Instalar APP HOT
Inicio / Romance / La Perdición Del Ceo
La Perdición Del Ceo

La Perdición Del Ceo

4.9
77 Capítulo
240.9K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Arturo Villarreal es CEO de una de las empresas más importantes de su país y por primera vez el destino se encargará de cruzar en su camino a una mujer, que según él, es una “desaliñada” que no le interesa en lo absoluto. Sin embargo, su adicción por tenerla se volverá más intensa y eso acabará por dejarlo perdido por ella ¿Continuara siendo frio, cruel y prepotente con ella? ¿O perderá su lucha interior entregándole su corazón?

Capítulo 1 Desaliñada

Siento como el frío se apodera de mi cuerpo, la tristeza que invade mi corazón, tengo hambre, solo de pensar en mi familia lloro, pero ni mis lágrimas salen. Estoy perdida en un país que no es el mío, me escape de mi país por las guerras. En el mundo ya las personas no tienen corazón solo piensa en tener poder para creerse los reyes, humillan, manipulan y mueren personas inocentes corrí sin mirar atrás, solo debía sobrevivir y cumplirle promesa a mi madre de estar con vida.

Lo único que me quedo de ella fue su brazalete que mi padre le dio como muestra de amor y ella me lo dio para que yo viva, para que yo sea libre.

Soy Hailey Melnyk tengo 22 años, hija única de identidad ucraniana, soy blanca cabello rubio natural, ojos cafés claros, labios gruesos y cuerpo delgado.

Me quedé sin familia, sin un hogar afligida de ver cientos de muertes desde el más pequeño hasta el más anciano, soy afortunada de poder haber salido de allí, vendí el brazalete de mi madre cumpliré con las palabras que me dijo en su último aliento, aún siento la calidez de su mano, aún tengo la aterradora imagen de ella.

En el estado que estaba a punto de morir "Deberíamos preguntarnos si hoy en día el ser humano tiene amor y temor de Dios en su corazón " Con el dinero del brazalete y mis ahorros me escabullí de ucrania y llegué a nueva York ¿cómo? fue un caos total, con decir que en este momento estoy descalza y ya ni siento mis piernas del frío ya que en este país es época de nevar.

Camino por lado y lado parezco una loca, una mujer desaliñada con unos trapos de ropa sucia, hace ya tres días que no me baño extraño a mi familia, veo muchas parejas y familias y lloro porque me siento sola. Camino por lados donde venden comida y me corren solo por mi apariencia, le pido a Dios que me ayude por qué siento que me quedo sin fuerzas, quiero dormir y pensar que todo fue una pesadilla.

Ya siento que no puedo dar un paso más, abro uno y otro auto para entrar en él, para cubrirme de la nieve y al menos sentir un poco de calor pero nada nada, todos tienen seguro. Siento que es injusto todo lo que está pasando, trato de abrir una y otra puerta, hasta que una camioneta grande color negra de seguridad abre, siento un poco de alivio entro y el olor de adentro es agradable. El cojín es suave, tan suave que no supe que pasó y me quedé dormida en un profundo sueño. . .

Arturo Villareal tengo 31 años de edad no los aparento me cuido bastante, soy empresario tecnológico uno de los mejores por qué pronto seré el mejor, no tengo hijos y menos esposa, eso no me interesa.

Tengo amigas por montones. ¿que si soy rico? ¡si lo soy! pero no porque mis padres me lo hayan dado, yo mismo me he ganado el puesto de Ceo trabajando horas tras horas y el trasnocho.

Mi mejor amigo desde pequeño se llama Paulo y tengo la vida que siempre quise tener, una gran casa, autos de diferentes modelos, mi mano derecha que es; Paulo aparte de ser mi amigo trabaja para mí y mi seguridad. En estos momentos estoy en un restaurante lujoso gourmet, es de noche y como está nevando quiero compañía para que me abrigue, estoy con una linda Morena de compañía he tenido mucho trabajo y quiero quitarme el estrés , claro, no me acuesto con cualquiera para evitar alguna aprovechadora y una enfermedad soy precavido pero, me gusta el sexo y bastante.

Luego de la cena y la labia que le metí, por fin se decidió a ir a mi departamento, a nadie llevo a mi mansión para que no se hagan ilusiones, nooo ! Tampoco subo con ellas.

En el mismo salgo y uno de mis hombres ponen una sombrilla para ella y una para mí.

—Te veo en el departamento Linda —le digo y le guiño el ojo de manera sensual. Ella hace el mismo gesto y me enciende.

Abren la puerta de mi auto, al entrar siento un mal olor cuando miro hay una persona con un plástico transparente encima, está dormida pero tiembla

—¡Paulo! — grito desesperado e irritado.

—¡Si jefe! — dice Paulo asomándose a la ventana del auto

—Qué clase de seguridad tengo, ¿por qué dejaron entrar a esta persona?, además huele a feo ¿y si está muerta? — Paulo inmediatamente se fue al otro extremo de la puerta, al abrirla salió ese olor a feo, Arturo se puso una mano en la nariz para no oler Paulo quito la bolsa trasparente que cubría el cuerpo de la persona y vio que era una mujer, Arturo no quitó la mirada para nada.

— ¿Y si está muerta? ¿te imaginas en el problema que me voy a meter por qué tus hombres hacen mal el trabajo?

—Lo lamento, no comprendo cómo esto sucedió jefe — responde Paulo mirando a la chica y puso dos dedos en el cuello de ella para comprobar si tenía pulso, pero estaba muy fría y acurrucada —está como inconsciente, además tiene frío jefe, tal vez no tenía donde refugiarse y como no le pusieron seguro ella entro —Paulo la reviso para saber si tenía un arma o navaja pero no, solo la ropa que estaba sucia.

—Jefe ¿qué hacemos? —pregunta Paulo y fija su mirada en Arturo.

—Correrla de aquí, es una abusiva

—Entiendo jefe. — Paulo intento despertarla pero nada la movió de un lado a otro hasta que ella abrió sus ojos —Señorita , señorita levántese por favor —pidió Paulo

—No, no —deliraba ella

— Señorita no la quiero sacar a la fuerza, por favor salga por su propia voluntad —Insistió Paulo con preocupación. Hailey abre los ojos poco a poco pero veía borroso, se sentía ya sin aliento, solo vio la figura de un hombre arrogante

—¡Me siento mal! —dijo ella con voz muy bajita

—De seguro miente Paulo y quiere sacarnos dinero —dice Arturo— habla idioma ucraniana Rusia, no es de nueva York señor

—No me interesa sácala huele a feo —Paulo la iba a sacar, Hailey escucho y saco de su último aliento

—¡Por favor ayúdeme! —dicho esto se desmayó.

— ¿Ahora que hacemos amigo? ¿deberíamos ayudarla, no crees?, vamos no se ve mala persona, de aseguro está pasando necesidades

—Ok pero tú te haces cargo de ella

—Está bien jefe. — baja un poco los vidrios para que salga el olor — aplica aventador, huele muy mal está niña y apresurarte la morenita me está esperando —dijo Arturo con arrogancia.

—En menos de 10min lo llevo jefe . . .

Al llegar al departamento de Arturo. —Ocúpate de ella, llévala a la mansión

—¿enserio?

—¡Si!, llama al médico de la casa que la revisen

— Vaya pensé que no tenías sentimientos…

—Me conoces muy bien, me extraña que me digas eso

—Lo sé amigo, puedes ser duro pero tienes corazón, así somos, así toca para ser respetados.

—Pon más seguridad para mí, nos vemos luego.

—¿Pasarás la noche con ella?

—Si es buena en la cama si, si no me voy a casa. . .

Paulo llegó y cargo entre sus brazos a Hailey, el olor era horrible pero se lo aguanto, la llevo a la primera habitación de la planta baja.

— Niño Paulo ¿y esa joven? —pregunta Rosita — Rosita, ayúdame es una larga historia ya que eres mujer necesito que la bañes

—¡Huele mal!

—Si pobre chica está débil, llamaré el doctor pero báñala bien y con esencias para que el doctor la pueda revisar y hazle algo de comer está muy delgada.

—Claro que sí niño Paulo. . .

Llegó el doctor y Hailey estaba en la cama, Rosita le puso un vestido de flores y la peino, Paulo se sorprendió al verla lo hermosa que era nada comparado a la mujer que el vio toda desaliñada. —Hay que hacerle unos exámenes para estar más seguros, pero está hermosa joven solo necesita dormir, prendan la colección ya que la bañaron le pondré está inyección por qué tiene fiebre, pero eso se debe a todo el frío que recibió. Dormirá larga y largas horas, tiene sueño retrasado, además sus pupilas están irritadas, está un poco desnutrida

—No se preocupe Doctor yo me encargaré de que la niña se alimente—dijo rosita

—Ustedes sí que me sorprende, ayudar a esta chica recibirán una recompensa divina de Dios — dijo el Doctor muy sonriente.

Luego de que el doctor se marchó —Rosita creo que hoy no le hagas de comer, ella será como la bella durmiente —tienes razón dormiré aquí con ella

—Gracias rosita eres un amor, avísame cualquier cosa voy a darme un baño, tengo el mal olor que ella tenía. Hiciste un buen trabajo.

Estoy con la morena sí que lo hace muy bien, me siento complacido con ella. Luego del segundo acto sexual voy y me sirvo un trago pero por cosa extraña se me viene a la mente la mujer ucraniana, que aspecto tan feo y desaliñada ¿qué le habrá pasado? llamaré a Paulo. ¡¿Pero que mierda me pasa por el cabeza?!, ese no es mi asunto, si no de Paulo.

Al día siguiente Paulo como siempre madruga para hacer ejercicio, paso por la habitación y rosita dormía junto a la chica. Su celular sonó y es Arturo — ¿La pasaste bien? —pregunta Paulo

— ¡Super bien! — necesito buscarme una nueva chica la que tengo ya está intensa —dice Paulo

— Te doy unas de las mías —responde burlón Arturo

— No te pases yo no como sobras.

—bueno saldremos a un club y conoces a una, pero ven por mi

— Está bien . . .

—Apropósito ¿y la desaliñada? —pregunta Arturo sin darle tanta importancia

—Aun no despierta —Paulo le contó todo lo del doctor

—Bueno cuando despierte se le da un dinero y que se vaya

—Como digas amigo... si te soy sincero se ve que es una buena niña

—Eso lo sabremos cuando despierte vamos rápido amigo, tengo que ducharme y desayunar para irnos a la empresa

—Como ordene jefe.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY