Instalar APP HOT
Inicio / Romance / La Amante del CEO
La Amante del CEO

La Amante del CEO

5.0
56 Capítulo
14.9K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Decidida a no dejar que su familia controle su vida, 1 chica que se muda del campo a la ciudad llena de expectativas, consigue en nuevo trabajo como la asistente personal privada del joven CEO de la empresa mas grande de su ciudad. ¿Podrá acostumbrarse al estilo de vida en la ciudad y su nuevo jefe?

Capítulo 1 Viaje

PDV María

El viaje en el auto se hizo un poco largo, pero aun así estaba emocionada, ya que por fin estaba cumpliendo mi sueño.

Mi nombre es María Jones, y el día de hoy, por fin estaba cumpliendo mi objetivo.

Mis padres eran dueños de una finca de cierto tamaño, y siempre habían querido para mí que me hiciera cargo de esa propiedad junto con mis hermanos, una forma de heredar el negocio familiar.

Ni siquiera me dejaron ir a una universidad más de la ciudad, sino que en su lugar tuve que conformarme con estudiar a distancia y de otras formas para poder conseguir 1 título.

No quería quedarme toda la vida en la finca familiar por siempre y quedarme estancada allí… termine por ahorrar dinero desde que me gradué de la secundaria, y me prepare en secreto para poder independizarme algún día.

Me tomo años, pero después de muchos esfuerzos ahorrando el dinero, por fin estuve lista para irme de la casa de mi familia y poder mudarme a la ciudad con 1 amiga que se había mudado antes que yo y había logrado tener una vida más o menos estable en ese sitio.

Ella sería la que me recibiría en su departamento y me dejaría quedarme mientras lograba encontrar un sitio para mí junto con un trabajo estable.

A mi familia no le agrado nada lo que estaba haciendo sobre dejarlos e irme para la ciudad a hacer quien sabe que, en especial a mi padre y a mi hermano.

Mi papa desde hace tiempo había decidí como sería mi vida, su idea siempre fue que trabajara como administradora en la finca familiar, por eso fue que me hizo estudiar administración y me hizo titular de esa forma.

Mi hermanos se encargarían de los otros aspectos, esa era la vida que había decidido para mí, no le gustó nada cuando cambie los planes, tampoco a mi mama, la cual no quería que me fuera, pero al final después de varias despedidas me dejaron ir.

Llamaron a un taxi personal de su confianza para que me llevara a la casa de mi amiga en la ciudad, ya que no confiaban en que me fuera con un extraño, me recogieron en la mañana, y ahora ya había llegado.

Había crecido en un ambiente más bien de suburbios o granjero hasta ahora, y no había visto muchas veces la ciudad en los 22 años de vida que tenía.

El lugar al que había llegado según habia investigado, tenía más de 1 millón de personas habitándolo o quizás mas.

Había rascacielos por todas partes y mucha gente caminando con sus teléfonos en la mano, el tráfico fue terrible en todas partes a las que fue, en algunos momentos tarde hasta 30 minutos en poder avanzar.

Creo que tarde más de 1 hora en finalmente poder salir de allí y poder avanzar libremente, después de un recorrido más, finalmente llegamos al departamento de mi amiga.

Les había escrito poco antes de llegar y estaba en la puerta del edificio esperándome en la entrada, cuando vio mi taxi, me saludo desde la distancia.

Se llamaba Teresa, y solo era 1 año mayor que yo.

El taxi se detuvo y me baje, Teresa me abrazo apenas me vio.

Estaba muy contenta al verme.

― ¿Qué paso? ¿Por qué tardaste tanto? Pensé que nunca ibas llegar ―me dijo mientras estábamos abrazadas.

―Perdona, pero el tráfico fue terrible, tardamos más de 1 hora en poder Salir de allí ¿Siempre es así aquí? ―le pregunte a ella.

―Sí, y mucho, vas a tener que acostumbrarte a eso mientras vivas aquí María, van a llevar tus cosas arriba para que podamos acomodarte en un buen lugar ―me dijo Teresa antes de separarse de mí.

Después de eso, el taxista junto con Teresa me ayudaron a llevar todas mis cosas al departamento de ella, tuvimos que pagarle un extra la taxista para que hiciera esto junto con nosotras, Teresa me ayudo a pagar, según ella, iba a tener que ahorrar ahora que estaba aquí.

Vivir en la ciudad no era barato, y sin mis padres para darme dinero, iba a tener que cuidar bastante mis ahorros.

―Iras aprendiendo a medida que sigas aquí ―me dijo mientras le pagaba al taxista, el cual se fue después de eso.

El departamento de Teresa no era muy grande, parecía ser lo justo para unas 2 personas más o menos, tenía como 3 cuartos, aunque eran algo ajustados de tamaño, pero si se apretaban un poco, 3 personas podían vivir aquí.

Ella me llevo a mi habitación, era más pequeña que la anterior donde vivía con mis padres, pero ahora que vivía sola y por mí misma, debía acostumbrarme a esto.

― ¿Cuáles son tus planes María? ―me pregunto Teresa mientras desempacábamos mi ropa en la habitación.

―No sé.

― ¿No sabes? ¿Te viniste aquí sin un plan? María… ―murmuro mi amiga frustrada.

―Solo bromeaba, tengo 1 entrevista de trabajo en unas horas de hecho ―le dijo a Teresa.

― ¿Una entrevista? ¿En dónde? ―me pregunto.

―”Whiterock group” ―le conteste.

Teresa se quedó boca abierta al escuchar eso último, y se sentó conmigo en la cama, luego de eso empezó a hablarme como si estuviera en un interrogatorio de algún tipo.

― ¿Conseguiste en empleo en esa empresa? ¿Cómo? ¿Cómo le hiciste? A ver dime a ver si puedo hacer lo mismo, ¿Tienes idea de cuánto pagan allí? Deben pagar millones María ―me dijo Teresa

―Tampoco debe ser así Teresa, ¿En serio piensas que cualquier empleado al azar gana tanto? No te hagas ilusiones ―le dije devolviéndola a la realidad.

―Aun así, deben pagar mucho más de lo que me dan a mi María ¿Cómo hiciste para conseguir el empleo allí? ―me pregunto Teresa.

―No lo eh conseguido aun Teresa, solo conseguí 1 entrevista nada más, aun no eh obtenido el empleo ―le respondí.

―Aun así, es un buen paso ¿Cómo lo hiciste? ―me pregunto.

―Vi que estaban buscando empleados por el internet, vi los anuncios, entregue mis papeles, y creo que el CEO de la empresa o su secretaria me atendió… me dijo que estaba muy interesado en mi perfil, y me concedió 1 entrevista para ver si era “apta” para el empleo.

―Espera… EL CEO de la empresa te atendió personalmente… ―murmuro.

―Creo que sí.

Teresa se levantó y entonces tomo su teléfono y tecleo un poco en el antes de mostrármelo.

― ¿Es este el hombre al cual te refieres?

Me mostro en su celular la foto de cierta persona.

Me quede con los ojos abiertos apenas lo vi.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY