Instalar APP HOT
Historia
img img Romances img El Empresário Y la Máfia
El Empresário Y la Máfia

El Empresário Y la Máfia

img Romances
img 34 Capítulo
img 478 Vistas
5.0
Leer ahora
Acerca de | Contenido

A pesar de disfrutar acompañando a mi padre a los cocteles ejecutivos, ese día estaba sumamente exhausto y sin disfrutar casi nada de la compañía de quienes venían y me acompañaban en la mesa. Mirando de lejos a mi madre, noté que siempre prestaba atención a las esposas de los empresarios más posicionados y respetados del desarrollador del gran y temido Franco Giácomo. No me sorprendió cuando le dijo a mi padre que insistía en mi presencia. No era ningún secreto que este hombre, que hacía temblar mi alma, tenía un extraño interés en mí. Él y toda su junta corporativa. Cada vez que tenía la oportunidad, evitaba sus miradas pertinentes. Me sentí incómodo cuando dijo algo a sus subordinados y se rieron sacudiendo la cabeza. Franco nunca sonreía, no lo conocía bien, pero notaba cada vez que lo veía en circunstancias sociables, que no estaba sonriendo. Estaba todo el tiempo serio, autoritario. Y, a pesar de la certeza que tenía de que yo era su objetivo de conquista, siempre me miraba como si estuviera dispuesto a dar una orden. Cuando Franco se separó del grupo de empresarios y se dirigió a mi mesa, tuve que enderezarme y respirar hondo. Tomé un sorbo de la bebida especial en el vaso y me di la vuelta, fngiendo estar enfocada en otra vista mientras él se acercaba para llamar la atención. “La soledad no es buena compañía. dijo, sin siquiera poner una carcajada en sus labios. Lo miré bien, esperé un rato antes de contestar. "Más vale solo que mal acompañado, señor". ¿No estás de acuerdo conmigo? Franco pareció volverse más infexible, sin galantería en sus ojos. Me levanté para irme sin siquiera pedir permiso. No me importaba que mi padre fuera uno de los administradores de Franco Deacono, ser grosero era mi única opción en ese momento. El que me pareció más cómodo y digno. Insatisfecho con mi postura, Franco se levantó en cuanto yo estaba detrás de él, y antes de que pudiera alejarme, me agarró del brazo como si fuera, cuando menos, una prostituta bastante íntima. Mis ojos se abrieron , mi corazón se aceleró rápidamente, sobresaltado por el agarre crudo. “Seguirás siendo mía, Vicca Barreto. Será una dama Giacomo. Y todos me envidiarán por tener a la mujer más bella y codiciada de Belo Horizonte. Sacudí mi brazo con todo, casi tirándome hacia atrás. Sentí una profunda angustia al mirar a los ojos de ese hombre y vi todas las formas de terror brillando hacia mí, hacia mí. No pude decir nada, ni siquiera decir lo que tenía atascado en la garganta: ¡que estaba loco! Y que nunca sería una dama que tomó su apellido. Me apresuré a salir de ese lugar, dejando atrás a mi madre y a mi padre. La aficción que me siguió a casa no me dejó dormir en toda la noche. Una semana después, recibí la noticia de que mi padre había robado a la promotora. Y después de esa noticia, recibí la peor propuesta de mi vida. Uno que no pude rechazar.

img Ver más comentarios en la APP