img Villano de Día y de Noche: No te enamores de mi, mujer  /  Capítulo 1 Te compensaré en otra vida.  | 33.33%
Instalar App
Historia
img
Villano de Día y de Noche: No te enamores de mi, mujer
Autor: Jup
img img img
Capítulo 1 Te compensaré en otra vida.
Palabras:738    |    Actualizado en:08/07/2022

Eileen había tenido la fortuna de haber conocido al príncipe Eric, un hombre que pago las deudas de su padre y que se encargo de sus gastos.

Apesar de estar casados no habían celebrado una boda como tal, el reino estaba en batalla por territorio y ella no tenía de otra más que esperar a su marido en casa.

Esa noche él llegó e hizo mucho ruido, las luces estaban apagadas y si no fuese porqué los guardias escoltaban afuera ella pensaría que era un ladrón el que se metía en la cama.

Él hombre no hablo y le arrebato la bata de dormir, solo entonces ella se dió cuenta que él hombre ardía en llamas.

Era aquél hombre que ella amaba y sin duda alguna se entregó a él. Cuando despertó las criadas le ayudaron a cambiarse, todo su cuerpo le dolía y cuando pregunto por su majestad le informaron que él se había marchado porque tenía cosas que hacer.

Inesperadamente en la hora de comida lo tuvo en frente—Su majestad— Saludo educadamente.

—Saludas como si no me hubieras visto por mucho tiempo— El príncipe se sentó a su lado y los sirvientes a su alrededor comenzaron a murmurar.

—Supe que el reino se encuentra en guerra.

—Cierto, pero el general es muy bueno en su trabajo, con él estamos a salvo.

Después de la comida él príncipe se levantó y una sirvienta llegó hasta ella para entregarle una carta.

El rostro de Eileen se sonrojo y le pregunto a su fiel sirvienta —¿Cómo es el general?— Eileen se abanico, pues hacia un poco de calor.

—¿Él general?, según los rumores es frío y despiadado, soldado que toca con su espada soldado que muere, a matado a más de 500 soldados en batalla y su identidad es la más secreta.

—¿Sabes algo sobre su rostro?

—Dicen que es muy guapo y que oculta su belleza en una máscara que jamás se quita.

Eileen quedó sorprendida y sonrió sin darse cuenta, la magia en los libros le hacía creer a ella que era igual o más guapo que su esposo.

Días después volvió a ver al príncipe, el le dijo que tenía que empacar algunas cosas y la llevo en un carruaje.

No habían ido lejos, pero de igual forma al regresar ella se sintió mal. A tal grado que al día siguiente no pudo moverse, los rumores llegaron rápido a los oídos del príncipe quien se apresuró en ir con su princesa.

Los médicos revisaron a Eileen y le dijeron que había tenido un aborto, le prohibieron levantarse de la cama y el príncipe se quedó con ella a consolarla.

Al día siguiente Eileen despertó hasta muy tarde y escucho a los hombres hablar cómodamente a solo unos pasos de ella.

Se levantó de la cama y resbaló golpeándose sin hacer ruido, un sudor frío recorrió su cuerpo completo y escucho lo que decían

Él príncipe se encontraba fuera de la habitación en la puerta con un subordinado hablando.

—La medicina fue mandada por el príncipe Eric en plena batalla, con la poca fuerza que aún tenía logro mandar el dije y la medicina, en este momento la cabeza de su primo ya debe de estar rodando.

—Mira nada más, no solo obtuve a su esposa sin hacer nada, él siempre fue atento con ella, también mate a su hijo y a él, ahora él reino me pertenecerá.

—Como debió ser, príncipe.

Eileen agarró el dije en su mano, ahora sabía que todo el tiempo fue engañada, por eso las sirvientas susurraban y algunas la odiaban, resultó que ella había confundido al príncipe Eric con su primo.

Agarró el dije y mirando hacia el cielo juro que en otra vida se enamoraría del hombre correcto y lo compensaría.

En la tienda de campaña... Él verdadero príncipe Eric se encontraba agonizando —¿Le entregaron la medicina a la princesa?— Pregunto y los soldados a su alrededor asintieron.

—¿Por qué eligió salvar a su esposa aún cuando se encuentra al borde de la muerte?, esa medicina era la última de reserva, usted puede morir.

—Ella es la madre de mi futuro príncipe, debe ser tratada como tal.

—Pero hay rumores de que ella le es infiel.

Él príncipe Eric fulminó a los soldados y ellos se vieron obligados a salir de la tienda. Solo entonces el príncipe Eric arranco el dije de su cuello y lo sostuvo en su mano

Anterior
             Siguiente
img
img
img