Instalar APP HOT
Inicio / Romance / AQUELLA NOCHE CON EL CEO
AQUELLA NOCHE CON EL CEO

AQUELLA NOCHE CON EL CEO

5.0
52 Capítulo
40.6K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Claudia Martinez desde pequeña a querido encontrar al amor de su vida, su media naranja o su príncipe azul, pero en busca de esto luego de de tantas rupturas amorosas y de tanto tiempo a solas decidió ya no creer en el amor. Una noche descabellada luego de la ruptura amorosa de Claudia esta se va de fiesta con su roomie y en esa fiesta ocurre todo lo que no se ve en las pelÌculas hots con un toque de princesas. Claudia en la fiesta conoce un hermoso príncipe llamado Lukas Coleman que a lo mejor no vestía de azul, Él era el heredero de una de las empresas más grandes del país, este al ver a Claudia se enloqueció por ella tanto así que conquistó el frío y helado corazón de ella de con solo una mirada y con la misma mirada la desvistió y se entregaron ambos en cuerpo y alma, todo sumergido en una cama.

Capítulo 1 Dos caras.

Para que entiendan un poco la historia comenzaré contando todo lo que he venido viviendo, mis fracasos amorosos, las situaciones engorrosas buscando trabajo, entre otras cosas.

Soy Claudia Martínez una mujer de 28 años proveniente de Francia, luego de estudiar y graduarme de la secundaria mi mayor sueño era viajar, trabajar en una prestigios empresa y conocer al amor de mi vida, con el cual me casaría y tendríamos hijos... Tristemente la mayoría de estas cosas no se me habían concretado, a mis 28 años vivía alquilada con mi mejor amiga Abril Walker, no tenia ni un dolar para viajar, pero lo que si tenia era al amor de mi vida con el cual tendría mis hijos.

Claudia les comentó lo principal que deberían saber para ubicarnos en el contexto de la historia, ella era una chica de muy pocas palabras con las personas que apenas conocía además era algo asocial, no le gustaba salir de su habitación, solo hablaba con su novio el cual era supervisor en una importante empresa de la ciudad este se llamaba Daniel Parker.

Daniel era el típico hombre machista que le gustaba a las mujeres, aquél que les mandaba a hacer la comida, aquel el que en una pelea o en un enojo las insultaba entre otras cosas. El principio de esta historia empieza en la casa de Daniel, el era un hombre muy lindo alto de 1,83 cm su cabello era rubio y ojos verdes, cualquiera al verlo se enamoraba de el pues realmente su físico era muy lindo, además de que tenía una buena posición social, no era rico pero vivía solo, tenía su automóvil y uno que otros lujos.

Claudia no sufría mucho por celos, realmente era una chica muy despistada y además de que le tenía mucha confianza en su pareja.

Daniel paso por el edificio en dónde vivía Claudia y al llegar allí saco su teléfono del bolsillo y rápidamente marco su número, Claudia comenzó a escuchar el sonido de su teléfono mientras hacia limpieza en donde vivia actualmente al mirar que se trataba de su novio está rápidamente contesto la llamada y emocionada le dijo:

— ¡Hola amor! ¿Cómo estás? - enseguida soltó su escoba y se sentó para hablar con su novio.

Daniel con su sonrisa perfecta mientras miraba otras chicas rápidamente le respondió:

— ¡Estoy súper bien princesa! Te pase a buscar para que me acompañes a hacer unas compras al súper mercado y luego ir a ver una película en mi casa ¿Te parecería? Y si no te parece pues debes bajar porque ya estoy aquí.

Claudia se levantó de las silla y se acercó al espejo a mirarse, está estaba algo desarreglada y además se encontraba con su pijama pero todo para complacer a su amorcito así que rápidamente le respondió:

— ¡Claro que me parece dame unos minutos y bajo! – Claudia comenzó cambiarse el pantalón que tenía y se colocó un jeans, se dejó su sudadera toda ancha y medio se peino, no quiso ni echarse maquillaje ni nada en la cara así que rápidamente abrió la puerta de su habitación al abrirla su amiga Abril venía llegando y le dijo:

— ¿A dónde tan apurada? ¿Vas a salir con el cretino de Daniel?

— No es ningún cretino –le lanzó malos ojos por el comentario–, y pues si, me invitó a su casa así que no me esperes no creo venir hoy. – rápidamente esquivo el cuerpo de Abril para salir del apartamento.

— Hey, hey – agarró fuerte su mano para detenerla– recuerda lo que te dije, Daniel se ve con otras chicas en su trabajo, ya nos lo han dicho varias personas, está atenta a todos sus movimientos, sácate ese chip que tienes de que es un ángel y desconfía de él en todo lo que haga. – Respondió Abril.

— Tranquila, estaré atenta al más mínimo movimiento de él, te quiero linda. –acercó su cachete para así despedirse de su amiga Abril y rapidamente comenzó a bajar las escaleras para llegar a la salida.

Al estar a fuera vio estacionado el carro de su novio Daniel afuera y se acerco a este para así saludarlo rápidamente, está al estar frente al automóvil se dirigió a la puerta del copiloto y llevo sus manos para abrirla pero antes de decir nada su engreído novio rápidamente le dijo con un tono de voz todo creído y muy superficial:

— ¿Así vas a ir vestida? ¿Enserio no pudiste colocarte otra cosa? – este giro su mirada en forma de disgusto.

Claudia al escuchar lo que este le estaba diciendo realmente agachó la cabeza y con una voz muy débil y apagada respondió:

— Pues no pensé realmente bien y pensé que no te parecería mal, discúlpame amor, además como solamente iremos al supermercado y a tu casa por eso no me arregle.

Este golpeó levemente el volante de su automóvil y respondió de forma hostil y agresiva:

— No lo digo por un mal amor, solo que cuando salgas conmigo debes de arreglarte y verte lo más linda posible, eres hermosa pero créeme que verte arreglada me causa mucho más morbo y me gusta verte de esa manera.

Claudia se quedó callada, esta era muy sumisa en sus relaciones pues siempre fue criada de que el hombre era el dominante de la relación y la mujer la dominada y sin decir más nada siguió con su cabeza agachada hasta llegar al supermercado.

Mientras compraban en el supermercado Claudia vio como Daniel no apartaba su mirada de su teléfono y la sonrisa en su rostro siempre se colocaba cuando se encontraba mirando el teléfono, cuando veía a Claudia su mirada era neutra y muy apagada hasta que le llegaba un mensaje.

Estos se encontraban ya cancelando su compra cuando de repente llega un mensaje al celular de Daniel, estos se encontraban uno alado del otro pagando las cosas, Daniel sin pensar saca su teléfono del bolsillo y al mirar de quién era este nuevamente sonrió y rápidamente abrió el chat, Claudia vio el cambio de actitud y por curiosidad cero celos está le dijo:

— ¿Con quién hablas amor? –se acercó hasta el teléfono de su pareja.

Daniel al escuchar esto y ver que su novia se acercaba a él su reflejo fue mayor y rápidamente quitó el celular y le dijo:

— ¡Estoy hablando con unos amigos del trabajo! –Frunció el ceño y suspiro para luego con su voz hostil susurrando decir– ¿Por qué tan celosa? Hablamos en el auto.

Claudia no entendía que estaba sucediendo realmente no estaba siendo nada celosa, solo fue una pregunta normal, pero al parecer este tenía algo que esconder, luego de terminar de hacer las compras ambos rápidamente con el carrito del supermercado se acercaron a el automóvil de Daniel.

Luego de unos minutos Claudia entro también al automóvil y se encontraba algo nerviosa pues no sabía que mal había hecho para que su novio dijera eso en la caja de pagos.

Daniel al ver a Claudia ya el el carro suspiró y llevo sus manos con furia hasta su cara en dónde con ellas apretó su rostro en forma de mostrar el enojo que cargaba para luego golpear fuertemente él volante y casi que gritando este dijo:

— ¿Cuál fue ese ataque de celos que te dio en el supermercado? ¡¿Acaso ahora no puedo hablar con mis amigos por qué te dan celos?!

Claudia arrugó su cara y respondió a esto de forma sumisa:

— A-amor, no es lo que parece... Realmente no estaba siendo celosa, solo quería saber con quién hablabas pues en tú cara siempre colocabas una hermosa sonrisa y simplemente quise saber de qué hablaban. –bajo la mirada y junto sus manos en sus entrepiernas.

— ¿Acaso crees que yo soy tonto? Pues ya dímelo, si me tienes desconfianza es mejor dejar todo hasta aquí, ya me estoy cansando de tus celos. – respondió Daniel Parker.

— No, no amor eso no es lo que quería, por favor perdóname. – sus ojos se comenzaron a llenar de lágrimas, está no quería perder al amor de su vida y menos por una estupidez.

Daniel rapidamente dirigió su mirada a Claudia y mientras la señalaba le dijo:

— Te perdonó Claudia pero que esto no vuelva a ocurrir.

— No volverá a suceder amor, lo prometo. – Dijo Claudia de forma pasiva y sumisa.

Al escuchar esto Daniel miro hacia la izquierda y soltó una leve sonrisa manipuladora y así salió de el estacionamiento con mucha velocidad.

Pasando unos minutos llegaron hasta el apartamento de Daniel, ambos bajaron las cosas que habian comprado, comida, papel sanitario, crema dental, entre otras cosas.

Luego de unos minutos allí se encontraban viendo películas relajados en el sofá de la casa de Daniel, este cargaba en silencio su teléfono pues para que nadie molestará, Claudia realmente ni miraba su teléfono cuando estaba con él, de repente a este le comienza a vibrar el teléfono, Claudia no lo sintió pero Daniel si, miro a su derecha y vio que se trataba de una chica llamada Alejandra, este tranco la llamada y disimuladamente agarro el teléfono y lo metió en su bolsillo, miro a su novia Claudia y mientras se tocaba la barriga este le dijo mientras se levantaba de el sofá:

— ¡Amor ya vuelvo, me están dando muchas ganas de ir al baño, no vayas para allá porqué al parecer algo me cayó mal y debe de oler horrible! –se levantó rápidamente del sofá y corriendo se fue hasta el baño.

Ya su roomie le había dicho de que estuviera atenta de Daniel pues había visto de que hablaba con otra chica de la universidad, está al ver con la desesperación en la que salió corriendo su novio al baño le pareció raro y noto que en las compras que había hecho aún se encontraban las bolsas encima de la cocina, miro hacia las bolsas y vio que en una de estas estaba el papel del baño.

Está buscando una escusa para acercarse al baño y escuchar lo que este estaba haciendo se levantó de el sofá y se dirigió hasta las bolsas de la compra en dónde rápidamente agarro el papel de baño y caminando se acerco hasta donde se encontraban el baño.

Al llegar a la puerta del baño está de forma inocente se disponía a tocar la puerta hasta que escuchó un susurró de su novio Daniel en el baño el cual decía:

— ¡Ahorita me encuentro algo ocupado reina! Por eso no creo poder pasar por ti ¿Pero te parece que si me desocupo te escribo para saber si aún puedo pasar por ti? Es que realmente tengo muchas ganas de verte.

Al escuchar esto la cara de Claudia cambio drásticamente, está frunció las cejas pero obviamente no se iba a retirar del lugar hasta que esté no trancara el teléfono, podría estar hablando con su madre o con alguna otra mujer y quería averiguarlo.

— Bueno preciosa quedamos así entonces, te escribo en un ratito, haré lo posible para desocuparme y pasar por ti.

Al escuchar esto los ojos de Claudia comenzaron a llenarse de lágrimas pues realmente ya sabía que no se trataba de su mamá si no de alguna mujerzuela roba novios, pero está rápidamente limpio su cara y corrió hasta la cocina para nuevamente colocar el papel en la bolsa y sentarse en el sofá para así disimular un poco lo que había escuchado, sabía que este saldría lo más pronto posible y solo le tocó esperar.

Segundos después que Claudia se encontraba sentada en el sofá se escuchó como si este hubiese bajado el inodoro, arrugó la cara pues sabía que no había hecho nada pero simplemente quería de que este le dijera algo.

Daniel salió del baño agarrando su panza mientras con supuestos cólicos se acerco al mueble y se lanzó y mientras se hacía el moribundo le dijo a su novia con su voz toda quebrada:

— Amor, me siento muy mal al parecer algo me cayó mal.

Claudia lo miro de reojo y cruzo sus brazos, para así decirle:

— ¿Cómo te limpiaste? Si allí está el papel y en el baño no hay ningún papel...

Daniel al escuchar esto sus ojos se agrandaron y guardo silencio unos segundos mientras buscaba la escusa perfecta para decirle a su novia hasta que una idea llegó a su cabeza y le respondió:

— ¡Amor me lavé pues que más iba a hacer!

Claudia enojada se levantó del sillón y rápidamente le dijo con un tono de voz algo hostil y fuerte:

— ¡Bueno yo me largo! Feliz noche. – se dirigió hasta la puerta enojadisima, está realmente no se iría del lugar solamente quería saber que haría su novio luego de que está "se fuera" de su casa.

Daniel al ver la actitud con la cual salió de su casa su novia este quedó algo estupefacto, no sabía el por qué pero lo importante era que le podía escribir a la otra chica para verse, así que con una sonrisa en su cara de oreja a oreja este saco su teléfono del bolsillo y comenzó a textearle a esta chica:

— ¡Preciosa hice todo lo posible y créeme que ya estoy libre! Paso por ti en 15 minutos.

Claudia se sentía súper mal por lo que estaba escuchando, al parecer su pareja no era el príncipe azul que está se había imaginado, sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas a lo que esto sucedió rápidamente subió la mirada y se limpio la cara con sus manos para luego decirse a si misma:

— ¡No soltarás ni una lágrima por este chico! Pero ahora voy a descubrir toda la verdad, con quién me ha estado engañando. – Claudia bajo hasta el estacionamiento de la casa de este para así vigilar desde cerca si saldría o no de su casa.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY