img Mi único jefe  /  Capítulo 1 Sorpresa  | 2.50%
Instalar App
Historia
img
Mi único jefe
img img img
Capítulo 1 Sorpresa
Palabras:1538    |    Actualizado en:04/11/2022

Estaba tan enamorada de Thiago, de su forma de caminar y hablar; su voz dulce y suave. Era un caballero elegante, educado, el hombre que cualquier mujer sueña tener. Inesperadamente lo había conocido mientras

realizaba una sesión de fotos a una de mis amigas que trabaja en su agencia de modelaje, ahí supe que aunque era arrogante, daba trabajo a quien lo necesitara, fue solo por esa razón que se había apiadado de mí y aun sabiendo que yo no era una fotógrafa profesional, me contrataba cada vez que salía una oportunidad. Me enamoré de sus ojos verdes que me miraban a veces con deseo y tristeza, una mirada que me atormentaba cada noche, en la que pensaba en mi situación decadente de muchacha trabajadora y esforzada y en su vida de empresario millonario, dos mundos tan desiguales.

Yo era una simple mujer de veinticuatro años, con deseos de encontrar un hombre con quien compartir mi vida desordenada y carente de estabilidad, recién había terminado mi carrera de Administración de empresas,

pero lo único que me apasionaba era la fotografía, aunque a como decía mi madre, eso no daba para vivir, en realidad justo así era, sin embargo ¿Qué obligaciones podía tener? ninguna, solo yo y eso no era tan complicado, con lo de las fotos al menos lograba pagar un par de tacones que me gustaran, comerme un helado o comprar la gasolina para mi pequeña moto roja y dar vueltas en la ciudad con la esperanza de ver a Thiago pasearse en su Ferrari , así de sencilla era mi vida, como lo era yo.

Él en cambio, era un hombre de treinta años que tenía una vida completamente estable, una esposa arrogante y esbelta que lo manipulaba con sus escenas de víctima, para conseguir lo único que le importaba: El dinero, la agencia de modelaje Siluetas, era una de las más famosas de la ciudad, en Thiago también habitaba el egoísmo y el orgullo, no sé por qué eso era lo que me ataba él y en verdad lo que me lastimaba era saber que estaba casado con una mujer que no lo amaba, de eso me había dado cuenta cinco meses atrás, cuando asistió a una de las pasarelas, noté que lo miraba con desdén, el amor se sale por los ojos, decía mi padre, y ella a quien se lo manifestaba era al dinero, en las fotos que logré tomarles,Thiago se veía descontento, con la tez dura y la risa forzada, pero la de ella más fingida. Pensar en eso me agotaba horriblemente, era junio y la lluvia cubría de humedad las paredes blancas de mi habitación, vi que el reloj ya marcaba las siete de la mañana y no había logrado dormir bien, pero debía asistir a la clínica Salud femenina, para recibir los resultados de un chequeo médico que me había realizado la semana anterior, debido a los continuos dolores en el vientre que estaba padeciendo, me alisté de prisa y me fui en mi moto, durante el trayecto no hice más que observar alrededor queriendo encontrarme a Thiago, incluso decidí pasar por la avenida donde estaba su agencia, me detuve en las verjas y por el vidrio de la ventana lo vi andar con

su imponente arrogancia, sus zapatillas relucientes y su abrigo gris perfectamente combinado con su atuendo, mientras buscaba un libro en la inmensa biblioteca que ocupaba la mitad de su gran oficina, me quité el casco para tener una mejor visión, por mi distracción cayó al suelo y el sonido hizo que dirigiera sus ojos hacia donde me encontraba, abrió la ventana y me miró con molestia.

- ¿Qué haces aquí, muchachita? - Dijo arrugando el ceño

En ese momento sentí que se me salía el corazón, puse los

ojos de borrego esperando clemencia, pero mi nerviosismo me inhabilitaba,

intenté acomodar las palabras para responder

- Quería saber si hay trabajo para mí -Contesté intentando

evitar su mirada que me atormentaba, pues él no dejaba de mirarme como si fuese un bicho raro.

- Cuando haya te llamaremos - Contestó con su voz molesta

que me resultaba tierna - Me estás interrumpiendo, ahora tengo muchos asuntos

que resolver y estoy perdiendo mi tiempo - Añadió, mi cara enrojeció de

vergüenza no supe qué más contestar, mi presencia ahí era incómoda, pero sobre

todo que me hubiese descubierto viéndolo anonada y completamente ridícula eso en

verdad solo merecía desear que me tragara la tierra.

Di la vuelta sin mirarlo, solo escuché el golpe de las

ventanas mientras las cerraba, luego me di cuenta que había gente observándome,

que algunos trabajadores de la compañía salían a almorzar y habían presenciado

aquel momento tan patético, sus risas sardónicas fueron como un viento que me

empujaba hasta mi moto, la encendí en seguida y continué mi camino, odiándome

por haber llegado ahí, aunque cada burla había valido la pena, pues mis ojos

habían contemplado los suyos y mis oídos su maravillosa voz.

No era capaz de soportar sola ese mal rato, así que fui en

busca de mi amiga Laura, ella me acompañó a la clínica, durante el camino no

hicimos más que burlarnos de lo que me había sucedido, de la cara de Thiago y

mi ineptitud para espiarlo, me sentí tonta, como una adolescente

enamorada. La risa y la imagen de Thiago se me borraron cuando una

enfermera se acercó para entregarme los resultados.

- Felicidades; está embarazada - Me dijo de golpe como si lo

que decía era algo por lo cual alegrarse

- ¿Embarazada? - Pregunté frunciendo el seño

- Sí - Afirmó sorprendida

- Está equivocada - Le grité - Hace seis meses que no

sostengo ninguna relación - !No! - Dije llorando mientras me agarraba con

furia el cabello -!Esto no me puede estar pasando!

Me senté en el suelo por la inmensa desesperación que

sentía, la enfermera solo se atrevió a mirarme, entonces recordé que el día de

mi cita la clínica se encontraba abarrotada de pacientes y el doctor con quien

había acordado mi llegada, no se encontraba, por lo cual me había atendido

otro.

- Es un terrible error - Argumenté, con la voz cortada -

Laura me levantó y me dio agua para que intentara calmarme.

- Repítale los exámenes - Exigió Laura

Después de escucharla sentí que me volvía el alma al cuerpo,

es solo un error pensé, solo eso y respiré profundo, pensando únicamente que un

hijo en este momento no era nada grato para la historia que imaginaba en mi

cabeza, pues a pesar de todo, en mí no morían las esperanzas de algún día poder

enamorar a Thiago.

La enfermera me llevó a otra sala y tomó una muestra de

sangre para verificar ese resultado, me dijo que esperara dos horas. Yo no me

moví físicamente de esa sala de espera, pero mi mente solo divagó en mi futuro

que ahora parecía incierto. Laura intentó controlarme, pero no pude contener

las ganas de llorar, ella sabía que lo único que me interesaba era convertirme

en una mujer que estuviera a la altura de Thiago y un embarazo inesperado

arruinaría cualquier especie de plan que tuviera. Finalizado el tiempo, la

mujer apareció de nuevo

- Está usted embarazada debido a que fue por In vitro -

Aclaró - Usted misma vino a hacérselo

- No- Volví a gritar mientras agarraba el sobre con el

resultado - Vine a hacerme un chequeo general por un dolor abdominal - Le

aclaré - Esto tiene que ser un fatal error - Dije mientras lloraba

Exigí que buscaran mi expediente y al revisarlo me di cuenta

que en realidad se habían equivocado debido a una confusión de hojas, la

enfermera asumió que ese día debido a los problemas internos que tenía la

clínica ella tropezó con otra enfermera y que todos los expedientes se habían

confundido, por la prisa no se detuvo a revisar y como el doctor era un

sustituto tampoco lo supo, lo cual solo generaba la única verdad, que yo estaba

embarazada por In vitro.

Sentí que las piernas me temblaban, el corazón me latía a

mil y mi cabeza tenía un alboroto terrible en donde solo se cruzaba la

imagen de Thiago y yo embarazada. Hice todo lo posible para no caer y morirme

ahí mismo, no sabía cómo responder ante tal tragedia, mi amiga tampoco, solo me

abrazó con fuerzas mientras yo me tocaba la frente sudorosa, la enfermera también

temblaba de miedo.

- Tendré que denunciarlos - Dije en voz muy baja

-Vamos ahora mismo - Confirmó Laura

- Señora, espere - Escuché que dijo la enfermera pero seguí

mi camino - Al fin de cuentas ya nada podía hacer

El sonido que hacía la moto solo me recordó mi tragedia,

Laura no dijo nada, ese silencio cubierto de ruido era espantoso, ni siquiera

me atreví a mirar la calle donde estaba la agencia de modelaje, sé que

lloraba y que el viento me cubría la cara pero no lo sentía, fue como agonizar

sabiendo que la muerte ya ha llegado. Pensaba cómo le explicaría eso a mis

padres aunque ni siquiera vivían conmigo o simplemente de dónde sacaría fuerzas

para volver a ver a Thiago

Anterior
             Siguiente
img
img
img