Instalar APP HOT
Inicio / Romance / UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD
UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

5.0
44 Capítulo
29.5K Vistas
Leer ahora

Acerca de

Contenido

Pamela tendrá que tomar una difícil decisión tras el regreso del amor de su vida y padre de su hijo lyan. Él la abandonó cuando supo que serían padres han pasado 6 años y él regresa para recuperar a su familia, siendo el arrogante y mal chico que siempre ha sido, sus padres le dieron todo menos buenos valores, Kyle no sabrá lo que es el dolor y sentirse perdido, hasta cuándo tras conocer y compartir con su hijo, empieza a quererlo, no la tendrá fácil. A pesar de aún amarlo, Pamela no le perdona haber perdido todo, especialmente a su familia por la decisión de tener a su hijo sola, Kyle es un futbolista famoso quien decide luchar por el perdón y amor de Pamela y su hijo, se da cuenta sentido el daño que causó cuando es demasiado tarde para él, pero la vida suele dar segundas oportunidades.

Capítulo 1 Inevitable encuentro

«¡Quién puede ser!», me pregunté mentalmente y un poco preocupada por el modo en que llamaban a la puerta.

"! Caray!, ¿por qué llamarán a la puerta con tanta prisa? Espero que sea por algo realmente importante.

—¡KYLE! —exclamé asombrada, al tiempo que intenté cerrar la puerta, al reconocer al hombre parado frente a mí.

Al abrir con tanta tranquilidad lo último que me hubiera imaginado, hubiera sido ver allí parado a Kyle, el idiota hijo de papi y mami, con una sonrisa perfecta, ojos celestes, cuerpo atlético, esas malditas facciones faciales que lo hacían lucir más guapo que años atrás.

Fruncí el ceño, lo reconocí por su sonrisa, debía reconocer que por más que lo odiara no podía negarlo, los años le habían sentado de maravilla, como era posible que alguien tan canalla pudiera ser tan guapo.

—¿Qué crees que haces aquí? Te dije que no te permitiría ver a mi hijo. Te lo mandé a decir y te lo repito ahora —solté con molestia.

—¿Tu hijo? —preguntó, con una sonrisa sarcástica—. Te recuerdo que también es mi hijo y tengo todo el derecho de verlo.

—No seas hipócrita, por favor. ¿Ahora quieres verlo? —pregunté airada, cerré y salí—. ¿Quieres que te recuerde lo que hiciste cuando te dije que estaba embarazada? ¿Quieres que te cuente como perdí todo para poder tener y sacar adelante a ese niño que ahora descaradamente llamas hijo? No tienes el derecho, no hay manera de que puedas ver a mi hijo, porque sí, es solo mío, mi hijo, puedes hacer lo que quieras, no te permitiré estar en su vida.

—Eso no depende de ti, te lo estoy pidiendo por las buenas, no me obligues a llevar esto a la corte, ellos sabrán y harán valer mis derechos y lo sabes —afirmó clavando su mirada en mí.

—Eres un sinvergüenza, como te atreves, con qué derecho, hace 6 años me dejaste cuando más te necesitaba, ahora vienes como si nada. Lárgate, si antes rogué, supliqué, me arrastré para que no me dejaras sola con mi hijo, ahora de esa misma manera estoy dispuesta a pedirte que te largues. Que nos dejes en paz, no te necesitamos, mi hijo no te necesita, lárgate con todo y tus millones.

—Todos cometemos errores y yo cometí uno al dejarte sola con nuestro hijo, pero no lo sabía, llevó meses tratando de acercarme por las buenas a mi hijo y me lo has impedido, déjame ver al niño, no me obligues a usar mis influencias, las cosas podrían terminar mal para ti. -amenazó con voz intimidante.

-Haz lo que quieras. ¿Que tipo de ser humano eres? Como siquiera, puedes atreverte a decirme eso, ¿eres consciente del daño que me causaste con tu partida? ¿No lo sabes verdad? Mis padres me corrieron de su casa, me vi en la calle, si no hubiera sido porque Flor nos recogió, hoy no habría hijo al que quisieras ver.

Intentó interrumpir, pero estaba tan molesta que no lo permití.

—¿Tienes idea de todo lo que padecí? No, no tienes idea, porque mientras tú te divertías, mientras seguías jugando a ser el intocable hijo de papi y mami, yo me acostaba preguntándome como iba a recibir a mi hijo, qué futuro le brindaría. ¿Con qué estúpido derecho vienes ahora a querer ser un padre ejemplar? ¿Olvidaste como en ese aeropuerto, pedí que no te fueras? ¿Olvidas que preferiste irte del país a vivir tu vida, sin mi hijo? Pues bien, ahora vete, lárgate y no regreses jamás.

—Yo no lo sabía, no tenía idea de tu embarazo, pero olvida el pasado, sé que sufriste, pero que importa eso ahora, mira, yo solo quiero ver a mi hijo y lo lamento, si para eso tengo que lastimarte, tengo tanto derecho como tú y lo sabes, ahora soy un hombre en aquel tiempo era un adolescente, ahora puedo hacerme cargo de mi hijo —argumentó sonriente—. Quiero verlo y no serás tú quien me lo impida, mi madre está enferma y quiere conocer a su nieto antes de que sea tarde.

Le cerré la puerta en la cara, no podía creer el colmo de su descaro, corrí a la habitación de mi hijo, estaba dormido, me acosté a su lado, haría cualquier cosa para evitar que él se acercará, sé que no quería a mi hijo de la manera en que debería, no le interesaba más que el mismo.

Siempre que miraba a mi hijo me preguntaba que estaría pagando para que hubiera salido tan parecido a él, Lyan era mi vida y por ningún motivo dejaría que Kyle se acercara a él.

—¿Mami, por qué estás llorando? — preguntó Lyan, acercándose.

—Por nada mi amor, mami, solo está feliz de tener un hijo tan hermoso y listo como tú. ¿Lyan tú sabe lo mucho qué mami te adora?

—Ya no estés triste mami, te amo mucho. Voy a darte un abrazo para que cure tus tristezas.

Su ternura me derretía, me reconfortaba, mientras lo abrazaba, no podía dejar de pensar, había dicho que no sabía nada. Una mentira más, sabía que él me veía en su casa, cuando le supliqué una y otra vez a sus padres verlo. Incluso cuando para evadir su responsabilidad decidió irse del país, en el aeropuerto me ignoró.

—Amor, mañana no iras a la escuela, quiero llevarte a un lugar muy especial al que mami le gustaba ir cuando tú eres muy bebé. Vamos a saludar a la abuelita que ya ha llegado del trabajo.

Después de que mi nana hablará con Lyan sobre su día, le pedí hablar, le conté lo que Kyle me había dicho y por supuesto, al igual que a mí, la idea le molesto, ella había sido la única que se había quedado, cuando todos me dieron la espalda al saber que estaba embarazada.

Sí, mis padres me echaron de su casa, mis amigos me dieron la espalda y ni hablar de Kyle, se había dado el lujo de ignorarme, de huir, de que sus padres trapearan el piso conmigo, jamás olvidaré que me dejó, queriendo evadir su responsabilidad, sus padres habían dicho que él afirmaba que ese hijo que esperaba no era de él.

Flor me había acogido renuncio a trabajar con mi padre y nos regresamos a su pueblo, en esos 6 años mis padres no me buscaron, nadie se interesó por mí. No entendía como Kyle aparecía como si nada, pretendiendo acercarse a mi hijo.

—No le permitiré eso nana —afirmé con voz firme, poniéndome de pies.

—Qué descarado, como es que puede haber gente tan falta de valores, acaso no tiene memoria, como es posible que haya dado con nosotras. ¿Hija venía solo? —preguntó mi madre con la ternura que la caracterizaba.

—No madre, parecía que tenía 4 guardaespaldas con él, ya sabes con eso de que es el futbolista del momento. No sabes cuanto lo odio, desearía que nunca se hubiera aparecido, abrázame, nana, amor, ven —le extendí los brazos a mi pequeño—. Necesito un abrazo de ustedes dos, qué día tan estresante.

—No te preocupes, hija, mantén la calma, los planes de Dios son perfectos —dijo paciente y sonriente.

—Si madre lo sé, le pido perdón a Dios, pero no quiero que en sus planes este que él se acerque a mi hijo.

Seguir leyendo
img Ver más comentarios en la APP
Instalar App
icon APP STORE
icon GOOGLE PLAY