Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Amor en la vía rápida
Amor en la vía rápida

Amor en la vía rápida

5.0
3 Cap./Día
487 Capítulo
8.2M Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Cuando eran niños, Derek le salvó la vida a Norah. Años más tarde, Derek quedó en estado vegetativo tras un accidente automovilístico y Norah se casó con él sin pensarlo dos veces. Con sus conocimientos médicos, incluso lo curó. Durante dos años, Norah amó a su marido con todo su corazón, esperando poder devolverle su bondad. Pero cuando volvió su primer amor, él pidió el divorcio. Sin dudarlo, ella estuvo de acuerdo. Lo que pocas personas sabían es que ella, etiquetada como "abandonada", era en realidad una piloto de carreras, una famosa diseñadora, una genio hacker y una reconocida doctora. Lamentando su decisión, Derek le pidió perdón a Norah. De repente, apareció un encantador CEO, abrazó a Norah y le dijo: "¡Aléjate de mi esposa!". Sorprendida, Norah soltó: "¿Qué?".

Capítulo 1 Divorcio

En la habitación tenuemente iluminada, un hombre y una mujer compartían momentos afectuosos en una espaciosa cama.

Encima de ellos, adornando la prístina pared, había una foto de una novia con una expresión alegre.

"Imagínate si Norah nos sorprendiera aquí, en su cama. ¿Crees que se enojaría tanto que lloraría?", preguntó la mujer con un tono coqueto.

"Esta no es su cama. Después de todos estos años, ni siquiera la he tocado. Siempre duerme en la habitación de invitados de al lado", resopló el hombre.

"Derek, eres tan bueno conmigo...".

Sus suaves murmullos se mezclaron con sus respiraciones agitadas.

En la puerta, una joven se tapó la boca con las manos mientras las lágrimas corrían por su rostro.

Después de un rato, su momento íntimo terminó.

Derek Carter se puso sus pantalones cortos para ir a servirse un vaso de agua. Un destello de sorpresa se apoderó de su rostro cuando encontró a Norah Wilson sentada en la sala de estar. Se preguntaba cuándo había regresado y qué habría escuchado.

"¿Lo oíste todo?", preguntó casualmente después de recostarse en el sofá con un vaso de agua.

Había chupetones en su delgada figura, pero no le importaba si Norah los veía o cómo se sentiría. Simplemente bebió un sorbo de agua.

"Firma esto". Derek sacó una carpeta de un cajón y la arrojó sobre la mesa. "Como es posible que lo hayas oído todo, no tiene sentido que prolonguemos este asunto".

Norah agarró tímidamente el documento y leyó las palabras "Acuerdo de divorcio" en la página inicial. Cuando fue hasta el final, vio la firma con estilo de Derek Carter.

"Puedes revisarlo. Si quieres agregar un término, avísame. De lo contrario, fírmalo", ordenó Derek.

Luego, se reclinó y encendió un cigarrillo. El humo nubló su indiferente expresión.

"¿No puedes darnos otra oportunidad?". Norah tenía la cabeza gacha y la voz áspera por las lágrimas. Su elegante flequillo caía sobre los bordes oscuros de sus gafas, resaltando su triste mirada.

Desde que formó parte de la familia Carter, se había dedicado a Derek para tener un futuro lleno de felicidad.

Sus manos se apretaron cuando recordó al chico que la había protegido de una tormenta de nieve, deseando tener incluso la más mínima esperanza de permanecer a su lado.

"No seas tan patética, Norah. Tú sabes lo que pasa entre Madeline y yo. ¿Por qué te aferras a seguir siendo mi esposa? Ten un poco de dignidad". Derek dejó caer la ceniza en la bandeja impacientemente. "Nuestro matrimonio nunca fue más que un acuerdo por conveniencia".

Norah sintió que su corazón daba un vuelco. Era Madeline Powell a quien Derek realmente amaba. Finalmente lo entendía.

Norah se encorvó y jugueteó con el dobladillo de su ropa. Ahora se dio cuenta de que, cuando Madeline aparecía, la atención de Derek cambiaba por completo hacia ella.

Hacía años, Madeline se fue al extranjero y Derek la persiguió, pero terminó en un trágico accidente automovilístico que lo dejó inconsciente. Se suponía que se casaría con Luna Wilson. Pero ella se involucró con otro hombre y tuvo un hijo, así que los Wilson ofrecieron a Norah como novia sustituta. Norah ocupó el lugar de Luna y se convirtió en la esposa de Derek.

Durante su matrimonio, se dedicó a cuidarlo y cortó casi todos los lazos con su vida anterior por él. Incluso abandonó sus pasiones, como el diseño, las carreras de autos, la cirugía médica y la codificación, para concentrarse únicamente en su esposo.

Cuando Derek despertó de su coma un año atrás, Norah siguió cuidándolo incansablemente y permaneció a su lado sin falta. Pero él pareció cegado por su ternura cuando Madeline regresó del extranjero.

A pesar de dos años de matrimonio y cuidados, Norah tenía que admitir que no había logrado conquistar el corazón de Derek.

Al no recibir respuesta, Derek no pudo evitar fruncir el ceño y estudiar a la mujer sentada frente a él.

Norah era innegablemente atractiva, incluso con su espeso flequillo y sus grandes gafas, pero a menudo descuidaba su apariencia y se veía desaliñada. Además, tenía una personalidad demasiado reservada.

Cuando Derek despertó del coma, Norah estuvo a su lado las veinticuatro horas del día, pero aun así él no sentía ninguna conexión emocional con ella, solo la encontraba increíblemente aburrida.

Sus constantes cuidados y atenciones, así como su aspecto mundano y su rutina, eran tan monótonos como el agua. A Derek todo le parecía bastante aburrido.

Reconocía el papel de Norah como cuidadora experimentada de la familia Carter durante esos dos años, pero nunca sintió que fuera adecuada para ser su compañera.

Mientras apagaba otro cigarrillo, agregó casualmente:

"Esta es la residencia de los Carter...".

Al interrumpirse, notó que Norah seguía con la cabeza gacha. La tristeza en su postura lo irritó.

"Soy consciente de tu miseria con los Wilson, así que te daré tres villas y treinta millones después del divorcio. Puedes elegir cualquier auto del garaje. Eso debería garantizarte una vida cómoda", ofreció Derek.

No olvidaba el diligente cuidado de Norah mientras estaba postrado en cama y su compañía durante sus posteriores ejercicios de recuperación.

Aunque no sentía ningún afecto por ella, estaba dispuesto a ofrecerle un acuerdo generoso por sus años de dedicación. Le había dedicado los dos mejores años de su vida.

Derek se cruzó de brazos, y entonces Norah vio un pequeño tatuaje en su clavícula, empeorando su angustia. Era las iniciales MP. Madeline Powell.

Derek ya no tenía paciencia.

"Dadas las circunstancias, te daré un día para que lo pienses. Si no estás de acuerdo con los términos, puedes sugerir ajustes, pero no vayas demasiado lejos. No soy conocido por ser paciente...".

"No es necesario que lo piense". Norah agarró el bolígrafo de la mesa y escribió su nombre en los papeles de divorcio. "Empacaré mis cosas y me iré. Ya no me interpondré en tu camino".

Derek le dio un asentimiento.

"Me alegra escuchar eso".

Derek apreciaba que Norah siempre cediera, como una sirviente que nunca cuestionaba sus decisiones. Un ejemplo era ese mismo día, pues podría haber causado un escándalo, pero mantuvo la paz.

En su opinión, su comportamiento era demasiado aburrido. Tenía miedo de que estar cerca de alguien tan corriente pudiera contagiarlo eventualmente. El amor, después de todo, no era algo que pudiera forzarse.

Justo cuando estaba a punto de decir algo sobre el contrato, Madeline salió elegantemente, vestida con una camisa blanca.

Apenas le cubría sus muslos y solo había un par de botones abrochados, exponiendo mucha piel.

Su cabello estaba húmedo, por lo que la camisa se pegaba ligeramente a su piel, haciendo de su apariencia mucho más atractiva.

Al escuchar unos pasos, Norah se dio la vuelta y vio a Madeline usando lo que inmediatamente reconoció como la camisa de Derek, una que ella había elegido para él.

Sus miradas se encontraron. Madeline le dedicó una sonrisa engreída y burlona.

Pero cuando Derek siguió su mirada, ella se apresuró a ocultar su sonrisa.

"Norah, por fin nos conocemos. Soy Madeline Powell". Madeline se acercó a Derek y se sentó a su lado. "Derek te menciona a menudo", dijo apoyándose sobre su hombro. "Es un placer conocerte".

Norah bajó la mirada y no respondió.

Madeline le dio un codazo a Derek en broma.

"Escuché que le darás tres villas a Norah. ¿No sabías que yo quería la villa cerca del lago? ¿Por qué se la prometiste? ¿Ya no me amas?".

Siendo indulgente con los deseos de Madeline, Derek se volvió hacia Norah.

"Te daré otra villa".

Norah lo miró a través de sus gafas.

"¿Pero no dijiste que esa era para mí?".

Madeline hizo un puchero.

"Derek...".

El rostro del hombre mostró un destello de molestia.

"Norah, ¿no entiendes lo que acabo de decir? Tómalo como un favor. Si no quieres realizar cambios, por favor, abstente de hacer solicitudes".

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY