Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Lazos de amor
Lazos de amor

Lazos de amor

5.0
50 Capítulo
42.2K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Cuando crees en el destino, en el amor a primera vista, tienes todo a tu favor para creer que el amor existe... Un viaje de festejo lleva a Christine a un bar de tragos y chupitos, necesita a estar sola. Sin embargo, esa noche, un guapo y sexy hombre aparece a su lado. Todo parecía perfecto, la charla, la química y el encuentro sexual. Estaban hechos el uno para el otro. Por algún motivo de la vida, ella nunca recibió de regreso un llamado. Ambos eran de diferentes países y terminaron encontrándose allí una casualidad del destino. Años después, Christine aún seguía pensando en él, termina su carrera y regresa al mismo lugar donde lo conoció. ¿Podrá el destino volver a juntarlos?

Capítulo 1 Después de la despedida

Oliver:

Me apresuré a volver a mi habitación de hotel para hacer la maleta. Ni siquiera me había dado cuenta de que el tiempo pasaba cuando estaba junto a Christine y que llegaría tarde a mi vuelo si no me daba prisa. No había conocido a una mujer como ella antes. Era vibrante, inteligente, optimista y muy hermosa en todos los sentidos.

De vuelta a la habitación del hotel, ver la cama sin hacer me quitaba atención a lo que iba realmente. El sexo con Christine había sido más que increíble. No se trataba sólo de la forma en que podía leer su cuerpo o del placer que sentía al estar en ella. Practicar sexo con ella había tenido un significado que nunca había experimentado antes con alguien.

Normalmente, el sexo era sólo sexo y nada más si se trataba de una noche. La mayoría de las veces se sentía bien e incluso el mal sexo podía terminar en un orgasmo al final. Christine y yo habíamos conectado. Había sido satisfactorio de una manera que trascendía lo físico.

Sacudí la cabeza y aparté de mis pensamientos lo sucedido anoche, preparé la maleta, luego cogí la bolsa del portátil. Mi padre me había enviado a esta conferencia en su nombre y era hora de volver a casa, a Diablo Lake Overlook, y al trabajo. Mi vuelo salía dentro de dos horas y aún tenía que lidiar con el tráfico y la facturación.

Salí de la suite con la esperanza de que los recuerdos de Christine permanecieran tan frescos como lo estaban ahora en mi mente y que pronto estaríamos haciendo más recuerdos. Sentía la cartera pesada en el bolsillo, sabiendo que mi única forma de contactar con ella estaba contenida allí.

Abajo, llamé a un taxi y le dije al conductor que me llevara al aeropuerto pronto. Mientras pasaban los edificios de la ciudad, miré por la ventana y pensé en ella. Ojalá hubiera podido cargar mi teléfono antes de salir, al menos le habría enviado un mensaje para asegurarme de que tenía mi número.

El tráfico era peor de lo que había previsto debido a un accidente de tráfico que tardó en despejarse y llegué al aeropuerto casi tarde para mi vuelo. Pagué al taxista a toda prisa, asegurándome de no utilizar el billete en el que Christine había escrito su número.

Volví a meter la cartera en el bolsillo y me incliné para coger la bolsa del portátil del asiento de al lado. El conductor abrió el maletero y saqué mi maleta antes de entrar en la terminal, caminando rápidamente.

Reservé mi equipaje en el avión, manteniendo la bolsa del portátil conmigo. Me sentí aliviado al saber que todavía iba a llegar al vuelo. Mientras me dirigía a la puerta de embarque, volví a comprobar que lo llevaba todo encima. Mi teléfono, actualmente muerto, estaba en mi bolsillo derecho, pero cuando comprobé el izquierdo… vacío.

Me detuve en seco. Volví a comprobarlo y me di cuenta de que me faltaba la cartera. Miré a mi alrededor, preguntándome si se me había caído de alguna manera, pero no se veía por ninguna parte.

¿La dejé caer en el taxi?

Era la última vez que la había visto, y no la había sacado desde entonces. Tenía tanta prisa por salir que la cartera podría haberse caído fácilmente. Mi documento de identidad y mis tarjetas eran lo de menos ya que rápidamente podía solicitar nuevas, pero si perdía el número de Christine no tenía otra forma de localizarla.

Decidiendo rápidamente un plan de acción, me dirigí al mostrador de ayuda y les hablé de mi cartera perdida. La amable mujer del mostrador puso un aviso por el intercomunicador por si mi cartera se había caído en algún lugar del aeropuerto.

Mientras tanto, encontré un lugar donde cargar mi teléfono, y en cuanto pude volver a encenderlo, encontré el número de la compañía de taxis. Me puse en contacto con una operadora central que me dijo que había avisado a todos sus taxis, pero que no debía esperar mucho. Le insistí en la importancia de encontrar mi cartera.

Pasé los siguientes minutos de tensión maldiciendo mi suerte y rezando para que me encontraran la cartera. Si Christine tenía razón sobre el destino, iba a necesitar que se pusiera en marcha ahora. Oí que me llamaban para embarcar y me dirigí al mostrador de asistencia para informarles de que no subiría al avión. No quería volver a Diablo Lake hasta haber encontrado mi cartera.

Unos veinte minutos más tarde recibí una llamada de la compañía de taxis diciendo que habían localizado a mi conductor y que había encontrado mi cartera. Pero ésa era la única buena noticia. Mis tarjetas y mi documento de identidad seguían allí, pero el dinero en efectivo había desaparecido. El conductor había recogido varias tarifas desde que me dejó en el aeropuerto y no se sabía quién había cogido el dinero.

El conductor iba a llevar mi cartera al aeropuerto, y agradecí a la operadora su ayuda. Después de colgar, reprimí el impulso de gruñir mi frustración. Lo que había ocurrido con mi cartera era un golpe de mala suerte, pero no conseguir el apellido de Christine era mi propia estupidez. Ni siquiera sabía en qué universidad se había graduado; ni siquiera podía concretar una ciudad. No tenía forma de localizarla.

Mi corazón se hundió de tristeza.

……………………………………………………

Christine: Antes de la despedida.

Una molesta canción de un tono de llamada fue mi brusco despertar. Confundida por un momento, miré alrededor del lujoso dormitorio que definitivamente no era la diminuta habitación de hotel en la que me había alojado con mi amiga de hace unos años.

La noche anterior se me vino a la cabeza y no pude evitar la sonrisa que se me dibujó en los labios. Mi cabeza divago y los recuerdos se hicieron vividos en ese instante y los hechos tan reales cuando recordé qué:

Me empujó contra la puerta de su habitación, con sus labios pegados a los míos y sus manos recorriendo mi cuerpo. Acababa de conocerlo ese día, pero mi cuerpo me llamaba a su cuerpo, como si lo conociera de toda una vida.

Empezó a besarme por el cuello, mientras tanteaba para meter la tarjeta de acceso en la puerta.

—Oliver,— susurré para castigarme la interrupción, mientras enterraba mis dedos en su cabello lacio y rubio, manteniéndolo cerca. Con la otra mano, agarré mi bolso con firmeza.

—Ya casi está, muñeca—, murmuró Oliver en mi cuello, sus labios rozaron mi piel y me hicieron sentir una sensación de placer y ardor.

Parecía un sueño, una fantasía que siempre había esperado que se hiciera realidad. Sólo conocía a este hombre desde hacía unas pocas horas, pero me parecía que siempre lo había estado buscando.

Se oyó un pitido cuando la puerta se abrió y, entré de espaldas en la habitación de golpe. Oliver me atrapó, sus fuertes brazos me rodearon la cintura y me mantuvieron erguida. Podía sentir cómo se flexionaban sus músculos. Eso no hizo más que aumentar mi excitación.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY