Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Renacida: Cambiar el cruel destino
Renacida: Cambiar el cruel destino

Renacida: Cambiar el cruel destino

5.0
29 Capítulo
2.6K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Valeria, se encuentra atrapada en una novela que leyó antes de irse a dormir, conociendo el final, decide cambiar su destino trágico para proteger a su ahora esposo y los pequeños gemelos, convirtiéndose en su verdadera madre. ¿Como una mujer soltera, repentinamente tuvo un esposo y dos hijos? ¿cómo logrará salvar a su ahora familia? ¿Podrá Valeria cambiar el destino que la arrastra a ella y a su esposo?

Capítulo 1 ¿Mamá ¿Yo

—Mami—la pequeña voz se sentía lejana.

—¡Mami, despierta!— en su sueño solo escucho voces de niños y se despertó lentamente.

Lucho por abrir los ojos; todo parecía tan extraño…

Desorientada miro a su alrededor.

¿Dónde diablos estaba ella?

¿No debería estar durmiendo en su propia cama?

¡Esta no era su habitación!

Podría ser que…

¿La secuestraron?

—¡Mami, por fin estás despierta!— Hablo una pequeña niña sonriente.

—Prometiste sacarnos. Tienes que cumplir tu promesa— hablo ahora un varón.

Ambos niños de cabello rubio, y ojos claros.

Repentinamente fue atrapada por dos pares de manos pequeñas, le agarraron cada uno por un lado y la sacudieron.

Mami... ¿Ella?

¿La estaban llamando mami?

Valeria recordó que se había quedado dormida después de pasar la noche leyendo para terminar una novela;

¿Estaba alucinando por eso?

Valeria se dio la vuelta y miró.

Vio a un niño y una niña, ambos de unos cuatro o cinco años.

Se parecían y estaban de pie junto a la cama, observándola felices.

—¿Me estás llamando mami?— Valeria se señaló a sí misma y preguntó confundida.

—Por supuesto, eres nuestra mami ¿Quién más puedes ser? —Preguntó la niña.

—Mami, ¿estás soñando?— el niño por otro lado parecía preocupado.

Valeria quedó atónito por sus respuestas.

Llevaba toda la vida soltera, ¿desde cuándo se había convertido en madre de dos?

—Oye, pequeñitos, pueden lo que quieran, pero no puedes llamando mami a la vente. Yo ni siquiera estoy casada, ¿Cómo podría tener hijos tan grandes como ustedes dos?

Tan pronto como la escucharon, los dos niños comenzaron a llorar.

—¡Mami ya no nos quiere!— estaban haciendo un gran escándalo.

—¡TÚ ERES nuestra mamá!.

Valeria no tenía experiencia con niños. Cuando los dos niños lloraron, ella inmediatamente entró en pánico —No llores, pero en realidad no soy...

Antes de que Valeria pudiera terminar de hablar, la puerta se abrió y entró un hombre apuesto.

¿Qué estaba pasando?

¿Quién era ese Adonis? Vaya monumento de hombre.

Corrió al lado de Valeria y abrazó a los dos niños y los consoló.

—No lloren, Dylan y Lily. Dejen que su mami duerma. Salgamos a jugar, ¿de acuerdo?.

La niña le dijo al hombre guapo, con los ojos llorosos —¡Papi, mami ya no nos reconoce!

El niño apretó sus pequeños puños e hizo un puchero.

Las lágrimas corrían por su rostro.

El hombre miró a Valeria con incredulidad.

Parecía estar molesto y trató de reprimir su ira —¡Valeria! ¡Has ido demasiado lejos! No tengo que gustarte, pero ¿cómo puedes tratar a tus propios hijos así? —Valeria estaba completamente conmocionado por la acusación del hombre.

De repente, parecía haberse vuelto un poco loca pero ¿quién abandonaría a su esposo e hijos?

—Hola guapo, ¿quién eres? —Valeria se esforzó mucho por recordar, pero estaba bastante segura de que nunca lo había conocido antes.

El hombre estaba tan enojado que todo su cuerpo temblaba. —Valeria, ¿es divertido humillarme? Soy Sebastián Perry, tu esposo legal, Sebastián.

¿Sebastián Perry?

El nombre sonaba tan extrañamente familiar.

Valeria de repente recordó.

¿No era el nombre del chico de la novela “No puedo vivir sin ti ” la novela que se había quedado a leer la noche anterior?

En la novela, la vida de Sebastián Perry fue realmente miserable. Aunque era rico y sumamente guapo, se enamoró de una mujer a la que no le gustaba, y la mujer también se llamaba Valeria, Valeria Stevens.

Al principio, Sebastián sabía que Valeria amaba a otra persona y se alejo ya que solo quería que ella fuera feliz, aunque no fuera con él.

Descubrió por accidente que George Castel, el hombre que Valeria amaba ciegamente, solo había usado a Valeria como sustituta de su primer amor.

Sebastián no quería que Valeria fuera engañada y lastimada, así que le dijo la verdad a Valeria.

Sin embargo, Valeria no solo no le creyó, sino que también pensó que Sebastián era una persona siniestra.

Luego, Stevens Corporation, la empresa propiedad de la familia de Valeria, tuvo una crisis y solo Sebastián quiso salvarlos.

Valeria se usó a sí misma como moneda de cambio y acordó casarse con Sebastián a cambio de que él ayudara a Stevens Corporation a superar la crisis.

Después de casarse, Valeria creyó en los chismes maliciosos y pensó que la crisis en su familia era parte del plan de Sebastián para obligarla a casarse con él.

Ella comenzó a odiar a Sebastián y fue fría con él.

Luego, ella y George Castel se encontraron nuevamente, Valeria no quería nada más que estar con él.

Usó todo tipo de métodos para obligar a Sebastián a divorciarse, lo que lo llevó al limite.

Pero, al final, Sebastián aún se sacrificó para salvar a Valeria, y después de que supo la verdad, Valeria se suicidó por culpa.

Sus dos hijos quedaron huérfanos y vivieron una vida miserable.

Después de que Valeria terminó de leer la novela, escribió un párrafo de 10.000 palabras y lo publicó en el foro de la escritora.

Ella se enojo con la autora por tener una perspectiva patética de la vida y ser completamente despiadada para desahogar su ira con Sebastián.

Era su esposo legal, y padre de los niños como se atreve…

¿Podría ser que ella viajó y ahora están en el mundo del libro?

¿Murió, mientras dormía o que paso?

Además, se convirtió en la heroína del libro que tenía el mismo nombre que ella.

Cuando Valeria estaba leyendo “No puedo vivir sin ti” nunca le gustó la protagonista femenina que tenía el mismo nombre que ella.

En su ensayo de 10,000 palabras, se usaron más de 8,000 palabras para señalar lo tonta que era y lo que ella hubiera hecho.

Sebastián era leal, cariñoso, gentil y paciente. Era mucho mejor que el egoísta, hipócrita e intrigante George Castel, realmente no podía entender por qué a Valeria en el libro no le gustaba Sebastián incluso antes de morir.

Era tan crédula y le creería a cualquiera, incluso a aquellos que le mintieran, en lugar de confiar en Sebastián, quien siempre le decía la verdad.

Valeria, jamás en la vida había pensado que algún día podría viajar al libro y convertirse en la tonta “Valeria” a quien despreciaba tanto.

¿Sera un tipo de castigo?

Mientras Valeria estaba aturdida, los dos pequeños niños lindos bajaron de los brazos de Sebastián y agarraron la camisa de Valeria.

El niño estaba molesto y pregunto—Mami, ¿es porque Lily y yo somos demasiado traviesos que ya no nos quieres?

La niña también suplicaba: —Te escucharemos… Mami, no nos dejes, ¿por favor?

Valeria miró las dos caras, eran tan lindos; la parte más suave de su corazón fue tocada.

En el libro, los niños eran gemelos.

El niño era el hermano mayor, llamado Dylan Perry, y la niña era la más joven, llamada Lily Perry.

Aunque a Valeria en la novela no le gustaba Sebastián, siempre adoraba a los hijos que tenían.

Cuando los padres no estaban en buenos términos, los niños fácilmente podían sentirse inseguros.

Siempre sintieron que un día Valeria los abandonaría a ellos dos y a su padre.

Sebastián vio el cambio en los ojos de Valeria; su tono se suavizó un poco. Él dijo— Valeria, no importa cuánto me odies, nuestros hijos son inocentes.

Valeria levantó la vista y sus ojos se encontraron.

Sebastián se le nublaron los ojos, lleno de cariño y esperanza.

Al pensar en lo que le había sucedido a Sebastián en el libro, el corazón de Valeria se sentía como si alguien lo estuviera apretando con fuerza.

Incluso antes de morir, Sebastián estaba pensando en Valeria.

Le prohibió a su gente revelar la verdad a Valeria.

Quería que ella pensara que él era un tipo malo para que ella pudiera vivir sin culpa.

Valeria no entendió por qué el autor había arreglado ese final para Sebastián…

¿No sería mejor si pudieran resolver su malentendido y amarse?

Ella tomó una decisión.

¡Ella salvaría a Sebastián del trágico final!

Valeria se sentó y miró con amor a los dos niños que lloraban. Le secó las lágrimas de sus rostros y dijo: — Dylan, Lily lo siento. Mami todavía estaba soñando en este momento. Nunca los abandonaría a ustedes dos. No lloren.

Al escuchar eso, Dylan y Lily se sintieron aliviados y dejaron de llorar.

Abrazaron a Valeria y se frotaron contra su cuerpo con amor.

—¡Sí, hermano! ¡Mami no nos abandonará!

—Sí, mamá es la mejor.

Los niños nunca podían estar tristes por mucho tiempo.

Inmediatamente se pusieron felices después de que se resolvió el malentendido—Para compensarte, mami hará el desayuno, ¿qué tal eso?

En su vida real, Valeria era una chef de renombre internacional.

La gente normal no tendría la oportunidad de probar su comida.

—¡Excelente! Mami no había cocinado para nosotros antes— Lily estaba tan feliz que aplaudió.

Dylan también estaba emocionado.

Cuando Sebastián los vio a los tres felices juntos, las comisuras de sus labio se curvaron ligeramente.

Caminó hacia la puerta solo.

Valeria lo vio irse.

Ella lo llamó apresuradamente y le preguntó—Sebastián, ¿qué quieres para el desayuno?

Sebastián se detuvo.

Se dio la vuelta y se señaló a sí mismo. Sonaba inseguro—¿A mi?.

Valeria le dirigió una mirada amable y afirmativa y dijo: —Sí, tú.

¿Valeria realmente tomó la iniciativa de hablar con él?

¿Y ella usó una mirada tan gentil para mirarlo preguntándole qué quería comer?

Por un momento, Sebastián pensó que estaba soñando. No, en su sueño, Valeria nunca lo había mirado así.

La actitud de Valeria hacia él siempre había sido indiferente, disgustada y evasiva.

En los seis años que habían estado casados, Valeria casi nunca había hablado con él primero.

¡Eso no estaba bien!

De repente supo por qué Valeria cambió su actitud.

La cara de Sebastián cambió.

Agarró el brazo de Valeria y la miró con resolución.

—Valeria, olvídate del divorcio, Incluso si me envenenas ahora, seguirás siendo la Sra. Perry, ¿entiendes?

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY