Instalar APP HOT
Inicio / Romance / El CEO necesita una esposa
El CEO necesita una esposa

El CEO necesita una esposa

5.0
40 Capítulo
10.1K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

En este libro encontrarás dos historias, el viaje de la pareja Kim Eun y Park Jae, y también el de Heitor y Ana. Primera pareja: Kim Eun siempre ha sido una esposa abnegada, como mujer apasionada siempre fue amable con su marido, intentando demostrarle cuánto le quería hasta en los más pequeños detalles. Tras años intentando quedarse embarazada, por fin consigue iniciar un tratamiento, pero es abandonada justo cuando está a punto de dar la noticia. Desolada, busca un trabajo para sobrevivir, pero acaba recibiendo una oferta para volver a Corea, donde trabajaría junto a un gran director general, pero no podía imaginar lo que estaba por venir. Segunda pareja: Heitor es un CEO conocido por las mujeres de su ciudad, siendo un seductor nato que siempre ha tenido varias amantes, pero para mantenerse libre de cargas y tener acceso a su herencia necesita casarse y tener un hijo antes de su próximo cumpleaños. Parecía imposible casarse y tener un hijo en tan poco tiempo, pero cuando descubrió que su nueva asistente estaba embarazada, le propuso cuidar económicamente de ella y de sus hijos, en lugar de casarla bajo contrato con él y fingir a todo el mundo que tuvo un hijo y se lo dará.

Capítulo 1 01

Kim Eun estaba casada enamorada y siempre dedicada a la relación, quería complacer a su marido y hacerlo feliz, pero no sabía que estaba sola en eso, hasta el día en que logró iniciar su sueño de ser madre haciéndose un tratamiento. Aquello era algo caro y por eso había tardado tanto, pero su mayor alegría sería contarle a su marido su conquista, imaginaba que él se alegraría tanto como ella, y quizás en poco tiempo podría darle la noticia del embarazo, al fin y al cabo había esperado un tiempo antes de contárselo y el tratamiento podría haber hecho ya efecto.

Ese día Eun fue a la peluquería y se arregló el pelo y las uñas, también compró un conjunto de bebé y lo metió en una caja de regalo. Había estado en Brasil desde los diez años y Saúl había sido compañero de clase en el instituto.

No veía el momento de llegar a casa y compartir su alegría con él, al fin y al cabo eran pareja y la alegría de uno debía ser la del otro, al menos para ella que le había ayudado a crecer como empresario, y le había estado apoyando en todo, así era y pensaba que él tenía esa misma consideración con ella. La mujer de pelo asiático baja del coche con impaciencia, recoge la caja del asiento trasero y se dirige a la entrada, estaba radiante y llevaba un precioso vestido especialmente elegido para esa ocasión. Eun abre la puerta con la mano libre y se dirige al salón, su brillo desaparece al ver las maletas al pie de la escalera, no era posible que su marido fuera a viajar hoy.

- ¿Te vas de viaje de negocios y ni siquiera me lo has dicho? Te habría ayudado -intenta ser comprensiva a pesar de su frustración.

- Eun, me voy de esta casa y no quiero que digas nada, será mucho mejor si me dejas marchar.

- ¿Qué quieres decir, Saúl? Estábamos planeando tener un hijo, vengo a decirte que he empezado el tratamiento ¿y tú te vas?

- Me alegro de que no te hayas quedado embarazada, así será más fácil, ya no te quiero y quiero irme de aquí -lleva las bolsas hasta la puerta-.

- ¿Tienes otro, Saúl? Es la única explicación que se me pasa por la cabeza. Quiero que seas sincero y me digas si tienes a otra.

- No te he engañado y no voy a asumir algo que no he hecho -abre la puerta y se dirige a su coche-.

- No puedo creer que me hagas esto por nada", le sigue mientras él mete todo en el maletero.

- Te dolerá menos si dejas que me vaya, Eun", entra en el coche y ella deja caer la caja al suelo mientras las lágrimas le corren por la cara.

Kim Eun estaba angustiada y no sabía cómo reaccionar, tenía que pensar en tantas cosas, había renunciado a su carrera para mantener a su marido, y ahora estaba desubicada y probablemente no conseguiría trabajo en su campo. La casa era lo único que estaba a su nombre, así que Eun al menos tendría un techo, pero seguía siendo difícil razonar en medio de tanto dolor. Se acerca al dormitorio de la pareja y observa cada detalle, recuerda las veces que hicieron planes para tener un bebé sentados en esa cama, cuando ella compró lencería nueva sólo para darle sabor a la noche, y en ese momento no toca que siempre era ella la que hacía algo por el matrimonio mientras él sólo recibía.

Eun se preguntaba cuándo dejó de quererla, cuándo simplemente la olvidó y decidió que ya no quería estar con ella, porque hasta entonces todo les parecía tan bien a los dos. Si él no estuviera con ella nunca habría empezado ese tratamiento, y ahora no estaría aún más frustrada por haber visto interrumpido su sueño, él podría haber dicho que ya no quería tener una vida con ella, en lugar de dejar que se engañara haciendo planes para los dos, al fin y al cabo si había tomado esa decisión probablemente ya lo estaba pensando antes. Eun se sentía como una idiota por sufrir así, solo deseaba no tener que llorar por Saul, pero era difícil ser fuerte después de ver como toda su vida caía en picado de esa manera.

Aquella noche Kim Eun durmió a los pies de la cama, no podía dormir en el mismo lugar que compartió con Saul durante tanto tiempo, el hombre al que tanto amaba y al que tanto se esforzó por ayudar en todo lo que pudo. Era como si hubiera olvidado lo que era vivir sola, su vida estaba totalmente centrada en el matrimonio, y eso le había hecho tanto daño que no podía calcularlo, pero ahora necesitaba ducharse y salir a buscar trabajo. La mujer de treinta años se da una larga ducha caliente, lleva un traje negro y tacones, sus mechones oscuros están recogidos en un moño con el flequillo suelto. Se pasa un poco de corrector y máscara de pestañas, necesitaba tomar un café antes de salir para coger fuerzas e ir a entregar el currículum. Después de un café fuerte Eun va a una casa Lan, necesitaba pagar para que le hicieran e imprimieran su currículum, después de todo ya ni se acordaba de cómo se hacía uno y las cosas se actualizaban tanto con el tiempo.

- Aquí tiene su currículum, le deseo buena suerte -le dice el hombre entregándole un sobre marrón.

Kim Eun había estado por toda la ciudad repartiendo currículos, esperaba que la llamaran antes de fin de mes, después de todo el poco dinero que tenía no le alcanzaría para mucho. Se siente mareada y se incorpora un poco, probablemente le había bajado la tensión de tanto caminar con sólo el desayuno en el estómago. Una náusea viene a continuación y entonces cierra los ojos, algo iba mal y necesitaba ver a un médico. Eun espera a sentirse un poco mejor para coger un autobús, su seguro médico ya había sido pagado ese mes así que iría al hospital de siempre.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Recién lanzado: Capítulo 40 Bono 3   03-18 10:05
img
1 Capítulo 1 01
28/02/2024
2 Capítulo 2 02
28/02/2024
3 Capítulo 3 03
28/02/2024
4 Capítulo 4 04
28/02/2024
5 Capítulo 5 05
28/02/2024
6 Capítulo 6 06
28/02/2024
7 Capítulo 7 07
28/02/2024
8 Capítulo 8 08
28/02/2024
9 Capítulo 9 09
28/02/2024
10 Capítulo 10 0.10
28/02/2024
11 Capítulo 11 0.11
02/03/2024
12 Capítulo 12 0.12
02/03/2024
13 Capítulo 13 0.13
02/03/2024
14 Capítulo 14 0.14
02/03/2024
15 Capítulo 15 0.15
02/03/2024
16 Capítulo 16 0.16
02/03/2024
17 Capítulo 17 0.17
02/03/2024
18 Capítulo 18 0.18
02/03/2024
19 Capítulo 19 0.19
02/03/2024
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY