Instalar APP HOT
Inicio / Urban romance / Mis hermosos cuarenta
Mis hermosos cuarenta

Mis hermosos cuarenta

4.9
37 Capítulo
59.6K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Si alguien me hubiera preguntado que yo, Fernanda de Freitas, me estaría separando del hombre al que había jurado amar, respetar en la alegría y en la tristeza, me hubiera reído mucho. Mi matrimonio para mi pense que era perfecto, bueno pense hasta que un dia todo se derrumbo. ¡Ahora que estoy a punto de cumplir 40 años no hubiera sabido que finalmente encontraría al gran amor de mi vida! ¿Sería cómico que el hombre que llegaría a gustarme fuera 10 años más joven que yo? Bruno Mendes Desde que la vi ahí parada hablando con un amigo lo único que se me vino a la mente fue "Esta mujer es perfecta para mí" Era como si hubiera muerto e ido al cielo para mí era un ángel en perfección. Si alguien me hubiera dicho que estaría persiguiendo a una mujer, seguro que me habría reído. Le había dicho a mi mejor amiga que estaba huyendo de las mujeres, era suficiente que mi loca ex lo hubiera hecho. Al descubrir que esa misma mujer que me fascina es una mujer mayor que yo, me quedé muy sorprendido porque para ella yo era nuevo funcionaría y haría cualquier cosa para acercarme a mi hermoso cuarentón o no me llamo Bruno Mendes tu nuevo jefe!

Capítulo 1 Capitulo 1

Fernanda

Hoy no es mi día, sinceramente no realmente! Primero mi trabajo apestaba. Estoy a punto de renunciar y no es mucho. Todo va mal Creo que no debí haber salido de casa hoy.

Ahora estoy aquí frente a la oficina de mi esposo, llamándolo para almorzar juntos y no contesta.

"Maldita sea, Otávio, ¿atiendes ese puto teléfono?" - Me quejo ya de estar poseída por él.

Vuelvo a llamar a su celular y nada. ¿Qué estaba haciendo que no podía atender una maldita llamada? Después de todo, yo era su esposa.

Me enojé mucho con él y puse mi celular en mi bolso y miré mi reloj y me asombré de la demora de Otávio y él nunca era de los que llegaban tarde.

Escucho sonar el celular y antes de siquiera descolgarlo sonrío y al descolgar doy un suspiro de frustración al ver que no era mi esposo sino una de mis hijas y no que me lleve bien con ellas yo solo pensó que era él.

"Hola Kathy, ¿qué pasa?" - Pregunto.

— Mamá, puedo sacar tu auto. — Pregúntale a mi hija.

"¡Kathy, ni siquiera he llegado a casa todavía!" - Respondo aún frustrado.

— Mamá, ¿está papá ahí, cerca? – me pregunta con curiosidad.

“¡No, Kathy! Suspiro y continúo, “¿Dónde está Kam?

"¡Oh, ella está en la habitación!" — Ella me contesta y se queda en silencio es cuando escucho la voz de mi otra hija y estoy por preguntar que pasa, cuando continúa: — Mamá y Kam, ella está aquí a mi lado diciendo que trató de hablar con papá y eso él no respondió.

"¿Ella también trató de llamarlo?" – pregunto con aprensión.

- ¡Si mamá! Ella me acaba de decir que ni siquiera lo sabía. Kathy dice y escucho a Kam decir que quería hablar conmigo.

- ¡Hola mama! - dice Kam preocupado.

— Hola hija, ¿tu hermana dijo que hoy tampoco puedes hablar con tu padre? — Pregunto con curiosidad, tratando de saber por qué Otávio no atendió a nadie hoy.

- ¡No conseguí! Se suponía que debía preguntarle si podía prestarme algo de dinero para que pudiéramos ir al centro comercial. — Ella me habla y sigue diciendo, — Y me preocupé cuando él no respondió. — Kam se queda en silencio y luego continúa diciendo: — Mamá, ¿por qué papá no respondió a mi llamada?

— ¡Hija, no lo sé, ya que es la primera vez que esto sucede! Respiro hondo y sigo diciendo: "Ni siquiera me está escuchando".

“Y ahora, estoy preocupado, o mejor dicho, estamos preocupados. - Kam habla.

— Tú y tu hermana manténganse tranquilas y no se preocupen estoy aquí frente a la oficina de su padre y en cuanto sepa lo que pasó las llamo, ¡ok!

"¡Está bien, mamá, mándale un beso!" - Ella me pregunta.

- Puedes irte y tú y tu hermana se comportan, eh. “Ojalá supiera que dos adolescentes podrían volverme casi loco, déjame decirte.

“¡Está bien, Kathy y yo no vamos a pelear! “Ella bromea y sé que no lo hace.

Me despido de ellos riendo y cuelgo. Mis hijas son lo que más quiero en este mundo. Gracias a Dios estamos bien conectados. Los gemelos no me quitaron casi nada a mí, sino a su padre.

Ah Otávio fue mi amor de adolescente, con él perdí la virginidad y pronto decidimos casarnos y eso fue maravilloso. Nuestras familias se conocían y estaban tan felices que nos casamos y pronto quedé embarazada, así que mi matrimonio fue perfecto.

Decido salir del auto y entrar a la oficina de contabilidad, saludando a todos los que veo. No había estado aquí por mucho tiempo. Tomo el ascensor y subo al piso de la oficina de Otávio.

Cuando llego, encuentro el pasillo vacío y pienso que es raro y miro de nuevo el reloj y me doy cuenta de que debe ser que todos deberían estar almorzando.

Y escucho gemidos y me da curiosidad y me dirijo hacia donde venían los sonidos y me encuentro cara a cara con una puerta inclinada y la empujo termino teniendo el susto más grande de mi vida.

Y luego se me ocurre un pensamiento y me decía "¿Crees en la historia de felices para siempre?".

Porque la escena que estoy presenciando allí terminó por hacerme sentir tan orgullosa como para decir que viví un cuento de hadas.

¡Y aquí estoy yo! En la puerta de la oficina, entendiendo por qué mi maldito marido no podía atender ninguna llamada, estaba demasiado ocupado follándose a su nueva secretaria. Porque la vieja se había jubilado y debí haberme imaginado que algo así sucedería cuando él la seguía alabando, mucho.

El susto que recibí fue tan grande que prácticamente me congelé que cuando me desperté del susto terminé tirando mi bolso al piso y el ruido hizo.

Entonces es cuando me ve parado allí y rápidamente le quita a la mujer y yo me quedo allí mirándolo subirse el cierre de los pantalones y solo digo:

“Oh, ahora entiendo por qué no podías contestar las llamadas de tu familia. ¿Estabas demasiado ocupado con la piraña aquí? - digo señalándola que estaba arreglando su ropa.

"Amor, ¿no es eso lo que estás pensando?" Dice rápidamente.

- ¿Está seguro? — Me burlo de él y miro al vagabundo y le digo irónicamente: — ¡Espero que te hayas divertido!

— ¡Señora Fernanda, eso no es lo que está pensando! “Repite lo mismo que dijo mi marido, o más bien mi ex. Porque definitivamente puedo decir que soy una mujer separada.

"¡Solo necesito saber una cosa!" Ah, ¿cuánto hace que me engañas, Otávio? — Digo incluso demasiado tranquila, creo.

"¡Fue la primera vez y la última vez!" Dice como si eso marcara la diferencia.

- ¡No te creo! — Y era la verdad, la confianza que le tenía acababa de morir en ese momento.

— ¡Mi amor es la más pura verdad, tienes que confiar en mí! - Dice todo ferviente.

— ¡Otávio, por favor no me llames amor! — Prácticamente grito y miro a su amante y le digo: — ¡Me gustaría estar a solas con mi exmarido! - digo mirándolo quien me mira estupefacto.

"¡Soy tu esposo!" - Dice prácticamente gritando y se vino rápido con ganas de tocarme y yo solo solté sus repugnantes manos.

"¡Quítame las manos de encima!" — pregunto casi gritando.

— ¡Escúchame, te amo! - Él pide.

"¡No, no lo harás!" ¡Si me amas como dijiste, no me habrías traicionado! - Contesto.

"Hemos estado casados ​​durante casi veinte años, ¡sucedió!" “Se defiende como si fuera normal.

“Tú mismo acabas de decir que llevamos casados ​​casi veinte años ya partir de ahora ya no. - Contesto.

- ¿Qué estás tratando de decir? Dice con voz de pánico.

"¡Por el amor de Dios, entendiste lo que dije!" “Quería abofetearlo”.

- ¡No! No entiendes Fe te necesito! Dice desesperadamente.

“No me necesitaba hasta hace cinco minutos cuando estaba allí follando en tu silla con tu puta. - digo encogiéndome de hombros.

“Te dije que solo fue un desliz. - Vuelve a defender y yo miro hacia arriba pidiendo paciencia que ya no tenía.

— Como dije antes y lo vuelvo a decir, ¡quiero el divorcio! — Otávio me mira como si estuviera loco.

- ¡No no! ¡No quiero divorciarme de ti! protesta y coloca sus asquerosas manos sobre mí y agarra mis brazos con fuerza.

— No tienes nada que desear, Otávio. — Digo con firmeza y sigo diciendo: — ¡Suéltame, Otávio, me haces daño!

"Lo siento, ¡no quise lastimarte!" - Me dice quitándome las manos de encima.

— ¡Otávio, quiero el divorcio! — vuelvo a preguntar con la paciencia agotándose.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 37 Epilogo   04-11 18:45
img
12 Capítulo 12 12
05/03/2022
13 Capítulo 13 13
05/03/2022
14 Capítulo 14 14
05/03/2022
15 Capítulo 15 15
05/03/2022
16 Capítulo 16 16
05/03/2022
17 Capítulo 17 17
05/03/2022
18 Capítulo 18 18
05/03/2022
19 Capítulo 19 19
05/03/2022
20 Capítulo 20 20
05/03/2022
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY