Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Mi Dulce Segundo Matrimonio
Mi Dulce Segundo Matrimonio

Mi Dulce Segundo Matrimonio

5.0
900 Capítulo
68.5K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

"Eudora llevaba 3 años casada, pero su marido nunca la tocó mientras que tenía muchas amantes. Como venganza, a ella le gustaría tener una aventura de noche con el más sucio y feo. Entonces, ella lo hacía con un mendigo lleno de sangre. Inesperadamente, era Amos, el empresario más exitoso a nivel mundial. El tenía alergia a las mujeres. Sin embargo, no podía olvidarse de esa noche apasionada con Eudora cuando él estaba gravemente herido. Entonces, estaba decidido encontrarla. Por casualidad, los dos se encontraron de nuevo, pero Eudora no le reconoció. Amos, con una sonrisa malvada, agarró a Eudora y la apretó contra la pared. “Me has aprovechado en esa noche. ¡Ahora es mi turno!” "

Capítulo 1 Venganza

"Félix, no puedo soportarlo más ... ah ..."

"Pequeña, ¿me estás diciendo que no puedes aguantar más?"

De igual manera, hicieron una ronda más. Eudora George aguantó las ganas de vomitar y apagó la cámara de vigilancia. Ese era su esposo, Félix Meyer. Llevaban casados tres años, pero él nunca la tocó en todo este tiempo, en cambio, preferiría disfrutar del alcohol y de otras mujeres.

Se escuchó un golpe en la puerta y pronto descubrió que se trataba de su suegra, Laura Westin. "¿Por qué te escondes en la habitación otra vez? ¿Te estás rebelando porque Félix no está en casa? Llevas tres años casada y no puedes darle un hijo. ¿Te parece racional tener una vida tan ociosa? ¿Por qué aún no has salido para cocinarme? ¿Acaso quieres que muera de hambre?”, gritó su suegra desde afuera.

Incluso para aplaudir se necesitan dos manos. Tener un bebe no es algo que ella pudiera hacer sola. “¿Se supone que debo reproducirme por mi cuenta?”, pensó para sí misma.

Eudora abrió la puerta y se dirigió a la cocina mientras aguantaba sus ganas de vomitar. Desde que se convirtió en un miembro de la familia Meyer, su vida no había sido más que un infierno. Había renunciado a su independencia y a la posibilidad de crecer profesionalmente. En resumen, ella había renunciado a todo lo que tenía. Pensó que, si se esforzaba lo suficiente, ganaría el corazón de Félix. Pero parecía que a pesar de dar todo de ella, lo único que ganaba era el creciente odio de su familia hacia ella.

¿A quién le importaba lo triste que se sentía?

"¡Ah! Eudora, ¿acaso te has vuelto loca? Te pedí que cocinas, no que mezclaras tu sangre con los platos. ¿Estás tratando de darme asco?”, le regañó Laura.

Al escucharla, se dio cuenta de que acababa de cortarse el dedo. Pero ella no había sentido ningún dolor en absoluto. Miró la sangre roja brillante que goteaba de su dedo, luego la mirada de disgusto de su suegra y gritó de repente desesperada por el dolor.

Era tarde y Eudora caminaba atontada por una calle estrecha y desierta, pero con un sentimiento de alivio en su corazón. Sin saberlo, se había adentrado en los barrios bajos de la ciudad de Rosaville. Había basura y construcciones incompletas por todas partes. La zona estaba llena de vagabundos, mendigos y borrachos. A la familia Meyer no le agradaba Eudora, pero se seguían negando a concederle el divorcio. Como estaban siendo tan malos con ella, había llegado la hora de vengarse.

Como parte de su venganza, había planeado perder su virginidad con el hombre más sucio y feo que pudiera encontrar en la calle.

"Mmm ..."

Se escuchó un gemido que venía de un rincón oscuro y Eudora se acercó con valentía. Un hombre estaba tumbado bajo la tenue luz de la calle. Tenía la ropa cubierta de sangre y su rostro estaba marcado por cortes y rasguños.

“En esta zona pobre, las peleas ocurren con mucha frecuencia y seguro se trataba de un delincuente”, pensó Eudora. Apretó los dientes y estiró su mano para desabrochar la camisa del hombre. Mientras desabotonaba el primer y segundo botón, pudo sentir cómo su corazón latía con fuerza. El firme pecho del hombre quedó expuesto y podía sentir como temblaba con cada toque suyo. Cuando llegó al último botón, escuchó de repente una voz débil: "¿Qué estás haciendo?"

Eudora se estremeció y el hombre la miró fijamente con los ojos bien abiertos, su mirada era tan penetrante como la mirada de un águila. En ese mismo instante, Eudora quiso escapar. Pero cuando recordó cómo la familia Meyer maltrató durante todo este tiempo, se frenó.

"¿Tú qué crees?", dijo mientras sus suaves manos desabrochaban el último botón, luego metió la mano lentamente en el pecho del hombre, frotando su piel.

La inesperada sensación de intimidad hizo que el cuerpo del hombre se tensara. Eudora eliminó la última barrera entre los dos y apretó todo su cuerpo contra él. Parecía que el hombre estaba hipnotizado por su fragancia y la suavidad de su piel, que no se pudo resistir al tacto suave e inexperto de ella. No pudo aguantarse más, la agarró y dijo: "Mujer, tú lo pediste".

Una lágrima cayó por el rabillo del ojo de Eudora en el momento en que finalmente la penetró..

El hombre se detuvo de repente y besó suavemente sus lágrimas y sostuvo con cuidado su mano mientras la llevaba lentamente al orgasmo.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY