Instalar APP HOT
Inicio / Romance / EL CEO & LA APRENDIZ
EL CEO & LA APRENDIZ

EL CEO & LA APRENDIZ

5.0
102 Capítulo
16.4K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Elevé mi mirada para enfrentar la suya implacable; sus ojos eran enigmáticos, al igual que su postura dominante. Poseía un físico envidiable y cautivador, con músculos bien definidos que realzaban el corte perfecto de su traje. Sus ojos verdes, piel morena y cabello ligeramente rizado, cortado al estilo social, completaban su imagen. Era un hombre verdaderamente deslumbrante. — ¿Terminó de admirarme, señorita? — Con una provocación, una encantadora sonrisa apareció en sus labios. El CEO era, sin duda, tentador. — Señor… — Aclaré mi garganta, esforzándome por recuperar mi compostura, buscando palabras para escapar de esa incómoda situación. — El contenido no es apropiado para ser leído en voz alta, por favor, ¡comprenda! — Eso lo decidiré yo. — Se reclinó en su silla ejecutiva, observándome con serenidad mientras saboreaba un sorbo de su whisky favorito. — Estoy esperando. — Le pido disculpas, señor, pero no puedo hacerlo. ¡Puede despedirme! — Di la vuelta, lista para abandonar apresuradamente la oficina, cuando sus manos fuertes atraparon mi muñeca, a punto de tirar de la manija de la puerta. Observó atentamente mi reacción y luego esbozó una sonrisa. — Aprendiz… — El CEO se acercó más a mí de manera seductora, haciendo que retrocediera algunos pasos hasta quedar acorralada en la pared. Me rodeó con sus brazos y acercó sus labios a mi oído, susurrando suavemente — Hay tanto potencial en ti, ¡te moldearé! Mordiendo levemente la punta de mi oreja, sentí un escalofrío recorrer mi cuerpo. Con la punta de los dedos, trazó el contorno de mi rostro con las uñas antes de presionar mis labios con el pulgar, abriéndolos ligeramente. Acercándose aún más, pegó su cuerpo al mío, haciendo que mi corazón se acelerara y mi respiración se volviera descompasada. Elisabeth Lis, una escritora amateur, desempeñaba el papel de secretaria ejecutiva en la principal editorial de libros de Seattle. Esta posición no solo representaba un sueño lleno de oportunidades, sino que también servía como un escenario inspirador para su pasión por la escritura. Sin embargo, Elisabeth aún no se sentía completamente preparada para revelar el contenido de su libro secreto, una novela singular que se sumerge intensamente en la exploración del contacto físico, presentando un enfoque diferenciado y envolvente.

Capítulo 1 PRÓLOGO

Mi corazón latía descompasadamente con cada paso hacia la oficina del CEO, Patrik Morgan. Mi amiga Mandy, sin darse cuenta, envió el archivo de mi libro a nuestro jefe, despertando su interés y poniéndome en una situación delicada. Temía que, si descubrían, podríamos perder nuestros empleos, y mucho estaba en juego.

Como escritora aficionada desempeñando el papel de secretaria ejecutiva en la mayor editorial de libros de Seattle, esta posición representaba un sueño lleno de oportunidades. Sin embargo, aún no me sentía preparada para revelar el contenido de mi libro secreto. Era una novela diferente, con un enfoque que exploraba intensamente el contacto físico. Imaginar que mi jefe podría haberlo leído me hacía ruborizar con cada paso.

Frente a la puerta de Patrik Morgan, me detuve, mirando la manija y tratando de reunir coraje. La idea de recoger mis cosas y simplemente irme, dejando todo atrás, cruzó mi mente. Sin embargo, al morderme los labios, recordé las pesadas facturas de mi curso de escritura. Un sudor frío recorrió mi frente; sostenía mi computadora portátil debajo del brazo, aún no lista para enfrentar al Sr. Patrik. Trabajábamos juntos desde hacía años, y yo era su mano derecha en la adquisición y gestión de libros. La situación en sí misma era inapropiada.

Decidí dar media vuelta, lista para irme, pero la puerta se abrió abruptamente, revelando la imponente presencia de Patrik Morgan detrás de mí, que aclaró la garganta.

— ¿Está escapando, Señorita Elisabeth? — su voz sonó tranquila mientras se apoyaba relajado en la puerta, observándome con firmeza.

— Yo… — suspiré, levantando los ojos para mirarlo — No, señor. Olvidé su informe y estaba yendo a buscarlo.

Intenté apresurar los pasos, pero su voz retumbó, congelándome en el lugar.

— Entre, Señorita Lis. No estoy interesado en el informe ahora. — Su voz imparcial hizo que mi corazón se helara.

Cerré los puños mientras pasaba junto a él, adentrándome en la amplia oficina en el último piso con una vista deslumbrante de la ciudad lluviosa.

— Siéntese. — Ordenó con firmeza, haciéndome estremecer. — Abra su notebook.

— ¿Señor? — Arqueé las cejas.

— Leí su historia, Sra. Elisabeth, y quiero que me la cuente. — Patrik rio, sutilmente, consciente de su aura dominante y amenazadora. — No omita ningún detalle.

Parpadeando, se sentó frente a mí, cruzando las manos mientras me evaluaba.

— Yo… — Tragué saliva, temblorosa, abriendo el notebook. Al localizar el libro y leer el título, mis ojos se abrieron desmesuradamente. Consciente de que no podía presentar eso a mi jefe, lo miré, percibiendo su mirada minuciosa. — ¡Señor, no puedo leer!

Levantándose majestuosamente, se acercó a mí con pasos firmes, inclinándose hacia adelante, hablando ronco casi como un susurro:

— No me desobedezca, Sra. Lis. ¡LEA! — Levantó mi mentón para que lo mirara.

Su expresión era una mezcla de autoridad y curiosidad sensual, haciendo que mi cuerpo reaccionara de manera inesperada ante la intensidad de la situación. Una tensión eléctrica flotaba en el aire, volviendo a sentarse en su sillón.

— Realmente no puedo… — Mordí con fuerza mis labios, haciendo que mi mirada descendiera hacia el notebook. Cerré el dispositivo con un gesto brusco, levantándome de manera decidida.

— ¿No escuchó lo que ordené? ¡Lea en voz alta! — Las palabras cortantes del CEO, Patrik, rompieron el silencio que se cernía en la sala. Su mirada, severa e inflexible, se fijaba en mí, exigiendo que cumpliera sus instrucciones.

— Señorita Elisabeth, ¿olvidó que soy su jefe? Si no sigue lo que estoy ordenando, puede recoger sus cosas y salir de este edificio en este mismo momento. — Aunque no elevó la voz, las palabras del Sr. Patrik resonaron con firmeza, sus ojos brillando con una amenaza sutil.

— Señor… — Aclaré la garganta, esforzándome por recuperar mi compostura, buscando palabras para escapar de esa situación incómoda. — El contenido no es apropiado para ser leído en voz alta, ¡por favor, comprenda!

— Eso lo decidiré yo. — Se reclinó en su silla ejecutiva, observándome con serenidad mientras saboreaba un trago de su whisky favorito. — Estoy esperando. Sabes que detesto que me hagan esperar.

— Me disculpo, señor, pero no puedo hacerlo. ¡Puede despedirme! — Di la vuelta, lista para salir apresuradamente de la oficina, cuando sus manos fuertes sujetaron mi muñeca, a punto de tirar de la manija de la puerta.

Levanté la mirada hacia mi implacable jefe; sus ojos eran enigmáticos, al igual que su postura dominante. El Sr. Patrik poseía un físico envidiable y cautivador, con músculos bien definidos que realzaban el corte perfecto de su traje. Sus ojos verdes, piel morena y cabello ligeramente rizado, cortado al estilo social, completaban su apariencia. Era verdaderamente deslumbrante.

— ¿Terminaste de admirarme, señorita? — Con provocación, una encantadora sonrisa apareció en sus labios. El CEO era, sin duda, tentador.

— Yo… — Mordí, mis labios, avergonzada. — No lo estaba admirando, por favor, Sr. Patrik, déjeme ir.

— Si sales por esa puerta, no solo perderás tu trabajo, sino que usaré mi poder e influencia para arruinar tu carrera y vida. — El CEO mantuvo sus ojos fijos en mí, reforzando sus amenazas.

— ¡No tienes derecho a hacer eso! — Grité, dándome cuenta de que ya había pasado la hora de trabajo y solo nosotros dos estábamos presentes en ese momento.

Estábamos trabajando hasta tarde en un nuevo proyecto para reclutar y desarrollar nuevos escritores talentosos. La mayor editorial de Seattle estaba dirigida por el CEO más joven y exitoso, Patrik Morgan. El descubrimiento de que en mi tiempo libre escribía parecía haberlo cautivado aún más.

Conocía la personalidad fuerte de mi jefe; lo que se apartara de lo convencional siempre lo intrigaba. Tal vez el hecho de que su secretaria tuviera un estilo peculiar haya despertado su curiosidad. Maldición, ¿cómo pude meterme en esta situación?

— De hecho, sí tengo. ¡Aceptaste hacer horas extras por el bien de la empresa! — Patrik sonrió maliciosamente, revelando su extrema arrogancia.

— ¡Lo que escribo no tiene nada que ver con el trabajo, así que no puede exigirlo! — Tiré de mi muñeca, acariciando el lugar donde sus dedos habían dejado una marca en mi piel pálida.

— ¿Está dispuesta a desafiarme? — Una sonrisa torcida permaneció en los labios del CEO, mientras sus ojos emanaban peligro. — ¡Continúa leyendo desde donde te detuviste!

La atmósfera en la sala se volvió cargada, una tensión palpable flotando entre nosotros. Patrik, con su postura desafiante, no mostraba intención de retroceder. Sus ojos, centelleando con una mezcla de interés y malicia depredadora, permanecían fijos en mí.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY