Instalar APP HOT
Inicio / Romance / Rendición del CEO: Nunca Te Venzo, Mi Amor
Rendición del CEO: Nunca Te Venzo, Mi Amor

Rendición del CEO: Nunca Te Venzo, Mi Amor

5.0
940 Capítulo
27.3K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Los días felices de Finley Keith terminaron desde la muerte de su madre. Después de eso, su padre la trataba como basura. Y la llegada de su madrastra y hermanastras empeoró su situación. Intentaba llevarse bien con ellas, pero lo único que recibió era un sinfín de insultos y de abusos. Y ahora, incluso la drogaban y la obligaban a acostarse con cinco hombres repugnantes. Afortunadamente, conoció a Bryan Turner, el frío y atractivo multimillonario. Consiguió huir de los sufrimientos con la ayuda de Bryan. Pero a Bryan nunca se le ocurriría que la mujer fea quien lo conoció por primera vez le prosusiera matrimonio... "Cásate conmigo y hagamos un bebé juntos", dijo Finley con firmeza. "¿Podrías repetirlo otra vez?" Bryan se quedó asombrado. "No es una broma", respondió Finley mientras se quitaba el feo maquillaje. Bryan se quedó atónito, por la belleza que tenía delante.

Capítulo 1 La propuesta de matrimonio de una mujer fea

“Bryan Turner, ¿quieres casarte conmigo?”, preguntó una mujer en voz alta, provocando que la atmósfera de la lujosa habitación privada se tornara en un alboroto.

A diferencia de otras mujeres, que coqueteaban con el hombre alto y fornido recostado en el sofá, esta mujer fue la única que se atrevió a anunciar su intención de una manera tan directa y descarada. De hecho, mientras hablaba, dejó en evidencia su marca de nacimiento que se extendía desde su mejilla hasta la punta de sus cejas.

Bryan se sentó erguido con aire de suficiencia y miró a la mujer con frialdad, como una pantera evaluando a su presa.

Todos pensaron que expulsaría a la mujer, pero en lugar de eso, sonrió, provocando la confusión de todos.

"¿Cómo es posible que le haya sonreído a esa mujer impertinente?", murmuraron.

Para variar, la mujer no era atractiva. Su tez era oscura, pero cretina, y tenía una gran marca de nacimiento en su mejilla.

Harry Miller, el asistente de Bryan, estaba frente a la mujer y de espaldas a su jefe, así que no vio la reacción e inmediatamente se apresuró a echar a la calle a la mujer.

“¿Cómo entraste aquí, loca? ¡Fuera!", gritó, convencido de que su jefe jamás permitiría que una mujer con una camiseta sucia y jeans se acercara a él.

Sin pensarlo dos veces, se arremangó y se preparó para arrastrarla, pero escuchó una voz fría y exigente que lo detuvo.

"¡No lo hagas!", ordenó Bryan, quien había estado analizando a la extraña mujer desde el momento en que irrumpió en Gin Bar.

Esas tres palabras fueron suficientes para que el sistema de seguridad del edificio se paralizara. Los guardias, que estaban listos para actuar, se quedaron en shock, esperando que Bryan recapacitara, pero eso no sucedió.

Ante esto, los susurros de los espectadores no se hicieron esperar: "Que alguien me pellizque, ¡no puedo creer que el Sr. Turner esté interesado en esa mujer loca!".

Bryan no solo era guapo, sino también rico y poderoso. Por tanto, nadie, ni en su sueño más loco, imaginó que defendería a una mujer insignificante y mucho menos que existiera la posibilidad de que estuviera interesado en ella.

"¿Señor?", murmuró Harry, sin poder creerlo. De hecho, pensó que su jefe pudo haberse equivocado al dar la orden, pero mientras estaba perdido en sus pensamientos, las siguientes palabras de Bryan aclararon todas sus dudas.

"¡Largo!"

Harry sintió un escalofrío en el cuerpo cuando finalmente entendió que era él y el resto de gente los que deberían ser expulsados.

"Señor, esto..."

"¿No escuchaste?", preguntó Bryan con frialdad.

Sin tener otra alternativa, Harry se tragó sus palabras y, en medio se su aturdimiento, dijo: "Por favor, discúlpenos"

Rápidamente acompañó a todos hacia la puerta y montó guardia justo afuera.

Después de eso, Bryan y la mujer quedaron en la habitación a solas. A pesar de que todo el mundo temía hasta los huesos a ese hombre, ella no parecía nerviosa en absoluto. Más bien, parecía más tranquila ahora que estaban solos.

"¿Quién eres?", preguntó Bryan sonriendo, después de unos segundos de silencio.

“Finley Keith”, contestó la mujer con una sonrisa confiada, mientras extendía una mano.

Bryan la miró con cierto disgusto y preguntó: "¿La hija de Dirk?"

"Así es", respondió Finley, retirando suavemente su mano sin una pizca de incomodidad.

Finley Keith siempre se caracterizó por ser fea, grosera e idiota. Comparada con sus dos deslumbrantes hermanas, ella era un patito feo que nunca se convertiría en cisne. De hecho, cuando el abuelo de Bryan, Alton Turner, estaba eligiendo una posible nieta política, solo consideró a su hermana mayor y su hermana menor, por lo que Finley nunca apareció en la lista.

Cuando Bryan la vio por primera vez, pudo entender el por qué. Sin embargo, ahora que la tenía enfrente, comprobó que parte de los rumores no eran ciertos. Pues, por lo menos, la señorita Finley Keith no era idiota.

Como era de esperarse, él no estaba interesado en ella en absoluto, así que estaba a punto de expulsarla. Pero, de repente, la mujer lo interrumpió.

“No se apresure, Sr. Turner”, dijo. Enseguida, se sentó justo al lado del hombre, sin importarle que él se incomodara. Simplemente fingió no notar nada y continuó hablando.

"Sr. Turner, escuché que tiene un problema muy grande”, dijo, mientras rebuscaba en su mochila.

De repente, sacó un frasco de perfume rosa y continuó: “Como heredero del Grupo Turner, propietarios de una de las marcas de perfumes más grandes del mundo, ¿cómo se siente haber perdido el sentido del olfato? Me pregunto qué pasará si la gente se entera de esto…”

Finley agitó la botella ligeramente y miró a Bryan con una sonrisa.

Bryan entrecerró los ojos, sin entender cómo esta mujer desconocida se enteró de su secreto. Pues, apenas unas cuantas personas lo sabían y se suponía que todos ellos eran dignos de su confianza.

“No se moleste en preguntar cómo me enteré. Más bien, debería preguntarme cómo puedo ayudarlo”, dijo la mujer, riéndose entre dientes.

Antes de que Bryan respondiera, Finley abrió el frasco de perfume y lo agitó debajo de su nariz.

"Huela esto".

Aunque sabía que no tenía sentido, Bryan instintivamente olió.

¡Por Dios! Los ojos de Bryan estuvieron a punto de salir de sus órbitas y le arrebató el frasco a la mujer. Se echó una gota en la muñeca y cerró los ojos.

Peonías, naranjas, lirios, pomelos… ¡No, no estaba soñando! ¡Podía oler e identificar las notas en el perfume!

Un brillo de emoción apareció en los ojos del hombre y miró a la mujer con absoluta concentración.

"Explícame"

Innumerables expertos no solucionaron su problema, pero solo bastó que esta niña agitara un frasco de perfume debajo de su nariz para que recuperara el sentido del olfato.

¿Quién era exactamente Finley Keith?

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY