Instalar APP HOT
Inicio / Romance / CEO: Matrimonio arreglado
CEO: Matrimonio arreglado

CEO: Matrimonio arreglado

4.9
20 Capítulo
200.8K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

¿Te imaginas vivir en una ciudad donde las aparecías es lo más importante y dónde los matrimonios arreglados son una tradición? El CEO deberá encontrar a una esposa que no esté tachada por el escándalo, cuando se le presenta una oportunidad de desposar a una virgen acepta de inmediato. Sin embargo, su corazón quedó destruido después de que su ex prometida lo dejará por otro hombre. Katherine, será la elegida para ser su esposa, pero ¿Podrá lograr que él vuelva amar? ¿Será posible enamorarse en un matrimonio arreglado?

Capítulo 1 La lista dorada

Narra Liam.

Tomé la carpeta observando cada nombre de la Lista Dorada: se llamaba así porque en la sociedad de Jefferson existía una tradición de matrimonios arreglados que se remontaba desde muchos años atrás, tradición que todos querían conservar para su conveniencia financiera. Ahora yo tenía que elegir una de las mujeres que aparecía en dicho listado para que fuera mí esposa. Parecía como si estuviera en un restaurante pensando que plato escoger, esto era absurdo, pero todo en está ciudad se manejaba de está manera, las apariencias, honor, la estabilidad, matrimonio e hijos eran lo más importante. Crecí en este lugar y ahora no podía darme el lujo de seguir siendo señalando como el hombre que su prometida lo había dejado unos días antes de la boda para estar con otro hombre. Mí posición no me permitía estar en la boca de todos por una situación tan desagradable. Pero no todo era malo, era el CEO más deseado y ahora que estaba soltero de nuevo estaba en las miradas de las jóvenes mujeres que estaban listas para casarse. Mí deber era seguir el legado de mi familia y para ello necesita herederos y por lo tanto una esposa quien me los diera. Hice una pausa, de mí elección para tomar un trago. Cerré los ojos y comencé a recordar la manera que mí corazón se rompió cuando Jessica me confesó que estaba enamorada de alguien más.

—Por esa razón, no puedo casarme contigo—pronunció quitándose el anillo lentamente de su dedo para luego tomar mí mano y colocarlo sobre mí palma.

Las palabras de la que ahora era mí ex prometida resonaban en mi cabeza, mientras veía el anillo de compromiso que me había devuelto, traté de identificar mis emociones, una potente mezcla de furia y conmoción sentí en ese momento. Conocía a Jessica desde que estábamos estudiando en la secundaria, su belleza era deseada entre los hombres de nuestro círculo social, muchos querían poseerla. Cuando le propuse matrimonio (sin recurrir a la lista dorada) fue el mejor día de mí vida, era la envidia de todos, finalmente la mujer más hermosa y deseada era mía. Todo parecía funcionar a mi favor. Era el CEO de corporaciones Brown, el más joven de todo el país tenía veinticinco años, estaba en la mejor época de mí vida. Muchos me consideraban arrogante y orgulloso, pero no todos sabían que esas cualidades me habían llevado a lograr mis objetivos. Sin embargo, todo se comenzó a derrumbarse cuando ella me dejó. No pude detenerla cuando vi que salía por la puerta, mí orgullo y honor habían sido lastimado. Ese mismo día había recibido una llamada del hospital, mí hermana Isabela, había tenido un accidente, sufrió quemaduras muy graves, su cuerpo estaría marcado de por vida. El mundo en que vivíamos no era amable con las mujeres, ellas no podían tener defectos físicos que fueran visibles, y si los tenían eran dejadas a un lado y consideradas indignas, condenándolas a una vida en las sombras ya sea como solteronas o atrapadas en un matrimonio con la primera escoria que las aceptará. Mi futuro meticulosamente planeado estaba en ruinas. Me había quedado con el corazón roto y con una hermana deprimida por su estado físico.

Abrí los ojos de nuevos al escuchar el timbre de mí celular. Se trataba de mí padre, respondí la llamada, él insistió que eligiera pronto a mí futura esposa, necesitábamos un vínculo con una de las tantas familias con prestigio de la ciudad de Jefferson, habían unas cuantas que reunían los requisitos de hijas solteras, pero todas tenían algo que manchaba su reputación, algunas bebían mucho haciendo escándalos en las frecuentes fiestas que se organizaban en la ciudad, otras salían con hombres siendo captadas en situaciones poco favorables, dando una imagen no apta para una futura esposa y madre.

—Hijo, el señor Wood quiere reunirse contigo, al parecer su hija acaba de cumplir la mayoría de edad y quiere hacerte la petición de considerarla en la lista dorada —me informó mí padre, en dicha lista solo estaban inscritas las mujeres mayores de dieciocho años.

—De acuerdo padre dile que venga a verme a las tres de la tarde—respondí entre suspiro, no creía que haciendo esto tendría la candidata para ser mí esposa, pero no perdía nada con escucharlo.

***

Por tarde el señor Wood llegó a la empresa, Alejandra mí secretaria lo hizo pasar. En cuanto lo vi lo saludé.

—Buenas tardes—saludó.

—Buenas tardes.Toma asiento por favor—le pedí tomando mí lugar detrás del escritorio.

—Gracias por aceptar verme, se que eres un hombre muy ocupado—comenzó diciendo, Wood era un inversionista muy exitoso tenía una buena reputación.

—¿Quieres algo de tomar?—le pregunte cortésmente.

—No, así estoy bien—respondió.

—De acuerdo, si no te importa háblame de tu hija, me enteré que recién cumplió la mayoría de edad—comente para apresurar la conversación.

Él hizo una pequeña pausa antes de contestarme.

—Katherine, es una joven con muchas cualidades, le gusta el arte, es bella, tiene una buena educación y sobre todo no está marcada por algún escándalo, ella siempre ha sido una joven bien portada—comenzó diciendo—. Además, todavía conserva su pureza y no ha tenido novio. La hemos educado para que sea una buena esposa y madre—agregó recalcando las razones por las cuales debería considerar la—. Ambos sabemos que no hay otra mujer que reúna todos requisitos que seguramente estas buscando—añadió con mucha seguridad.

Por supuesto que sus palabras me llamaron la atención, él tenía razón, no había otra candidata que me interesara. Además la chica era virgen y eso garantizaba que yo sería el primer hombre en su vida y eso me daba seguridad que los hijos que me podría dar serían míos.

—Dime, ¿viniste aquí a solo solicitarme la petición sobre tu hija o se debe a algo más?—quise saber, aunque ya sabía su respuesta. Todos buscaban un vínculo familiar y financiero.

Él sonrió levemente.

—Ambos somos hombres de negocios. Sabes que un matrimonio conlleva siempre a los negocios, todos sabemos que un vínculo contigo es asegurar dicha parte—respondió con mucha sinceridad, está era una cualidad que me gustaba de las personas.

Sonreí levemente, desvíe mí mirada a la lista dorada, no había ninguna mujer digna para ser la madre de mis futuros hijos. Me quedé en silencio por un momento para tomar una decisión, no conocía físicamente a su hija, solo recordaba a ver visto a su hijo mayor Alexander en algunas fiestas.

—De acuerdo, me casaré con tu hija—respondí viéndolo directamente a los ojos, él dibujó una leve sonrisa—. Pero con una condición—mencione—. El anuncio del compromiso será en cuatro meses, y la boda se realizará tres meses después—le recalque.

Necesitaba tiempo para olvidarme de Jessica, apenas habían pasado un par de semanas desde que me dejó, internamente todavía no estaba listo para anunciar otro compromiso. Wood pareció pensarlo, quizás estaba descifrando mis palabras.

—Muy bien, estoy de acuerdo—contestó poniéndose de pie y extendiendo su mano para cerrar el trato.

—Luego hablaremos de los detalles de la boda —le dije correspondiéndole.

Él asintió con la cabeza para luego marcharse. Me senté de nuevo en mí asiento, suspiré resignado de mí destino, no tenía idea de cómo sería mí futuro matrimonio, pero era lo que menos me importaba, lo único que me interesaba era tener herederos y que mí empresa siguiera siendo exitosa.

------

Bienvenidos a esta historia corta de romance. Espero que les agrade.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY