndolo infiel, en su propia casa, en su propia cama. Aurora decide mudarse a Nueva York y cambiar de trabajo. Una noche de pasión la hizo perderla cabeza junto a un misterio hombre, sexy y dominante. Ese hombre resultó ser su nuevo jefe. Desesperadamente Jared solicita ayuda a Aurora bajo un trato. ¿ Aceptará Aurora a que estén "Juntos"?

Capítulo 1 Aurora Anderson

—Hazme recordar por

qué estoy en este bar de la muerte otra vez. —Gemí en voz baja en mi teléfono.

—Porque te mereces

divertirte un poco después de todo lo que has pasado, —me contestó mi mejor

amiga, Bárbara, —sólo lamento no poder estar allí contigo para comernos la

ciudad.

—La familia es lo

primero, lo comprendo, —respondí, —Además, ¿cuándo supiste que me desmadré?.

—¡Hay una primera

vez para todo!— respondió Bárbara con optimismo.

Me reí. Bárbara y yo

éramos polos opuestos, pero éramos amigas desde el instituto. Me había

acompañado en las buenas y en las malas. Había sido mi piedra angular cuando

murió mi padre y ahora me apoyaba de la misma manera tras mi desordenada

ruptura por la infidelidad de mi ex. Creo que me llamó para asegurarse de que

había seguido su consejo.

—¿Cómo estás, Aurora?, —me preguntó.

Mirando mi vaso,

suspiré.

—Bueno, estoy

sentada en el bar del hotel de lujo que me recomendaste, un jueves por la

noche, ahogando mis penas en público en lugar de en nuestro apartamento, así

que eso es una mejora.

—Oh, cariño, —gimió Bárbara—.

Sabes que soy muy partidaria de hablarlo todo, pero a veces necesitas un poco

de distracción, ¿sabes?.

Con cautela, observé

mi entorno. La barra circular en la que estaba sentada estaba repleta de

hombres con trajes y mujeres con vestidos de cóctel. Mis ojos se movieron por

la sala.

A través de las

puertas de cristal que separaban el bar del comedor, admiré las columnas

blancas y las lámparas de cristal. Sin embargo, la gente que llenaba el espacio

era más impresionante que la decoración. Todos estaban ataviados con diamantes

y marcas de diseño.

Hundiendo los

dientes en mi labio inferior, admití.

—No estoy segura de

pertenecer aquí.

—Oh, por favor, —se

burló mí amiga—, seguro que estás increíble. ¿Has seguido mis sugerencias?

Valía la pena tener

una mejor amiga que fuera estilista. Bárbara siempre me daba consejos de moda

que yo seguía al pie de la letra, así que sabía que el mini vestido rojo, muy

ceñido, complementaba mi piel clara. Los tacones dorados de tiras y los

accesorios dorados completaron mi look de forma magnífica.

Mi maquillaje era

mínimo, pero adecuado para una noche informal. Mi cabello castaño colgaba sobre

mis hombros como una cortina sedosa, y un ligero efecto de ojos ahumados

acentuaba mis ojos marrones dorados, con labios rojos a juego con el vestido.

Lo único que me faltaba era la confianza que acompañaba a mi atrevido look.

—Sí, pero...

—Nada de peros, —interrumpió

Bárbara —, fue un idiota por engañarte, eso es cosa suya. Te mereces algo mucho

mejor. Esta es tu oportunidad de demostrar que se equivoca.

—Quizá tengas razón,

—dije, queriendo creer las palabras de mi amiga. Lo único que había hecho desde

que llegué a Nueva York era lamerme las heridas. El dolor de lo que había hecho

mi ex no era sólo la traición, sino que sentía que era culpa mía. Si quería

volver a empezar en Nueva York, sabía que tenía que hacer el esfuerzo de salir

de ese espacio mental.

Sonreí al camarero y

le hice una señal para que se acercara y me llenara el vaso vacío.

El hombre, vestido

con un traje negro completo, se acercó. No me perdí la segunda mirada que echó

a mi escote mientras mezclaba mi bebida. Al principio pensé que me estaba

juzgando, ya que mi confianza había tocado fondo últimamente. Me sentí halagada

de que alguien se fijara en mí, aunque sólo fuera por mis tetas.

—¡Claro que sí!—, me

animó Bárbara—. Pero no hagas nada que yo no haría.

—No hay nada que no harías, —bromeé.

—Cállate, —se rio—.

Siento no haber podido salir contigo esta noche, sobre todo en un momento como

éste. —Suspiró—. Necesitas a tu mejor amiga.

Mis labios se

torcieron mientras miraba mi Martini de manzana. Había pillado a mi novio

siendo infiel hacía unas dos semanas. Había roto con él inmediatamente, pero no

podía soportar quedarme con todos los recuerdos de él y de lo que había hecho.

Por pura devastación, acepté el primer trabajo que encontré, para el que estaba

sobre cualificada.

Trabajaría como

ayudante de algún rico empresario en lugar de dar un buen uso a mis estudios,

porque era cobarde. Intenté, literalmente, huir de mi angustia. Ahora veía lo

ridículo que era. Mi corazón seguía muy destrozado, pero Bárbara tenía razón,

necesitaba una distracción.

—Sí que te necesito, —suspiré—. Pero deja de disculparte,

entiendo que no puedas estar aquí. — Bárbara tuvo que coger un vuelo de última

hora a Charlotte para visitar a su abuela enferma—. ¿Cómo está la abuela?

La abuela María era

como de la familia para mí. Odiaba no ir con Bárbara a verla, pero acababa de

mudarme.

—Está mucho mejor. Esa vieja es la mujer más dura que

conozco. Se ríe de los pequeños golpes.

Era una situación grave, pero no pude evitar que se me

escapara una risita. Bárbara no decía mentiras. La había visto recuperarse de

casi todo. Lo juro, la mujer estaba hecha de maldito plástico o algo así. Si yo

pudiera tener siquiera un uno por ciento de la actitud y la fuerza que tenía la

abuela de mí amiga Bárbara, María, estaría libre en casa.

—Qué bien, —respondí—. Dale mis respetos y dile que la veré

pronto.

—Lo haré. —Suspiró dramáticamente—. Maldita sea, Aurora, no

puedo evitar sentirme súper culpable por haberte dejado. Sé que lo estás

pasando mal después de lo de Charlie.

La mención de su nombre me provocó una punzada de dolor en

el pecho. Pasar un mal rato era un eufemismo. Podía sentirme arrastrada de

nuevo por la angustia que tanto intentaba olvidar.

Me mudé a Nueva York para empezar de nuevo, maldita sea. No

puedo quedarme atrapada en mi miseria.

Inspirando, me tragué el Martini.

—Estoy mucho mejor.

—No hagas eso, —dijo Bárbara—. Está bien no estar bien.

Estuviste con ese hombre durante cuatro años y el muy imbécil te traicionó.

Metió a otra mujer en tu cama. Te juro que si veo su lamentable culo mientras

estoy aquí, podría atacar como un perro rabioso.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 49 Jared   01-02 14:59
img
3 Capítulo 3 Jared
02/12/2023
4 Capítulo 4 Aurora
02/12/2023
5 Capítulo 5 Jared
02/12/2023
6 Capítulo 6 Adam
02/12/2023
7 Capítulo 7 Aurora
02/12/2023
8 Capítulo 8 Jared
02/12/2023
9 Capítulo 9 Aurora
02/12/2023
10 Capítulo 10 Jared
02/12/2023
11 Capítulo 11 Aurora
02/12/2023
12 Capítulo 12 Jared
02/12/2023
13 Capítulo 13 Aurora
02/12/2023
14 Capítulo 14 Jared
02/12/2023
15 Capítulo 15 Aurora
03/12/2023
16 Capítulo 16 Aurora
04/12/2023
17 Capítulo 17 Aurora
06/12/2023
18 Capítulo 18 Aurora
07/12/2023
19 Capítulo 19 Aurora
08/12/2023
20 Capítulo 20 Jared
19/12/2023
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY