Instalar APP HOT
Inicio / Romance / La dama de Honror
La dama de Honror

La dama de Honror

4.9
179 Capítulo
91.1K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Katrina era una joven rebelde antimonárquica que quería el fin de la reina Anne Marie Chevalier. Acostumbrado a una buena vida, su padre adicto perdió todo lo que tenía sobre la mesa de juego, incluida su propia casa. Al verse a sí misma como la única responsable de mantener a la familia, tuvo que ingresar a la selección de candidatas a dama de honor de la reina. Un antirrealista dentro del castillo podría ser un riesgo para tu vida. Pero además de trabajo, necesitaba información para ayudar al grupo rebelde, liderado por el hombre del que estaba completamente enamorada. Pero nunca se le pasó por la cabeza que conocer al heredero real arruinaría su cordura. Ahora ella también estaba luchando contra el intenso sentimiento que comenzaba a brotar dentro de ella. Entre arriesgados encuentros secretos, incapaz de mostrar su verdadera identidad, era Katrina de día, en el castillo y Katee de noche, la joven que luchaba por el fin de la monarquía. Dom encendió su llama... Pero Magnus le hizo conocer el mismo infierno... Y ella quería arder en ese fuego para siempre.

Capítulo 1 UNA CONVERSACIÓN SERIA

Amanecí cansado ese día. La noche de discotecas me había agotado físicamente. Podría jugar rico y quedarme en la cama todo el día, posando y publicando en las redes sociales. Pero no tenía dinero, tenía pocos seguidores y, en el fondo, a nadie le importaba mi vida en Internet, excepto uno o dos tipos que me enviaban un emoji o me invitaban a salir. Solían ser siempre conocidos, generalmente de las clases que tomamos juntos en la universidad. De vez en cuando había uno que no conocía. No solía gustarme la espalda. No era adicta a las hamacas, pero me gustaba.

Un clic y mi foto estaba allí, con la etiqueta roja #waking up from the club. Pronto un like de Kim, con el comentario “Siempre hermosa”. Por supuesto, solo podía ser él. Y por eso lo amaba tanto y era mi mejor amigo.

Tomé una ducha y bajé para el almuerzo del domingo con la familia. Mi madre ya tenía la mesa puesta y León ya estaba robando un trozo de carne con su tenedor. Mi estómago dio un vuelco cuando vi que se iba a comer la carne. Aunque yo no comía carne, mi madre nunca preparó una comida especial para mí. Tuve que conformarme con lo que estaba en la mesa que me gustaba. Cuando me quejaba, ella siempre decía:

- Los pobres no tienen derecho a elegir lo que comen.

Creo que en realidad quiso decir que la gente pobre no podía ser vegetariana, pero de alguna manera no quería lastimarme. Sí, ella no hizo nada que realmente me gustara comer, pero todavía se preocupaba por mí. Yo creo que era cosa de madre, que se preocupa, pero intenta que sus hijos vean la realidad de la vida.

Me senté a la mesa y vi una ensalada apetitosa. Servido con arroz blanco. Mi madre preparó un plato de comida para mi padre y luego se lo llevó a su habitación. Le tomó un tiempo sentarse finalmente para poder alimentarse.

- Buena comida. - elogié.

- Gracias. A partir de mañana me ayudarás a prepararme.

- Está bien, puedo hacer eso. Soy capaz.

Ella no dijo nada. Tal vez el hecho de que volviera tarde y me despertara a la hora del almuerzo la había enfadado de alguna manera. Leon me miró con una sonrisa irónica y siguió comiendo su carne con entusiasmo. Me reí. Era lindo, incluso cuando trató de enojarme.

- ¿Y Kevin? Yo pregunté.

- Kevin está ahí... No ha estado en casa desde el viernes.

- Pero... ¿Dónde podría estar?

- ¿Quien sabe? - Dijo ella tratando de fingir que no estaba preocupada.

Preferí no preguntar. Sabía lo difícil que era hablar de mi hermano mayor.

- Katrina, tenemos que hablar más tarde. – dijo con seriedad.

Tenía muchas ganas de preguntar qué, porque vi que su voz sonaba preocupada. Pero traté de no sufrir por la anticipación. Tan pronto como comimos, León fue a ver la televisión y yo limpié la mesa. Lavé los platos y luego fui al dormitorio a ver a mi padre.

No se veía nada bien. Estaba pálido y cansado además de perder peso visiblemente todos los días. Cogí su plato casi sin moverme de la mesita de noche y lo llevé a la cocina. Entonces regresé, me acosté en la cama a su lado y lo abracé con ternura. No importaba lo que había hecho y la culpa que cargaba por haber perdido todo nuestro dinero. Aún así lo amaba mucho.

- ¿Como te sientes hoy? Pregunté acariciando su rostro.

- Cansado.

- ¿Quizás mañana podríamos salir a caminar? - Sugerí. - Solo tu y yo.

- Kat, cariño... Ya no puedo salir de esta cama. – dijo con voz débil.

- Claro que puedes papá. Solo haz un esfuerzo. No hay nada que decir que tus piernas están en problemas. – Traté de animarlo.

- No. - el dice.

Mi madre entró en la habitación, se puso las gafas y se sentó en el sillón. Me di cuenta de que el asunto era realmente serio: casi una reunión familiar. Sin embargo, el problema aparentemente era yo. Yo era consciente de lo que estaba por venir.

- Bueno, ¿empiezo yo o tú, Adolfo? le preguntó a mi padre.

- Yo... yo no tendría el coraje. - Dijo mirándome con tristeza.

- Bueno, Kat, sabes que estamos arruinados.

- Sí lo sé.

- Tu padre perdió todo el dinero que teníamos en la mesa de juego.

- Mamá, lo sé. – No quería que siguiera echándole en cara todo el pasado que ya conocíamos.

Estaba ahí, acostado, deprimido, se había probado su propia vida por todo lo que había pasado. No necesitaba ser castigado más. Creo que la culpa que cargaba era suficiente.

- Entonces... Iré directo al grano. No nos queda ni un centavo para pagar tu universidad.

Me sorprendió esa declaración. La única oportunidad que tenía de poder salir de la vida que tenía era estudiar y luego ejercer una profesión. Sin embargo, mi madre acababa de decir que yo estaba fuera. El trato había sido que sin importar lo que pasara, yo terminaría la universidad. Yo era la única posibilidad de que la familia pudiera ganarse la vida en el futuro. Así que me quedé allí, mirándolos sin entender nada. Ella continuó:

- Sé que habíamos acordado algo más. Pero el dinero se acabó por completo. No sé cuánto tiempo podemos comer.

- Pero... no sabía que estábamos en esta situación... pensé...

- Pensaste que estaba mal. – dijo con aspereza. – Todo tiene un costo en esta casa. Y la fuente estaba completamente agotada. Tienes que dejar de estudiar y buscar trabajo.

¿Un trabajo? No me negué a buscar trabajo, simplemente no tenía idea de lo que podía hacer...

- Me disculpa. - Dijo mi padre mirándome con pesar.

- No hay necesidad de disculparse padre. - yo dije.

- ¿Vas a decir que no fue su culpa? - dijo mi madre irónicamente.

- Mamá, se acabó... No hay nada más que hacer. Ahora tenemos que seguir adelante.

- No he terminado. - ella continuó.

La miré con sorpresa. ¿Podría haber algo peor que tener que abandonar la universidad? Ese era el sueño de mi familia. Crecí sabiendo que yo era inteligente y el elegido para ir a la universidad en la familia. En Noriah South Kingdom, solo uno de los niños de la clase E podía asistir a la universidad. Así que yo era el elegido. La justificación de esto era hacer que las personas tuvieran menos hijos, pudiendo así tener mejores condiciones de vida. Esto fue en nuestra clase, porque los más privilegiados podían tener tantos hijos como quisieran y todos podían ir a la universidad. En mi opinión, todo era mentira: los pobres no podían tener hijos simplemente porque eran pobres y el hecho de que eligieran uno para estudiar era porque no podían pensar, reflexionar, porque podían criticar la forma monárquica en que vivíamos. el futuro. Entonces, la familia Lee no tendría hijos que asistieran a la universidad. Por lo tanto, solo seríamos servidores de la monarquía. Me dolió por dentro.

"Termina…" Pregunté sin saber si quería que ella hablara.

- Tu padre también perdió la casa.

Los miré a los dos sintiendo que mi corazón latía fuera de tiempo. ¿Era cierto? No era suficiente que mi padre hubiera perdido todo el dinero actual y futuro de la familia, incluido lo que había ahorrado para que yo estudiara, ¿también había puesto en juego nuestra propia casa?

- ¿Eso es verdad? – pregunté confundida.

"Sí…" dijo mirando hacia abajo. “Debía algo de dinero y tuve que dar la casa como garantía, porque…”

-Porque él estaba siendo amenazado, así como toda nuestra familia. – finalizó mi madre sin rodeos.

Me quedé allí, sin saber qué decir. Ya no teníamos mi dinero para la universidad y tal vez en unos días no tendríamos dónde vivir. Entonces nos quedaría a nosotros... ¿Ir a la Zona K?

La zona K fue la última zona de vivienda. Las zonas se dividieron según el poder adquisitivo de las personas. El segundo elemento a tener en cuenta fue el nivel de educación de la familia. Y en tercer lugar los bienes. En K había pobreza absoluta, sin trabajo, viviendo en lugares indignos, pudiendo ser robado y quitado lo poco que tenía... Principalmente su cuerpo y su dignidad.

- Vamos a encontrar una manera de salir de esto. - Yo hablé.

Mi madre rió irónicamente:

- No hay optimismo para este momento.

- Pero...

- A menos que quieras que te ofrezcan en el baile de bodas.

- ¡No! - dije casi gritando.

El baile de bodas estaba fuera de discusión. Era un evento anual donde los padres podían ofrecer a sus hijas a quien quisiera aceptarlas. Todas las chicas que estaban allí sabían por qué: arruinadas, degeneradas, violadas, prostituidas y otras cosas que solo los peores hombres estaban dispuestos a "conseguir". Era casi un contrato: asistías al baile, te elegían y tu familia recibía un cheque por la cantidad que el hombre quería o pensaba que valías. A cambio, ella se casaría con él allí mismo y se iría a donde él viniera. Nunca he conocido a nadie que haya sido tan feliz. Y hoy en día ya era un acto extremadamente criticado por la gente, especialmente por las mujeres feministas. Sin embargo, la reina Ana María no había terminado con ese horrible y antiguo evento.

Las mujeres de la Zona A y B también participaron en un baile con fines de matrimonio. Sin embargo, fue muy diferente a lo que sucedió a partir de la zona C. Estas chicas más afortunadas, de familias adineradas y muchas de ellas incluso estando en contacto con la propia monarquía, tuvieron la oportunidad de conocer a sus pares en este evento, donde participó incluso la monarquía, incluidos incluso los príncipes de la familia Chevalier. Privilegio de unas pocas chicas pertenecientes a las familias más ricas de Noriah South. En este caso, los padres pagaban a los maridos, a diferencia de lo que ocurría en nuestra zona. Entonces, para las niñas como nosotras, participar en ese baile era imposible, ya que nuestras familias no tenían el dinero para pagar un buen matrimonio, que en este caso no garantizaba tener un buen esposo de la misma manera que el de Nuestra área.

Los bailes de boda eran eventos importantes en el reino de Noriah Sul. Las personas mayores todavía se aferraban a estos eventos pasados de moda. Pero existía la posibilidad de conocer el amor verdadero fuera de una gala, sin importar si era Clase A o Clase C en adelante. El problema es que el dinero y la situación financiera eran lo que más importaba en esos padres para todos. Así que estar arruinado era lo peor que le podía pasar a la familia Lee. Para todos nosotros.

- ¿Y Kevin? - Yo pregunté

- Kevin es otra historia. - ella dijo.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY