Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Fingiendo Amor
Fingiendo Amor

Fingiendo Amor

5.0
38 Capítulo
15.1K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Annie una joven con muchas expectativas en su vida, consigue ascender en su empleo, su matrimonio tiene una recaída la cual no lograba superar, creía todo iba bien hasta alguien del pasado vuelve para cambiarle su vida para siempre, será ella capaz de sobrellevarlo y lo más importante aún, se puede volver a amar luego de vivir en el mismísimo infierno.

Capítulo 1 1

No podía dejar de mirar las fotos de mí casamiento, ahí estaba feliz y en esas mismas imágenes veía amor era lo que me transmitían, en estos momentos desearía sentir lo que alguna vez sentí por Paul mí marido, siento que todo fue desvaneciéndose, que el cuento de hadas se terminó, nuestra vida de casados no era la misma se había vuelto rutinaria, solo nos veíamos para la cena, ya no compartíamos salidas juntos y la verdad que no me molestaba solo que no encontraba un motivo más para decir hasta aquí llegamos, no sé porque me costaba tanto intentar hablar con él sobre nuestra crisis, vamos que

él también se daba cuenta, solo el sexo era lo único que manteníamos, aunque claro una vez por semana y si estoy con la regla es peor porque hay veces que no hacemos nada en todo el mes.

Hoy había empezado mi día con el pie izquierdo, estaba muy desanimada mi jefe Cristopher Collins el dueño de la revista para la que trabajo me dio un ultimátum de buscar una historia que venda ya que trabajo en la sección del corazón pero mí puesto es como asistente de "Cruella de vil" así llamada por mis compañeros, esa mujer era muy mala todo rechaza ninguna nota le gustaba y tenía suerte que Richard vendía mucho más que ella, solo que él ocupa el área teen, sino estaríamos en quiebra, nunca le gustaban las ideas que yo aportaba y vaya que eso me molestaba, por el simple hecho que a mí mail llegan miles de historias por día y debo leerlas, seleccionarlas y las que me parecen que están correctas editarlas y enviárselas en papel, simplemente me las recibe y las tira nunca llega a leerlas, o sea yo creo que si a mí me falta un buen polvo a ella le debe faltar un súper polvo porque su humor es insoportable. Había miles de notas que creí que eran aptas para ser pasadas al papel solo que Monserrat no las aprobó. Lo que ella publicaba era muy anticuada, no tocaba temas de la actualidad ni mucho menos en el ámbito sensual o erótico.

—Annie deberías hacerle una nota al jefe y exponerle lo sucedido con Cruella —me habla mi compañero y mejor amigo Scott.

—Si lo he pensado, pero y si ella me refuta y quedo yo como la mala de la película —miraba mi laptop encendida buscando nuevas ideas.

—¿Que dilema? Si por mí fuera la agarró de las greñas tesoro y la obligó a leer tus notas -mí amigo y sus ocurrencias.

—Créeme que ganas no me faltan, pero no puedo saber porque su negación, es nuestra sección, sino que pida otra área no sé —me cubro el rostro con ambas manos estaba frustrada y cansada.

—¡¡Si la de terror!! —nos reímos al unísono y las miradas de los demás compañeros caen sobre nosotros.

—¿Disculpa Simons a usted se le paga para trabajar? No para andar de chismosa con mi asistente —aparece la bruja de Monserrat.

—Hay querida no seas tan baja, todos saben que soy gay, no es necesario el lenguaje inclusivo conmigo —mi jefa lo mira con desprecio y vuelve a su oficina.

—Es una perra esa desgraciada —mí amigo se levanta de mí lado y me sonríe.

—¡Ha está le falta una buena cogida! Sino porque sería así tan amargada —nos reímos con mi amigo y se va a su cubículo.

Llega la tarde, hoy leí varios artículos en mí blog, dos me parecieron buenos, cumplen con los requisitos para su desarrollo, por fin había terminado solo me quedaba elegir una para que mi jefa se digne a leerlas y empezar la redacción.

Llegué a casa, pero antes había pasado por el mercado para comprar comida para Ágata mí gatita, me sentía frustrada como cada día al llegar a casa porque sabía que al entrar por esa puerta encontraría a Paul trabajando en su estudio o leyendo algún caso del bufete. Nunca paraba todo el día se la pasaba trabajando y no es que me molestara es su deber hacerlo, pero eso resultaba ser más interesante que yo y su actitud me hacía sentir inferior. Y al abrir la puerta estaba en el sillón rodeado de papeles, sobre un caso que estaba llevando a cabo.

—¡Buenas noches, Annie! Ya compré la cena, la dejé en el refrigerador —me señala la cocina.

—Sabes creo que algún día deberías empezar hacer tú la cena —pasó por frente suyo, me voy a mi habitación me doy un baño y pongo mi pijama, vuelvo a la cocina y él seguía ahí sentado.

—Sabes que eso de cocinar no se me da —sigo de largo sin responderle y preparó hamburguesas y arroz, no tenía ganas de hacer más nada, trabajaba todo el día, él también, pero salió tres horas antes que yo, mínimo podría hacer la cena. Nos sentamos a cenar en nuestro desayunador y le habló.

—¿Cómo te fue hoy?

—¿De verdad quieres que hablemos de trabajo Annie? —me observa y luego sigue comiendo.

—Bueno nunca lo hacemos, no veo el problema.

—Pues no me gusta hablar del trabajo en la cena.

—Sabes creo que solo estamos juntos porque nos acostumbramos a nuestra vida rutinaria —le suelto sin rodeos.

—Ha qué viene todo esto —me mira furioso.

—Acaso no lo notas, soy una pieza más de esta casa, hace mucho que no salimos que no hacemos nada como pareja —él se levanta de su lugar de acerca me deja un beso en la frente y me habla.

—Disculpa Annie no quise ser grosero, ¡buenas noches! —y se va dejándome ahí sin hablar sin decir nada solo un "lo siento" como si eso arreglara nuestros problemas, término de lavar la vajilla, acomodo un poco todo y me voy al sillón busco mi laptop y abro mi blog, debía encontrar una historia que venda algo que a las mujeres le llame la atención leer y de repente se me prendió la lamparita y escribo "orgasmos reales o fingidos" una vez subí mí encuesta a mí blog me llegaron miles de respuestas y había varias interesantes, que hasta me dieron risa algunas anécdotas. Termine bien tarde, pero estaba contenta por lo que había encontrado, apague todo y me fui a dormir feliz si bien no fue por sexo, pero tampoco se puede tener todo o sí.

A la mañana siguiente me levanté temprano como todos los días, tomo una ducha y luego preparo mi desayuno, Paul se había ido antes y me había dejado un mensaje diciendo que salía de la ciudad por tres días. Termino mí desayuno me cambio por una camisa blanca con un sweater rosa palo encima, un jean chupín negro y botitas texanas, mí cabello lo llevo suelto. Cojo mi cartera y mi portafolios, cierro todo con seguro y voy directo al bus que me lleva a la revista. Llego y me encuentro con mis compañeros que caminan de un lado a otro, hoy miércoles se entregan las notas en reunión con el jefe, demás editores y columnistas para desarrollar nuestras ideas y si sale todo bien se entregan para edición en papel.

—Cariño ¡Buen día! —Scott me toma por la cintura y deposita un beso en mi mejilla.

—¡Buen día!, parece que hoy amaneciste feliz —él levanta una ceja y luego sonríe.

—Pues verás que hoy es nuestro día de suerte.

—¿Nuestro? —nos señaló a ambos —¡Querrás decir tuyo!

—¡Obvio que nuestro! Mira consulte ayer con una astróloga —me muestra el mensaje de su celular —y me dijo que nuestros planetas están alineados, en la reunión saldrá todo bien confía en mí —me lanza un beso al aire.

—¡Eso espero corazón! Mira —Le muestro mi columna y él lo lee atento.

—Annie esto... ¡¡está buenísimo!! —Me lo devuelve con una gran sonrisa.

—Espero a Cristopher le guste.

—Hablando de eso, ¿Por qué crees que te lo pidió sin que Cruella supiera?

—Pues no lo sé cariño, también me resultó rara su propuesta —Seguimos en nuestras labores mientras se hace hora para la reunión en la sala de juntas, el reloj marca las 11.00 am y como cada semana me dirijo a la sala de juntas donde evaluamos las columnas y si son aprobadas se llevan a papel para salir a la venta. Nuestra revista sale cada 15 días y este viernes se realiza la edición para la nueva venta, estamos entrando en el mes del amor por lo que mi idea seguro les gustará. En la sala de juntas ya se encontraban mis compañeros, Scott y Scarlett que se encargan del área de espectáculos, su redactor Mathew, Alana junto a Richard del área teen dónde tocan temas de jóvenes y adolescentes, Edward y Augusto de deportes, Margarita del área de cocina, Carmen y Saúl de salud, Malena y Zac de entretenimientos y por último y no menos importante Monserrat y yo del área del corazón, sería algo así como historias de amor, pero yo solo era una pieza que no servía para nada solo transcribía lo que mi jefa me entregaba, nunca aceptaba mis ideas y eso me tenía un poco mal. Mis compañeros terminan de exponer sus columnas y es nuestro turno, Monserrat me acerca su borrador para leerlas me levanto y Cristopher me detiene.

—Annie siéntate, quiero que tú jefa sea quien se encargue de exponer su artículo, ¿Monserrat? —le hace una seña y ella asiente y continúa para exponer su trabajo. Una vez que termine es mi turno.

—Muy bien ahora Annie sigues tu —todos me miran sorprendidos.

—¿Y qué puede hacer ella si yo ya expuse mi columna? —escupe Cruella.

—¡Annie por favor! —Me da lugar el jefe, asiento y le entregó a cada editor una copia de mi artículo.

—Muy bien como todos ustedes leen, mi artículo se trata sobre… —soy interrumpida.

—Esto tiene que ser una broma verdad —Monserrat se levanta aventando mi propuesta al aire.

—¡¡Señora Reynolds le recuerdo que estamos en reunión!! Por favor Annalise ¡Continúe!

—Bien como les decía… —respiro profundo y continuo. —Me pareció una buena idea hablar sobre temas de sexualidad, en este caso de los "orgasmos fingidos", como todos saben nuestra revista apunta a diversos géneros y temas como por ejemplo el sexo, hablar de ello resulta un poco tabú para algunas personas, pero eso no quita que no sea de su interés y me pareció interesante poner experiencias de personas reales, los ejemplos que subraye fueron sacados de mí blog personal, el cual también ofrezco para publicarlos en nuestra revista, los cuales cuentan con el consentimiento de dichas personas —por suerte a Cristopher le gustó mí columna y la aprobó para salir en papel en la edición que sale este sábado y allí mismo también saldrá mí nombre Annalise Thompson, estaba súper feliz y antes de retirarme mi jefe me habla al igual que a Monserrat.

—Tomen asiento por favor -ambas ocupamos nuestros asientos.

—¡Muy bien! Espero sea rápido tengo cosas que hacer —escupe mi jefa a Cristopher.

—Okey seré breve… —Dirige su mirada a la mía y habla —felicitaciones Annie, ocuparas el área de la nueva sección como columnista —me quedo sin palabras no podía creer lo que escuchaba.

—Muchas gracias, Cristopher ¡Yo no sé qué decir!

—¡Te lo ganaste! Y con respecto a ti... —Dirige su mirada a Monserrat —creí que mejor trabajas sola sin ayuda, ya que por lo que vi en los videos de seguridad los escritos de tu asistente nunca los tomaste en cuenta -mi jefa lo interrumpe.

—Pero te volviste loco, ¿Esto es una broma verdad?

—Ninguna broma, al darme cuenta de tus actos, yo personalmente iba a tu cubo de basura y sacaba lo que Annie transcribió y gracias a ti la descubrí -la cara de Monserrat era de espanto.

—¡Pero…!

—Nada ahora si me disculpan tengo trabajo que hacer —la bruja sale echando humo por las orejas y yo me voy más que feliz.

—Es un ascenso ¡Hay que festejar! —Hablaba Alana.

—¡Obvio mi amor! Y será este viernes en el bar de siempre —miró a Scott quien asegura que vamos a ir.

—Me gustaría haber visto la cara de Cruella al escuchar al papi rico del jefe —se toca sus pechos Malena.

—¡Por dios amiga! Decídete o el jefe o Edward —acota Scarlett.

—Ya me decidí, solo que el jefe me pone ardiente, es tan sexual —Scott simula limpiarle la baba de su boca.

—Hay amiga ¿Hace cuánto no te atienden? —le dice Scott.

—¡Huy bastante amigo! No sabes lo necesitada que estoy y el estúpido de Edward que no cae en cuenta de mis encantos —cierra los ojos fingiendo dolor.

—Bueno pues apúrate, amiga no vaya a ser que tu amiga la cotorra se seque —le dice Alana y todos rompen en risa menos yo que estaba en una nube.

—¿Qué tanto piensas Annie? Pareciera que estás en otro lado —me habla Malena.

—¡He no! Si me parece bien el viernes —le doy una sonrisa fingida. Mientras terminamos de almorzar hablamos de todo un poco, somos un hermoso grupo de trabajo y amigos, son lo mejor que tengo en mi vida, sin ellos no sé qué sería de mí.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 38 Final   03-28 10:25
img
1 Capítulo 1 1
24/03/2024
2 Capítulo 2 2
24/03/2024
3 Capítulo 3 3
24/03/2024
4 Capítulo 4 4
24/03/2024
5 Capítulo 5 5
24/03/2024
6 Capítulo 6 6
24/03/2024
7 Capítulo 7 7
24/03/2024
8 Capítulo 8 8
24/03/2024
9 Capítulo 9 9
24/03/2024
10 Capítulo 10 10
24/03/2024
11 Capítulo 11 11
24/03/2024
12 Capítulo 12 12
24/03/2024
13 Capítulo 13 13
24/03/2024
14 Capítulo 14 14
24/03/2024
15 Capítulo 15 15
24/03/2024
16 Capítulo 16 16
24/03/2024
17 Capítulo 17 17
24/03/2024
18 Capítulo 18 18
24/03/2024
19 Capítulo 19 19
24/03/2024
20 Capítulo 20 20
24/03/2024
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY